El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

EVOLUCIÓN

Posted by cosmoxenus en 18 octubre 2008

 

Radha Burnier, "The Theosophist", marzo de 2005.

Lo que llamamos evolución es un movimiento de fuerza cósmico que se revela en la naturaleza de todas las cosas. Así como una flor plegada dentro de su pequeño encierro da a conocer su natural belleza, todo en la manifestación despliega y revela lo que parecía no estar allí. El movimiento evolutivo es una revelación de perfección, de belleza, de una verdad indefinible. La energía del orden cósmico constantemente impulsa hacia tal florecimiento.

En ese proceso parece haber una etapa en donde el movimiento se individualiza. Mientras que todas las otras criaturas son llevadas inconsciente y lentamente en la corriente del movimiento cósmico, creciendo en varios modos externa e internamente, en la etapa humana la fuerza evolutiva se concentra como una luz enfocada a través de una lupa. El desenvolvimiento y desarrollo posteriores tienen lugar por la iniciativa que surge del bien definido punto que es la conciencia humana individual.

En las tempranas etapas de la vida humana, la energía se muestra como deseo y ambición, que es un movimiento ciego hacia lo que parece mejor, más grande. El deseo representa la fuerza motivadora, pero es también la fuente de ilusión. Luz en el Sendero dice, "La ambición es la primera aflicción. … sin embargo es un maestro necesario". Si el deseo y la ambición no existieran en las etapas tempranas, habría inercia y estancamiento, porque la fuerza cósmica que empuja todo hacia una perfección más grande dejaría a la conciencia individualizada la tarea de ponerse en movimiento

En el reino animal no es la responsabilidad de los animales contrarrestar el estancamiento. ¡No pueden empujarse y desarrollarse ellos mismos! Su progreso es tomado por la Madre Naturaleza, la fuerza cósmica misma. De tal manera que no hay ningún problema de deseo o inercia en su caso. Simplemente viven y son parte de la gran corriente de la evolución. Pero en el ser humano la inercia es un problema, porque está dotado de responsabilidad para su propio progreso.

La mayoría de las personas se estancan no tanto en lo físico, sino espiritualmente. Están empeñadas meramente en tratar de sobrevivir tanto física como sicológicamente. Ésta es una etapa transitoria durante la cual el deseo se fortalece a través de actividades, experiencias, sensaciones, placeres y así sucesivamente.

Se ha dicho, correcta o equivocada-mente, que el gran pecador está algunas veces mejor preparado para convertirse en un gran santo que el hombre insignificante, ¡porque su energía ha ganado fuerza! Así como pequeñas corrientes al juntarse se convierten en un poderoso río, arrastrándolo todo irresistiblemente, el gran pecador tiene fuerte energía, y cuando vira en la correcta dirección, progresa rápida-mente. ¡Esto no debe ser un incentivo para volverse un pecador! Pero puede indicar que tiene que reunirse energía dentro del individuo. La mayoría de nosotros no nos movemos hacia adelante porque nuestra energía es débil. Oímos muchas cosas acerca del Sendero y sus requisitos. Podemos encontrar un gran instructor, tener el privilegio de recibir gran enseñanza, ¡y sin embargo nada se mueve!

Estar cerca de un gran instructor no más que para obtener su atención o favor, en lugar de encontrar sabiduría, es oportunidad perdida. El impulso que viene de adentro, el flujo de energía individualizada, no debe dirigirse a cosas triviales como poder, posesión, y otras cosas insignificantes de la vida mundana. Entonces la ambición absorbe nuestro corazón, haciéndonos infelices e inestables. Pero cuando la energía se torna en la recta dirección, la mente se libera de distracciones, confusión, y la mayoría de sus problemas. Milagrosa y paradójica-mente, cuando el movimiento llamado mumukshutva, "deseo de liberación", la calificación denominada "Amor" en A los Pies del Maestro, comienza y prosigue, muchos problemas llegan justamente a un fin. Es decir, si es ciertamente un deseo de liberación y no un deseo para gratificar al yo. Ésa es la belleza de esto. La diferencia es sutil; todos los otros propósitos y direcciones que la mente tomó previamente mientras acumulaba energía, estaban basados en el deseo para beneficio del yo. Esta es la diferencia, porque hay sólo un propósito, una clara dirección, una llaneza de intención, como dijo Tomás de Kempis. La vida se vuelve dinámica en el sentido espiritual.

¿Cómo surge el deseo de liberación? Hay dos cosas dichas al respecto en la tradición. En primer lugar, viendo y sintiendo el dolor de la existencia, como señaló el Buda. Esto significa también darse cuenta de que debe haber una salida. Si una persona dice, como más o menos todo el mundo hace, "no hay salida; el sufrimiento es un hecho terrible que todo lo penetra, es imposible ponerle fin", eso es inercia. Es como el hombre ciego que dice que es normal permanecer ciego. La inercia puede coexistir con la ambición y la aparente actividad. La inercia espiritual es casi sinónimo de la ambición productora de sufrimiento. Pero mumukshutva lo ayuda a uno a liberarse del sufrimiento, porque uno ve que hay un final para él.

Ver claramente que hay un final para el sufrimiento es el comienzo del sendero. Si alguien está en un laberinto tenebroso, y piensa que no hay puerta de salida, simplemente se sienta y muere de hambre. Por otro lado, por oscuro que sea el laberinto, por compleja que sea la ruta, si está convencido de que hay una salida, la buscará y la encontrará. Puede estar fatigado, puede descansar, pero reasumirá la búsqueda. De tal manera que la convicción y la claridad deben asomar en la mente para dar surgimiento al deseo de buscar el camino. Tal vez el Buda enfatizó la necesidad de ver el sufrimiento como una verdad, porque el deseo de liberación había llegado a ser gradualmente no un asunto de encontrar el camino de salida, sino otra forma de conseguir algo para el yo.

El Buda también enseñó que el yo es el más grande obstáculo para la liberación, la luz y la verdad. El yo es la esencia de la ignorancia, la raíz de todos los problemas. Ver que hay un final para el sufrimiento también significa darse cuenta de que el caminé no puede buscarse para el yo. La energía solo se dirige rectamente cuando estos dos aspectos son comprendidos: hay liberación de la ignorancia y del sufrimiento, y el yo es la más grande barrera para la liberación y la comprensión.

, El yo nace de la sed; es el niño de los tempranos movimientos del deseo. En efecto, es deseo, y, como muchas veces dijo el Buda. debe ser observado "cuidadosamente". Uno debe vigilar y ver si lo que está haciendo, pensando, sintiendo es productor de armonía y amor, o lo opuesto. Las palabras que el Buda usó fueron kusala y akusala, que son difíciles de traducir. Kusala es una bella palabra que significa "bien"; akusala es lo no bueno. Lo que es productivo de bien es la ausencia del yo.

Mumukshutva nunca puede ser energía egoísta. No es suficiente decir: "quiero más luz, quiero sabiduría, quiero mejorarme espiritualmente.” Personas que buscan “religión” han degenerado en esa suerte de actitud. Obviamente debe haber energía de adentro para llegar a la Perfección. Pero debe ser pura, compasiva, altruista en consecuencia de la naturaleza del Amor.

 

Etiquetas de Technorati: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: