El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for the ‘Sociedades Secretas’ Category

La ciudad de Isis

Posted by cosmoxenus en 2 agosto 2009

Articulo Original: http://www.elmundo.es/papel/2006/08/09/uve/2009972.html

Los impulsores de la Revolución Francesa tuvieron una ‘agenda secreta’ para crear una religión que sustituyera al cristianismo.Robespierre quería una fe basada en mitos egipcios. Su proyecto tenía su origen en una vieja leyenda: París fue fundada por la mismísima Isis.

Por Javier Sierra

Al falso conde de Cagliostro, un pícaro italiano que supo ganarse el favor de la nobleza europea del siglo XVIII, se le atribuye una extraña profecía. A finales de 1786, Cagliostro se había refugiado en Londres después de que un intento de estafa al obispo Rohan, capellán del rey Luis XVI de Francia, hubiera manchado su reputación. Y desde las orillas del Támesis, lejos del escándalo y resentido, redactó un texto titulado Lettre au peuple français. En él urgía a los ciudadanos de París a una revolución pacífica, los invitaba a convocar los Estados Generales, a destruir la prisión de la Bastilla y a que la reemplazaran por un templo consagrado a la diosa Isis.

Todo, a excepción del pacifismo, se cumplió. Su revolución se consumó sólo tres años más tarde. E incluso su extraña solicitud para que se levantara un lugar dedicado a una divinidad pagana, se llevó a término con extraña celeridad. Es una de mis historias favoritas.

VIEJOS PLANES EGIPCIOS.

El asalto a la Bastilla del 14 de julio de 1789 marcó el inicio de la Revolución Francesa. Casi un millar de ciudadanos descontentos se abalanzaron sobre los muros que retuvieron a Voltaire o al hombre de la máscara de hierro, conquistándola.Hasta ahí la historia es conocida. Lo que ya no lo es tanto es que, al día siguiente, un contratista local llamado Pierre François Palloy empezó su demolición, dejando sus cimientos al aire en sólo un mes. ¿Qué iban a hacer con aquellas piedras? La primera idea que manejó fue, curiosamente, la construcción de una pirámide a imitación de las egipcias. Pero Palloy no asumió el proyecto y éste terminó arrinconándose por falta de fondos. Pasaron cuatro años hasta que la máxima autoridad de la ciudad retomara la idea, dándole algunos retoques.

Corría 1793. Robespierre era ya el señor de París, la Revolución se había consumado y una de las mayores preocupaciones de su gobierno era la de dotar a la ciudadanía de nuevos símbolos en los que confiar. La corona y la cruz eran recuerdos de otro tiempo.Había que inventar otras referencias para el pueblo. Y Robespierre puso esa tarea en manos de su nuevo ministro de propaganda, el pintor Jacques-Louis David.

Como era de esperar, su primer objetivo fue la Bastilla. A toda prisa diseñó una fuente de seis metros de alto en la que la figura principal era una enorme diosa Isis, sentada sobre un trono custodiado por dos leones. Cagliostro jamás la vio. Probablemente, ni siquiera supo de su existencia. Un golpe de mala fortuna lo hizo caer en manos del Santo Oficio italiano, que lo encerró en el remoto castillo de San Leo, al norte de Italia, acusado de herejía.Si hubiera podido, el Papa hubiera arrestado también al ministro David. Sabía de su intención de crear sobre los cimientos de la Bastilla una especie de gigantesca pila bautismal en la que la ciudadanía parisina podría beber de los pechos de su enorme Isis y descristianizarse.

Hoy casi ningún libro de Historia menciona aquella fuente de la regeneración, y mucho menos los planes que se diseñaron para aquel monumento ya desaparecido. Junto a Robespierre, David sembró allí mismo la semilla de una nueva fe llamada a sustituir a la cristiana: la llamaron la religión de la razón. Ese mismo invierno, las calles de París se llenaron de extrañas manifestaciones públicas.Conocidas actrices de la época, como las damiselas Aubry, Maillard o Lacombe, se vistieron de blanco, túnica azul y gorro frigio rojo, y fueron entronizadas como diosas del nuevo culto. El 7 de noviembre, una de aquellas hordas obligó al obispo de París a retractarse de su fe, y el día 10 asaltaron la catedral de Notre Dame de París para reinstaurar, decían, los ritos originales de aquel lugar: los de la diosa Isis, divinidad que ellos creían fuente de toda razón.

DIOSA DE PARIS.

A aquellos revolucionarios les asistía un puñado de viejas tradiciones. Algunas procedían de principios del siglo XIV, como un manuscrito conservado en la Biblioteque Nationale de París en el que se ve a una dama llegando en barca a la ciudad, siendo recibida por clérigos y nobles. La inscripción que acompaña al dibujo no deja lugar a duda: «La muy antigua Isis, diosa y reina de los egipcios».

Su imagen llegando a donde se asienta la catedral de París fue tan evocadora que ya los primeros escudos de armas de la ciudad incluyeron la barca de Isis en sus diseños. Jacobus Magnus, un fraile agustino del siglo XV, dio incluso una pista más. Habló de un templo a Iseos (Isis) construido a orillas del Sena, donde hoy se alza la iglesia de Saint Germain des Prés. «París debe su nombre a la siguiente circunstancia -escribió-: Parisius quiere decir igual que Iseos (quasi par Iseos)». Sin embargo, fue Court de Gebelin, un famoso egiptólogo y escritor del siglo XVIII, el que poco antes de estallar la revolución desveló que la embarcación con la que Isis llegó a la ciudad se llamaba Barís, y que fue el fuerte acento del norte lo que hizo el resto, convirtiéndola en París.

PIRAMIDOMANIA REVOLUCIONARIA.

A partir de ahí toda la obsesión de los poderes públicos fue sembrar la capital de imágenes egipcias.Robespierre no perdió la ocasión de celebrar multitudinarias reuniones populares en las que alzaba pirámides de honor en recuerdo de los mártires de la revolución. La primera se levantó el 14 de julio de 1792 en el Campo de Marte. Después vendrían otras en las Tullerías, e incluso algunas terminaron adornando jardines donde aún siguen. Como la del Parque Monceau, encargada por el Gran Maestre masón del Gran Oriente de Francia Felipe de Orleáns al arquitecto Poyet. Allá sigue.

Esa rara obsesión por convertir París en una ciudad egipcia en el corazón de Europa no se extinguió con la caída del directorio revolucionario. Napoleón, entonces un joven y prometedor general, había estado un año entero en Egipto, e incluso había pasado una noche a solas dentro de la Gran Pirámide. Y bajo su gobierno, París siguió embelleciéndose con esfinges, cuadros de inspiración faraónica y reproducciones de obeliscos. Él mismo eligió la silueta de una abeja como símbolo de su realeza, el mismo icono que usaron los faraones miles de años antes. Incluso dio por ciertas las leyendas que vinculaban su capital con Isis y las estableció como verdad histórica incuestionable. La inconfundible efigie de la diosa no tardaría en aparecer en uno de los patios del palacio del Louvre.

Pero semejante programa iconográfico no se detuvo ni siquiera con la caída de Bonaparte. De hecho, cuando en 1814 el hermano menor de Luis XVI, Louis-Stanislas Xavier, fue investido rey de Francia bajo las buenas artes de Tayllerand, el programa de egipcianización de París continuó con más fuerza que nunca. El nuevo Luis XVIII fue masón. Como los impulsores de la Revolución Francesa. Y heredó de ellos un gusto por los símbolos ancestrales que traspasó a Carlos X, su sucesor.

En 1827, Carlos X encargó a Jean-François Champollion, el hombre que había descifrado los jeroglíficos egipcios, la tarea de traerse un obelisco de 3.500 años de antigüedad para emplazarlo en el lugar donde una vez estuvo la guillotina. Pareciera que los gobernantes franceses tuvieran la imperiosa necesidad de decorar con motivos egipcios ese sector de París, pues en 1889, con motivo del primer centenario de la Revolución Francesa, se hizo público el proyecto del arquitecto Louis-François Leheureux de levantar una pirámide coronada por una estatua de Napoleón. Jamás se ejecutó. Pero no por casualidad, ése fue el mismo lugar elegido por la Administración Mitterand para inaugurar en 1989, con motivo del bicentenario de la Revolución, la hoy famosa pirámide de cristal del Louvre.

¡Ay, si Cagliostro levantara la cabeza!

Etiquetas de Technorati: ,,
Anuncios

Posted in Egipto, Historia Oculta, Sociedades Secretas | Leave a Comment »

Respuesta de los Rosacruces a la Crisis Mundial

Posted by cosmoxenus en 18 febrero 2009

Serge Toussaint,

Gran Maestro de la jurisdicción francófona de A.M.O.R.C.

28 octubre 2008 – Año R+C 3361

"El  Ser Humano está compelido hacia la esperanza y el optimismo por una prescripción de su naturaleza  divina y por un instinto biológico de supervivencia.

En esto, la aspiración a la Transcendencia aparece como una exigencia vital de la raza humana"

Extracto  de la Positio F.R.C. (2001)

Carta abierta a los Ciudadanos y Ciudadanas del mundo

Si hemos deseado enviarles esta carta abierta, es porque nos pareció útil y necesario hacerlo. Naturalmente, somos totalmente conscientes de que las observaciones que van a seguir no alcanzarán la unanimidad de opiniones y suscitarán desacuerdos, oposiciones e incluso críticas. Profundamente respetuosos de la libertad de opinión, dejamos a cada uno el derecho a juzgarlos con el lente de sus propias convicciones. Habrán tenido al menos el mérito de alimentar la reflexión de unas y de otros.

Para decir las cosas como las pensamos, tenemos el sentimiento que la Humanidad está presa de una locura colectiva y que perdió todo referente: las emisiones más afligidas de idiotez, vulgaridad e impudor, hacen marcas o records de audiencia; el fisgoneo alcanza las cumbres; se hace creer que el objetivo de la existencia es convertirse en rico y famoso, si es posible rápidamente y sin esfuerzo; la violencia, ya omnipresente en la vida cotidiana, se exalta en la televisión y en el cine; los medios de comunicación se sienten obligados de destacar lo más oscuro de la naturaleza humana; se califica de estrellas o artistas a las personas cuya primera calidad es estar a la moda o agradar a una pseudo élite; lo "joven" hace devastaciones; se confunden "humor" y "burla"; el culto de la personalidad sólo tiene igual en el del cuerpo; se glorifica la grosería y se fustiga el refinamiento; el casquillo, la impertinencia y la insolencia son elevados a la fila de virtudes, etc.

La crisis financiera, económica y social a la cual el mundo se enfrenta desde hace varios años no está sin relación con lo que acabamos de decir, y se tendría culpa de asignarla (a la crisis) solo a la deriva de un sistema financiero y bancario pervertido. Su causa reside también en un desajuste generalizado de la sociedad, en particular, en los países que se dicen "desarrollados". Con grandes recursos de publicidad, a menudo falsa,  y de créditos de toda clase, se incita a la gente a consumir cueste lo que cueste y a hacer "el tener" un ideal de vida, en detrimento del "ser". Por allí incluso, se hizo del dinero, aún virtual, el fundamento de un "consumismo" desenfrenado. Mientras que debería ser un medio de intercambio que permite a cada uno obtener lo que le es necesario para vivir decentemente a nivel material, se convirtió en un objetivo en sí mismo, a costa de toda ética. Sin duda nunca antes ha existido tal agente de avasallamiento, tal vector de corrupción y tal fuente de desigualdad social. Ejerciendo el cargo de nuevo ídolo, no cuenta ya a sus adeptos en el  reino de la avidez y la codicia.

Entre ustedes, algunos pensarán que esta constatación es demasiado severa, o incluso demasiado negativa, y que traduce una visión en exceso pesimista del mundo actual. Otros llegarán quizá hasta suponer que es la obra de ideólogos reaccionarios en búsqueda de un carácter moral. Sin embargo, nuestra filosofía nos inclina al optimismo e incluso a la utopía. En cuanto a la moral, tenemos un enfoque que toda persona inteligente y juiciosa debería compartir, puesto que vemos en ella el autorespeto, el de los otros y del medio ambiente, lo que no tiene nada de moralizador, ni incluso de moralista. Por ello, pensamos que nuestro juicio sobre el estado de la Humanidad es simplemente realista. Vamos pues a proseguir partiendo del principio que usted lo comparte, aunque solo sea parcialmente.

La pregunta que hemos de plantearnos es ¿por qué la humanidad llegó hasta allí? Según nosotros es porque se ha hundido gradualmente en un materialismo e individualismo excesivos. En nuestros días las personas se comportan como si la meta de la existencia es adquirir el máximo de bienes materiales y de gozar lo más posible los placeres sensoriales, a veces alcanzando el paroxismo. Llevándolo a cabo, nutren los aspectos más egoístas de la naturaleza humana, tales como los deseos de poseer, de dominar, de aparentar, etc. De igual forma, cultivan el individualismo y su corolario: la exclusión. Además. El creer en "Dios" o de referirse a él, se convirtió en "laicamente incorrecto" y confinado a ser atizado. Es así como el "cada quien para sí mismo" se convirtió en una cultura y el ateísmo en un modo de vida. Lo lamentamos profundamente pues todo eso va en contra del bienestar de la Humanidad.

Si comparte este punto de vista, comprenderá que solo existe una alternativa para detener esta espiral "infernal" y (de)volver a la Humanidad la esperanza de días mejores: insuflarle el humanismo y la espiritualidad, que es a lo que nos hemos dedicado con nuestras enseñanzas y filosofía. Creemos que tanto el uno como la otra, son los dos pilares sobre los que hay que apoyarse para extirparse de su condición actual y de elevarse a un estado de Civilización digno de su nombre. Si no lo hace, la crisis generalizada a que está confrontada, se intensificará y generará aún más dificultades, pruebas y sufrimientos. Ese era el llamado que hicimos en la Positio Fraterninatis Rosæ Crucis", manifiesto que publicamos en el año 2001 y difundimos a nivel internacional.

Por "insuflar ante todo el humanismo" entendemos que es urgente de (re)ubicar al ser humano en el centro de nuestras preocupaciones y de (re)colocar a su servicio todos los campos de la actividad humana: economía, política, ciencia, tecnología, etc. ¿Cómo aceptar en los albores del siglo XXI que millones de hombres, mujeres, niñas y niños mueran de hambre, no tengan acceso al agua potable, no dispongan de vivienda digna, vivan en la indigencia, no tengan los medios de curarse, que trabajan en condiciones indignas, que no saben leer ni escribir, etc.  Dejemos de  confundir "vivir" con "sobrevivir".  Es aún más triste y lamentable que la Humanidad en su conjunto disponga a pesar de lo anterior, del conocimiento, de los medios técnicos que puedan hacer felices a todos los individuos. Simplemente se trata de un asunto de voluntad.

Al cabo del tiempo, el ser humano ha creado un mundo del cual se siente excluido. En las sociedades modernas se ha vuelto muy dependiente de la informática y de las máquinas que terminaron por sustituirle allí donde no era útil ni necesario; en consecuencia, han deshumanizado a la sociedad haciéndola en un espacio de sobrevivencia en donde la esperanza cedió su lugar a la desesperanza. En tiempos de internet se comunican por medio de una pantalla que se les interpone, pero, realmente no se toman el tiempo para hablarse. Resultado: pocas personas son realmente felices, muchas están estresadas, angustiadas, deprimidas; en una palabra, infelices. Indudablemente el nivel de evolución de una sociedad no se mide por el nivel de sus resultados tecnológicos o por sus conocimientos científicos, sino por bienestar real de sus miembros y el placer que tienen de vivir juntos.

Bajo el efecto de la mundialización, nunca más algún país por grande o poderosos que sea, puede prosperar sin tener en cuenta a los otros, por pequeños o débiles que sean. En este sentido, el mundo se ha convertido en una sola nación, de la cual cada uno y cada una debería regocijarse y que el destino de todos los seres humanos está ligado. La noción de "Ciudadanos y Ciudadanas del Mundo" ya no es una mirada del espíritu sino una realidad que se ha de tener en cuenta por el bien de todos(as) y de cada uno(a). También, si es que ya no lo hizo, le instamos a trascender el individualismo, sobrepasar el nacionalismo y a hacer suyo el artículo No. 10 de la "Declaración rosacruz de los deberes del Ser Humano":

"Todo individuo tiene el deber de considerar a la Humanidad entera como su familia y comportarse en toda circunstancia y en todo lugar como un (a) Ciudadano (a) del mundo, haciendo así del humanismo el fundamento de su comportamiento y de su filosofía".

Pero ser humanista no es solo actuar por el bienestar de todos los seres humanos, es también preocuparse por el medio en que viven y al cual deben su existencia. Ustedes al igual que nosotros saben que el planeta corre el riesgo de ser inhabitable si ponemos fin a los distintos males que le amenazan (calentamiento climático, diversas contaminaciones, deforestación excesiva, desequilibrio de ecosistemas, etc.) Aún así, la Humanidad posee el conocimiento y la tecnología requerida para actuar sobre ellos en el buen sentido, pero no así la voluntad, sea individual o colectiva. En la mirada de las generaciones futuras, no tendremos la excusa no haber sabido o de no haber podido. Nuestra inconsistencia es aún más culpable dado que a los ojos de todos(as), la Tierra es una obra maestra de la Creación. Hasta el ateo tiene la tendencia de divinizarla por sus bellezas y las maravillas que manifiesta a través de sus diferentes reinos. Ante tal consenso ¿qué esperamos para hacer de su salvaguarda una causa humanitaria universal?

Por "insuflar ante todo la espiritualidad"  queremos decir que es del interés de todos los seres humanos volver a entablarse con Dios, en el sentido místico del término. Si aclaramos el "sentido místico del término"  es porque sabemos que es pertinente, ya que la mayoría de ustedes nunca  adhirieron  o no adhieren más lo que las religiones, a las que respetamos, dicen o han dicho al respecto. Desde hace siglos, por no decir milenios, ellas Lo presentan como un Superhombre, sentado en el cielo, dirigiendo nuestro destino y hasta nuestra muerte. En virtud de este enfoque, instan a sus fieles a someterse a Su voluntad y saludarle por medio de los dogmas que le adjudican. Ahora bien, como lo muestra la experiencia, tal forma de vivir su fe no les hace ni mejores ni más felices; lo que en gran parte explica por qué muchos cambian de religión y hasta se vuelven ateos, pero ¿Entonces son más felices?

Estén de acuerdo o no, todos los Seres Humanos tienen alma y son de esencia espiritual, razón por la cual no pueden encontrar la felicidad en el ateísmo o en el materialismo. Rechazar a Dios como muchos lo hacen en nuestros días, es no-sentido que lleva a un "impasse". Lo que se debe es repensar la idea que se han hecho y actuar en consecuencia. En lo que nos concierne, vemos en El, la Inteligencia, la Conciencia, la Energía, la Fuerza (poco importa el término) que está en el origen de toda la Creación. Como tal se manifiesta en el Universo, la Naturaleza y en el Ser Humano mismo según leyes impersonales, inmutables y perfectas. Ahora bien, es el estudio y respeto de estas leyes que se encuentra la felicidad que todos(as) buscamos. Así pues, ha llegado el momento de pasar de la "religiosidad" a la "espiritualidad", es decir, pasar de la "creencia en Dios" al "conocimiento de las leyes divinas", en el sentido de leyes naturales, universales y espirituales.

Entendámonos bien, no se trata de transformar los estados en teocracias o de adaptar sus instituciones a una visión religiosa de la vida en sociedad. La laicidad es una necesidad para poder garantizar la independencia mutua entre la política y la religión. Nosotros simplemente pensamos que es legítimo para el Ser humano, de querer mejorar su condición material pero que eso no le basta para ser feliz. Si estamos sobre la Tierra es para responder a una exigencia espiritual que, tarde o temprano, incita a todo ser humano a buscar de tal sentido. Desde una óptica mística, nuestra presencia aquí abajo, tiene como meta esencial el tomar conciencia de nuestra naturaleza divina y de expresarla en el día a día a través de nuestros juicios y comportamientos. Dicho de otra forma y como lo enseñaba Sócrates, estamos en la Tierra para perfeccionarnos y despertar las virtudes del alma que nos anima. Ahí está nuestra razón de ser; ahí está nuestro destino común.

Ciertamente no podemos demostrar la existencia de Dios, lo que dice es que los seres humanos forman parte de un universo que son capaces de contemplar y de estudiar; lo que necesariamente es el efecto de una causa puesto todo lo que existe tiene un origen. Dado que el Universo se rige por leyes – que los propios científicos las han calificado como admirables – resulta que esta causa original es prodigiosa y absolutamente inteligente. Entonces y a partir de esto, ¿por qué no llamarla "Dios" y ver en este último la Inteligencia universal e impersonal que está al origen de la Creación? Además, si consideramos que lo que el propio Ser humano ha realizado como lo más bello y lo más útil en las ciencias, las artes, la literatura, la arquitectura, tecnología, etc., y que cuando soñamos con los sentimientos más nobles que es capaz de probar y de expresar (amor, amistad, compasión, asombro…) ¿cómo dudar que posee en sí mismo(a) algo divino, es decir, un alma?

Como lo expresamos en la introducción de esta carta, respetamos las convicciones de cada quien, de forma tal que comprendemos que algunos y algunas de ustedes no manifiesten interés alguno por la espiritualidad en el sentido que lo expusimos precedentemente, igual por la religiosidad. En cambio, la necesidad de instaurar ante todo el humanismo en este mundo, parecería evidente para la gran mayoría de ustedes. Pero solo tenemos una solución a la que acceder: hace falta que cada uno y cada una se dediquen a ser humanistas en pensamiento, palabra y acción, lo que supone dar lo mejor de sí mismo(a) al servicio del bien común. Por último, encontramos ahí  la necesidad de despertar y de expresar las virtudes que componen la dignidad del Ser Humano, que nosotros lo atribuimos a aquello que es lo más divino en él.

No estamos en la Tierra para sufrir, tampoco para expiar un presunto pecado original, sino para conocer la felicidad y evolucionar gradualmente hacia un estado de conciencia cada vez más elevado. Y si el mundo va tan mal, Dios nada tiene que ver, tampoco el Diablo, que de paso no tiene existencia. Es la falta del Ser Humano mismo, donde la mayoría actúa aún bajo el dominio de los aspectos más negativos del ego, la envidia, la intolerancia, la violencia… Para que el mundo sea mejor debemos trascendernos y aprender a manifestar la generosidad, el despego, la tolerancia, la no-violencia… ¿Cómo? Dedicándonos a transmutar nuestros defectos en su calidad opuesta hasta llegar a ser seres humanos completos. Es precisamente a esta alquimia espiritual que los rosacruces se dedican desde siempre.

Independientemente de sus creencias religiosas, de sus ideas políticas y de sus convicciones filosóficas u otras, hay un hecho sobre el cual usted solo puede estar de acuerdo con nosotros: El Ser humano solo está de paso sobre esta Tierra. Decía un autor "La más bella de las tumbas es el corazón de los vivos".  ¿Cuál recuerdo desea dejar entre quienes compartieron su existencia o le conocieron? ¿Qué desea legar, trasmitir a los niños y niñas de hoy y a las generaciones futuras? ¿Cuál imagen de sí mismo(a) desea llevarse en el momento último de dejar este mundo?  Como pudo comprender, son las respuestas dadas a estas preguntas las que, en su conciencia si no es que su alma, determinan el sentido que usted le da a la vida. También son ellas las que traducen  su naturaleza profunda y la mirada que tiene sobre usted y sobre el otro(a).

En lo que nos concierne, no pensamos que nuestra existencia llega su fin con lo que comúnmente llamamos la "muerte". Se trata de una transición hacia un mundo puramente espiritual. Mejor aún, muchos entre nosotros están convencidos de todo ser humano se reencarna sobre la Tierra múltiples veces para continuar su evolución y de llevar a buen puerto su búsqueda de perfeccionamiento. Es así como el sentido que le damos a nuestra vida, condiciona el sentido que le damos a la muerte, a la vida posterior y a nuestras vidas futuras. Sea lo que sea, usted estará de acuerdo que es aquí y ahora que se debate el futuro del mundo. Si desea que sea según sus esperanzas más queridas y que sea para todos(as) un lugar de paz, de armonía y de fraternidad, juntemos nuestros esfuerzos para que emerja una Nueva Humanidad, preludio de una Nueva Civilización.

He aquí lo que deseamos someter a su reflexión. Somos conscientes que el propósito que hemos compartido con ustedes no tiene algo de original en sí mismo, pero pensamos que pude confortar a algunos(as) en sus ideas e incitar a los otros(as) a preguntarse. De igual forma precisamos que no son ideas nuevas. Los rosacruces del siglo XVII, a los que nos adherimos, ya tenían el mismo lenguaje. Como testimonio, y esa será nuestra conclusión, he aquí lo que Comenius, uno entre ellos, considerado aún en nuestros días como el padre de la U.N.E.SC.O.,  declaraba en su época:

"Deseamos que el Hombre, en su conjunto o aisladamente, jóvenes o viejos, ricos o pobres, nobles o caminante, hombres o mujeres, puedan plenamente instruirse y llegar a ser seres humanos acabados. Deseamos que sean perfectamente instruidos y formados, no solo sobre tal o cual punto, sino sobre todo aquello que le permite al Hombre realizar integralmente su esencia, de aprender a conocer la Verdad, a no ser engañado por falsas apariencias, a amar el bien y a no ser seducido por el mal, a hacer lo que debe hacer y a guardarse de lo que debe evitar, a hablar sabiamente con todo el mundo, en fin, a tratar a todas las cosas, a los seres humanos y a Dios con prudencia y no a la ligera, y a nunca apartarse de su meta: la felicidad."

Si usted considera que esta carta puede interesarle a personas conocidas, siéntase libre de compartirla. Si por el contrario no la comparte ni en el fondo ni en la forma, olvídela y haga prueba hacia nosotros de una de las virtudes que más apreciamos: la tolerancia.

Deseándole toda la felicidad posible, enviamos a todos y todas nuestros pensamientos más fraternales y les deseamos Paz Profunda.

Sinceramente, por la Jurisdicción francófona de A.M.O.R.C.,

           Serge Toussaint, G. M.

Etiquetas de Technorati: ,,

Posted in Noticias, Rosacruz, Sociedades Secretas | Leave a Comment »

Las Sociedaes Secretas

Posted by cosmoxenus en 23 agosto 2008

“Les sociétés secrètes”.

Autor: Serge Hutin.

Presses Universitaires de France, 1952.Transcripció n por Henzo Lafuente.

1. Introducción

Durante la Edad Media el esoterismo no dejó de caminar más o menos subterráneamente, a pesar de la lucha encarnizada emprendida por el Papado contra todas las herejías. Durante ese dilatado período,hubo gran número de organizaciones iniciáticas, algunas de las cuales trataban de mantenerse apartadas de las controversias teológicas, como el Compañonaje, otras eran francamente anticatólicas y depositarias de doctrinas heterodoxas. Doctrinas teosóficas de todas clases que se abrevaban en las más diversas fuentes, desempeñaron un gran papel: la Cábala o tradición hebraica; las doctrinas iluministas, en que reaparecen las antiguas tradiciones gnósticas; la alquimia y las especulaciones propiamente herméticas… Las corrientes ocultas de aquel período son aún muy mal conocidas, particularmente sus relaciones con las doctrinas orientalles: es conocido el papel desempeñado por las Cruzadas sobre el particular. (Sería interesante, en particular, estudiar los vínculos de la tradición hermética con el simbolismo utilizado por las órdenes de Caballería que se constituyeron en el momento de aquellas expediciones: los blasones usan abundantemente colores simbólicos.[1]

2. Las corporaciones

Entre las múltiples agrupaciones medievales, las más célebres son las Guildas o corporaciones de oficios, en las cuales existían ritos iniciáticos, y cuyos usos se perpetuaron hasta mucho después.

La más sabia de esas Guildas era la de los «Albañiles»[maçons] , constructores de los palacios y de las catedrales, adeptos del Arte real que entonces era la arquitectura, y depositarios de antiguos secretos:

«Con todo derecho puede afirmarse que la geometría esotérica pitagórica se transmitió desde la antigüedad hasta el siglo XVIII, por un lado a través de las cofradías de constructores (que a la vez se transmitieron, de generación en generación, un ritual iniciático en que la geometría desempeñaba un papel preponderante) , y por otro, por la Magia, por los rosetones de las catedrales y los pentáculos de los magos» [2]

De esos «Maestros de Obra», de esa masonería operativa, nació la francmasonerí a especulativa. En cuanto al Compañonaje, cuyos diferentes «Deberes» rivales se repartían los picapedreros, los cerrajeros, los carpinteros, y que por lo demás subsiste hoy, numerosas novelas han popularizado las costumbres: los lazos y el bastón simbólicos; la «Vuelta a Francia»; los «cayennes», especies de mesones donde la «Madre» se ocupa del albergue y de la ropa de los compañeros…

El rasgo común de todas esas Hermandades es la existencia de signos de reconocimiento, de ritos iniciáticos de afiliación, de tradiciones que llegan a la más remota antigüedad, algunas de las cuales se encuentran en la Masonería moderna, como la célebre leyenda de la construcción del Templo de Jerusalén por Hiram.

3. La leyenda del Grial

El Grial [o Graal] es el vaso sagrado, la copa que, según la leyenda, sirvió en la Cena, y en la cual José de Arimatea recogió la sangre y el agua que manaban de la herida que la lanza del centurión Longino hizo en el costado de Cristo; parece que el propio José de Arimatea transportó luego el Grial a Gran Bretaña. Dicho vaso sagrado, que contiene el «brevaje de la inmortalidad» , aparece en gran número de leyendas medievales relativas a la «Búsqueda del Grial», es decir, a la busca de la Sabiduría perdida; todos conocemos la famosa Mesa Redonda construida por el Rey Arturo, siguiendo los planos del encantador Merlín, y destinada a recibir el Grial cuando uno de los doce caballeros llegara a conquistarlo, y lo llevara de Gran Bretaña a la Armórica. (La copa del Grial fue labrada por los ángeles en una esmeralda desprendida de la frente de Lucifer cuando éste cayó; confiado a Adán en el Paraíso terrenal, perdido después del pecado original, el Grial fue recobrado por Set, que pudo entrar al Paraíso terrenal, y luego por otros, antes de Cristo.) La pérdida del Grial es, en suma, la pérdida del Conocimiento, «perdido», o mejor, oculto y que se trata de volver a encontrar.[3]

En esas tradiciones se entrevé un vínculo entre el esoterismo cristiano y la tradición céltica, es decir, druídica: sus orígenes son, por lo demás, bastante misteriosos. Todas esas leyendas parecen haber sido utilizadas por gran número de agrupaciones más o menos iniciáticas, y sin duda también por los albigenses.. .

Según Henri Martin [4], habría habido también una suerte de Orden de Caballería oculta, la Masenia del Santo Graal, cuyas huellas encontraba en una obra bastante posterior, el Titurel: «Ya no es en la isla de Bretaña, sino en Galia, en los confines de España, donde se conserva el Grial. Un héroe llamado Titurel funda un templo para depositar el santo Vaso en él, y es el profeta Merlín quien dirige esta construcción misteriosa, pues fue iniciado por José de Arimatea, en persona en el plano del Templo por excelencia, del Templo de Salomón. La Caballería del Graal se convierte aquí en la Masenia, esto es, en una Francmasonerí a ascética, cuyos miembros se llaman Templistas, y aquí puede verse la intención de unir a un centro común, figurado por ese Templo ideal, la Orden de los Templarios y las numerosas cofradías de los constructores que entonces renuevan la arquitectura del medioevo. Esto nos permite entrever mucho de lo que podría llamarse la historia subterránea de aquellos tiempos, mucho más complejos de lo que se cree…[5]»

4. Los cátaros

Los cátaros (es decir: los «puros»), llamados también albigenses, porque eran particularmente numerosos en la región de Albi, son célebres sobre todo por la encarnizada lucha que la Iglesia y la Realeza emprendieron contra ellos, exterminándolos por todos los medios. Sus doctrinas, que se distinguen por su pesimismo, son bien conocidas: llevando al extremo la doctrina de los dos principios del Bien y del Mal, declaraban que el universo entero había sido creado por el Príncipe de las Tinieblas, y de ahí concluían en una moral ascética, que condenaba el casamiento, la generación, y la vida misma, mala en sí, puesto que aprisiona el alma luminosa en la materia tenebrosa… A decir verdad, únicamente los Perfectos estaban sujetos a estricto ascetismo; en cuanto a los simples Auditores, gozaban de una moral más suave. Paradójicamente, por lo demás, esos herejes eran, en cierto sentido, mucho más «optimistas» que la Iglesia: al hacer de la Tierra el «Reino de Satanás», los cátaros excluían el infierno del más allá, del mundo suprasensible y espiritual; al cabo de los tiempos, todos los espíritus, luego de pasar por gran número de reencarnaciones, quedarían salvados, toda la Luz librada de las Tinieblas. La literatura ocultista atribuyó a los cátaros toda clase de creencias esotéricas que les eran extrañas. No por eso dejaban de tener ceremonias y ritos iniciáticos, prácticas diversas que tenían por finalidad separar el espíritu de este mundo y librar el alma, cautiva de su cuerpo; algunos hasta querían conseguirlo bruscamente por la Endura, acto que consistía en dejarse morir de hambre; pero la mayoría se limitaba a los ritos iniciáticos propiamente dichos, que permitían alcanzar la iluminación espiritual por el ascetismo y diversas técnicas que permitían separar momentáneamente el alma del cuerpo. «Los cátaros – escribe Aroux – tenían ya en el siglo XII signos de reconocimiento, santo y seña, y una doctrina astrológica».

La «cruzada» empeñada contra los albigenses es demasiado conocida para que hablemos de ella. Sin embargo, debe señalarse que las doctrinas cátaras sobrevivieron a la degollina de sus sacerdotes. Los Trovadores, que habían demostrado ser auxiliares fervientes y devotos de la herejía albigense, siguieron propagando en su «gaya ciencia» las ideas proscritas por la Inquisición.[ 6]

5. Los Templarios

El esoterismo de los templarios sigue siendo un enigma. Es conocida la historia de esa famosa Orden, fundada en 1117 para la protección de los peregrinos en Tierra Santa, cuya regla había sido establecida por San Bernardo: después de combatir mucho tiempo a los sarracenos, los templarios debieron por último retirarse a Siria luego de la reconquista del país por los musulmanes, pero habían adquirido gran poderío y riquezas en la cristiandad, y poseían encomiendas en todos los reinos de Europa. El proceso intentado por el envidioso Felipe el Hermoso a esos hombres demasiado influyentes ha sido referido a menudo: todos sabemos de qué manera el soberano acabó por arrancar al papa Clemente V la condena de los templarios con la acusación de «renegar de Cristo, apostatar, entregarse a actos de idolatría y a horribles libertinajes en el curso de ceremonias secretas». Después de un largo proceso y la disolución de la Orden pronunciada por la Bula papal de 1312, el Gran Maestro Jacques de Molay y gran número de templarios fueron quemados vivos en París, en 1314.

¿Tenían los templarios una doctrina secreta y ritos de iniciación? El problema ha suscitado gran número de interpretaciones; ciertos historiadores niegan categóricamente la existencia de un esoterismo templario, y otros, al contrario, no vacilan en hacer derivar la francmasonerí a de la Orden mártir. En realidad, bien parece que los templarios tuvieron un culto secreto y doctrinas reservadas a los iniciados, y que esas doctrinas heterodoxas les fueron transmitidas por heréticos musulmanes – quizás los asesinos, con quienes tuvieron relaciones -, herederos de especulaciones gnósticas. Pero conocemos muy mal dicho esoterismo, tanto más cuanto que los documentos seguros faltan casi totalmente. El historiador se ve reducido a conjeturas, con respecto a las figuras bafométicas (de bafometo = «inspiración del Espíritu»), especie de ídolos andróginos, que representan la unión de los principios masculinos y femeninos, cuyo papel en los rituales secretos no ha podido ser precisado con suficiente certeza. Aroux, citando a Von Hammer, hace alusión a «símbolos gnósticos impresos en un talismán hallado, en el siglo XVII, en la tumba de un templario, muerto antes de la destrucción de la Orden», y asimismo a:

«…dos cofrecillos descubiertos, uno en Borgoña, el otro en Toscana, sobre los cuales se reconocen esos mismos símbolos, principalmente la cadena de Eones, representada por la houppe, las pruebas de fuego y del agua, el falo, el cteis, el toro de Mitra y la cruz ansada de los egipcios».

Y también a «esos emblemas extraños esculpidos en la puerta de algunas iglesias, donde parecen querer mostrarse y ocultarse, a un mismo tiempo, las doctrinas interiores del templo» (por ejemplo, en lo alto de la puerta principal de la iglesia Saint-Merri se halla un Bafometo, entre dos ángeles que le echan incienso). Pero ignoramos casi todo del esoterismo templario, y el historiador debe desconfiar de las descripciones demasiado precisas que dan ciertos ocultistas de los misterios practicados por los Caballeros.

6. Dante y el esoterismo

Dante Alighieri (1265-1321) es el más célebre «iniciado» de la Edad Media: ese gran adversario del papado parece haber desempeñado un gran papel en las sociedades secretas de aquel entonces; era, en particular, uno de los jefes de la Fede Santa, Orden Tercera de filiación templaria. Y se hizo el intérprete de dicho esoterismo en su Divina Comedia, que es «una alegoría metafísico-esoté rica, que vela y expone al mismo tiempo las fases sucesivas por las cuales pasa la conciencia del iniciado para alcanzar la inmortalidad» [7]

Cada «Cielo» representa un grado de iniciación: el Infierno representa el mundo profano, el Purgatorio comprende las pruebas iniciáticas, y el Cielo es la morada de los Perfectos, en quienes se hallan reunidos y llevados a su cenit la inteligencia y el amor. En esta vasta síntesis aparecen toda clase de elementos: doctrinas paganas, gnósticas, cátaras, árabes, herméticas, etc. Se encuentran en particular los símbolos más típicos del hermetismo cristiano: la Cruz, la Rosa, el Águila, la Escala de las siete artes liberales, el Pelícano que se abre el pecho para alimentar a su cría (símbolo a la vez del Redentor del mundo y de la más perfecta humanidad). Es una verdadera máquina de guerra dirigida contra la Iglesia [8]

7. Alquimistas y cabalistas

Como hemos podido darnos cuenta, la Edad Media fue una época en que los cultos secretos y las doctrinas esotéricas proliferaron, propagados por numerosas organizaciones iniciáticas. Citemos, a ese respecto, las sociedades secretas que agrupaban a los alquimistas, cuyas doctrinas y prácticas no dejaron de desarrollarse durante todo ese período, a pesar de las repetidas condenas de la Iglesia.

También hay que mencionar a los rabinos cabalistas, que se agruparon en una suerte de escuelas, pequeñas capillas cerradas. El sentido etimológico de la palabra Cábala es «tradición». Ese esoterismo hebraico, cuya influencia había de ser tan grande sobre numerosos pensadores cristianos, tiene remotas raíces en las doctrinas puramente judaicas y también en las otras tradiciones, principalmente las ideas gnósticas: las obras de los cabalistas son una especie de depósito en el que han venido a acumularse los residuos de los sistemas teosóficos más diversos. Había una Cábala práctica, suerte de enciclopedia de conocimientos mágicos de todas clase, junto a diversos procedimientos que permitían obtener el éxtasis místico, y aun llegar a poner a algunos sujetos en trances hipnóticos. Pero había sobre todo una Cábala especulativa, que interpretaba alegóricamente los textos sagrados, utilizando diversas técnicas de permutación de letras. (Gematria, Notarikón, Temurah, Teruf), y que intentaba penetrar los más profundos misterios de la Creación (Maaseh heresit,«Historia del Génesis») y de la constitución del Universo (Maaseh Merkabah, «Historia del carro celestial»). Los dos textos de base de las especulaciones cabalísticas eran el Sefer( o Sepher) Yetsirah («Libro de la Formación»), sin duda del siglo VIII, y el Séfer – ha – Zohar («Libro del Esplendor), redactado en España hacia fines del siglo XIII; esta última obra ejerció, sobre todo a partir del siglo XVI, considerable influencia sobre casi todas las doctrinas esotéricas que vieron la luz.

No podemos resumir, siquiera brevemente, el inmenso cuerpo de doctrinas que forman las especulaciones cabalísticas: nos permitimos remitir a las obras especializadas (Ver bibliografía) . Sin embargo, he aquí el principio de base, enunciado por J.Boucher [9]:

«Dios puede ser considerado en sí o en su manifestación. En sí, antes de toda manifestación, Dios es un ser indefinido, vago, invisible, inaccesible, sin atribución precisa, parecido a un mar sin orillas, a un abismo sin fondo, a un fluido sin consistencia, imposible de conocer por ninguna razón, por consiguiente, de ser representado, sea por una imagen, sea por un nombre, sea por una letra, ni siquiera por un punto. El menos imperfecto de los términos que puede emplearse sería el Sin fin, el Indefinido o Ain Sof, que no tiene límite, o Ain el No – Existente, el No-ser.

«En cuanto Dios se manifiesta se hace accesible, cognoscible; se le puede nombrar; y el nombre que se le da se aplica a cada manifestación o exteriorizació n de su ser. El Ain Sof, el Ain se manifiesta de diez maneras por o en las sefirot [sephirot]. Cada una de éstas, la Corona, la Sabiduría, la Inteligencia, la Gracia, la Fuerza, la Belleza, la Victoria, la Gloria, el Fundamento y la Realeza, constituye un modo especial de revelación o de notificación del Ain Sof y permite nombrarlo. Cada círculo, limitación o determinación del Ain Sof, es una sefirah…

«La Cábala considera también a Dios bajo la forma del Adán celeste, el Adán Quadmón, y localiza las sefirot en cada uno de sus miembros, aplicando la ley de los contrarios y la ley sexual»

De ahí el diagrama conocido con el nombre de árbol de las Sefirot. (Fig.1)

8. La brujería

Este rápido vistazo sobre las iniciaciones medievales no sería completo si no hiciéramos alusión a la brujería. Han existido, según parece, asociaciones secretas de brujos y brujas, celebrando sus ritos en fechas fijas. Por paradójico que parezca, la brujería constituye una especie de culto y aun de religión, pero de religión a redopelo.

Como se ha hecho notar muchas veces, «no es posible separar desde la Edad Media en que ellas dominan, las dos nociones paralelas y antinómicas de Dios: el bien, y del Diablo: el mal. Es, pues, fácil comprender que si se levantaban altares a Dios, si existía toda una liturgia, con misas y fiestas que se le ofrecían, también habían de existir ceremonias tan fervorosamente dedicadas al Diablo. Si la Iglesia misma consideraba al Diablo como un ángel caído, muy poderoso y un "casi igual" ; si, por añadidura, un pacto con él aseguraba, no después de la muerte, sino en la vida terrenal, felicidades y riquezas ciertas, era muy tentador para quienes una fe sólida no ataba a Cristo… probar con el Diablo [10]». Las prácticas y el culto satánicos han sido abundantemente descritos en obras especializadas [11]. El estudio de esa forma aberrante de iniciación es, por lo demás, del más alto interés para el historiador de las religiones: en las prácticas místico-eróticas del Sabbath se encuentra sin duda un eco lejano y pervertido de un antiguo culto pagano de la fecundidad [12].

Índice Bibliográfico:

[1] F. Portal, Des coulerus symboliques, reedic. París, Niclaus, 1938.

[2] Matila, G. Ghika, Le nombre d’ór, t. II, páginas 75-76 (nueva edic., París, N.R.F., 1951).

[3] Rene Guénon, Le roi du monde, cap.V. Véase: A.E.Waite, The Holy Grail, Londres, 1933, Lumière du Graal, París, 1949 y Jean Marx, La légende arthurienne et le Graal, París. P.U.F., 1912.

[4] Historie de France, t. III, págs. 398-399.

[5] También se encuentra el Grial en las leyendas germánicas (cf. la Tetralogía de Wagner).

[6] Véanse los romances o poemas sobre el Santo Grial.

[7] A. Reghini, citado por R.Guénon, L’ésotérisme de Dante, pág. 25.

[8] Cf. el Roman de la Rose, de Lorris y Meunc.

[9] La symbolique maçonnique, págs. 102-103.

[10] M.Verneuil, Dict. des Sciences occultes, Mónaco, 1950, pág.360.

[11] La obra clásica es la de Grillot de Givry, Le musée de Sorciers. París, Lib. de France 1929.

[12] Véase sobre el particular: M.A. Murray, The Witch – cult in Wester Europe, Oxford, 1921.

Posted in Alquimia, Cataros, Kabbalah, Sociedades Secretas, Templarios | Leave a Comment »

El dólar americano y sus símbolos ocultos

Posted by cosmoxenus en 3 agosto 2008

Probablemente hayáis escuchado hablar alguna vez sobre lo símbolos que se encuentran ocultos en el billete del dólar americano. A continuación vamos a develarlos los más destacables.

En primer lugar, si vemos la parte superior derecha del billete, junto al número 1 y tomamos especial atención podremos encontrar un diminuto buho dibujado.

Buho

El Buho es el símbolo de Los Illuminati, que fue una sociedad secreta fundada el 1 de mayo de 1776 en Ingolstadt, Baviera. El objetivo que tenían era derrocar a los gobiernos y reinos del mundo y acabar con todas las religiones y creencias para unificar la humanidad bajo un "Nuevo Orden Mundial", basado en un sistema internacionalista, con una moneda única y una religión universal, donde según sus creencias, cada persona lograría la perfección.

Siguiendo con los símbolos, si vemos el dorso del billete del dólar, nos encontramos con la famosa pirámide de 13 escalones y, en cuya cúspide, está el Ojo que todo lo ve símbolo de la Masonería que hace referencia al Ojo de Horus, un antiguo dios egipcio que representa al Sol. Este símbolo fue introducido por órdenes del Presidente Roosevelt en 1933.

pirámide

En la parte superior de la pirámide leemos Annuit Coeptus, que significa Nuestra empresa es exitosa.

Annuit

Si ahora miramos en la parte inferior de la pirámide, podemos leer el lema Novo Ordo Seclorum, que traducido sería Nuevo Orden Mundial y como ya hemos dicho antes, hace referencia a la ideología de Los Illuminati.

Nuevo orden mundial

Observando la base de la pirámide nos encontramos un número romano, el MDCCLXXVI, que en notación decimal es el 1776, coincidiendo con el año de la independencia de los Estados Unidos, pero también con el año en el que Adam Weishaupt fundó la orden de Los Illuminati

base de la pirámide

No dejaremos escapar tampoco el hecho de que la pirámide tenga 13 escalones si notamos que el 13 es un número que está muy presente en el billete del dólar:

  • 13 estrellas sobre el aguila
  • 13 pisos en la piramide
  • 13 letras en ANNUIT COEPTIS
  • 13 letras en E PLURIBUS UNUM
  • 13 barras verticales en el escudo
  • 13 rayas horizontales en la parte de arriba del escudo
  • 13 hojas en la rama de olivo
  • 13 frutas
  • 13 flechas

Que nos encontremos tantas veces con el 13 es debido a que fueron 13 los estados que se independizaros de Inglaterra, para formar lo que hoy conocemos como Estados Unidos, sin embargo… también da que pensar si tenemos en cuenta que para los masones, el 13, era el número de la transformación…

Además, hay otro símbolo relacionado con los masones: En la piramide del billete, se puede formar la estrella de David si se unen las letras A en Annuit, la S en Coeptis, la N en Novus, la O en Ordo y la M en Seclorum. Bien ordenadas estas letras, forman la palabra Mason.

Mason

 

Fuente: http://www.noesficcion.com/?s=d%C3%B3lar+americano

Posted in Simbolismo, Sociedades Secretas | Leave a Comment »

Sociedades Secretas actuales

Posted by cosmoxenus en 27 julio 2008

Introducción

LOS MISTERIOS EGÍPCIOS

Las Escuelas Herméticas, también conocidas como de Misterios, son tan viejas como la humanidad, su existencia ha sido siempre consecuencia de una necesidad humana, como una forma de memoria colectiva para pasar las experiencias de una generación a otra.

En el antiguo Egipto, fue donde más se desenvolvieron las Escuelas de Los Misterios, las que tenían por objeto aparte de su ritual externo, incorporar a las Logias secretas donde se practicaba la filosofía hermética, a lo mejor de la juventud intelectual, la que una vez iniciada, quedaba ligada a la Logia mediante terribles juramentos y sanciones, de las cuales perder la vida era una de las más suaves.

La etimología de la palabra "iniciado" viene del latín "initiore", que significa "inspirar"; también se decía "initium" significando: Principio o preparación. Partiendo de esta etimología, un INICIADO o "Mystae" (el que sabe callar), era toda persona que previa preparación, se disponía a recibir un nuevo y más amplio conocimiento de lo que le rodeaba.

El Iniciado era instruido en los postulados de la filosofía hermética, le eran reveladas las respuestas a las cuestiones trascendentales, como: ¿Quiénes somos?…¿De donde venimos?…¿Hacia donde vamos?, llegando posteriormente a conocer las Leyes Fundamentales por las cuales se rige el universo y las complejas e infinitas correlaciones que existen entre el macrocosmos y el microcosmos.

Aprendía a vivir en consonancia con la armonía universal, logrando así la transmutación buscada por los verdaderos alquimistas: convertir un individuo común en un ser superior.

Hermes, el Gran Iniciado, vivió en Egipto en la más remota antigüedad y fue conocido bajo el nombre de Hermes Trismegisto (o 3 veces grande). Como todo gran hombre su historia se confunde con la leyenda, se le considera el padre de la sabiduría, el fundador de la astrología y descubridor de la alquimia, se ha dicho que fue contemporáneo de las más antiguas dinastías de Egipto, mucho antes que Moisés. Las autoridades en la materia lo creen contemporáneo de Abraham y algunas de las tradiciones judías afirman que Abraham obtuvo mucho de sus conocimientos del mismo Hermes.

Mucho después de su muerte, los egipcios lo deificaron bajo el nombre de Toth, dios principal del Panteón egipcio, personificando la inteligencia divina que presidiera la creación disipando las tinieblas. Posteriormente, los griegos también hicieron de él uno de sus dioses "Hermes el dios de la sabiduría".

Aún en nuestros días, usamos el término "hermético" en el sentido de secreto, reservado, etc. y es debido a que sus seguidores siempre continúan observando rigurosamente el secreto de sus enseñanzas, siguiendo la norma especial de "dar leche a los niños y carne a los hombres".

La historia de los Rosacruces y Francmasones, tiene su inicio en estas Escuelas de los Misterios como vamos a ver a continuación.

LOS ROSACRUCES

La tradición ocultista remonta el origen de los Rosacruces a las antiguas Escuelas de los Misterios de Egipto, las cuales datan del año 1,500 A.C., estas Escuelas aunque organizadas bajo el reinado de Tutmes III, alcanzaron su máximo esplendor en el 1,350 A.C. en el reinado del Faraón Amenophis IV,

quien abolió las religiones politeístas de su tiempo, reemplazándolas por la primera doctrina monoteísta del mundo cuyo Dios era representado materialmente por el Sol o Atón, dicho Faraón cambió su nombre por el de Akenatón que significaba "piadoso con Atón" o "gloria a Atón".

Según parece, la orden se expandió a Grecia donde Pitágoras fue uno de sus primeros Mesías, quien luego de pasar por todas las Iniciaciones y exámenes logró el grado de Illluminati y de ahí paso a Roma donde fundó una Gran Logia que llegó a contar con 300 hermanos y hermanas, expidiendo posteriormente varias Cartas Constitutivas para el establecimiento de logias locales en toda Italia.

Entre los principales pensadores de la antigüedad que recibieron la enseñanza secreta se pueden citar a Anaximandro de Mileto, Solón, Anaxímenes, Heráclito, Parmenides, Sócrates, Demócrito, Euclides, Platón, Aristóteles, Cicerón y Séneca..

El Imperio Francés fue el primero en acoger a la Orden Rosacruz en los primeros tiempos de la era Cristiana; Carlomagno no llegó a ser Maestro, pero permitió que se estableciera una logia en las inmediaciones de la antigua Tolosa. Parte del Altar de esta primitiva logia de Francia se conserva gracias a los cuidados que los Archiveros de la Orden tenía en ese país el año 1909, aunque está muy deteriorado a causa de los grandes ajetreos sufridos durante las guerras religiosas de Provenza.

El filósofo Arnaud fue el primer Maestro de dicha logia en el año 804 D.C. y Frees fue el primer Gan Maestro de Francia cuyo mandato duró desde el año 883 al 889, recibiendo el año 898 un año antes de morir, la autorización para establecer otras logias en Francia e inmediatamente se fundó la segunda en Lyon la cual fue muy floreciente.

Mientras la Orden se propagaba en Francia, por ella se interesaron algunos monjes de los varios Monasterios y conviene consignar que estos Católicos Romanos sinceros, prestaron un excelente servicio a la santificación de la Orden con hermosos principios morales y espirituales.

La Orden se difundió por Alemania poco después de establecida la Gran Logia en Francia. Carlomagno fue el primero en introducirla pero no vivió bastante para ver el fruto de su obra, creándose en el año 1100 en Worms una logia que llegó a ser posteriormente Gran Logia. Durante el siglo XII, creció rápidamente la Orden en Alemania, contando con mayor número de miembros que en Francia y Egipto, donde continuaba la Sede Central con relativamente pocos miembros.

En este punto conviene aludir a una de las más misteriosas y enigmáticas leyes de la Organización, cuyo origen se pierde en las tradiciones, cual es la periodicidad de 108 años de actividad externa de la Orden y 108 años siguientes de oculta y silente actividad. Cada período de renacimiento es como una nueva Orden que nace sin conexión alguna con los ciclos precedentes.

Durante los 108 años de inactividad, los miembros de las ramas y de la jerarquía, no cesan en sus actividades individuales, iniciando a personas de su familia y preparándose los años inmediatos al nuevo nacimiento de la Orden para ponerse en contacto con una activa rama en otros países y anunciar al mismo tiempo en el suyo, el comienzo de un nuevo Ciclo.

En la mayoría de países europeos, no coincidían los períodos. Así vemos que mientras en Alemania estaba en pleno período de inactividad externa, en Francia y Holanda la Orden estaba muy activa y en cambio estaba la Orden inactiva en Francia cuando renacía en Alemania y culminaba su actividad en Inglaterra.

Cuando en cada país se acercaba el renacimiento, se acostumbraba publicar un manifiesto o folleto en el que se informaba que se establecía un nuevo Ciclo; en los tiempos anteriores a la imprenta, el manifiesto consistía en un pregón público anunciando simbólicamente la apertura de una "tumba" en la que se había encontrado un "cuerpo de un Maestro" reconocido por las iniciales C.R-C junto con raras joyas y secretos escritos que confiaban a sus descubridores el poder de restaurar la secreta Organización.

Muchos aún creen que dichas iniciales significan Christian Rosenkreutz, un mítico personaje que según algunos autores nació en 1378, creciendo en un Monasterio donde había sido internado para cursar sus primeros estudios secundarios de Teología, pero dado su carácter rebelde fue expulsado de dicho Monasterio, dedicándose a viajar por Oriente y Norte de África, relacionándose con los más importantes magos hermetístas y ocultistas de la época.

Este viaje que inicio como una aventura, le permitió descubrir por Arabia, los misterios de las ciencias herméticas, llegando a conocer los secretos de los sacerdotes del antiguo Egipto y los Arcanos de Hermes Trismegisto (El 3 veces grande). Según las mismas fuentes, Rosenkreutz falleció a los 108 años; su tumba fue encontrada en 1604, en el fondo de una gruta donde había vivido hasta los últimos días de su vida. Sobre la lápida que guardaba sus restos mortales podía leerse la siguiente inscripción: "Abrirán mi tumba cuando transcurran 120 años".

Dentro del recinto había una cripta hexagonal con un Altar en el centro y debajo de él, apartando una pesada losa de granito, la gruta de la que hablábamos, donde se encontró el cuerpo de Rosenkreutz "entero y sin consumir", es decir, incorrupto. También existía en dicha cripta un armario de espejos que poseían diversas virtudes y un pergamino titulado Libro T descrito como el mayor tesoro después de la Biblia. Junto al ataúd fueron hallados, en forma de manuscritos, todos los conocimientos secretos que el Fundador de la Orden había acumulado a lo largo de su vida y que legaba a la Humanidad. Dejaba normas para la creación de una Sociedad Ocultista con la cual reformar el mundo y llevar a los hombres por el camino de la sabiduría.

