El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Las fuerzas negativas superiores

Posted by cosmoxenus en 3 noviembre 2008

¿Qué es lo que motiva a los seres negativos?

Principalmente les guía el hambre, que puede satisfacerse sólo a expensas de otros. Creen que el mundo es un lugar de supervivencia y competición, en el que cada uno o come o es comido, en el que el fuerte tiene el derecho de alimentarse del débil, así que su motivación primaria es crecer más fuerte y trepar más alto en la cadena alimentaria. Cuanto más tienen, más quieren. La comida no es la única cosa de la que uno puede estar hambriento. Los predadores humanos pueden estar hambrientos de dinero, sexo, drogas o poder.

La vida ha estado en este universo durante billones de años, tiempo suficiente para que los seres extremadamente negativos evolucionen. Estos antiguos predadores suprahumanos son lo que podríamos llamar demonios o alienígenas negativos. Lo que buscan es el control total sobre todo tipo de vida en todos los universos. Convertirse en dioses de la realidad. Son fragmentos del Creador que han rechazado al Creador infinito, que buscan la unidad no a través de fusionarse ellos mismos con el Creador como los seres positivos lo hacen, sino absorbiendo toda otra vida dentro de sí mismos.

Esta absorción ocurre a través de un proceso progresivo de manipulación de las mentes, y de consumo de la energía de las almas de los demás. Cuando un ser altamente negativo manipula con éxito tu mente, y consume tu energía del alma, pierdes tu libre albedrío, y te conviertes en instrumento de ese ser. Puedes ser utilizado para manipular a los otros para que entreguen también su libre albedrío, y así éstos pueden hacer lo mismo a otros; piensa en cómo los vampiros convierten a sus víctimas en vampiros. De esta manera los seres negativos establecen amplias jerarquías (sistemas de control escalonados) en el que cada nivel alimenta a quiénes están por debajo en tanto que sirve de alimento a los que están por arriba.

Las jerarquías negativas habrían invadido la realidad si no fuera por las fuerzas altamente positivas que ayudan a los individuos a ser conscientes de la manipulación y a resistirla. Pero no todos escuchan a las fuerzas positivas, y aquellos que escogen la negatividad, son lentamente absorbidos dentro de la jerarquía negativa.

Con toda probabilidad, la mitad de la vida avanzada en este universo es positiva, y la otra mitad negativa, existiendo un equilibrio entre ellas, pero la proporción fluctúa con el tiempo y varía según la localización. Algunos planetas o sectores de galaxias son altamente negativos, otros altamente positivos.

La Tierra se encuentra en una región mixta en la que el equilibrio de poder cambia frecuentemente en ciclos.

La granja de energía

De la misma manera que cosechamos y criamos ganado en granjas para comer y vestir, las fuerzas negativas cultivan a los humanos y a otros seres sensibles, por la energía de sus almas y por materiales biológicos. Para ellos no somos más que ganado para ser utilizado, una vez listo. Pacientemente surcan la galaxia creando o esclavizando civilizaciones para que les sirvan como recursos naturales.

En muchas maneras la Tierra es una de estas granjas en la que alienígenas y fuerzas demoníacas ordeñan nuestras energías de alma. Por horrible que suene, has de saber que hay maneras de liberarse de ser ordeñado, y que la vida en la Tierra también es una escuela o un juego que desempeña funciones positivas. Por tanto, hay esperanza; se trata tan solo de adquirir conocimiento sobre cómo operan las fuerzas negativas, para que podamos elegir una alternativa más positiva que la que nos ofrecen, y así ganar en habilidad para evadir sus intentos de engaño y de control.

Para comprender la granja de energía debemos comprender la energía del alma. Es lo que te da vida y creatividad. Es el combustible que da expresión a tu alma a través del cuerpo, el combustible que te impulsa hacia ideales más elevados, que te permite contribuir de forma significativa con el mundo que te rodea. Cuando estás bajo en energía del alma te sientes como si no estuvieras haciendo nada importante, te sientes un nada, y eres fácilmente confundido o persuadido.

Dormir bien por la noche, respirar más profundamente, meditar, sentirse inspirado por una nueva idea, o comer algo saludable recarga la energía del alma de diferentes grados. Sin embargo, toda una vida de ser ordeñado diariamente de la energía del alma paga su peaje. La gente que duerme poco, tienen actitudes negativas, y están derrotados en la vida, pueden marchitarse espiritualmente en el momento en que llegan a los cuarenta; se convierten en cascarones vacíos de sus yos anteriores, habiendo perdido la chispa de sus ojos, no preocupándose por hacer nada nuevo y significativo, y arrastrando los pies con el piloto automático puesto durante el resto de sus vidas.

Nacemos con un contenido básico de energía de alma para empezar a funcionar, al cuál se le añade o sustrae más energía según por lo que pasemos en la vida. La mayor parte de nuestra energía se recarga durante el sueño, cuando nuestro cuerpo etérico "abre sus poros" y como una esponja se empapa de energía directamente del Creador, que la hace fluir libremente en cada punto del espacio.

Una vez en nuestro interior, se convierte en materia prima energética que nos mantiene despiertos durante el día hasta que vuelve a disminuir y nos quedamos de nuevo adormecidos. Las emociones son el resultado de esta materia prima energética, transformándose en un estado más refinado. Las emociones positivas la convierten en energía de alta frecuencia, y las negativas en energía de baja frecuencia.

Los seres negativos suprahumanos operan en baja frecuencia, y por tanto se sostienen con energía de baja frecuencia.

De hecho su baja frecuencia excluye su acceso a la energía suministrada por el Creador tan fácilmente como nosotros lo hacemos, por lo que en su lugar, intentan obtenerla de nosotros. Por eso es por lo que necesitan que experimentemos emociones negativas, para que nuestra materia prima energética se convierta en la energía negativa de la que se alimentan.

Cuando sucumbimos a arrebatos de desesperación, odio, sufrimiento o miedo, temporalmente nos hundimos en una vibración baja, y aportamos energía para estos seres. Esto nos deja especialmente secos porque nuestra temporalmente reducida vibración también nos constriñe el flujo de energía que recibimos del Creador. Así, además de perder algo de energía, estamos momentáneamente impedidos de recargarnos.

También emitimos energía cuando experimentamos emociones positivas, pero esto no nos agota de la misma manera porque estar positivos eleva nuestra frecuencia, lo que nos conecta con más fuerza con el Creador, e incrementa nuestra entrada de materia prima energética, incluso mientras estamos despiertos. Por eso es por lo que estando de particular buen humor nos hace sonreír, pone alas en nuestros pies, y nos hace cantar. Nos carga con vida. También, los seres negativos no pueden consumir tan fácilmente nuestra energía de alta frecuencia. Por eso permanecer positivo es la mejor manera de evitar cederles energía a ellos.

El único momento en que las emociones positivas nos drenan es cuando nos atolondramos en exceso por alguna expectativa o realización egoísta, entonces rápidamente quemamos nuestra reserva energética diaria de materia prima energética, en tanto que el bajo deseo que subyace a nuestra emoción reduce nuestra conexión con el Creador.

Aparte de recolectar nuestra energía a través de las emociones negativas, los seres negativos también pueden extraernos nuestra materia prima energética directamente, siempre que se cumplan dos condiciones.

1.        La primera es que el cuerpo etérico debe tener sus "poros abiertos" para que la energía interior sea accesible al exterior. Esto ocurre cuando estamos despiertos pero en estado de trance, como cuando estamos distanciados.

2.        La segunda condición es que un ser negativo, o alguien con el que puedan trabajar a través, esté suficientemente cerca como para conectarse utilizando tentáculos etéricos para drenar nuestra materia prima energética.

Las personas a través de las cuales los seres negativos pueden extraer la energía de nosotros no son conscientes de su función de "pajitos para beber", pero a pesar de ello, permanecer alrededor de una de ellas puede dejarte rápidamente seco, sintiendo después un fuerte deseo de echar una cabezadita.

Si alguna vez estuvieras en presencia de un chupón energético, mantente mentalmente alerta y procura que cualquier intento de drenar tu energía fracase. Eso conserva a tu cuerpo etérico hermético y resguardado. Estar consciente, y procurarse protección es efectivo, y aún más si consigues también mantenerte en una estado de ánimo positivo.

No todos los que chupan tu energía están bajo el control de seres negativos. Algunos simplemente absorben energía para guardarse para sí mismos. Probablemente han adquirido el hábito sin saberlo; quizás se abusó de ellos, o se les desatendió en la vida y les hace sentir mejor exprimir la atención de otros, que es realmente un método de robar energía.

¿Cómo? Siempre buscan tu tiempo y tu energía, tu ayuda y consejo, sin que nunca en realidad aprendan ni crezcan por la interacción. O quizá sean los más chillones y gallitos en un grupo social, siendo los que más hablan y capitanean para recibir toda la atención y energía de los demás. Sea cual sea el caso, son vampiros psíquicos, lo sepan o no, y hasta que aprendan a encontrar la felicidad sin dejar de lado su consideración por los demás, continuarán haciendo lo que hacen.

Permanecer en guardia y procurar que tu energía se mantenga en tu campo también funciona aquí, pero como último recurso podría ser necesario mantenerse firme, y sencillamente marcharse si se vuelven demasiado absorbentes o mandones. Más adelante hablaremos más sobre este tema.

Podrías estarte preguntando si las emocionas negativas tienen algún propósito después de todo, si está bien sentirse triste cuando muere una mascota doméstica, sentirse enfadado cuando alguien te ha perjudicado, sentir miedo si estás en algún tipo de peligro. Sentirte triste puede ayudarte a reflexionar en los recuerdos felices y apreciar el valor de cosas que antes dabas por sentadas; la tristeza también puede llevarte a rendirte y a herirte a ti mismo.

El enfado puede motivarte para que endereces una injusticia de forma sabia, o puede cegarte para hagas algo por lo que acabes detenido. El miedo puede mantenerte en guardia del peligro y acelerar tu habilidad para escapar de él, pero el miedo también puede hacerte ver peligros allí donde no los hay.

En tanto y cuanto la emoción te impulse hacia un pensamiento y una acción constructivos, esa emoción es apropiada. Pero si te encamina hacia consecuencias destructivas a largo plazo, entones no es apropiada.

Incluso cuando una emoción negativa es apropiada, experimentarla emite energía que alimenta a los seres negativos. Eso está bien bajo circunstancias normales, tan bien como el que los restos y sobras de la cocina sean comidos por los gusanos. Cada lección de vida que aprendemos nos llega con una expresión de emoción, ya que la energía necesita marcar la lección en profundidad dentro de vuestras almas, antes de ser liberada.

Las emociones negativas nos ayudan a aprender, pero podemos aprender las mismas lecciones, e incluso mejor a través de las emociones positivas, si procuramos comprender y actuar con la lección de forma tranquila y rápida, en lugar de dejar que la experiencia derive en enseñarnos la lección a través del dolor como último recurso.

Por todo ello es en beneficio de los seres negativos que permanecemos tan estúpidos y ciegos como sea posible ante nuestras lecciones de vida, para que nos cueste numerosas experiencias dolorosas antes de que acabemos aprendiendo. Cuanto más numerosas e intensas sean esas experiencias negativas, más energía negativa gastamos para aprender la lección, y más energía negativa tienen los seres negativos para cosechar. Son como cobradores de peaje que nos cobran por utilizar su autopista, sólo que nos van distrayendo y confundiendo para que circulemos en bucles, intentando encontrar nuestro camino y pagando el peaje una y otra vez.

Para resumir, los seres negativos pueden drenar nuestra energía del alma, conectándose directamente a nuestros cuerpos etericos para recoger la materia prima energética, teniéndonos aprendiendo las lecciones a través de las emociones negativas, dándonos codazos para que expresemos emociones negativas de forma destructiva para que las consecuencias nos aporten más sufrimiento, y asegurándose de que el aprendizaje de las lecciones de vida se vaya demorando, para que se produzcan experiencias cada vez más dolorosas para ayudarnos a recordar o a comprender la lección.

Existe un método adicional que necesita que expresemos emociones negativas, sin ninguna razón productiva. Cuando vemos las noticias y nos enfadamos con cosas sobre las que no podemos hacer nada, perdemos energía para nada.

Cuando vemos películas y salimos con miedo, enfado o tristeza, perdemos energía para nada, porque es tan sólo una película. Lo mismo cuando nos vemos envueltos en deportes o en videojuegos. Cuando nos ponemos a discutir por nada debido a un malentendido, la energía que gastamos se desperdicia. Cuando ocurren accidentes fortuitos que nos estresan mucho, aunque las cosas acaben saliendo bien , todo esto es preocupación sin objetivo.

Cuando mantenemos discusiones imaginarias en nuestra cabeza, o nos hallamos constantemente distraídos con el ruido y parloteo mental, perdemos energía por un asunto que ni siquiera es real. Y además, los seres negativos continúan teniendo lo que quieren. Probablemente, sea ésta la forma primaria en que recolectan energía de los seres humanos, a través de las distracciones e ilusiones que causan que, erróneamente, entreguemos nuestra energía a pesar de no obtener a cambio nada valioso, ni siquiera lecciones.

¿Por qué es malo perder energía, si simplemente yéndonos a dormir nos recargamos, y nos despertamos sintiéndonos mejor?

Bien, si tu objetivo es sencillamente ir tirando en la vida, pasarte el día en el trabajo o en la escuela, y ser un miembro productivo de la sociedad, entonces hay suficiente con lo que recuperas en la recarga de lo que vas perdiendo mientras vives. Pero para alcanzar poder realmente espiritual se necesita más; para liberarse de la granja de energía, debemos acumular energía positiva día tras día.

Los humanos no tenemos súper poderes tales como leer la mente, ver los campos de energía etérica, ser capaces de levitar, hacernos invisibles o pasar a través de las paredes, porque nos falta la suficiente energía y conocimiento para hacerlo. Estar alerta y despierto durante el día te convierte en un humano que funciona bien, pero liberarte del control de los seres negativos requiere que te conviertas en masque un humano, y para eso necesitarás más energía de la que un humano normal necesita.

Se reduce a que te protejas contra todas las formas mencionadas de drenaje energético , a la vez que elevas tu frecuencia (mejoras tu estado de ánimo y tu estado de conciencia) a fin de incrementar la entrada energética que procede del Creador.

Ver artículos sobre los Vampiros de Energía y sobre la Gente Virus.

Etiquetas de Technorati: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: