El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for 24/05/09

LA FALACIA DE LA "COMPLEJIDAD IRREDUCTIBLE”

Posted by cosmoxenus en 24 mayo 2009

De J.M.Hernández

La complejidad irreducible es un argumento ampliamente utilizado por el creacionismo para intentar desacreditar la evolución de las especies. A pesar de haber sido formulado por un bioquímico, ninguna corriente científica lo asume, dado que es completamente falso como demostraremos en este artículo. Únicamente es empleado por predicadores creacionistas como recurso en sus sermones, dado que tiene un gran efecto sobre personas sin formación científica, al aparentar ser muy intuitivo.

El concepto de complejidad irreductible fué creado por Michael Behe para apoyar el diseño inteligente, definiendo “sistema irreducible” como un “un sistema individual compuesto de varias partes bien coordinadas que interaccionan para desempeñar la función básica de este, de modo que si se eliminara cualquiera de esas partes dejaría de funcionar por completo”. Dicho de otra forma, se trataría de un sistema que funciona en el estado que conocemos, pero que no sería operativo en el momento en que faltara alguno de sus componentes. De esta manera, prosigue el argumento, no podria explicarse la evolución del sistema mediante una serie de cambios graduales dese sistemas más simples.

Los clásicos ejemplos de sistemas irreductibles esgrimidos por sus seguidores son el flagelo bacteriano, el ojo humano o el sistema de coagulación de la sangre. Los defensores del diseño inteligente avanzan un paso más allá, convirtiendo el razonamiento en una verdadera falacia: dado que no podría explicarse la existencia de estos sistemas mediante selección natural, obligatoriamente tienen que ser fruto de un diseñador inteligente.

A pesar de que el concepto estricto se corresponde con lo que hemos mencionado, es habitual leer diversas variaciones sobre el mismo que, nos atrveríamos a decir, constituyen uno de los ejes fundamentales de la doctrina creacionista. Una de sus extensiones fundamentales es la falacia del relojero (a pesar de ser anterior en su formulación): un sistema complejo y bien ajustado -como un reloj- sería impensable sin la existencia de un relojero; por lo tanto, un ojo humano sería impensable sin la existencia de un diseñador inteligente.

El argumento presenta dos fallos que lo convieren en un razonamiento completamente erróneo: en primer lugar la aseveración de que el sistema es “irreductible”, que no tiene porqué ser cierta; en segundo lugar, aún asumiendo la irreductibilidad del proceso, el no poderlo explicar mediante la acumulación de cambios graduales no demuestra la tesis de un diseñador inteligente.

La supuesta irreductibilidad del flagelo bacteriano

El propio Darwin, hace 150 años ya desmontó este argumento. Resulta al menos curioso que siga empleándose en estos tiempos un concepto ampliamente superado desde el siglo XIX.

Desde hace mucho tiempo se sabe que un sistema irreduciblemente complejo puede construirse añadiendo partes que, aunque al principio son solamente ventajosas, pueden evolucionar hasta volverse indispensables. Por otro lado, muchos sistemas complejos han comenzado evolucionando desde estructuras o procesos que presentaban una función diferente, asumiendo nuevas funciones a medida que han ido alcanzando distintos estados evolutivos.

En el caso del flagelo bacteriano, uno de los preferidos por los creacionistas, está ampliamente demostrado que no se trata de un “complejo irreductible”. Existen precursores del flagelo en los que faltan componentes y que, sin embargo, son completamente funcionales. Aparecen cilios y flagelos en otros microorganismos que, a pesar de tener menos partes que el flagelo de la bacteria, son perfectamente operativos -aunque presentan una funcionalidad más limitada-.

También han sido descritos sistemas funcionales más simples en las propias bacterias, como el TTSS, donde una pequeña porción del “irreductible” flagelo bacteriano funciona como dispositivo para inyectar toxinas en los huéspedes. Esto muestra, entre otros muchos ejemplos, como partes o componentes de estructuras complejas pueden funcionar por separado, sea con una función similar o completamente diferente. Según el argumento de la “complejidad irreductible” esto no podría ser posible.

El TTSS es, en realidad, una estructura formada por proteínas de la base del flagelo, por lo que la afirmación de que “si se eliminara cualquiera de sus partes, dejaría de funcionar por completo” es, simplemente, falsa. Por el contrario, estas evidencias apoyan la evolución del flagelo bacteriano a partir de estructuras más simples (Aizawam 2001; Heuck, 1998; McNab, 1999; Yonekura et al. 2000) .

En el artículo La complejidad evolutivamente reducible del flagelo bacteriano, publicado en el blog amigo “Un planeta con canas“, se muestran dos excelentes vídeos sobre la evolución del flagelo.

La reducción del sistema de coagulación

El sistema de coagulación sanguínea de los vertebrados es otro de los ejemplos básicos que la doctrina del diseño inteligente esgrime como complejo irreductible, a pesar de haber sido también rebatido desde hace tiempo (ver por ejemplo Doolitle & Feng, 1987; Doolitle, 1993).

Michael Behe, el inventor del concepto de “complejidad irreductible”, afirma: “Cuando un animal sufre un corte, una proteína llamada Hagemann (factor XII) se fija a la superficie de las células próximas a la herida. El factor Hagemann es entonces modificado por una proteína llamada HMK, activándolo. Inmediatamente el factor XII activado convierte otra proteína, llamada prekallikreina, a su forma activa, kallikreina […] en ausencia de cualquiera de los componentes, la sangre no fabrica el coágulo, y el sistema [de coagulación] falla.” (Behe, 1996a).

Y, nuevamente, esta afirmación es falsa. Por poner únicamente un ejemplo, los delfines carecen de Factor XII y su sistema de coagulación es completamente funcional (Robinson, Kropatkin, & Aggeler, 1969).

El ojo que no ve

El tercer estandarte de la irreductibilidad es el ojo humano. ¿Como pensar que tal maravilla puede formarse por una serie de cambios graduales? ¿alguien puede imaginar “medio ojo” funcionando?. Tales alegatos son profusamente utilizados por los creacionistas, a pesar de que también han sido contestados desde hace años.

El engaño que entraña este argumento consiste en afirmar la imposibilidad de que funcione medio ojo. Obviamente: la biología evolutiva no pretende que la evolución se haya desarrollado formando un cuarto de ojo, medio ojo y un ojo entero. Esto vuelve a ser una falsedad.

La evolución del ojo tiene lugar a partir de estructuras fotosensibles más simples -no incompletas- y está profusamente documentada en la literatura científica, con multitud de organismos vivos que presentan distintos estados de complejidad. El propio ojo humano -y problablemente el de todos los vertebrados- se desarrolló a partir de órganos más sencillos a los que se incorporaron estirpes celulares de células fotosensibles procedentes de tejido cerebral (Arendt et al. 2004). En ningún momento hubo “medio ojo”, sino ojos más simples.

Los órganos más sencillos los encontramos en algunos organismos unicelulares, como el protista Euglena, donde un orgánulo fotosensible conectado al flagelo le permite distinguir entre luz y oscuridad, para desplazarse en función de ésta ( Wolken, 1977; Suzuki et al. 2003). Este primer paso no puede considerarse un ojo como tal: ni distingue formas, ni produce imágenes, únicamente detecta luz o ausencia de ésta.

Un órgano de la visión algo más complejo aparece ya en algunos animales pluricelulares como los anélidos, donde un grupo de células epidérmicas sensibles a la luz se conectan con fibras nerviosas subyacentes (Hickman et al., 2006). Tampoco son verdaderos ojos, dado que no forman imágenes y solo informan de luces y sombras; por eso se denominan manchas oculares u ocelos.

El siguiente paso consite en invaginar la superficie fotorreceptora, formando una “copa” fotosensible. La ventaja de esta nueva estructura es que permite un mayor número de células en el mismo espacio y a su vez es capaz de detectar la dirección de los rayos lumínicos en función de la cara de la copa que resulta estimulada. Ojos de este tipo aparecen, por ejemplo, en el gasterópodo Patella.

A partir de aquí, la estructura se va complicando, adoptando la forma de una cámara esférica abierta (p.e. en los géneros Haliotis y Nautilus), un ojo cerrado sin lente (p.e. géneros Helix y Turbo) e incluso ojos cerrados y con lente (p.e. géneros Murex y Nucella).

En otros muchos grupos animales aparecen ojos y ocelos con distinto grado de complejidad, incluso con estructuras muy diferentes como los ojos compuestos de los insectos. De hecho, se piensa que el ojo ha evolucionado de forma independiente en distintos grupos animales.

En los vertebrados, los fotorreceptores responden a la luz en función de los pigmentos visuales que se encuentran en la bicapa lipídica de los repliegues de los conos y discos membranosos de los bastones. Estos últimos contienen rodopsina y permiten la visión en condiciones de baja luminosidad. Los conos contienen tres tipos diferentes de pigmentos y son responsables de la percepción del color. Recientemente, Arendt y colaboradores (Arendt et al. 2004) han demostrado que estas células fotosensibles de los vertebrados -incluyendo al ser humano- son similares a ciertas células cerebrales de un gusano marino, Platynereis dumereili, cuya migración posterior explicaría el desarrollo de nuestros ojos, diferentes al de los que encontramos en invertebrados.

Pór último, existe otro aspecto, ya esbozado por Darwin, que es incompatible con la doctrina del diseño inteligente: las imperfecciones. La existencia de “fallos en el diseño”, como el punto ciego del ojo de los vertebrados o la disposición invertida de las neuronas retinianas, pueden explicarse bajo la interpretación evolutiva dado que ésta trabaja sobre estructuras existentes, modificándolas y adaptándolas sin un diseño previo. Esto produce configuraciones que no suelen ser óptimas, sino solamente funcionales. Cabría esperar que un diseñador evitara estos errores, salvo que hablemos -más que de un diseñador- de un “chapucero inteligente”.

Y apesar de todo, es una falacia

Hemos visto como los supuestos “complejos irreductibles” esgrimidos por el diseño inteligente no son tales, invalidando la tesis de Behe. Este es el motivo por el que la comunidad científica no toma en cuenta el argumento de la “complejidad irreductible”: no porque sea contradictorio con una supuesta “ciencia oficial”, no porque sea molesto, no porque sea revolucionario; el motivo consiste, simplemente, en que es falso.

Aún así, podría encontrarse un sistema complejo que cumpliera los requisitos de Behe: no existencia de estados más simples e imposibilidad de que sus componentes funcionen por separado. Aunque así fuera, el argumento seguiría siendo inválido, fundamentalmente por incurrir en dos incorrecciones lógicas:

1. Falacia de bifurcación: “o bien la estructura fue creada al azar, o bien fue diseñada por un dios”. Este planteamiento es erróneo, al ignorar otras posibilidades. En primer lugar, la selección natural no es un proceso al azar, en segundo lugar, puede haber más explicaciones (por ejemplo, Margullis ofece una alternativa a la evolución gradual del flagelo bacteriano: la endosimbiosis).

2. Falacia non sequitur: “no puedo comprender como se formó el flagelo bacteriano, por lo que tuvo que ser obra de un dios”. Obviamente, éste tampoco es un razonamiento correcto. Que no comprendamos un proceso no demuestra que sea creado por una inteligencia superior. Tampoco se comprendían las razones del movimiento de los astros en el siglo XII y sin embargo la alternativa de un mecánico celestial ha resultado completamente falsa.

Ni es verdad, ni es ciencia

Concluyendo, la doctrina de la complejidad irreductible no presenta hoy por hoy, ninguna evidencia en favor de sus premisas iniciales -la existencia de sistemas irreductibles- y el razonamiento es incorrecto en sí mismo, lo que lo invalida completamente para ser considerado como una teoría y poder ser utilizado como base de ninguna investigación.

REFERENCIAS:

Aizawa, S.-I., 2001. Bacterial flagella and type III secretion systems, FEMS Microbiology Letters 202: 157-164.

Arendt, Tessmar-Raible, Snyman, Dorresteijn, & Wittbrodt. 2004. Ciliary photoreceptors with vertebrate-type opsins in an invertebrate brain. Science. October 29, 2004.

Behe, M. 1996a. Darwin’s Black Box. New York: The Free Press.

Behe, M, 1996b. Evidence for Intelligent Design from Biochemistry, a speech given at the Discovery Institute’s God & Culture Conference, August 10, 1996 Seattle, WA.

Bobkova, M.V.; Gál, J.; Zhukov, V.V.; Shepeleva, I.P. & Meyer-Rochow, V.B. 2004. Variations in the retinal designs of pulmonate snails (Mollusca, Gastropoda): squaring phylogenetic background and ecophysiological needs. Invertebrate Biology 123 (2) , 101–115

Doolittle, R. F., 1993. The evolution of vertebrate blood coagulation: A case of yin and yang, Thrombosis and Heamostasis 70: 24-28.

Doolittle, R. F., and D. F. Feng, 1987. Reconstructing the evolution of vertebrate blood coagulation from a consideration of the amino acid sequences of clotting proteins. Cold Spring Harbor Symposia on Quantitative Biology 52: 869-874.

Heuck, C. J., 1998. Type III protein secretion systems in bacterial pathogens of animals and plants, Microbiol. Mol. Biol. Rev. 62: 379-433.

Hickman, C. P., Ober, W. C. & Garrison, C. W., 2006. Principios integrales de zoología, 13ª edición. McGraw-Hill-Interamericana, Madrid (etc.), XVIII+1022 pp.

McNab, R. M., 1999. The Bacterial Flagellum: Reversible Rotary Propellor and Type III Export Apparatus. Journal of Bacteriology 181: 7149—7153.

Rennie, J. 2002. 15 Answers to Creationist Nonsense. Scientific American Magazine. July 2002.

Robinson, A. J., M. Kropatkin, and P. M. Aggeler, 1969. Hagemann Factor (Factor XII) Deficiency in Marine Mammals. Science 166: 1420-1422.

Suzuki T, Yamasaki K, Fujita S, Oda K, Iseki M, Yoshida K, Watanabe M, Daiyasu H, Toh H, Asamizu E, Tabata S, Miura K, Fukuzawa H, Nakamura S, Takahashi T. 2003. Archaeal-type rhodopsins in Chlamydomonas: model structure and intracellular localization. Biochem Biophys Res Commun 301 (3): 711-7

Wolken, J. 1977. Euglena: the photoreceptor system for phototaxis. J Protozool 24 (4): 518-22

Yonekura, K., S. Maki, D. G. Morgan, D. J. DeRosier, F.Vonderviszt, K.Imada, and K. Namba, 2000. The Bacterial Flagellar Cap as the Rotary Promoter of Flagellin Self-Assembly, Science 290: 2148-2152.

Etiquetas de Technorati: ,

Posted in Ciencia Oculta, Ciencia y Religion | 1 Comment »

LA SECULARIDAD DESPIERTA EL MISMO INTERÉS CIETIFICO QUE LA RELIGIOSIDAD

Posted by cosmoxenus en 24 mayo 2009

Nuevos estudios descubren que ni la religión ni la irreligión tienen el monopolio sobre la salud mental

En los últimos años se ha exacerbado el interés científico por los efectos de la religiosidad en el ser humano. Diferentes estudios han revelado que puede ser buena para la salud y el espíritu, pero al mismo tiempo han despertado el interés sobre los efectos de la secularidad. Así, se ha descubierto que los ateos están tan bien preparados como los creyentes para afrontar las dificultades de la vida y que lo importante no es creer o no creer, sino la consistencia y cohesión de cada cosmovisión. De estos estudios se deduce que ni la religión ni la irreligión tienen el monopolio sobre la posibilidad de proporcionar salud mental. Por Yaiza Martínez.

El escritor Nathan Schneider, editor de la revista Killing the Budha ha publicado un artículo en The Boston Globe en el que explica que el interés científico por la religión está despertando un interés paralelo acerca de los efectos de la secularidad en el ser humano.

Según Schneider, en los últimos años han aparecido numerosos estudios que apuntan a que la religión es buena para el espíritu, puede aumentar la esperanza de vida, y mejorar la presión sanguínea, entre otras ventajas

“A medida que sociólogos, psicólogos y médicos se han ido centrando en medir los efectos de la religión, a menudo financiados por fundaciones privadas (como la John Templeton Foundation que el año pasado gastó más de 50 millones de euros en la financiación de estudios sobre el tema), los resultados de sus investigaciones se han ido filtrando a gran velocidad en sermones semanales y en los medios de comunicación. Podría decirse que no ser religioso parece cada vez más peligroso para la salud”, escribe Schneider.

Estudiando la irreligiosidad

Sin embargo, este interés creciente ha carecido, según algunos expertos, de la comparación con análisis realizados a personas no religiosas o no creyentes. Por eso, una serie de investigadores han ido organizando en los últimos tiempos centros académicos de estudio de las personas no religiosas, llevando a cabo extensas encuestas y comparando sus descubrimientos.

Y, así, han descubierto que los ateos convencidos parecen estar “tan bien preparados para hacer frente a las dificultades como los creyentes convencidos, y que algunas de las sociedades más saludables del mundo presentan los niveles más bajos de devoción”, apunta el autor.

Según David Yamane, sociólogo de la Wake Forest University y editor de Sociology of Religion, hasta ahora las personas que realmente no tienen una religión o que realmente no son creyentes no han sido bien comprendidas.

Pero, algunos estudios recientes sobre estas personas han revelado que ni la religión ni la irreligión tienen el monopolio sobre la posibilidad de proporcionar salud mental.

Intensidad de las creencias

Uno de ellos, realizado con 174 personas, por ejemplo, demostró que los individuos con niveles más bajos de depresión eran los cristianos más creyentes y los ateos convencidos. En cambio, las personas cuyas creencias eran más moderadas tendían a ser más depresivas.

En otro estudio, realizado por Karen Hwang, profesora de la University of Medicine and Dentistry de Nueva Jersey, fueron examinados ateos en peligro de depresión por haber sufrido lesiones en la espina dorsal.

Las entrevistas realizadas por Hwang revelaron cómo las lesiones fortalecieron las creencias de los ateos, y que estas convicciones les fortalecieron a su vez a ellos.

Para Hwang, “no importa en lo que crea una persona, lo que importa en realidad es la consistencia y la cohesión de su cosmovisión”.

Estudio objetivo

Otro de los investigadores sobre este tema es Phil Zuckerman, sociólogo del Pitzer College de California, que ha publicado recientemente el libro "Society without God” (sociedad sin Dios), en el que ofrece un revelador retrato de la irreligión en Dinamarca y Suecia.

En estos países, los bajos niveles de asistencia a la iglesia conviven con otros factores sociales, como la prosperidad económica, la baja tasa de criminalidad y una buena calidad de vida.

Así, parece que estas naciones desafiaran la idea de que la devoción es un requisito indispensable para tener una sociedad saludable. Pero no es éste el argumento que defiende Zuckerman sino, más bien, que el estudio cuidadoso de la vida secular resulta necesario, simplemente, porque aún se piensa que la irreligiosidad no es natural.

Pero, advierte el autor “hay una línea muy fina entre estudiar la secularidad y defenderla, y lo mismo ocurre en el caso de las personas que estudian la religiosidad”. Hay que buscar la objetividad en ambos casos.

En un intento por conseguir esto trabaja David Wulff , un psicólogo del Wheaton College Norton, que actualmente está desarrollando herramientas de escrutinio que ayudarán a los psicólogos a estudiar este tema, y tal vez a ir más allá de las oposiciones binarias del tipo “religiosidad y secularidad” o “creencia y descreencia”.

Nuevas perspectivas

Lo más interesante de todas estas investigaciones (en ambas direcciones), según Schneider es que están conduciendo a una comprensión más sofisticada de cómo la gente cree y cómo las líneas entre religión e irreligión son más borrosas de lo que se pensaba.

Se está empezando a comprender, escribe el autor, que las religiones pueden ser mejor comprendidas si se presta atención a la no religión.

Estudiando ésta encontraremos nuevas perspectivas y comprensiones sobre cómo funciona la religión en la vida de la gente, y también los rastros de cómo las religiones se definen a sí mismas una y otra vez.

Posted in Ciencia Oculta, Ciencia y Religion, Religión | Leave a Comment »

ENCONTRANDO EL POSIBLE LUGAR DEL LIBRE ALBEDRÍO EN EL CEREBRO.

Posted by cosmoxenus en 24 mayo 2009

El libre albedrío, o al menos el lugar donde decidimos los actos, está situado en la parte del cerebro conocida como córtex parietal, según sugiere una nueva investigación.

Cuando un neurocirujano estimuló eléctricamente esta región en pacientes que sufrían una intervención quirúrgica, sintieron un deseo de, digamos, mover un dedo, enrollar la lengua o mover un miembro. Pulsos eléctricos más fuertes convencieron a los pacientes de que ha habían realizado esos movimientos, aunque sus cuerpos permanecía inmóviles.

“Lo que esto nos dice es que existen regiones específicas del cerebro que están implicadas en la consciencia de tu movimiento”, dice Angela Sirigu, neurocientífica en el Centro de Neurociencia Cognitiva (CNRS) en Bron, Francia, que lideró el estudio.

Estimulación cerebral

El equipo de Sirigu, incluyendo al neurocirujano Carmine Mottolese, llevó a cabo los experimentos en siete pacientes que sufrieron cirugía cerebral para eliminar tumores.

En todos menos en un caso, los cánceres se localizaban lejos del córtex parietal y otras áreas que estimuló Mottolese. El tumor de un paciente se situaba cerca del córtex parietal, pero no interfería con los experimentos, dijo Sirigu.

Y debido a que los pacientes estaban despiertos durante la interveción, podrían contestar preguntas.

“¿Se ha movido?”, preguntó un investigador a un hombre de 76 años tras estimular ligeramente su córtex parietal.

“No. Pero tengo ganas de enrollar la lengua en mi boca”, contestó.

Tras un pulso más fuerte en el córtex parietal de un hombre de 42 años exclamó: “Mi mano, mi mano se ha movido”. El equipo de Sirigu no vi signos de movimiento.

Bucle de acción

El equipo de Sirigu también descubrió que estimulando otra área cerebral – el córtex premotor – se provocaban movimientos involuntarios e inconscientes en los mismos pacientes.

El trabajo del equipo apunta a que dos áreas del cerebro están implicadas en la decisión de mover un miembro y ejecutar la acción. Sirigu especula que el córtex parietal hace predicciones sobre movimientos futuros y envía instrucciones al córtex premotor, el cual retorna la salida del movimiento al córtex parietal.

En la vida cotidiana, dependemos de ambas regiones del cerebro para movernos, dice. “Necesitas ambos sistemas, el córtex parietal y premotor para generar intención y comprobar si es continuado”.

Innovador

Patrick Haggard, neurocientífico del University College de Londres, dice que el experimento es innovador debido a que señala la voluntad en un área específica del cerebro, permitiendo a los científicos controlarla experimentalmente.

“Esto es extremadamente interesante, debido a que hasta ahora ha sido muy difícil para los neurocientíficos tratar con la idea de intenciones, deseos o voluntad”, comenta.

No obstante, Haggard dice que nadie debería sorprenderse de que la experiencia de la voluntad puede estar vinculada a áreas específicas del cerebro. “No puedo pensar de ninguna forma que se pueda tener una experiencia consciente aparte de ser el resultado de neuronas disparándose en tu cerebro”.

Revista de referencia: Science (DOI: 10.1126/science.1169896)

Autor: Ewen Callaway

Fecha Original: 7 de mayo de 2009

Etiquetas de Technorati: ,

Posted in Ciencia Oculta, Noticias | Leave a Comment »

REFLEXIONES SOBRE EL MIEDO

Posted by cosmoxenus en 24 mayo 2009

Publicado por portalnuevaera   http://www.portalnuevaera.com

Marzo 17, 2009

Las oportunidades no son simples casualidades que dependan del azar  sino ocasiones excepcionales que deberíamos saber reconocer. Deberíamos saber ver cuando se da ese momento en que la vida nos ofrece la oportunidad de un comienzo de un nuevo futuro reservado para nosotros pero sin embargo pocas veces nos damos cuenta de la posibilidad de cambio que suponen. El vicio de la rutina aleja al ser humano de buscar nuevos conceptos de modificar sus cualidades haciéndolo víctima de su propia elección.

Las oportunidades de mejora deben ser siempre bienvenidas puesto que neutralizan el miedo al cambio que nos aprisiona y nos hace inoperantes frente a las nuevas conquistas.

La vida nos reserva siempre una nueva oportunidad. Estemos atentos y dispuestos para enfrentar los desafíos, hagamos de nosotros mismos un ejemplo de voluntad y perseverancia en el cambio interior ya que este es el que nos aproxima a nuestro Creador.

La única certeza que tenemos en nuestra existencia es que un día ya no estaremos aquí así que todo lo restante son logros, éxitos. Vivir intensamente consiste en saber aprovechar las oportunidades que cada desafío y dificultad encierran y con ello aumentar nuestra fuerza espiritual y conducirla a favor del bien.

Siempre que estemos frente a una oportunidad, debemos recordar que nuestro éxito significa un peldaño más en la escala evolutiva aumentando de este modo nuestra responsabilidad para con el mundo que nos rodea. No basta con ser mejores es preciso conducir a otros hacia el mejoramiento es necesario que nuestras experiencias vividas sean espejos para aquellos que lo puedan necesitar solo así estaremos realizando nuestra misión como seres humanos.

Cuando descubrimos que en nuestra vida las oportunidades son hechos excepcionales tenemos que recordar que todo es cierto hasta que habiéndolo intentado se prueba lo contrario que los conceptos transforman a las personas y que la individualidad de cada uno debe ser respetada. Sin embargo en nuestro interior hay una fuerza mayor que nos conduce al camino de la evolución. Estemos atentos a los toques de la vida.

La mayor parte del tiempo no percibimos quien es nuestro mayor enemigo aquél villano que vive dentro de nosotros y que nos impide aceptar los cambios impuestos por la vida. Su nombre es “Miedo”.

* El miedo a la incomodidad impide la evolución

* El miedo a arriesgar impide la ocasión de vencer

* El miedo a la verdad nos conduce al mundo de las mentiras

* El miedo a perder nos impide ganar

* El miedo a sonreír impide la dicha

* El miedo a llorar impide abrirse al corazón

* El miedo a arrepentirse impide la oportunidad de intentar

* El miedo a la enfermedad es la propia enfermedad

* El miedo a la maldad es la falta de fe en nuestro creador

* El miedo a morir impide que se viva plenamente.

Vivimos inactivos y ansiosos porque tenemos miedo de lo que nos sucederá.

Solo seremos verdaderamente vencedores cuando venzamos a nuestro mayor enemigo que es el miedo.

Autor: William Pasquali

Etiquetas de Technorati: ,

Posted in Autoayuda, New Age | Leave a Comment »

SANACIÓN Y LIMPIEZA ÁURICA POR SONIDOS

Posted by cosmoxenus en 24 mayo 2009

Vivimos inmersos en un mundo de sonidos.  Nuestro universo fue creado a partir del sonido primigenio emitido por el Creador Divino.  A partir del uso apropiado de los sonidos naturales, podemos aprender a limpiar y sanar los diferentes planos de nuestra personalidad y, en general, de nuestra aura.  Dentro de los sonidos armonizadores, los sonidos de la naturaleza y la música pueden actuar como unas de las principales herramientas para la sanación personal.  Tomando en cuenta las extraordinarias cualidades sanadoras de los sonidos, presentamos este curso netamente práctico en el que desarrollaremos un gran número de ejercicios y aplicaciones para lograr una depuración a nivel etérico, emocional y mental.  Aprenderemos diversas y novedosas técnicas basadas en el uso de las vibraciones sonoras, así como el uso de mantrams de gran poder depurador.  Utilizaremos sonidos naturales, sonidos musicales y sus diferentes texturas, y la maravilla de la voz humana, para promover una profunda limpieza de todos nuestros planos, la cual es indispensable para alcanzar la PAZ INTERIOR y el desarrollo integral.

HORARIO: Miércoles 03 y 10 de junio (7.00 pm a 9.30 pm) – por confirmar sujeto a conformación de grupo mínimo.

COSTO: S/.70.00 – incluye envío de material por correo electrónico y certificado de participación.

Favor confirmar asistencia para separar vacante

Informes e inscripciones: 

Email: nina.pukio@herlasac.com  /  ninacorreo@terra.com.pe  /  ninapukio@telefonica.net.pe

Telfs.: 241-7484

CENTRO PERUANO DE TERAPIAS "NINA PUK’IO"

Calle Bolívar # 221 – Of. 201, Miraflores – Paralela cdra. 5 Av. Benavides y transversal cdra. 7 Av. Larco

(Edificio Don Guillermo – segunda reja subiendo escaleras, timbre amarillo)

Psicoterapia Transpersonal – Meditación Terapéutica – Armonización Integral – Desbloqueos emocionales

Astrología – Coaching PsicoEspiritual – Calendario Maya – Reiki – Tarot Transpersonal – Charlas y talleres grupales

Etiquetas de Technorati: ,

Posted in Meditacion, Vibraciones | Leave a Comment »