Todo esto queda en el terreno de la tradición, pero los actuales Rosacruces consideran, que el descubrimiento de un "cuerpo" en la "tumba" de un personaje cuyas iniciales eran C.R-C es pura alegoría y no debe tomarse en forma literal. Igualmente sostienen que esa iniciales no significan Christian Rosenkreutz como se tradujeron al idioma Alemán, sino que su significado es "Cristo de la Rosa Cruz" lo que puede traducirse a casi todos los idiomas sin alterar sus iniciales.

Nos dice la historia, que cuando llegó la hora del renacimiento de la Orden en Alemania, se le dio al incidente de la "apertura de la tumba" simbólica, mucho más publicidad que la que hasta entonces se le había dado en otros países. Provino esto, de la invención de la imprenta, que hizo posible la publicación de manifiestos redactados en 5 idiomas diferentes y distribuirlos en varios países. El reavivamiento en Alemania fue saludado con la repentina y misteriosa aparición de un libro llamado "La Fama" y la publicación posterior del manifiesto "La Fama Fraternitatis" que debió aparecer durante los años 1610 al 1616 y como es costumbre en toda obra rosacruz, el autor se escondió bajo el seudónimo de Christian Rosenkreutz en los folletos alemanes y con seudónimos análogos en el idioma de las ediciones extranjeras.

Los folletos se distribuyeron entre las personas cultas del mundo entero, especialmente entre las de Europa y es dudoso que alguna de ellas creyera en la autenticidad de Christian Rosenkreutz. En 1693 los Rosacruces europeos concibieron el plan de enviar a las posesiones Inglesas de América una expedición de miembros muy expertos, para establecer y difundir los conocimientos de la Orden. Este plan tuvo su génesis en el libro "La Nueva Atlántida" escrito por Sir Francis Bacon Imperator de la Orden en Europa.

En 1964 los expedicionarios en el buque Sarah Maria, bajo el mando del Gran Maestro Kelpius relacionado con la Logia Jacobo Boheme de Europa y otros Altos Oficiales de la Gran Logia de Heidelberg llegaron a donde hoy se asienta la ciudad de Filadelfia y posteriormente emigraron hacia el oeste de Pensilvania. Entre los miembros que ingresaron a la primera rama de Filadelfia aparece la nómina de los patriotas o caudillos de América del Norte, entre ellos Benjamín Franklin y Thomas Jefferson.

Los Rosacruces en América

Debido a que la primera Colonia llegada a Filadelfia había comenzado sus actividades en 1693, era natural que 108 años después cesara en su actividad pública y renaciera en 1909. Al acercarse dicho año, muchos hombres y algunas mujeres emigraron a Europa para relacionarse con la Orden; entre los emigrantes figuraban algunos Masones que trataban de restaurar los estudios masónico-rosacruces y otros que iban a solicitar autorización para contribuir al renacimiento en América.

En 1909 viajo a Europa Max Heindel, para adquirir información rosacruz, pero se adhirió a la reforma teosófica de Rudolf Steiner, creando posteriormente una sociedad a la que denominó Fraternidad Rosacruz, la cual difunde los libros de Max Heindel pretendiendo enseñar los secretos y doctrinas rosacruces.

La única persona no rechazada por las Ordenes europeas fue H. Spencer Lewis fundador de la prestigiosa organización en ese entonces existente llamada "Sociedad de Investigaciones Rosacruces" y descendiente de la primera Colonia de Filadelfia, quien fue recibido e iniciado regularmente en Francia, recibiendo las joyas y documentos oficiales para la formación de la Orden Rosacruz en América.

En 1915 se publicó en Norteamérica, el primer Manifiesto Oficial anunciando el nuevo Ciclo de la Orden y se nombró a H. Spencer Lewis cómo Imperator o Jefe Ejecutivo de la Orden en consideración a sus trabajos precedentes a la nueva fundación.

La Gran Logia Americana, denominada legítimamente Orden Rosacruz, desde el primer Manifiesto utilizó el nombre de Antigua y Mística Orden Rosae Crucis, ligera abreviatura del original título latino "Antiquus Arcanus Ordo Rosae Rubeae et Aureae Crucis" y se emplearon las siglas AMORC así como el verdadero símbolo de la Orden, consistente en una Cruz de Oro con una Rosa Encarnada en el centro.

La Simbología Rosacruz

Los estudioso del esoterismo han llegado a conclusiones bastante racionales para explicar de una manera sencilla, toda la complicada simbología que encierra esta Orden. Se supone que el término "Rosacruz" procede de las palabras latinas ROSA (rosa) y CRUX (cruz); y desde luego la rosa y la cruz han sido siempre los emblemas simbólicos de todas las Sociedades rosacrucianas.

Se encuentra por primera vez esta simbología en el sello utilizado por Martín Lutero y en las armas familiares del diácono Juan Valentín Andreae, quien se llamó a sí mismo Caballero Rosacruz. Tenía en su sello personal con el que firmaba su correspondencia, un souter y 4 rosas (los símbolos de la Sociedad) y de donde parece procedieron las divisas de los Rosacruces posteriores, adoptando desde entonces el símbolo de una cruz negra con una rosa roja en el centro.

El significado cristiano de la cruz y de la rosa teñida por la sangre de Cristo pudiera ser la respuesta a toda pregunta sobre esta Orden, pero la cruz, bien pudiera ser una cruz no cristiana, ya que este simbolísmo o similar también aparece en la Cábala judía. Para los Alquimistas, la cruz significaba los 4 Elementos: Tierra, Agua, Aire y Fuego; para los hindúes es el símbolo de la creación; para algunos autores medievales se trataba de un jeroglífico cuyo significado era "Luz". Los adoradores de Zoroastro la identificaban con el Sol, el elemento central de su culto. Es también el símbolo egipcio del "renacer" y está relacionada con Lakshmi, la diosa hindú de la creación y el amor.

De hecho, la Rosa es asimismo, el símbolo de lo "secreto". La Orden Rosacruz AMORC sin embargo nos dice a través de sus escritos, que la rosa en el centro de la cruz simboliza el cuerpo físico del hombre con los brazos abiertos hacia el Sol de Oriente, que representa "la Luz Mayor". Pero la simbología Rosacruz es una mezcla de conceptos esotéricos y místicos que a través del tiempo ha adoptado definitivamente este emblema tan característico, y que no tiene nada que ver con el cristianismo.

Sus enseñanzas

La Orden Rosacruz AMORC, no es en modo alguno una Organización religiosa, es contraria a todo fanatismo sea de la naturaleza que sea. Sus enseñanzas no tienen nada que ver con la adivinación o con otras prácticas del mismo género. Sus miembros llevan una vida normal y equilibrada, basada en la verdad, la fraternidad, la justicia y la fidelidad.

La Orden mantiene como divisa "La máxima tolerancia dentro de la más estricta independencia". Esto significa, que no está sujeta a ninguna opción religiosa ni política, que su independencia es vital. La propaganda expandida a todo el mundo desde su Sede Central en América es a veces mal comprendida, y esto se debe esencialmente al desconocimiento de dicha Organización, pues la mayoría de veces sólo va gente curiosa y que no está vivamente interesada en pertenecer a ella. Pero este es un riesgo al que los Rosacruces están habituados. Con el pasar del tiempo y las enseñanzas, sólo van quedándose los verdaderamente interesados y los demás se quedan en las primeras lecciones.

Las enseñanzas impartidas por AMORC, son idénticas en todo el mundo y están traducidas a todos los idiomas. Perpetúan todas las grandes verdades tradicionales, profundizando en las leyes naturales, físicas y cósmicas descubiertas desde los inmemorables tiempos antiguos hasta nuestros días. La Orden enseña a sus miembros, de una forma progresiva, el modo de aplicar estas leyes a su propia existencia. Realmente sus enseñanzas están basadas en una filosofía Iniciática, viviente y práctica. Estas enseñanzas contienen demostraciones y experiencias destinadas a probar científicamente cada ley expuesta.

Las Iniciaciones y otras ceremonias de tipo hermético son solamente simbólicas y en ellas tienen derecho a participar todos sus miembros. Su simbolísmo y su carácter altamente tradicional y místico, crean una impresión profundamente afectiva en las personas que participan en ellas. Este ambiente inspirador de las ceremonias del antiguo Egipto, se encuentran en cada convocatoria en sus Logias, Capítulos y Pronaois.

El simbolísmo se manifiesta en cada decorado, en cada gesto, en cada palabra que forma parte de las ceremonias de Iniciación. Cualquier hombre o mujer mayor de edad, sin ninguna formación científica o filosófica puede comprender, asimilar y dominar las técnicas que imparte la Orden Rosacruz AMORC.

El Templo Supremo se ubica actualmente en San José, California, donde se encuentra el Parque Rosacruz, que cuenta con un Edificio Administrativo, un Museo, un hermoso Templo de estilo egipcio, un Santuario también egipcio, un gran Auditórium, un Planetario, un edificio de la Universidad Rosacruz, una amplia Biblioteca, edificios para las reuniones del Consejo y amplias áreas verdes para solaz y esparcimiento de los miembros y visitantes al Parque.

Finalmente podemos decir, que la Orden Rosacruz AMORC, es una Organización Fraternal no sectaria de hombres y mujeres, dedicados al estudio y la aplicación práctica de las leyes naturales y espirituales; cuyo propósito es permitir a todos que vivan en armonía con las fuerzas cósmicas Creadoras y constructivas, para alcanzar la salud, la felicidad y la paz.

Tomando en consideración de que muchos grandes hombres no son patrimonio exclusivo de una sola Organización, citaré a continuación a quienes han sido Maestros o prominentes miembros de la Orden en los Ciclos posteriores al inicio de la era Cristiana.

Avicena de Bacara, Persia.
Tomás de Aquino, Roma, Italia.
Rogelio Bacon, Inglaterra.
Raymundo Lulio, España.
Nicolas Flamel, Francia.
Juan Pico Conde de Mirandola, Italia.
Felipe Bombastus (Paracelso), Suiza.
Francis Bacon, Inglaterra.
Juan Dee o Dr. Dee, Inglaterra.
Isaac Newton, Inglaterra.
Jacobo Boheme, Alemania.
Wolfgang Amadeo Mozart, Austria.
Rene Descartes, Francia.
Gottfried Leibnitz, Alemania.
Miguel Maier, Alemania.
Alejandro Cagliostro, Italia.
Martinez Pasquales, Francia.
Louis Claude de Saint Martín, Francia.
El Conde de Saint Germain.
Robert Fludd, Alemania.
Alfonse Louis Constant o Eliphas Levi, Francia.
Miguel de Nostradamus, Francia.

FRANCMASONERÍ A

El origen tradicional de la Masonería como normalmente se conoce esta augusta Orden, se remonta al inicio de la humanidad, desde Adán y Eva. (como se indica en la Constitución de Anderson)

Otros autores remontan el origen al Egipto de los faraones, quizá al comprobar los modelos ritualistas y leyendas provenientes de tal país dentro del simbolísmo masónico, que efectivamente lo adoptó de Las Escuelas de los Misterios Egipcias.

También refieren el origen de la Masonería a Palestina, coincidente con la leyenda de la construcción del Templo de Salomón, incorporada a la liturgia de la Orden.

Otros atribuyen los orígenes, también por las mismas razones a Grecia, y dentro de ella a la Escuela Pitagórica, cuyo conductor empleó por vez primera la palabra "filosofía" en el sentido de "amigo de la sabiduría".

También de Grecia, se sabe que Euclides, maestro de las 7 Ciencias, filósofo y geómetra, escribió unas reglas para los constructores o albañiles, quienes debieron estar "FRATERNALMENTE UNIDOS", en su labor, bajo el mandato de los más instruidos de ellos, el Maestro.

En los siglos X, XI y XII, se formaron las Asociaciones fraternales de constructores, motivadas por la tiranía de los monarcas y señores feudales. Arquitectos y obreros de las primeras Catedrales ojivales no encontraron otro recurso que agruparse estrechamente para defenderse de poderes tan absolutos, comprometiéndose a guardar el secreto de su asociación y de su arte, y comunicándose entre sí en los pequeños edificios o cabañas HUTTE o logia.

La primitiva idea masónica, no se relaciona ni con ideas religiosas ni con tendencias políticas. Fue unión, secreto, auxilio fraternal, ceremonias encaminadas a dar exclusivamente a los constructores masones, fuerza capaz de oponerse con éxito a la tiranía feudal.

Hasta mediados del siglo XV no era conocida la palabra francmasonerí a; y en esa época se verifican los primeros capítulos de las llamadas Grandes Logias (grandes talleres de constructores) . Estrasburgo, Viena, Colonia y Berna, dependientes entre sí. Siendo Estrasburgo la última instancia cuando tenía que dirimir fallos ante problemas Interlogiales surgidos.

La primera reunión de Grandes Maestros que se tiene noticia documentada fue en Regensburgo, el 25 de Abril de 1459, y la primera denominación especial de una agrupación masónica fue la de los Hermanos de San Juan en 1446; quienes adoptaron ese nombre siendo constructores de la Catedral de Estrasburgo. . Ellos iniciaron el empleo como emblema masónico, del compás, la regla y la escuadra, siendo inicialmente emblemas profesionales.

Las asociaciones masónicas eran generalmente estimuladas por los monjes y se organizaban en cofradías bajo la advocación de algún santo.

A fines del siglo XV los masones eran obreros constructores: albañiles, canteros, carpinteros, escultores, etc. y tenían 5 categorías: aprendiz, compañero, maestro, inspector de obras y arquitecto.

Se puede afirmar que las siguientes instituciones fueron la base de la Francmasonerí a especulativa o filosófica:

Los Gnósticos de quienes ya hemos escrito; los Maniqueos organizada por Manes y quien armonizó las enseñanzas de Zoroastro con las de Cristo y esparcieron sus enseñanzas por Asia, África y Europa. Formaron una Sociedad Secreta con grados que se reconocían por signos, toques y palabras, fueron sin misericordia perseguidos por la Iglesia de Roma, llegando hasta la masacre de San Bartolomé donde perecieron miles de ellos.

Los Templarios, después de la muerte en la hoguera de su Gran Maestro Jacques de Molay, huyeron de la persecución y se acogieron a la hospitalidad de las logias masónicas, donde fueron bien recibidos, no sólo por la similitud en la organización de ambas instituciones, sino también por la homogeneidad en el fondo ético y filosófico.

Los Alquimistas, algunos sabios y filósofos revivieron las enseñanzas de Las Escuelas de los Misterios en Egipto como una reacción contra la intolerancia y el fanatismo de la Edad Media, los cultores de la filosofía hermética tuvieron que ocultar su doctrina bajo la forma de combinaciones químicas, destinadas a convertir los metales en oro o fabricar la piedra filosofal o destilar el elixir de larga vida. Así nació la Alquimia que con el tiempo originó la química de nuestros días, en el fondo era una Escuela Iniciática cuyas verdades se presentaban en forma simbólica, constituyendo la alquimia esotérica; existe desde entonces la alquimia experimental.

Los Rosacruces de quienes igualmente hemos escrito, también formaron parte de las instituciones que fueron la base de la francmasonerí a.

La Francmasonerí a propiamente dicha, puede considerarse instaurada en Londres, Inglaterra, en Febrero de 1717, cuando las 4 logias de Inglaterra se reunieron y se dictaron las primeras normas a seguir por sus miembros.

Esta francmasonerí a o Masonería especulativa, conservó el patrón organizativo de la operativa tanto en la modalidad de construir logias, como en establecer normas de gobierno en lo que respecta a la elección de autoridades. Igualmente deberes y obligaciones de los miembros y formas peculiares de selección y admisión.

Conservó los usos y costumbres tradicionales, como el de organizar fiestas soltisciales, la admisión de nuevos miembros y la instalación de nuevas autoridades, mantuvo el temperamento de secreto y discreción; de jerarquizació n de valores humanos según su capacidad y virtudes; de trato fraternal, de respeto y tolerancia de la opinión ajena; de ayuda al necesitado y de beneficencia para el indigente.

Cabe hace notar, que inicialmente la Francmasonerí a estaba restringida sólo para hombres, pero luego se practicó la denominada Masonería de adopción en la que se aceptaban mujeres e inclusive existen en la actualidad logias exclusivas de mujeres. La aceptación o no de este tipo de logias en cada país depende de la Gran Logia o Gran Oriente que gobierne las logias regulares de esa jurisdicción.

Las diversas tendencias de la Masonería, se han establecido a través de diferentes ritos (los cuales pasan de 100), que le dan un aspecto exterior diferente aunque en el fondo se trata de los mismos principios y de idénticos fines. Los Ritos más conocidos en Latinoamérica son: el Rito de York, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el Rito Francés y el Rito de Memphis y Misraim. Existiendo otros que son aceptados pero poco difundidos. Se debe aclarar, que los iniciados francmasones son libres de ingresar a toda logia regular cualquiera sea el rito que esta practique.

Sus objetivos

La Masonería tiene como objeto el desarrollo de la solidaridad humana, el mejoramiento intelectual y moral de sus miembros y la formación de una conciencia universal de fraternidad entre los hombres, persigue el conocimiento de la verdad, sostiene la justicia como única norma que debe reglar la conducta de los hombres y proclama la libertad y la igualdad como derechos substanciales del Ser humano.

Tiende a que el hombre sea no sólo un ser libre y culto, sino también un elemento útil a la sociedad, consciente de su responsabilidad individual y colectiva. Siendo la masonería una institución esencialmente fraternal, sus miembros aman la paz; respetan las leyes del país que los cobija, rechazan la explotación del hombre por el hombre y ejercitan la caridad, no como una limosna ni como una ostentación, sino como un deber hacia sus semejantes.

La masonería es una Escuela de honor y virtud, que exalta a los que por sus actos merecen el respeto y la gratitud de sus conciudadanos. Proclama la tolerancia y no hace distinción de raza, nacionalidad o religión, respetando las ideas de todos los hombres a quienes consideran como Hermanos.

La masonería es un sistema de moral dentro del que caben los principios y creencias de todos los hombres amantes de la humanidad y del progreso, dotados de altitud de criterio y buena voluntad. Su fin inmediato es la práctica de la filantropía, su fin ulterior consiste en el perfeccionamiento de la humanidad.

Sus símbolos y secretos que se derivan en gran parte de los Misterios de las antiguas iniciaciones y de la leyenda bíblica, sirven para que sus miembros se reconozcan y se ayuden mutuamente donde quiera que se encuentren y puedan ser comprendidos siguiendo una progresión gradual de enseñanzas. Para adquirir los ideales, solamente se necesita humildad, aplicación y estudio.

Resumiendo, podemos decir que la Francmasonerí a es una asociación universal, filantrópica, progresiva y evolucionista.

Posted in Egipto, Masoneria, Rosacruz, Sociedades Secretas | Leave a Comment »