El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

KARMA, SKANDHAS Y EL PODER DEL PENSAMIENTO

Posted by cosmoxenus en 9 noviembre 2008

Juan Viñas

Miembro del Grupo Eleusis

En una reciente Escuela de Verano la palabra sánscrita "skandha" fue utilizada en una profunda exposición matinal y ocupó, posteriormente, un lugar importante en los intercambios grupales. Tanto skandha como karma son términos fundamentales en la filosofía oriental y la primera de ellas tiene mucho uso y relevancia en el Budismo. Desde esos lares ingresaron en la moderna literatura teosófica debido a su capital importancia en los sucesos de una encarnación; en los procesos post-mortem inmediatos a cada encarnación, e incluso en la formación de la nueva personalidad que animará el Ego.

No tenemos, en nuestro idioma, un vocablo que corresponda, satisfactoriamente, a skandha (kanda en pali). En textos sobre Budismo se traduce y usa la palabra skandha con variantes. De ahí que el estudiante de Teosofía que quiere profundizar y entender en su esencia el término, se ve obligado a reunir y cotejar las distintas fuentes para llegar a la síntesis adecuada.

La primera dificultad que nos sale al paso en este asunto es que los idiomas occidentales no tienen equivalentes para varios de los términos sánscritos. Baste citar la palabra “dharma” que acepta tantos usos y, por consiguiente, tantas traducciones. Incluso ha dado lugar a eruditos tratados para explicar su rica esencia, uno de los cuales es el precioso librito de la Sra. Besant titulado, justamente, DHARMA. Es bastante común que los admiradores del pensamiento de India tengan en su biblioteca varias traducciones del Bhagavad Gita y asombran las diferencias que contienen tanto en la traducción de muchos términos, como en la interpretación filosófica de las frases y aún pasajes enteros.

Desde hace unos años disponemos de traducciones del sánscrito y del pali directamente al español, lo que resulta muy valioso para el que estudia sistemáticamente el pensamiento de India. La masa de material de esa procedencia que disponemos son traducciones al español de las lenguas inglesa, alemana y en ocasiones francesa. Si recordamos la antigua expresión italiana “traduttore, tradittore” y la aplicáramos a este tema, sentiríamos cierto desencanto con las obras orientales que poseemos, pues fueron objeto de una “traición” cuando se las vertió a un idioma europeo, y de una segunda cuando pasaron al español. Estoy escribiendo con un toque de jovialidad en este comentario; no ignoro la seriedad con que trabajan eruditos y traductores. Pero ellos mismos nos alertan sobre palabras y giros que no tienen traducción directa.

¿Cómo se nos ha traducido la palabra skandha directamente del pali a nuestro idioma?: “KANDA: elementos constitutivos del hombre”. Para el canon budista, el ser humano es la reunión, o está compuesto, de cinco elementos o skandhas. Ellos son, según la misma traducción:

1. rupa: corporeidad

2. vedana: sensación

3. sañña: percepción

4. sankhara: voliciones

5. viññaña: conocimiento por medio de cada facultad sensorial

Esta enseñanza no puede causar sorpresa al estudiante de Teosofía que puede asociar los 5 skandhas con lo mencionado en nuestros libros como el “cuaternario inferior” más la porción encarnada de Manas. La diferencia consiste en que la Doctrina Oculta constituye al ser humano de siete elementos o principios. En el Glosario Teosófico encontramos información relativamente amplia sobre la voz skandha, que vertimos incompleta aquí:

"SKANDHAS: Literalmente “haces” o grupos de atributos… en todo ser humano viviente hay cinco – esotéricamente siete-:

1. forma (rupa)

2. percepción (vedana)

3. conciencia (sañjña)

4. acción (sanskara)

5. conocimiento (vidyana)

Estos skandhas se juntan al nacimiento del hombre y constituyen su personalidad. Son los atributos (…) que después de la muerte forman la base, por decirlo así, para una nueva encarnación kármica. Los skandhas son los gérmenes de la vida en todos los siete planos del ser y constituyen la totalidad del hombre subjetivo y objetivo. Cada vibración que producimos en un skandha (…) son los vínculos que atraen al Ego que se reencarna, los gérmenes dejados atrás cuando este Ego entra al Devachán y que han de ser recogidos otra vez y agotados por una nueva personalidad. Cada skandha lanzado por el hombre ha de volver a él tarde o temprano, puesto que es su propia vibración. Los skandhas son pensamientos encarnados, buenos o malos; permanecen cristalizados en la Luz Astral y son atraídos a la vida cuando el que los originó vuelve a la vida terrestre. Los skandhas se adhieren y contagian como una enfermedad y, por lo tanto, son peligrosos tanto para uno mismo como para los demás".

El Glosario encara el significado de skandha desde lo que denominaríamos un punto de vista teosófico, admitiendo un Ego que reencarna, lo que se niega reiteradamente por el budismo canónico que afirma que en el hombre nada hay permanente o substancial, a menos que se interpreten de un modo especial las continuas afirmaciones atribuidas a Buddha de la no existencia de un Yo en el hombre. Estas interpretaciones las hacen H.P.B., el Cnel. Olcott y A. Besant entre otros distinguidos líderes, y esta polémica continúa abierta.

En el pasaje del Glosario que hemos resumido aparece dos veces la palabra vibración, una de ellas equiparándola con skandha. La palabra vibración es usada con mucha frecuencia en los libros teosóficos con respecto al entramado de energías y fuerzas que aparecen por doquier en nuestro Universo. ¿Qué nos dicen los diccionarios sobre ella?:

VIBRACION: Temblor rápido de un cuerpo que vibra / Sentirse conmovido: vibró su corazón al sentir el relato de tanto infortunio / Tener un sonido trémulo la voz u otra cosa no material / Desplazarse un cuerpo o sistema alternativamente a uno u otro lado de su posición de equilibrio.

Creo que a veces, cuando los teósofos usamos algunas palabras, las enriquecemos, un tanto influidos por la enseñanza esotérica. La palabra vibración está asociada con las de movimiento, cambio de condiciones, etc., y el conjunto lo vemos emparentado con la

VIDA.

Justamente, la enseñanza capital de la enseñanza esotérica es la del Todo-vida o VIDA UNA y lo que llamamos fenómeno o manifestación no son sino expresiones de esa VIDA. ¿No abusamos con citas útiles aquí? Veamos:

"Todo es VIDA y cada átomo hasta de polvo mineral es una VIDA. Todo es orgánico y vivo, y por lo tanto, todo el mundo parece ser un organismo viviente, dice Paracelso. Afirman los ocultistas que todas las “Fuerzas” admitidas por los sabios tienen su origen en el Principio Vital, la Vida Una colectivamente de nuestro sistema solar, siendo la “Vida” una parte, o mejor dicho, uno de los aspectos de la vida única universal." (Glosario Teosófico)

Volviendo a los skandhas, encontramos algunas enseñanzas invalorables, en las Cartas enviadas al Sr. Sinnett, sobre los mismos. Aparecen en muchos fragmentos, cuando se le enseña el proceso que sufren los principios septenarios luego de la “muerte” del cuerpo físico. Este último era el albergue de los otros seis principios durante la vida física; pero al desaparecer dicho albergue los principios quedan bajo un proceso dispersador y transformador. Es aquí donde el Maestro enseña al Sr. Sinnett la naturaleza y destino de la corriente de skandhas psíquicos y mentales creados por la persona, durante la existencia física. Dice un pasaje:

"Porque cada pensamiento que emite el hombre, pasa al mundo interno, y se convierte en una entidad activa al asociarse, o adherirse, podríamos decir, con un elemental, o sea con una de las fuerzas semi-inteligentes de los reinos.

Sobrevive como una inteligencia activa (una criatura engendrada por la mente) por un período más o menos largo. Así, un pensamiento bueno se perpetúa como un poder activo y bienhechor, y uno malo como un demonio malévolo.

Y así, el hombre está continuamente poblando su corriente en el espacio con un mundo de su creación, apretujado con los frutos de sus fantasías, deseos, impulsos y pasiones; una corriente que reacciona sobre cualquier organización sensitiva y nerviosa que entre en contacto con ella, en proporción a su intensidad dinámica. El budista llama a esto su “Skandha”; el hindú le denomina “Karma”. El Adepto produce estas formas conscientemente; los demás hombres las lanzan inconscientemente. ("Cartas de los Mahatmas a A.P. Sinnett". Carta 78, 2ª. Ed.)

Este fragmento, usando un lenguaje diario, “se las trae”. ¿De modo que esas vibraciones no son sino prolongaciones de nosotros mismos, de nuestra vida? ¿Que esa corriente – imparable puesto que no tenemos control sobre ella- crea skandhas y con ellos, ipso facto, karma? ¿Que el conjunto de esa corriente es nuestra representación personal, la verdadera persona A o B que somos? ¿Somos el productor y lo producido al mismo tiempo? ¿Karma no tiene existencia si esa persona no lo crea?… Y así siguen los interrogantes que nos demuestran que sabemos poco y le debemos dejar más tiempo a la reflexión.

 

Etiquetas de Technorati: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: