El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for the ‘Egipto’ Category

El Kibalión

Posted by cosmoxenus en 2 noviembre 2008

"Los labios de la sabiduría permanecen cerrados, excepto para el oído capaz de comprender".

Desde el antiguo Egipto han venido las enseñanzas fundamentales y secretas que tan fuertemente han influido en los sistemas filosóficos de todas las razas y de todos los pueblos, durante centurias enteras. El Egipto, la patria de las pirámides y de la Esfinge , fue la cuna de la Sabiduría Secreta y de las doctrinas místicas. Todas las naciones han sacado las suyas de sus doctrinas eso téricas. La India , Persia, Caldea, Media, China, Japón, Asiria, la antigua Grecia y Roma, y otros no menos importantes países, se aprovecharon libremente de las doctrinas formuladas por los hierofantes y Maestros de la tierra de Isis, conocimientos que sólo eran transmitidos a los que estaban preparados para participar de lo oculto.

Fue también en el antiguo Egipto donde vivieron los tan grandes adeptos y Maestros, que nadie después ha sobrepasado, y que rara vez han sido igualados en las centurias que han transcurrido desde los tiempos del Gran Hermes. El Egipto fue la residencia de la Gran Logia de las fraternidades místicas. Por las puertas de su templo entraron todos los neófitos que, convertidos más tarde en Adeptos, Hierofantes y Maestros, se repartieron por todas partes, llevando consigo el precioso conocimiento que poseían y deseando hacer partícipe de él a todo aquel que estuviera preparado para recibirlo. Ningún estudiante de ocultismo puede dejar de reconocer la gran deuda que tiene contraída con aquellos venerables Maestros de Egipto.

Pero entre esos grandes adeptos existió uno al que los demás proclamaron "el Maestro de los Maestros". Este hombre, si es que puede llamarse "hombre" a un ser semejante, vivió en Egipto en la más remota antigüedad y fue conocido bajo el nombre de Hermes Trismegisto.

Fue el padre de la sabiduría, el fundador de la astrología, el descubridor de la alquimia. Los detalles de su vida se han perdido para la historia, debido al inmenso espacio de tiempo transcurrido desde entonces. La fecha de su nacimiento en Egipto, en su última encarnación en este planeta, no se conoce ahora, pero se ha dicho que fue contemporáneo de las más antiguas dinastías de Egipto, mucho antes de Moisés. Las autoridades en la materia lo creen contemporáneo de Abraham, y en algunas de las tradiciones judías se llega a afirmar que Abraham ob tuvo muchos de los conocimientos que poseía del mismo Hermes.

Después de haber transcurrido muchos años desde su muerte (la tradición afirma que vivió trescientos años), los egipcios lo deificaron e hicieron de él uno de sus dioses, bajo el nombre de Tot. Años después los griegos hicieron también de él otro de sus dioses y lo llamaron Hermes, el " dios de la sabiduría". Tanto los griegos, los egipcios reverenciaron su memoria durante centurias enteras, denominándole el "inspirado de los dioses", y añadiéndole su antiguo nombre "Trismegisto. ", que significa "tres veces grande". Todos estos antiguos países lo adoraron, y su nombre era sinónimo de "fuente de sabiduría". Aun en nuestros días usamos el término "hermético" en el sentido de "secreto", "reservado", etc., y esto es debido a que los hermetistas habían siempre observado rigurosamente el secreto de sus enseñanzas. Si bien entonces nos se conocía aquello de "no echar perlas a los cerdos", ellos siguieron su norma de conducta especial que les indicaba "dar leche a los niños y carne a los hombres", cuyas máximas son familiares a todos los lectores de las escrituras bíblicas, máximas que, por otra parte, habían sido ya usadas muchos siglos antes de la Era Cristiana.

Y esta política de diseminar cuidadosamente la verdad ha caracterizado siempre a los hermetistas, aun en nues tros días. Las enseñanzas herméticas se encuentran en todos los países y en todas las religiones, pero nunca iden tificadas con un país en particular ni con secta religiosa alguna.

Esto es debido a la prédica que los antiguos instructores hicieron para evitar que la Doctrina Secreta se cristalizara en un credo. La sabiduría de esta medida salta a la vista de todos los estudiantes de historia. El antiguo ocultismo de la India y de Persia degeneró y perdieron sus conocimientos, debido a que los instructo res se habían convertido en sacerdotes y mezclaron la teología con la filosofía, siendo su inmediata consecuen cia que perdieron toda su sabiduría, la que acabó por transformarse en una cantidad inmensa de supersticiones religiosas, cultos, credos y dioses. Lo mismo pasó con las enseñanzas herméticas de los gnósticos cristianos, enseñanzas que se perdieron por el tiempo de Constantino, quien mancilló la filosofía mezclándola con la teología y la iglesia cristiana perdió entonces su verdadera esencia y espíritu, viéndose obligada a andar a ciegas durante varios siglos, sin que hasta ahora haya encontrado su camino, observándose actualmente que la iglesia cris tiana está luchando nuevamente por aproximarse a sus antiguas enseñanzas místicas.

Pero siempre han existido unas cuantas almas que han conservado viva la llama, alimentándola cuidadosamente y no permitiendo que se extinguiera su luz. Y gracias a esos firmes corazones y a esas mentes de extraordinario desarrollo tenemos aún la verdad con nosotros. Mas no se encuentra en los libros. Ella ha sido trasmitida del Maestro al discípulo, del iniciado al neófito, de los labios a los oídos. Si alguna vez se ha escrito algo sobre ella, su significado ha sido cuidadosamente velado con términos de astrología y alquimia, de tal manera que sólo los que poseían la clave podían leerlo correctamente. Esto se hizo necesario a fin de evitar las persecuciones de los teólogos de la Edad Media , quienes luchaban contra la Doctrina Secreta a sangre y fuego.

Aun en nuestros días nos es dable encontrar algunos libros valiosos de Filosofía Hermética, pero la mayor parte se ha perdido; Sin embargo, la Filosofía Hermética es la única clave maes tra que puede abrir las puertas a todas las enseñanzas ocultas.

En los primeros tiempos existió una compilación de ciertas doctrinas herméticas que eran las bases fundamentales de toda la Doctrina Secreta , y que habían sido, hasta entonces, transmitidas del instructor al estudiante, com pilación que fué conocida bajo el nombre de "El Kybalion", cuyo exacto significado se perdió durante centenares de años. Sin embargo, algunos que han recibido sus máximas de los labios a los oídos las comprenden y las conocen. Sus preceptos no habían sido escritos nunca hasta ahora. Son, simplemente, una serie de máximas y axiomas que luego eran explicados y ampliados por los Iniciados. Estas enseñanzas constituyen, realmente los principios básicos de la "Alquimia Hermética", la que, contrariamente a lo que se cree, está basada en el dominio de las fuerzas mentales, más bien que en el de los elemen tos materiales; en la transmutación de un clase de vibra ciones mentales en otras, más bien que en el cambio de una clase de metal en otro.

La leyenda acerca de la piedra filosofal, que convertía todos los metales en oro, era una alegoría relativa a la Filosofía Hermética , alegoría que era perfectamente comprendida por todos los discípulos del verdadero hermetismo.

Invitamos a examinar las enseñanzas herméticas, tal como fueron expuestas en "El Kybalion", explicadas y ampliadas por nosotros, humildes estudiantes de las mismas, que si bien llevamos el titulo de iniciados somos, sin embargo, simples discípulos a los pies de Hermes, el Maestro.

Dice "El Kybalion":

"Donde quiera que estén las huellas del Maestro, allí los oídos del que está pronto para recibir sus enseñanzas se abren de par en par.

"Cuando el oído es capaz de oír, entonces vienen los labios que han de llenarlos con sabiduría".

Etiquetas de Technorati: ,

Posted in Egipto, Hermetismo | Leave a Comment »

El juicio de los muertos en el antiguo Egipto

Posted by cosmoxenus en 23 agosto 2008

 

Technorati Tags: ,

Posted in Egipto, Muerte | 1 Comment »

Sociedades Secretas actuales

Posted by cosmoxenus en 27 julio 2008

Introducción

LOS MISTERIOS EGÍPCIOS

Las Escuelas Herméticas, también conocidas como de Misterios, son tan viejas como la humanidad, su existencia ha sido siempre consecuencia de una necesidad humana, como una forma de memoria colectiva para pasar las experiencias de una generación a otra.

En el antiguo Egipto, fue donde más se desenvolvieron las Escuelas de Los Misterios, las que tenían por objeto aparte de su ritual externo, incorporar a las Logias secretas donde se practicaba la filosofía hermética, a lo mejor de la juventud intelectual, la que una vez iniciada, quedaba ligada a la Logia mediante terribles juramentos y sanciones, de las cuales perder la vida era una de las más suaves.

La etimología de la palabra "iniciado" viene del latín "initiore", que significa "inspirar"; también se decía "initium" significando: Principio o preparación. Partiendo de esta etimología, un INICIADO o "Mystae" (el que sabe callar), era toda persona que previa preparación, se disponía a recibir un nuevo y más amplio conocimiento de lo que le rodeaba.

El Iniciado era instruido en los postulados de la filosofía hermética, le eran reveladas las respuestas a las cuestiones trascendentales, como: ¿Quiénes somos?…¿De donde venimos?…¿Hacia donde vamos?, llegando posteriormente a conocer las Leyes Fundamentales por las cuales se rige el universo y las complejas e infinitas correlaciones que existen entre el macrocosmos y el microcosmos.

Aprendía a vivir en consonancia con la armonía universal, logrando así la transmutación buscada por los verdaderos alquimistas: convertir un individuo común en un ser superior.

Hermes, el Gran Iniciado, vivió en Egipto en la más remota antigüedad y fue conocido bajo el nombre de Hermes Trismegisto (o 3 veces grande). Como todo gran hombre su historia se confunde con la leyenda, se le considera el padre de la sabiduría, el fundador de la astrología y descubridor de la alquimia, se ha dicho que fue contemporáneo de las más antiguas dinastías de Egipto, mucho antes que Moisés. Las autoridades en la materia lo creen contemporáneo de Abraham y algunas de las tradiciones judías afirman que Abraham obtuvo mucho de sus conocimientos del mismo Hermes.

Mucho después de su muerte, los egipcios lo deificaron bajo el nombre de Toth, dios principal del Panteón egipcio, personificando la inteligencia divina que presidiera la creación disipando las tinieblas. Posteriormente, los griegos también hicieron de él uno de sus dioses "Hermes el dios de la sabiduría".

Aún en nuestros días, usamos el término "hermético" en el sentido de secreto, reservado, etc. y es debido a que sus seguidores siempre continúan observando rigurosamente el secreto de sus enseñanzas, siguiendo la norma especial de "dar leche a los niños y carne a los hombres".

La historia de los Rosacruces y Francmasones, tiene su inicio en estas Escuelas de los Misterios como vamos a ver a continuación.

LOS ROSACRUCES

La tradición ocultista remonta el origen de los Rosacruces a las antiguas Escuelas de los Misterios de Egipto, las cuales datan del año 1,500 A.C., estas Escuelas aunque organizadas bajo el reinado de Tutmes III, alcanzaron su máximo esplendor en el 1,350 A.C. en el reinado del Faraón Amenophis IV,

quien abolió las religiones politeístas de su tiempo, reemplazándolas por la primera doctrina monoteísta del mundo cuyo Dios era representado materialmente por el Sol o Atón, dicho Faraón cambió su nombre por el de Akenatón que significaba "piadoso con Atón" o "gloria a Atón".

Según parece, la orden se expandió a Grecia donde Pitágoras fue uno de sus primeros Mesías, quien luego de pasar por todas las Iniciaciones y exámenes logró el grado de Illluminati y de ahí paso a Roma donde fundó una Gran Logia que llegó a contar con 300 hermanos y hermanas, expidiendo posteriormente varias Cartas Constitutivas para el establecimiento de logias locales en toda Italia.

Entre los principales pensadores de la antigüedad que recibieron la enseñanza secreta se pueden citar a Anaximandro de Mileto, Solón, Anaxímenes, Heráclito, Parmenides, Sócrates, Demócrito, Euclides, Platón, Aristóteles, Cicerón y Séneca..

El Imperio Francés fue el primero en acoger a la Orden Rosacruz en los primeros tiempos de la era Cristiana; Carlomagno no llegó a ser Maestro, pero permitió que se estableciera una logia en las inmediaciones de la antigua Tolosa. Parte del Altar de esta primitiva logia de Francia se conserva gracias a los cuidados que los Archiveros de la Orden tenía en ese país el año 1909, aunque está muy deteriorado a causa de los grandes ajetreos sufridos durante las guerras religiosas de Provenza.

El filósofo Arnaud fue el primer Maestro de dicha logia en el año 804 D.C. y Frees fue el primer Gan Maestro de Francia cuyo mandato duró desde el año 883 al 889, recibiendo el año 898 un año antes de morir, la autorización para establecer otras logias en Francia e inmediatamente se fundó la segunda en Lyon la cual fue muy floreciente.

Mientras la Orden se propagaba en Francia, por ella se interesaron algunos monjes de los varios Monasterios y conviene consignar que estos Católicos Romanos sinceros, prestaron un excelente servicio a la santificación de la Orden con hermosos principios morales y espirituales.

La Orden se difundió por Alemania poco después de establecida la Gran Logia en Francia. Carlomagno fue el primero en introducirla pero no vivió bastante para ver el fruto de su obra, creándose en el año 1100 en Worms una logia que llegó a ser posteriormente Gran Logia. Durante el siglo XII, creció rápidamente la Orden en Alemania, contando con mayor número de miembros que en Francia y Egipto, donde continuaba la Sede Central con relativamente pocos miembros.

En este punto conviene aludir a una de las más misteriosas y enigmáticas leyes de la Organización, cuyo origen se pierde en las tradiciones, cual es la periodicidad de 108 años de actividad externa de la Orden y 108 años siguientes de oculta y silente actividad. Cada período de renacimiento es como una nueva Orden que nace sin conexión alguna con los ciclos precedentes.

Durante los 108 años de inactividad, los miembros de las ramas y de la jerarquía, no cesan en sus actividades individuales, iniciando a personas de su familia y preparándose los años inmediatos al nuevo nacimiento de la Orden para ponerse en contacto con una activa rama en otros países y anunciar al mismo tiempo en el suyo, el comienzo de un nuevo Ciclo.

En la mayoría de países europeos, no coincidían los períodos. Así vemos que mientras en Alemania estaba en pleno período de inactividad externa, en Francia y Holanda la Orden estaba muy activa y en cambio estaba la Orden inactiva en Francia cuando renacía en Alemania y culminaba su actividad en Inglaterra.

Cuando en cada país se acercaba el renacimiento, se acostumbraba publicar un manifiesto o folleto en el que se informaba que se establecía un nuevo Ciclo; en los tiempos anteriores a la imprenta, el manifiesto consistía en un pregón público anunciando simbólicamente la apertura de una "tumba" en la que se había encontrado un "cuerpo de un Maestro" reconocido por las iniciales C.R-C junto con raras joyas y secretos escritos que confiaban a sus descubridores el poder de restaurar la secreta Organización.

Muchos aún creen que dichas iniciales significan Christian Rosenkreutz, un mítico personaje que según algunos autores nació en 1378, creciendo en un Monasterio donde había sido internado para cursar sus primeros estudios secundarios de Teología, pero dado su carácter rebelde fue expulsado de dicho Monasterio, dedicándose a viajar por Oriente y Norte de África, relacionándose con los más importantes magos hermetístas y ocultistas de la época.

Este viaje que inicio como una aventura, le permitió descubrir por Arabia, los misterios de las ciencias herméticas, llegando a conocer los secretos de los sacerdotes del antiguo Egipto y los Arcanos de Hermes Trismegisto (El 3 veces grande). Según las mismas fuentes, Rosenkreutz falleció a los 108 años; su tumba fue encontrada en 1604, en el fondo de una gruta donde había vivido hasta los últimos días de su vida. Sobre la lápida que guardaba sus restos mortales podía leerse la siguiente inscripción: "Abrirán mi tumba cuando transcurran 120 años".

Dentro del recinto había una cripta hexagonal con un Altar en el centro y debajo de él, apartando una pesada losa de granito, la gruta de la que hablábamos, donde se encontró el cuerpo de Rosenkreutz "entero y sin consumir", es decir, incorrupto. También existía en dicha cripta un armario de espejos que poseían diversas virtudes y un pergamino titulado Libro T descrito como el mayor tesoro después de la Biblia. Junto al ataúd fueron hallados, en forma de manuscritos, todos los conocimientos secretos que el Fundador de la Orden había acumulado a lo largo de su vida y que legaba a la Humanidad. Dejaba normas para la creación de una Sociedad Ocultista con la cual reformar el mundo y llevar a los hombres por el camino de la sabiduría.

Todo esto queda en el terreno de la tradición, pero los actuales Rosacruces consideran, que el descubrimiento de un "cuerpo" en la "tumba" de un personaje cuyas iniciales eran C.R-C es pura alegoría y no debe tomarse en forma literal. Igualmente sostienen que esa iniciales no significan Christian Rosenkreutz como se tradujeron al idioma Alemán, sino que su significado es "Cristo de la Rosa Cruz" lo que puede traducirse a casi todos los idiomas sin alterar sus iniciales.

Nos dice la historia, que cuando llegó la hora del renacimiento de la Orden en Alemania, se le dio al incidente de la "apertura de la tumba" simbólica, mucho más publicidad que la que hasta entonces se le había dado en otros países. Provino esto, de la invención de la imprenta, que hizo posible la publicación de manifiestos redactados en 5 idiomas diferentes y distribuirlos en varios países. El reavivamiento en Alemania fue saludado con la repentina y misteriosa aparición de un libro llamado "La Fama" y la publicación posterior del manifiesto "La Fama Fraternitatis" que debió aparecer durante los años 1610 al 1616 y como es costumbre en toda obra rosacruz, el autor se escondió bajo el seudónimo de Christian Rosenkreutz en los folletos alemanes y con seudónimos análogos en el idioma de las ediciones extranjeras.

Los folletos se distribuyeron entre las personas cultas del mundo entero, especialmente entre las de Europa y es dudoso que alguna de ellas creyera en la autenticidad de Christian Rosenkreutz. En 1693 los Rosacruces europeos concibieron el plan de enviar a las posesiones Inglesas de América una expedición de miembros muy expertos, para establecer y difundir los conocimientos de la Orden. Este plan tuvo su génesis en el libro "La Nueva Atlántida" escrito por Sir Francis Bacon Imperator de la Orden en Europa.

En 1964 los expedicionarios en el buque Sarah Maria, bajo el mando del Gran Maestro Kelpius relacionado con la Logia Jacobo Boheme de Europa y otros Altos Oficiales de la Gran Logia de Heidelberg llegaron a donde hoy se asienta la ciudad de Filadelfia y posteriormente emigraron hacia el oeste de Pensilvania. Entre los miembros que ingresaron a la primera rama de Filadelfia aparece la nómina de los patriotas o caudillos de América del Norte, entre ellos Benjamín Franklin y Thomas Jefferson.

Los Rosacruces en América

Debido a que la primera Colonia llegada a Filadelfia había comenzado sus actividades en 1693, era natural que 108 años después cesara en su actividad pública y renaciera en 1909. Al acercarse dicho año, muchos hombres y algunas mujeres emigraron a Europa para relacionarse con la Orden; entre los emigrantes figuraban algunos Masones que trataban de restaurar los estudios masónico-rosacruces y otros que iban a solicitar autorización para contribuir al renacimiento en América.

En 1909 viajo a Europa Max Heindel, para adquirir información rosacruz, pero se adhirió a la reforma teosófica de Rudolf Steiner, creando posteriormente una sociedad a la que denominó Fraternidad Rosacruz, la cual difunde los libros de Max Heindel pretendiendo enseñar los secretos y doctrinas rosacruces.

La única persona no rechazada por las Ordenes europeas fue H. Spencer Lewis fundador de la prestigiosa organización en ese entonces existente llamada "Sociedad de Investigaciones Rosacruces" y descendiente de la primera Colonia de Filadelfia, quien fue recibido e iniciado regularmente en Francia, recibiendo las joyas y documentos oficiales para la formación de la Orden Rosacruz en América.

En 1915 se publicó en Norteamérica, el primer Manifiesto Oficial anunciando el nuevo Ciclo de la Orden y se nombró a H. Spencer Lewis cómo Imperator o Jefe Ejecutivo de la Orden en consideración a sus trabajos precedentes a la nueva fundación.

La Gran Logia Americana, denominada legítimamente Orden Rosacruz, desde el primer Manifiesto utilizó el nombre de Antigua y Mística Orden Rosae Crucis, ligera abreviatura del original título latino "Antiquus Arcanus Ordo Rosae Rubeae et Aureae Crucis" y se emplearon las siglas AMORC así como el verdadero símbolo de la Orden, consistente en una Cruz de Oro con una Rosa Encarnada en el centro.

La Simbología Rosacruz

Los estudioso del esoterismo han llegado a conclusiones bastante racionales para explicar de una manera sencilla, toda la complicada simbología que encierra esta Orden. Se supone que el término "Rosacruz" procede de las palabras latinas ROSA (rosa) y CRUX (cruz); y desde luego la rosa y la cruz han sido siempre los emblemas simbólicos de todas las Sociedades rosacrucianas.

Se encuentra por primera vez esta simbología en el sello utilizado por Martín Lutero y en las armas familiares del diácono Juan Valentín Andreae, quien se llamó a sí mismo Caballero Rosacruz. Tenía en su sello personal con el que firmaba su correspondencia, un souter y 4 rosas (los símbolos de la Sociedad) y de donde parece procedieron las divisas de los Rosacruces posteriores, adoptando desde entonces el símbolo de una cruz negra con una rosa roja en el centro.

El significado cristiano de la cruz y de la rosa teñida por la sangre de Cristo pudiera ser la respuesta a toda pregunta sobre esta Orden, pero la cruz, bien pudiera ser una cruz no cristiana, ya que este simbolísmo o similar también aparece en la Cábala judía. Para los Alquimistas, la cruz significaba los 4 Elementos: Tierra, Agua, Aire y Fuego; para los hindúes es el símbolo de la creación; para algunos autores medievales se trataba de un jeroglífico cuyo significado era "Luz". Los adoradores de Zoroastro la identificaban con el Sol, el elemento central de su culto. Es también el símbolo egipcio del "renacer" y está relacionada con Lakshmi, la diosa hindú de la creación y el amor.

De hecho, la Rosa es asimismo, el símbolo de lo "secreto". La Orden Rosacruz AMORC sin embargo nos dice a través de sus escritos, que la rosa en el centro de la cruz simboliza el cuerpo físico del hombre con los brazos abiertos hacia el Sol de Oriente, que representa "la Luz Mayor". Pero la simbología Rosacruz es una mezcla de conceptos esotéricos y místicos que a través del tiempo ha adoptado definitivamente este emblema tan característico, y que no tiene nada que ver con el cristianismo.

Sus enseñanzas

La Orden Rosacruz AMORC, no es en modo alguno una Organización religiosa, es contraria a todo fanatismo sea de la naturaleza que sea. Sus enseñanzas no tienen nada que ver con la adivinación o con otras prácticas del mismo género. Sus miembros llevan una vida normal y equilibrada, basada en la verdad, la fraternidad, la justicia y la fidelidad.

La Orden mantiene como divisa "La máxima tolerancia dentro de la más estricta independencia". Esto significa, que no está sujeta a ninguna opción religiosa ni política, que su independencia es vital. La propaganda expandida a todo el mundo desde su Sede Central en América es a veces mal comprendida, y esto se debe esencialmente al desconocimiento de dicha Organización, pues la mayoría de veces sólo va gente curiosa y que no está vivamente interesada en pertenecer a ella. Pero este es un riesgo al que los Rosacruces están habituados. Con el pasar del tiempo y las enseñanzas, sólo van quedándose los verdaderamente interesados y los demás se quedan en las primeras lecciones.

Las enseñanzas impartidas por AMORC, son idénticas en todo el mundo y están traducidas a todos los idiomas. Perpetúan todas las grandes verdades tradicionales, profundizando en las leyes naturales, físicas y cósmicas descubiertas desde los inmemorables tiempos antiguos hasta nuestros días. La Orden enseña a sus miembros, de una forma progresiva, el modo de aplicar estas leyes a su propia existencia. Realmente sus enseñanzas están basadas en una filosofía Iniciática, viviente y práctica. Estas enseñanzas contienen demostraciones y experiencias destinadas a probar científicamente cada ley expuesta.

Las Iniciaciones y otras ceremonias de tipo hermético son solamente simbólicas y en ellas tienen derecho a participar todos sus miembros. Su simbolísmo y su carácter altamente tradicional y místico, crean una impresión profundamente afectiva en las personas que participan en ellas. Este ambiente inspirador de las ceremonias del antiguo Egipto, se encuentran en cada convocatoria en sus Logias, Capítulos y Pronaois.

El simbolísmo se manifiesta en cada decorado, en cada gesto, en cada palabra que forma parte de las ceremonias de Iniciación. Cualquier hombre o mujer mayor de edad, sin ninguna formación científica o filosófica puede comprender, asimilar y dominar las técnicas que imparte la Orden Rosacruz AMORC.

El Templo Supremo se ubica actualmente en San José, California, donde se encuentra el Parque Rosacruz, que cuenta con un Edificio Administrativo, un Museo, un hermoso Templo de estilo egipcio, un Santuario también egipcio, un gran Auditórium, un Planetario, un edificio de la Universidad Rosacruz, una amplia Biblioteca, edificios para las reuniones del Consejo y amplias áreas verdes para solaz y esparcimiento de los miembros y visitantes al Parque.

Finalmente podemos decir, que la Orden Rosacruz AMORC, es una Organización Fraternal no sectaria de hombres y mujeres, dedicados al estudio y la aplicación práctica de las leyes naturales y espirituales; cuyo propósito es permitir a todos que vivan en armonía con las fuerzas cósmicas Creadoras y constructivas, para alcanzar la salud, la felicidad y la paz.

Tomando en consideración de que muchos grandes hombres no son patrimonio exclusivo de una sola Organización, citaré a continuación a quienes han sido Maestros o prominentes miembros de la Orden en los Ciclos posteriores al inicio de la era Cristiana.

Avicena de Bacara, Persia.
Tomás de Aquino, Roma, Italia.
Rogelio Bacon, Inglaterra.
Raymundo Lulio, España.
Nicolas Flamel, Francia.
Juan Pico Conde de Mirandola, Italia.
Felipe Bombastus (Paracelso), Suiza.
Francis Bacon, Inglaterra.
Juan Dee o Dr. Dee, Inglaterra.
Isaac Newton, Inglaterra.
Jacobo Boheme, Alemania.
Wolfgang Amadeo Mozart, Austria.
Rene Descartes, Francia.
Gottfried Leibnitz, Alemania.
Miguel Maier, Alemania.
Alejandro Cagliostro, Italia.
Martinez Pasquales, Francia.
Louis Claude de Saint Martín, Francia.
El Conde de Saint Germain.
Robert Fludd, Alemania.
Alfonse Louis Constant o Eliphas Levi, Francia.
Miguel de Nostradamus, Francia.

FRANCMASONERÍ A

El origen tradicional de la Masonería como normalmente se conoce esta augusta Orden, se remonta al inicio de la humanidad, desde Adán y Eva. (como se indica en la Constitución de Anderson)

Otros autores remontan el origen al Egipto de los faraones, quizá al comprobar los modelos ritualistas y leyendas provenientes de tal país dentro del simbolísmo masónico, que efectivamente lo adoptó de Las Escuelas de los Misterios Egipcias.

También refieren el origen de la Masonería a Palestina, coincidente con la leyenda de la construcción del Templo de Salomón, incorporada a la liturgia de la Orden.

Otros atribuyen los orígenes, también por las mismas razones a Grecia, y dentro de ella a la Escuela Pitagórica, cuyo conductor empleó por vez primera la palabra "filosofía" en el sentido de "amigo de la sabiduría".

También de Grecia, se sabe que Euclides, maestro de las 7 Ciencias, filósofo y geómetra, escribió unas reglas para los constructores o albañiles, quienes debieron estar "FRATERNALMENTE UNIDOS", en su labor, bajo el mandato de los más instruidos de ellos, el Maestro.

En los siglos X, XI y XII, se formaron las Asociaciones fraternales de constructores, motivadas por la tiranía de los monarcas y señores feudales. Arquitectos y obreros de las primeras Catedrales ojivales no encontraron otro recurso que agruparse estrechamente para defenderse de poderes tan absolutos, comprometiéndose a guardar el secreto de su asociación y de su arte, y comunicándose entre sí en los pequeños edificios o cabañas HUTTE o logia.

La primitiva idea masónica, no se relaciona ni con ideas religiosas ni con tendencias políticas. Fue unión, secreto, auxilio fraternal, ceremonias encaminadas a dar exclusivamente a los constructores masones, fuerza capaz de oponerse con éxito a la tiranía feudal.

Hasta mediados del siglo XV no era conocida la palabra francmasonerí a; y en esa época se verifican los primeros capítulos de las llamadas Grandes Logias (grandes talleres de constructores) . Estrasburgo, Viena, Colonia y Berna, dependientes entre sí. Siendo Estrasburgo la última instancia cuando tenía que dirimir fallos ante problemas Interlogiales surgidos.

La primera reunión de Grandes Maestros que se tiene noticia documentada fue en Regensburgo, el 25 de Abril de 1459, y la primera denominación especial de una agrupación masónica fue la de los Hermanos de San Juan en 1446; quienes adoptaron ese nombre siendo constructores de la Catedral de Estrasburgo. . Ellos iniciaron el empleo como emblema masónico, del compás, la regla y la escuadra, siendo inicialmente emblemas profesionales.

Las asociaciones masónicas eran generalmente estimuladas por los monjes y se organizaban en cofradías bajo la advocación de algún santo.

A fines del siglo XV los masones eran obreros constructores: albañiles, canteros, carpinteros, escultores, etc. y tenían 5 categorías: aprendiz, compañero, maestro, inspector de obras y arquitecto.

Se puede afirmar que las siguientes instituciones fueron la base de la Francmasonerí a especulativa o filosófica:

Los Gnósticos de quienes ya hemos escrito; los Maniqueos organizada por Manes y quien armonizó las enseñanzas de Zoroastro con las de Cristo y esparcieron sus enseñanzas por Asia, África y Europa. Formaron una Sociedad Secreta con grados que se reconocían por signos, toques y palabras, fueron sin misericordia perseguidos por la Iglesia de Roma, llegando hasta la masacre de San Bartolomé donde perecieron miles de ellos.

Los Templarios, después de la muerte en la hoguera de su Gran Maestro Jacques de Molay, huyeron de la persecución y se acogieron a la hospitalidad de las logias masónicas, donde fueron bien recibidos, no sólo por la similitud en la organización de ambas instituciones, sino también por la homogeneidad en el fondo ético y filosófico.

Los Alquimistas, algunos sabios y filósofos revivieron las enseñanzas de Las Escuelas de los Misterios en Egipto como una reacción contra la intolerancia y el fanatismo de la Edad Media, los cultores de la filosofía hermética tuvieron que ocultar su doctrina bajo la forma de combinaciones químicas, destinadas a convertir los metales en oro o fabricar la piedra filosofal o destilar el elixir de larga vida. Así nació la Alquimia que con el tiempo originó la química de nuestros días, en el fondo era una Escuela Iniciática cuyas verdades se presentaban en forma simbólica, constituyendo la alquimia esotérica; existe desde entonces la alquimia experimental.

Los Rosacruces de quienes igualmente hemos escrito, también formaron parte de las instituciones que fueron la base de la francmasonerí a.

La Francmasonerí a propiamente dicha, puede considerarse instaurada en Londres, Inglaterra, en Febrero de 1717, cuando las 4 logias de Inglaterra se reunieron y se dictaron las primeras normas a seguir por sus miembros.

Esta francmasonerí a o Masonería especulativa, conservó el patrón organizativo de la operativa tanto en la modalidad de construir logias, como en establecer normas de gobierno en lo que respecta a la elección de autoridades. Igualmente deberes y obligaciones de los miembros y formas peculiares de selección y admisión.

Conservó los usos y costumbres tradicionales, como el de organizar fiestas soltisciales, la admisión de nuevos miembros y la instalación de nuevas autoridades, mantuvo el temperamento de secreto y discreción; de jerarquizació n de valores humanos según su capacidad y virtudes; de trato fraternal, de respeto y tolerancia de la opinión ajena; de ayuda al necesitado y de beneficencia para el indigente.

Cabe hace notar, que inicialmente la Francmasonerí a estaba restringida sólo para hombres, pero luego se practicó la denominada Masonería de adopción en la que se aceptaban mujeres e inclusive existen en la actualidad logias exclusivas de mujeres. La aceptación o no de este tipo de logias en cada país depende de la Gran Logia o Gran Oriente que gobierne las logias regulares de esa jurisdicción.

Las diversas tendencias de la Masonería, se han establecido a través de diferentes ritos (los cuales pasan de 100), que le dan un aspecto exterior diferente aunque en el fondo se trata de los mismos principios y de idénticos fines. Los Ritos más conocidos en Latinoamérica son: el Rito de York, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, el Rito Francés y el Rito de Memphis y Misraim. Existiendo otros que son aceptados pero poco difundidos. Se debe aclarar, que los iniciados francmasones son libres de ingresar a toda logia regular cualquiera sea el rito que esta practique.

Sus objetivos

La Masonería tiene como objeto el desarrollo de la solidaridad humana, el mejoramiento intelectual y moral de sus miembros y la formación de una conciencia universal de fraternidad entre los hombres, persigue el conocimiento de la verdad, sostiene la justicia como única norma que debe reglar la conducta de los hombres y proclama la libertad y la igualdad como derechos substanciales del Ser humano.

Tiende a que el hombre sea no sólo un ser libre y culto, sino también un elemento útil a la sociedad, consciente de su responsabilidad individual y colectiva. Siendo la masonería una institución esencialmente fraternal, sus miembros aman la paz; respetan las leyes del país que los cobija, rechazan la explotación del hombre por el hombre y ejercitan la caridad, no como una limosna ni como una ostentación, sino como un deber hacia sus semejantes.

La masonería es una Escuela de honor y virtud, que exalta a los que por sus actos merecen el respeto y la gratitud de sus conciudadanos. Proclama la tolerancia y no hace distinción de raza, nacionalidad o religión, respetando las ideas de todos los hombres a quienes consideran como Hermanos.

La masonería es un sistema de moral dentro del que caben los principios y creencias de todos los hombres amantes de la humanidad y del progreso, dotados de altitud de criterio y buena voluntad. Su fin inmediato es la práctica de la filantropía, su fin ulterior consiste en el perfeccionamiento de la humanidad.

Sus símbolos y secretos que se derivan en gran parte de los Misterios de las antiguas iniciaciones y de la leyenda bíblica, sirven para que sus miembros se reconozcan y se ayuden mutuamente donde quiera que se encuentren y puedan ser comprendidos siguiendo una progresión gradual de enseñanzas. Para adquirir los ideales, solamente se necesita humildad, aplicación y estudio.

Resumiendo, podemos decir que la Francmasonerí a es una asociación universal, filantrópica, progresiva y evolucionista.

Posted in Egipto, Masoneria, Rosacruz, Sociedades Secretas | Leave a Comment »

Historia de AMORC

Posted by cosmoxenus en 27 julio 2008

LOS MISTERIOS EGÍPCIOS

Las Escuelas Herméticas, también conocidas como de Misterios, son tan viejas como la humanidad, su existencia ha sido siempre consecuencia de una necesidad humana, como una forma de memoria colectiva para pasar las experiencias de una generación a otra.

En el antiguo Egipto, fue donde más se desenvolvieron las Escuelas de Los Misterios, las que tenían por objeto aparte de su ritual externo, incorporar a las Logias secretas donde se practicaba la filosofía hermética, a lo mejor de la juventud intelectual, la que una vez iniciada, quedaba ligada a la Logia mediante terribles juramentos y sanciones, de las cuales perder la vida era una de las más suaves.

La etimología de la palabra "iniciado" viene del latín "initiore", que significa "inspirar"; también se decía "initium" significando: Principio o preparación. Partiendo de esta etimología, un INICIADO o "Mystae” (el que sabe callar), era toda persona que previa preparación, se disponía a recibir un nuevo y más amplio conocimiento de lo que le rodeaba.

El Iniciado era instruido en los postulados de la filosofía hermética, le eran reveladas las respuestas a las cuestiones trascendentales, como: ¿Quiénes somos?…¿De donde venimos?…¿Hacia donde vamos?, llegando posteriormente a conocer las Leyes Fundamentales por las cuales se rige el universo y las complejas e infinitas correlaciones que existen entre el macrocosmos y el microcosmos.

Aprendía a vivir en consonancia con la armonía universal, logrando así la transmutación buscada por los verdaderos alquimistas: convertir un individuo común en un ser superior.

Hermes, el Gran Iniciado, vivió en Egipto en la más remota antigüedad y fue conocido bajo el nombre de Hermes Trismegisto (o 3 veces grande). Como todo gran hombre su historia se confunde con la leyenda, se le considera el padre de la sabiduría, el fundador de la astrología y descubridor de la alquimia, se ha dicho que fue contemporáneo de las más antiguas dinastías de Egipto, mucho antes que Moisés. Las autoridades en la materia lo creen contemporáneo de Abraham y algunas de las tradiciones judías afirman que Abraham obtuvo mucho de sus conocimientos del mismo Hermes.

Mucho después de su muerte, los egipcios lo deificaron bajo el nombre de Toth, dios principal del Panteón egipcio, personificando la inteligencia divina que presidiera la creación disipando las tinieblas. Posteriormente, los griegos también hicieron de él uno de sus dioses "Hermes el dios de la sabiduría".

Aún en nuestros días, usamos el término "hermético" en el sentido de secreto, reservado, etc. y es debido a que sus seguidores siempre continúan observando rigurosamente el secreto de sus enseñanzas, siguiendo la norma especial de "dar leche a los niños y carne a los hombres".

La historia de los Rosacruces y Francmasones, tiene su inicio en estas Escuelas de los Misterios como vamos a ver a continuación.

LOS ROSACRUCES

La tradición ocultista remonta el origen de los Rosacruces a las antiguas Escuelas de los Misterios de Egipto, las cuales datan del año 1,500 A.C., estas Escuelas aunque organizadas bajo el reinado de Tutmes III, alcanzaron su máximo esplendor en el 1,350 A.C. en el reinado del Faraón Amenophis IV,

quien abolió las religiones politeístas de su tiempo, reemplazándolas por la primera doctrina monoteísta del mundo cuyo Dios era representado materialmente por el Sol o Atón, dicho Faraón cambió su nombre por el de Akenatón que significaba "piadoso con Atón" o "gloria a Atón".

Según parece, la orden se expandió a Grecia donde Pitágoras fue uno de sus primeros Mesías, quien luego de pasar por todas las Iniciaciones y exámenes logró el grado de Illluminati y de ahí paso a Roma donde fundó una Gran Logia que llegó a contar con 300 hermanos y hermanas, expidiendo posteriormente varias Cartas Constitutivas para el establecimiento de logias locales en toda Italia.

Entre los principales pensadores de la antigüedad que recibieron la enseñanza secreta se pueden citar a Anaximandro de Mileto, Solón, Anaxímenes, Heráclito, Parmenides, Sócrates, Demócrito, Euclides, Platón, Aristóteles, Cicerón y Séneca..

El Imperio Francés fue el primero en acoger a la Orden Rosacruz en los primeros tiempos de la era Cristiana; Carlomagno no llegó a ser Maestro, pero permitió que se estableciera una logia en las inmediaciones de la antigua Tolosa. Parte del Altar de esta primitiva logia de Francia se conserva gracias a los cuidados que los Archiveros de la Orden tenía en ese país el año 1909, aunque está muy deteriorado a causa de los grandes ajetreos sufridos durante las guerras religiosas de Provenza.

El filósofo Arnaud fue el primer Maestro de dicha logia en el año 804 D.C. y Frees fue el primer Gan Maestro de Francia cuyo mandato duró desde el año 883 al 889, recibiendo el año 898 un año antes de morir, la autorización para establecer otras logias en Francia e inmediatamente se fundó la segunda en Lyon la cual fue muy floreciente.

Mientras la Orden se propagaba en Francia, por ella se interesaron algunos monjes de los varios Monasterios y conviene consignar que estos Católicos Romanos sinceros, prestaron un excelente servicio a la santificación de la Orden con hermosos principios morales y espirituales.

La Orden se difundió por Alemania poco después de establecida la Gran Logia en Francia. Carlomagno fue el primero en introducirla pero no vivió bastante para ver el fruto de su obra, creándose en el año 1100 en Worms una logia que llegó a ser posteriormente Gran Logia. Durante el siglo XII, creció rápidamente la Orden en Alemania, contando con mayor número de miembros que en Francia y Egipto, donde continuaba la Sede Central con relativamente pocos miembros.

En este punto conviene aludir a una de las más misteriosas y enigmáticas leyes de la Organización, cuyo origen se pierde en las tradiciones, cual es la periodicidad de 108 años de actividad externa de la Orden y 108 años siguientes de oculta y silente actividad. Cada período de renacimiento es como una nueva Orden que nace sin conexión alguna con los ciclos precedentes.

Durante los 108 años de inactividad, los miembros de las ramas y de la jerarquía, no cesan en sus actividades individuales, iniciando a personas de su familia y preparándose los años inmediatos al nuevo nacimiento de la Orden para ponerse en contacto con una activa rama en otros países y anunciar al mismo tiempo en el suyo, el comienzo de un nuevo Ciclo.

En la mayoría de países europeos, no coincidían los períodos. Así vemos que mientras en Alemania estaba en pleno período de inactividad externa, en Francia y Holanda la Orden estaba muy activa y en cambio estaba la Orden inactiva en Francia cuando renacía en Alemania y culminaba su actividad en Inglaterra.

Cuando en cada país se acercaba el renacimiento, se acostumbraba publicar un manifiesto o folleto en el que se informaba que se establecía un nuevo Ciclo; en los tiempos anteriores a la imprenta, el manifiesto consistía en un pregón público anunciando simbólicamente la apertura de una "tumba" en la que se había encontrado un "cuerpo de un Maestro" reconocido por las iniciales C.R-C junto con raras joyas y secretos escritos que confiaban a sus descubridores el poder de restaurar la secreta Organización.

Muchos aún creen que dichas iniciales significan Christian Rosenkreutz, un mítico personaje que según algunos autores nació en 1378, creciendo en un Monasterio donde había sido internado para cursar sus primeros estudios secundarios de Teología, pero dado su carácter rebelde fue expulsado de dicho Monasterio, dedicándose a viajar por Oriente y Norte de África, relacionándose con los más importantes magos hermetístas y ocultistas de la época.

Este viaje que inicio como una aventura, le permitió descubrir por Arabia, los misterios de las ciencias herméticas, llegando a conocer los secretos de los sacerdotes del antiguo Egipto y los Arcanos de Hermes Trismegisto (El 3 veces grande). Según las mismas fuentes, Rosenkreutz falleció a los 108 años; su tumba fue encontrada en 1604, en el fondo de una gruta donde había vivido hasta los últimos días de su vida. Sobre la lápida que guardaba sus restos mortales podía leerse la siguiente inscripción: "Abrirán mi tumba cuando transcurran 120 años".

Dentro del recinto había una cripta hexagonal con un Altar en el centro y debajo de él, apartando una pesada losa de granito, la gruta de la que hablábamos, donde se encontró el cuerpo de Rosenkreutz "entero y sin consumir", es decir, incorrupto. También existía en dicha cripta un armario de espejos que poseían diversas virtudes y un pergamino titulado Libro T descrito como el mayor tesoro después de la Biblia. Junto al ataúd fueron hallados, en forma de manuscritos, todos los conocimientos secretos que el Fundador de la Orden había acumulado a lo largo de su vida y que legaba a la Humanidad. Dejaba normas para la creación de una Sociedad Ocultista con la cual reformar el mundo y llevar a los hombres por el camino de la sabiduría.

Todo esto queda en el terreno de la tradición, pero los actuales Rosacruces consideran, que el descubrimiento de un "cuerpo" en la "tumba" de un personaje cuyas iniciales eran C.R-C es pura alegoría y no debe tomarse en forma literal. Igualmente sostienen que esa iniciales no significan Christian Rosenkreutz como se tradujeron al idioma Alemán, sino que su significado es "Cristo de la Rosa Cruz" lo que puede traducirse a casi todos los idiomas sin alterar sus iniciales.

Nos dice la historia, que cuando llegó la hora del renacimiento de la Orden en Alemania, se le dio al incidente de la "apertura de la tumba" simbólica, mucho más publicidad que la que hasta entonces se le había dado en otros países. Provino esto, de la invención de la imprenta, que hizo posible la publicación de manifiestos redactados en 5 idiomas diferentes y distribuirlos en varios países. El reavivamiento en Alemania fue saludado con la repentina y misteriosa aparición de un libro llamado "La Fama" y la publicación posterior del manifiesto "La Fama Fraternitatis" que debió aparecer durante los años 1610 al 1616 y como es costumbre en toda obra rosacruz, el autor se escondió bajo el seudónimo de Christian Rosenkreutz en los folletos alemanes y con seudónimos análogos en el idioma de las ediciones extranjeras.

Los folletos se distribuyeron entre las personas cultas del mundo entero, especialmente entre las de Europa y es dudoso que alguna de ellas creyera en la autenticidad de Christian Rosenkreutz. En 1693 los Rosacruces europeos concibieron el plan de enviar a las posesiones Inglesas de América una expedición de miembros muy expertos, para establecer y difundir los conocimientos de la Orden. Este plan tuvo su génesis en el libro "La Nueva Atlántida" escrito por Sir Francis Bacon Imperator de la Orden en Europa.

En 1964 los expedicionarios en el buque Sarah Maria, bajo el mando del Gran Maestro Kelpius relacionado con la Logia Jacobo Boheme de Europa y otros Altos Oficiales de la Gran Logia de Heidelberg llegaron a donde hoy se asienta la ciudad de Filadelfia y posteriormente emigraron hacia el oeste de Pensilvania. Entre los miembros que ingresaron a la primera rama de Filadelfia aparece la nómina de los patriotas o caudillos de América del Norte, entre ellos Benjamín Franklin y Thomas Jefferson.

Los Rosacruces en América

Debido a que la primera Colonia llegada a Filadelfia había comenzado sus actividades en 1693, era natural que 108 años después cesara en su actividad pública y renaciera en 1909. Al acercarse dicho año, muchos hombres y algunas mujeres emigraron a Europa para relacionarse con la Orden; entre los emigrantes figuraban algunos Masones que trataban de restaurar los estudios masónico-rosacruces y otros que iban a solicitar autorización para contribuir al renacimiento en América.

En 1909 viajo a Europa Max Heindel, para adquirir información rosacruz, pero se adhirió a la reforma teosófica de Rudolf Steiner, creando posteriormente una sociedad a la que denominó Fraternidad Rosacruz, la cual difunde los libros de Max Heindel pretendiendo enseñar los secretos y doctrinas rosacruces.

La única persona no rechazada por las Ordenes europeas fue H. Spencer Lewis fundador de la prestigiosa organización en ese entonces existente llamada "Sociedad de Investigaciones Rosacruces" y descendiente de la primera Colonia de Filadelfia, quien fue recibido e iniciado regularmente en Francia, recibiendo las joyas y documentos oficiales para la formación de la Orden Rosacruz en América.

En 1915 se publicó en Norteamérica, el primer Manifiesto Oficial anunciando el nuevo Ciclo de la Orden y se nombró a H. Spencer Lewis cómo Imperator o Jefe Ejecutivo de la Orden en consideración a sus trabajos precedentes a la nueva fundación.

La Gran Logia Americana, denominada legítimamente Orden Rosacruz, desde el primer Manifiesto utilizó el nombre de Antigua y Mística Orden Rosae Crucis, ligera abreviatura del original título latino "Antiquus Arcanus Ordo Rosae Rubeae et Aureae Crucis" y se emplearon las siglas AMORC así como el verdadero símbolo de la Orden, consistente en una Cruz de Oro con una Rosa Encarnada en el centro.

La Simbología Rosacruz

Los estudioso del esoterismo han llegado a conclusiones bastante racionales para explicar de una manera sencilla, toda la complicada simbología que encierra esta Orden. Se supone que el término "Rosacruz" procede de las palabras latinas ROSA (rosa) y CRUX (cruz); y desde luego la rosa y la cruz han sido siempre los emblemas simbólicos de todas las Sociedades rosacrucianas.

Se encuentra por primera vez esta simbología en el sello utilizado por Martín Lutero y en las armas familiares del diácono Juan Valentín Andreae, quien se llamó a sí mismo Caballero Rosacruz. Tenía en su sello personal con el que firmaba su correspondencia, un souter y 4 rosas (los símbolos de la Sociedad) y de donde parece procedieron las divisas de los Rosacruces posteriores, adoptando desde entonces el símbolo de una cruz negra con una rosa roja en el centro.

El significado cristiano de la cruz y de la rosa teñida por la sangre de Cristo pudiera ser la respuesta a toda pregunta sobre esta Orden, pero la cruz, bien pudiera ser una cruz no cristiana, ya que este simbolísmo o similar también aparece en la Cábala judía. Para los Alquimistas, la cruz significaba los 4 Elementos: Tierra, Agua, Aire y Fuego; para los hindúes es el símbolo de la creación; para algunos autores medievales se trataba de un jeroglífico cuyo significado era "Luz". Los adoradores de Zoroastro la identificaban con el Sol, el elemento central de su culto. Es también el símbolo egipcio del "renacer" y está relacionada con Lakshmi, la diosa hindú de la creación y el amor.

De hecho, la Rosa es asimismo, el símbolo de lo "secreto". La Orden Rosacruz AMORC sin embargo nos dice a través de sus escritos, que la rosa en el centro de la cruz simboliza el cuerpo físico del hombre con los brazos abiertos hacia el Sol de Oriente, que representa "la Luz Mayor". Pero la simbología Rosacruz es una mezcla de conceptos esotéricos y místicos que a través del tiempo ha adoptado definitivamente este emblema tan característico, y que no tiene nada que ver con el cristianismo.

Sus enseñanzas

La Orden Rosacruz AMORC, no es en modo alguno una Organización religiosa, es contraria a todo fanatismo sea de la naturaleza que sea. Sus enseñanzas no tienen nada que ver con la adivinación o con otras prácticas del mismo género. Sus miembros llevan una vida normal y equilibrada, basada en la verdad, la fraternidad, la justicia y la fidelidad.

La Orden mantiene como divisa "La máxima tolerancia dentro de la más estricta independencia". Esto significa, que no está sujeta a ninguna opción religiosa ni política, que su independencia es vital. La propaganda expandida a todo el mundo desde su Sede Central en América es a veces mal comprendida, y esto se debe esencialmente al desconocimiento de dicha Organización, pues la mayoría de veces sólo va gente curiosa y que no está vivamente interesada en pertenecer a ella. Pero este es un riesgo al que los Rosacruces están habituados. Con el pasar del tiempo y las enseñanzas, sólo van quedándose los verdaderamente interesados y los demás se quedan en las primeras lecciones.

Las enseñanzas impartidas por AMORC, son idénticas en todo el mundo y están traducidas a todos los idiomas. Perpetúan todas las grandes verdades tradicionales, profundizando en las leyes naturales, físicas y cósmicas descubiertas desde los inmemorables tiempos antiguos hasta nuestros días. La Orden enseña a sus miembros, de una forma progresiva, el modo de aplicar estas leyes a su propia existencia. Realmente sus enseñanzas están basadas en una filosofía Iniciática, viviente y práctica. Estas enseñanzas contienen demostraciones y experiencias destinadas a probar científicamente cada ley expuesta.

Las Iniciaciones y otras ceremonias de tipo hermético son solamente simbólicas y en ellas tienen derecho a participar todos sus miembros. Su simbolísmo y su carácter altamente tradicional y místico, crean una impresión profundamente afectiva en las personas que participan en ellas. Este ambiente inspirador de las ceremonias del antiguo Egipto, se encuentran en cada convocatoria en sus Logias, Capítulos y Pronaois.

El simbolísmo se manifiesta en cada decorado, en cada gesto, en cada palabra que forma parte de las ceremonias de Iniciación. Cualquier hombre o mujer mayor de edad, sin ninguna formación científica o filosófica puede comprender, asimilar y dominar las técnicas que imparte la Orden Rosacruz AMORC.

El Templo Supremo se ubica actualmente en San José, California, donde se encuentra el Parque Rosacruz, que cuenta con un Edificio Administrativo, un Museo, un hermoso Templo de estilo egipcio, un Santuario también egipcio, un gran Auditórium, un Planetario, un edificio de la Universidad Rosacruz, una amplia Biblioteca, edificios para las reuniones del Consejo y amplias áreas verdes para solaz y esparcimiento de los miembros y visitantes al Parque.

Finalmente podemos decir, que la Orden Rosacruz AMORC, es una Organización Fraternal no sectaria de hombres y mujeres, dedicados al estudio y la aplicación práctica de las leyes naturales y espirituales; cuyo propósito es permitir a todos que vivan en armonía con las fuerzas cósmicas Creadoras y constructivas, para alcanzar la salud, la felicidad y la paz.

Tomando en consideración de que muchos grandes hombres no son patrimonio exclusivo de una sola Organización, citaré a continuación a quienes han sido Maestros o prominentes miembros de la Orden en los Ciclos posteriores al inicio de la era Cristiana.

Avicena de Bacara, Persia.

Tomás de Aquino, Roma, Italia.

Rogelio Bacon, Inglaterra.

Raymundo Lulio, España.

Nicolas Flamel, Francia.

Juan Pico Conde de Mirandola, Italia.

Felipe Bombastus (Paracelso), Suiza.

Francis Bacon, Inglaterra.

Juan Dee o Dr. Dee, Inglaterra.

Isaac Newton, Inglaterra.

Jacobo Boheme, Alemania.

Wolfgang Amadeo Mozart, Austria.

Rene Descartes, Francia.

Gottfried Leibnitz, Alemania.

Miguel Maier, Alemania.

Alejandro Cagliostro, Italia.

Martinez Pasquales, Francia.

Louis Claude de Saint Martín, Francia.

El Conde de Saint Germain.

Robert Fludd, Alemania.

Alfonse Louis Constant o Eliphas Levi, Francia.

Miguel de Nostradamus, Francia.

Technorati Tags: ,,

Posted in Egipto, Hermetismo, Rosacruz | Leave a Comment »

EL KYBALIÓN – LA FILOSOFÍA HERMÉTICA

Posted by cosmoxenus en 26 julio 2008

«Los labios de la sabiduría permanecen cerrados, excepto para el oído capaz de comprender.»

El Kybalión.

Desde el antiguo Egipto han venido las enseñanzas fundamentales y secretas que tan fuertemente han influido en los sistemas filosóficos de todas las razas y de todos los pueblos, durante centurias enteras. El Egipto, la patria de las pirámides y de la Esfinge , fue la cuna de la Sabiduría Secreta y de las doctrinas místicas. Todas las naciones han sacado las suyas de sus doctrinas esotéricas, La India , Persia, Caldea, Medea, China, Japón, Asiria, la antigua Grecia y Roma, y otros no menos importantes países, se aprovecharon libremente de las doctrinas formuladas por los hierofantes y Maestros de la tierra de Isis, conocimientos que sólo eran transmitidos a los que estaban preparados para participar de lo oculto.

Fue también en el antiguo Egipto donde vivieron los tan grandes adeptos y Maestros que nadie después ha sobrepasado, y que rara vez han sido igualados en las centurias que han transcurrido desde los tiempos del Gran Hermes. El Egipto fue la residencia de la Gran Logia de las fraternidades místicas. Por las puertas de su templo entraron todos los neófitos que, convertidos más tarde en Adeptos, Hierofantes y Maestros, se repartieron por todas partes, llevando consigo el precioso conocimiento que poseían y deseando hacer partícipe de él a todo aquel que estuviera preparado para recibirlo. Ningún estudiante de ocultismo puede dejar de reconocer la gran deuda que tiene contraída con aquellos venerables Maestros de Egipto.

Pero entre esos grandes maestros existió uno al que los demás proclamaron «el Maestro de los Maestros». Este hombre, si es que puede llamarse «hombre» a un ser semejante, vivió en Egipto en la más remota antigüedad y fue reconocido bajo el nombre de Hermes Trismegisto.

Fue el padre de la sabiduría, el fundador de la astrología, el descubridor de la alquimia. Los detalles de su vida se han perdido para la historia, debido al inmenso espacio de tiempo transcurrido desde entonces. La fecha de su nacimiento en Egipto, en su última encarnación en este planeta, no se conoce ahora, pero se ha dicho que fue contemporáneo de las más antiguas dinastías de Egipto, mucho antes de Moisés. Las autoridades en la materia lo creen contemporáneo de Abraham, y en alguna de las tradiciones judías se llega a afirmar que Abraham obtuvo muchos de los conocimientos que poseía del mismo Hermes.

Después de haber transcurrido muchos años desde su muerte (la tradición afirma que vivió trescientos años), los egipcios lo deificaron e hicieron de él uno de sus dioses, bajo el nombre de Thoth. Años después los griegos hicieron también de él otro de sus dioses y lo llamaron «Hermes, el dios de la sabiduría». Tanto los griegos como los egipcios reverenciaron su memoria durante centurias enteras, denominándole el «inspirado de los dioses», y añadiéndole su antiguo nombre «Trismegisto», que significa «tres veces grande». Todos estos antiguos países lo adoraron, y su nombre era sinónimo de «fuente de sabiduría».

Aun en nuestros días usamos el término «hermético» en el sentido de «secreto», «reservado», etc., y esto es debido a que los hermetistas habían siempre observado rigurosamente el secreto de sus enseñanzas. Si bien entonces no se conocía aquello de «no echar perlas a los cerdos», ellos siguieron su norma de conducta especial que les indicaba «dar leche a los niños y carne a los hombres», cuyas máximas son familiares a todos los lectores de las escrituras bíblicas, máximas que, por otra parte, habían sido ya usadas muchos siglos antes de la Era Cristiana.

Y esta política de diseminar cuidadosamente la verdad ha caracterizado siempre a los hermetistas, aun en nuestros días. Las enseñanzas herméticas se encuentran en todos los países y en todas las religiones, pero nunca identificada con un país en particular ni con secta religiosa alguna. Esto es debido a la prédica que los antiguos instructores hicieron para evitar que la Doctrina Secreta se cristalizara en un credo. La sabiduría de esta medida salta a la vista de todos los estudiantes de historia. El antiguo ocultismo de la India y la Persia degeneró y se perdieron sus conocimientos, debido a que los instructores se habían convertido en sacerdotes y mezclaron la teología con la filosofía, siendo su inmediata consecuencia que perdieron toda su sabiduría, la que acabó por transformarse en una cantidad inmensa de supersticiones religiosas, cultos, credos y dioses. Lo mismo pasó con las enseñanzas herméticas de los gnósticos cristianos, enseñanzas que se perdieron por el tiempo de Constantino, quien mancilló la filosofía mezclándola con la teología, y la iglesia cristiana perdió entonces su verdadera esencia y espíritu, viéndose obligada a andar a ciegas durante varios siglos, sin que hasta ahora haya encontrado su camino, observándose actualmente que la iglesia cristiana está luchando nuevamente por aproximarse a sus antiguas enseñanzas místicas.

Pero siempre han existido unas cuantas almas que han conservado viva la llama, alimentándola cuidadosamente y no permitiendo que se extinguiera su luz. Y gracias a esos firmes corazones y a esas mentes de extraordinario desarrollo tenemos aún la verdad con nosotros. Mas no se encuentra en los libros. Ella ha sido transmitida del Maestro al discípulo, del iniciado al neófito, de los labios a los oídos. Si alguna vez se ha escrito algo sobre ella, su significado ha sido cuidadosamente velado con términos de astrología y alquimia, de tal manera que sólo los que poseían la clave podían leerlo correctamente. Esto se hizo necesario a fin de evitar las persecuciones de los teólogos de la Edad Media , quienes luchaban contra la Doctrina Secreta a sangre y fuego. Aun en nuestros días nos es dable encontrar algunos libros valiosos de filosofía Hermética, pero la mayor parte se ha perdido. Sin embargo, la Filosofía Hermética es la única clave maestra que puede abrir las puertas a todas las enseñanzas ocultas.

En los primeros tiempos existió una compilación de ciertas doctrinas herméticas que eran las bases fundamentales de toda la Doctrina Secreta , y que habían sido, hasta entonces, transmitidas del instructor al estudiante, compilación que fue conocida bajo el nombre de El Kybalion, cuyo exacto significado se perdió durante centenares de años. Sin embargo, algunos que han recibido sus máximas de los labios a los oídos las comprenden y las conocen. Sus preceptos no habían sido escritos nunca hasta ahora. Son, simplemente, una serie de máximas y axiomas que luego eran explicados y ampliados por los Iniciados. Estas enseñanzas constituyen realmente los principios básicos de la «alquimia hermética», la que, contrariamente a lo que se cree, está basada en el dominio de las fuerzas mentales, más bien que en el de los elementos materiales; en la transmutación de una clase de vibraciones mentales en otras, más bien que en el cambio de una clase de metal en otro. La leyenda acerca de la piedra filosofal, que convertía todos los metales en oro, era una alegoría relativa a la Filosofía Hermética , alegoría que era perfectamente comprendida por todos los discípulos del verdadero hermetismo.

En esta obra invitamos a nuestros estudiantes a examinar las enseñanzas herméticas, tal como fueron expuestas en El Kybalión, explicadas y ampliadas por nosotros, humildes estudiantes de las mismas, que si bien llevamos el título de iniciados somos, sin embargo, simples discípulos a los pies de Hermes, el Maestro. Transcribimos aquí muchas de las máximas y preceptos de El Kybalión, acompañadas por explicaciones y comentarios que creemos ayudarán a hacer más fácilmente comprensible esas enseñanzas por los hombres modernos, especialmente teniendo en cuenta que el texto original ha sido velado a propósito con términos obscuros y desconcertantes.

Las máximas originales, axiomas y preceptos de El Kybalión están impresos con otro tipo de letra. Esperamos que los lectores de esta obra sacarán tanto provecho del estudio de sus páginas como lo han sacado otros que han pasado antes por el mismo sendero que conduce a la maestría desde los tiempos de Hermes Trismegisto, el Maestro de los Maestros, el Tres veces Grande, hasta ahora.

Dice El Kybalión:

«Donde quiera que estén las huellas del Maestro, allí los oídos del que está pronto para recibir sus enseñanzas se abren de par en par.»

«Cuando el oído es capaz de oír, entonces vienen los labios que han de llenarlos con sabiduría.»

De manera que, de acuerdo con lo indicado, este libro sólo atraerá la atención de los que están preparados para recibirlo. Y recíprocamente, cuando el estudiante esté preparado para recibir la verdad, entonces este libro llegará a él. El principio hermético de causa y efecto, en su aspecto de «ley de atracción», llevará los oídos junto a los labios y el libro junto al discípulo.

Technorati Tags: ,

Posted in Egipto, Hermetismo | Leave a Comment »