El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for 30 noviembre 2007

Seminario Rosacruz

Posted by cosmoxenus en 30 noviembre 2007

Estimados amigos:

La Orden Rosacruz AMORC ( www.rosacruz.org ) tiene el agrado de invitar muy cordialmente a participar en el SEMINARIO PUBLICO “EL SECRETO” organizado por el Centro Cultural Rosacruz AMORC Iquitos.

Este Seminario se desarrollará en el Colegio de Ingenieros de Loreto que queda en Putumayo 1132 (enfrente del Coliseo Cerrado), en los días Viernes 30 de noviembre’07 ( De 5:00 pm a 9:00 pm) y Sábado 01 de Diciembre’07 ( De 9:00 am a 1:00 pm y de 4:00 pm a 8:00 pm).

Temario:

1) Proyección de la película “EL SECRETO”
2) El Secreto de los Rosacruces
3) Las Antiguas Escuelas de Sabiduría
4) Los Principios Eternos y las Leyes que gobiernan al Hombre, a la Naturaleza y al Universo
5) El Ser del Hombre
6) La Conciencia y la Mente del Hombre y su relación con la Gran Conciencia y Mente Universal
7) La Salud Integral Mente, Cuerpo, Espíritu y Emociones
8) La Prosperidad y el Éxito con la práctica de los Principios Rosacruces
9) Ejercicios prácticos Rosacruces de: Respiración, Relajación, Concentración, Visualización, Contemplación y Meditación.

Expositor:

Sr. Alberto Dulanto Pardo Figueroa.
-Monitor de Extensión de la Gran Logia Hispanoamericana de AMORC.
-Miembro de la Universidad Rose Croix de México
-Conferenciante e Investigador
-Miembro de AMORC desde 1978
-Lic. en Artes y Comunicación Gráfica
http://www.artelista.com/autor/2181169029406470-dulantopardofigueroa.html

NOTA: El expositor arribará a nuestra ciudad el día Jueves 29.11.07 en horas de la tarde, acompañado del Sr. Eduardo Feijoo Veyret, Vicepresidente del Centro Cultural Rosacruz AMORC Lima, mientras que el día Viernes 30.11.07, hará su arribo para participar en el Seminario el Sr. Antonio Alarco Carrillo, Gran Consejero de AMORC para el Perú.

Beneficios del Seminario “El Secreto”

A los participantes al Seminario Público Rosacruz “El Secreto” (http://www.larepublica.com.pe/content/view/190380/ ) se les proporciona en forma vivencial de una manera sencilla y práctica, pero a la vez profunda, de los grandes beneficios de las enseñanzas Rosacruces. Adquiriendo una base de conocimiento educativo y único a distancia, en la tranquilidad de su hogar, que le permitirá despertar y descubrir el potencial de sus facultades internas y el desarrollo de las mismas, para tener una vida próspera, exitosa, feliz, saludable, útil y equilibradamente armoniosa.

Objetivos del Seminario:

1. Conocimiento de los Principios Eternos y de sus Leyes, que rigen la vida del Universo y del Hombre.
2. Obtener un conocimiento real de si mismo, base de la sabiduría, para tener un manejo más consciente del factor emocional y del Es-3.
3. Un estado óptimo de Salud Integral: Mente – Cuerpo – Espíritu – Emociones.
4. Estimular el desarrollo de la creatividad mental, mediante la intuición, bajo técnicas inspiradoras y prácticas.
5. Saber por qué suceden las cosas, cómo suceden y el secreto para sacar provecho y beneficio de cualquier acontecimiento.
6. Desarrollar y estimular el magnetismo personal.
7. Como despertar nuevas energías, para renovar las fuerzas que lo conduzcan adelante, hacia la prosperidad, el éxito y a la riqueza verdadera.

DONACION:
MIEMBROS ACTIVOS ……….. S/. 20.00
MIEMBROS INACTIVOS ……. S/. 50.00
PUBLICO EN GENERAL ……. S/. 100.00 (INCLUYE INGRESO A AMORC + 01 TRIMESTRE DE ESTUDIOS)
PUBLICO EN GENERAL ……. S/. 50.00 ( NO INCLUYE INGRESO A AMORC)
ESTUDIANTES …………………. S/. 30.00

SE ENTREGARAN CERTIFICADOS DE PARTICIPACIÓN (CUPOS LIMITADOS).

Esperamos tu inscripción en las siguientes direcciones:

Colegio de Ingenieros de Loreto
Calle Putumayo 1132 (enfrente del Coliseo Cerrado)

La Orden Rosacruz – Logia Las Esfinges
Centro Cultural Rosacruz AMORC Iquitos
Calle Rómulo Espinar 570 – (yendo por Yavarí a la altura del Parque Zonal)

Saludos.

Alfredo Orlando López Videira
Comisión de Prensa y Propaganda

Posted in Meditacion, Rosacruz, Visualización | 1 Comment »

EL MASÓN ENTRE LA DUDA Y LA CERTEZA

Posted by cosmoxenus en 25 noviembre 2007

“Un masón, generalmente, es lo que deseamos ser”.
(MAGUT)

Nuestros principios establecen que los masones se reconocen entre sí como hermanos dondequiera que se encuentren. Sin embargo, más importante es que los demás puedan reconocernos como seres más evolucionados tanto intelectual como moralmente en la sociedad. Es decir, que se nos reconozca como seres que aman la verdad y la justicia y que se mantienen en una posición de avanzada en el proceso evolutivo e integrador de la persona en la vida diaria. Los masones hemos de ser una diversidad que, en general, resulta difícil: respetuosos de la opinión ajena, defensores de la libertad de expresión, ansiosos de unir a todos los hombres en la práctica de una moral universal que promueva la paz y el entendimiento, mientras se eliminan los prejuicios de toda índole. Para lograrlo, es necesario mucho esfuerzo personal de cada miembro de la Orden, porque el camino por seguir va a ser, sin duda, sólo aquél que nuestra comprensión y esfuerzo sea capaz de trazar.

La ética es aquella disciplina de la filosofía que corresponde a la Filosofía o Ciencia Moral, es decir, la reflexión sobre las conductas humanas individuales y colectivas y la normas morales en que se basan los diversos comportamientos. Tiene como finalidad principal, lograr el desarrollo humano cautelando que este proceso, a menudo complejo, se cumpla y culmine, alcanzando la plenitud, de acuerdo con las diferencias individuales, las facultades, habilidades y destrezas de cada uno. Por esto, la masonería es, por esencia, una entidad moral.

La Orden Masónica, como institución iniciática, que exalta la práctica de las virtudes en cada uno de sus miembros y el deber de proyectarlas hacia el mundo profano, induce el proceder recto de cada hermano , orientándoles hacia la verdad, aunque ésta no tiene el carácter de absoluta. La ética masónica es el código de moral humana más perfecto que existe, porque crea en el individuo, la conciencia del bien por el bien mismo, sabiendo que los conceptos de bien y mal no existen en forma absoluta.

En su sentido etimológico, ética proviene de la palabra griega “Ethos”, que define lo relativo a la costumbre. Tanto los helenos como los antiguos romanos (que derivaron el término de “Mori” que también significa costumbre) juzgaron que esta definición se refería a las costumbres que determinaban la moral.

Pero no es posible referirse a un concepto tan profundo, sin tener en cuenta el pensamiento de algunos filósofos de importancia como Hegel, Kant, Descartes… Hegel distingue entre la moral objetiva, que es la que impone normas, leyes y costumbres y una moral subjetiva, que se refiere al cumplimiento del deber como un acto voluntario, es decir, derivado del pensamiento. Para Kant, son morales los actos que se asientan en la primaria voluntad de hacer el bien. La moral es autónoma y depende sólo de la persona que la cumple, es decir, su razón de ser no es externa, sino interna al individuo. Descartes planteaba que el Ser Humano, como parte de la naturaleza, es un mecanismo que funciona de conformidad con las leyes naturales, obedeciendo leyes físicas precisas que también le imponen su estructura moral. De acuerdo con su perspectiva, toda persona está dotada de razón y basta que ésta actúe para que pueda distinguir el bien del mal.

Gandhi planteaba que “para nosotros, la virtud moral es la conformidad con nosotros mismos”, mientras que Sócrates manifestaba que “la persona inteligente puede experimentar los mismos impulsos violentos y antisociales que el ignorante, pero dominándolos mejor e incurriendo, con menor frecuencia, en la imitación de los seres inferiores”.

De acuerdo con lo anterior, cada ser humano ha de ser capaz de distinguir entre el bien y el mal; sin embargo, no existe acuerdo entre los diversos pensadores, acerca de si estos conceptos tienen su origen en alguna condición interna del individuo o, en cambio, surgen desde alguna condición determinada externamente. Karen Horney, psiquiatra norteamericana de gran prestigio, sostiene que la vida está llena de “debes” y “no debes”, pero que nadie puede empujamos a ser alguien que cada uno, como persona, no desea ser.

Considerando todo lo aquí planteado, parecería que lo importante es determinar cuales son las normas que funcionan y cuales pueden olvidarse, sin perjudicar a terceros y a uno mismo. Sólo quien es capaz de sumergirse en sí mismo, puede corregir sus errores y alcanzar, en forma consciente, su comportamiento en el mundo.

De acuerdo con lo expresado, podríamos afirmar que la “Ética Masónica” es un compromiso entre cada individuo y la sociedad. Nuestra Orden induce a sus adeptos a la libre aceptación de una conducta moral, sin usar procedimientos compasivos, punitivos ni fanatizantes. En la Masonería somos “armados” de profundos conceptos éticos que nos capacitan para analizar y evaluar nuestras actuaciones individuales, aquilatando nuestra propia institución y la humanidad toda.

La fraternidad se configura como un baluarte de la masonería… ¿Qué forma más elevada de Ética puede encontrarse aparte de ésta que constituye la base de la solidaridad y la amistad? Por otro lado, no debemos olvidar que una característica impuesta a cada uno de los candidatos propuestos para ingresar a la Orden es que sean “personas libres y de buenas costumbres”, de manera que sólo cabe esperar que los adeptos se comporten de acuerdo con esta condición.

Se suele definir la Francmasonería como la “asociación ética y libertaria de los constructores de un ser humano mejor y, a través de este, de una humanidad redimida”. Sin embargo, la masonería no dicta normas morales, ni señala listas de virtudes o de vicios. En ella no se conoce la palabra “pecado”. Cada uno es soberano de sí mismo y debe disponer de los elementos de juicio que autorregulan su conducta, entendiendo que cualquier procedimiento que se desvía del camino verdadero, resulta igualmente incorrecto para cualquier persona de buenas costumbres. No obstante, no se debe perder de vista que los seres humanos presentamos imperfecciones, flaquezas y debilidades, pero el autodesafío de quienes se incorporan a nuestra Institución consiste en enfrentar estas características y superarlas lo antes posible.

Para la Francmasonería, la esencia del perfeccionamiento radica en la libertad de la persona al disponer de la facultad de decidir la forma de ir al encuentro consigo mismo, sin otra condición que la de concretar en sus actos los más elevados valores. De acuerdo con esto, cabe destacar que no le impone a sus miembros meta alguna, pues ésta la debe ir fijando o descubriendo cada uno, pues no se le obliga a seguir un camino trazado previamente. El problema aquí está en descubrir qué ha de entenderse por perfeccionamiento, para lo cual el masón habrá de guiarse por dos tipos de valores que han de orientar su trabajo, aquél conocido como intelectual o lógico, que está ligado al conocimiento y que corresponde a la incesante Búsqueda de la Verdad, o sea, llegar al juicio verdadero y otro que incluye todos los valores éticos y que se expresa en la conducta humana en el sentido de que ésta puede ser moralmente “buena” o “mala”.

EL MASÓN ENTRE LA DUDA Y LA CERTEZA

“La búsqueda de la verdad, tarea que debiera preocupar a todos los seres humanos, es el trabajo, es el afán propio del masón. Su caminar por la Orden le debe llevar a descubrir los valores que dignifican la vida y, junto a ellos, su encuentro con la verdad significará la cristalización de su esencia humana”.

Lo señalado en el párrafo precedente constituye uno de los fundamentos básicos de nuestro quehacer como masones. La Orden nos pone permanentemente en la disyuntiva de enfrentarnos con nosotros mismos y de buscar en forma armónica y constante la razón de nuestro destino y de nuestra existencia. La formación de cada uno depende del hábitat en que le corresponde vivir y del cual no puede desligarse. Por el contrario, no sólo deberá enfrentar los desafíos con los medios que tenga a su alcance, sino que se tendrá que comprender y amar el entorno que se le ha entregado, con sus costumbres, sus tradiciones y su cultura.

El inicio del caminar como masón será incierto, ya que éste no estará en condiciones de decidir cuál ruta seguir. Pero estará consciente de que deberá proceder a la elección dentro de los marcos de ética y moral que le dicte su conciencia que, en un principio, no le será fácil de visualizar. De este modo, sólo podrá saber si ha elegido bien, una vez que haya tomado su decisión y comience, en forma objetiva, a dar sus primeros pasos en su etapa de aprendizaje.

Sus primeras elecciones no estarán exentas de aprehensiones, temores, esperanzas y fracasos, fundados o no; aspectos propios de un ser dotado de inteligencia y con poder de deducción, a los cuales deberá enfrentarse constantemente… Expresado en pocas palabras, su comportamiento estará invadido por la duda… Duda respecto de qué camino seguir… Duda respecto de cómo responder a los diversos desafíos… Duda acerca de cómo tomar la decisión más sabia, más justa, más ética… Duda respecto de si las respuestas encontradas serán “la Verdad”, una parte de ella, o sólo errores que le obliguen a seguir buscando. Los primeros pasos, vacilantes y temerosos ante lo desconocido le inducirán incógnitas que tendrá que despejar en su marcha inexorable hacia el final de la existencia humana. El camino elegido habrá de variar tantas veces como sea necesario hasta encontrar aquél que le parezca el más adecuado a sus posibilidades y la respuesta que espera encontrar. Pero lo que sí deberá tener claro, es que jamás podrá ser simple espectador o podrá dejar que el azar resuelva sus dudas o temores. Sólo él podrá dilucidar si se encuentra en un camino correcto, porque sólo su conciencia será quien le indique si está o no satisfecho con la respuesta encontrada, que no es otra cosa que “su respuesta” y no necesariamente la de los otros.

El caminar tanto por los senderos de la reflexión sólo le conducirá a comprender que la búsqueda ha tenido, apenas, un éxito relativo, ya que solamente ha logrado visualizar sus deberes y responsabilidades y el hecho de que puede considerar como absoluta, únicamente, la verdad de su existencia, ya que su materia desaparece y se transforma.

A estas alturas, sólo podrá, aparte de saber que lo único absolutamente cierto de su existencia es que ésta habrá de terminar en algún momento y, por lo tanto, revisar lo que ha sido su vida personal; en consecuencia, podrá sentirse satisfecho de haberse preocupado fundamentalmente de conocerse a sí mismo, de haber ponderado y evaluado correctamente su especial condición de ser humano y, por lo tanto, perfectible; de haber sido capaz de detectar las impurezas que afectan a su personalidad, de reconocer con valentía sus defectos y con humildad sus virtudes; de reconocer que las respuestas que se le van generando no poseen la condición de ser verdades absolutas y, por lo tanto, siempre será necesario seguir buscando otras, cada vez más adecuadas, aunque no por ello definitivas. Es decir, por mucho caminar y esforzarse, la otra certeza que podrá tener es la de reconocer que la verdad encontrada es su mejor verdad, pero no necesariamente la verdad de todos… De aquí deriva la última certeza posible: la permanente necesidad de seguir perfeccionándose cada día.

Es obvio que duda y certeza son dos conceptos complementarios. Cuando uno de ellos aumenta, el otro necesariamente disminuye y, aunque triste después de mucho esforzarse, siempre va a prevalecer la duda sobre la certeza.

A modo de conclusiones, consideremos las aseveraciones siguientes:

Se puede calificar la ética masónica como una moral subjetiva, progresista, volitiva, autónoma, racionalista, humanista, analítica, selectiva y laica.

La ética radica en el aquí y ahora en que se halla toda persona digna y libre que necesariamente debe actuar en el mundo y como ser racional.

La ética orienta la vida del individuo y le ayuda a conseguir sus fines humanos mediante la práctica de las virtudes morales, es decir, lo guía en la realización de sí mismo y de sus potencialidades, modificando sus hábitos.

La ética masónica afirma la autonomía de los valores y principios morales que los masones deberán practicar libremente, buscando siempre su perfeccionamiento, la conquista de su felicidad y la de los demás seres humanos.

La ética francmasónica permite concebir al ser humano como un “animal ético”, porque tanto la moralidad como su comportamiento ético son expresiones de espiritualidad que procede de la conducta reflexiva, consciente, responsable y libre.

Las únicas certezas posibles son: el saber que la existencia humana es limitada y la de necesitar un permanente perfeccionamiento.

La senda para seguir en el perfeccionamiento del ser humano está poblada de dudas permanentes que definen, en todo momento, la necesidad de seguir buscando la verdad, a veces, tan esquiva.

Posted in Aprendiz, Educación Masónica | Leave a Comment »

Carta de un 33º a un Aprendiz

Posted by cosmoxenus en 25 noviembre 2007

Q:. H:. Aprendiz.,

Me pide usted unas cuantas palabras con ocasión de su ingreso a la Masonería hace unos días, y aunque he querido contestarle rápidamente no me ha sido fácil hacerlo.

La razón de esta demora, radica en que el método que practica la Orden es rico en cauces, y no es sencillo elaborar un instructivo Masónico al estilo de la “Guía para la Vida”, de Bart Simpson, como sería mi deseo.

Sin embargo, creo que debo comenzar diciéndole que en lo personal me alegra la llegada a la Masonería de jóvenes de mentes abiertas. Seguramente, acostumbrados a la vida académica, y diestros en los nuevos adelantos tecnológicos de la sociedad de la información (Internet, Escáner, Video Bean, wi–fi, celular, megapixel, e– mail, i-Pod, i-Pac, DVD, Mp3, Palm, space, chat, USB, Pocket PC, bytes, mouse, blogs, vlogs, podcast, spyware, adware, etc.).

Por lo tanto, no son ustedes ciudadanos que ingresan a la Masonería con los escasos conocimientos con que lo hacíamos nosotros cuando no existían las computadoras. Muy por el contrario, se trata de personas que, antes de tocar nuestras puertas, pudieron investigar en la Internet, en compañía de sus allegados, quienes somos los Masones, quienes hemos sido, que hacemos, que dicen de nosotros nuestros simpatizantes y que afirman nuestros malquerientes.

Naturalmente, esto nos crea el reto, frente a ustedes, nuevos compañeros de ruta, de estar permanentemente actualizándonos acerca de las nuevas corrientes de opinión y practica de la Masonería en una época que se llama a si misma la de la información. Es decir, que estamos obligados, por imperativo de los tiempos que corren, a asumir simultáneamente el rol de heraldos del progreso y guardianes de la tradición. Y eso no es fácil.

La buena noticia, es que la experiencia ha demostrado que de estos diálogos intergeneracionales la Masonería siempre emerge ratificando un rol muy afín con la construcción de un mundo más humano y más sensible al dolor ajeno que el que encontró. Un mundo más respetuoso de la diferencia y la heterogeneidad.

Del mismo modo entiendo, que jóvenes como usted, que han optado por dedicar su tiempo a la Masonería, se respetan a sí mismos, y también respetan a aquellas personas que han escogido para ejecutar un proyecto común, y con quienes obligatoriamente están analizando esta nueva distracción de la vida familiar, así como su lugar en la vida de pareja.

Y si para ello, usted cancela una suma mensual de dinero que fácilmente podría dedicar al disfrute de un buen libro, de un partido de fútbol, a oír música de su gusto, charlar con su pareja, comer una rica pizza (doble queso con piña, pollo y champiñones), o a degustar un excelente congrio con un cabernet, en inmejorable compañía, o a cultivar con devoción un pecado capital, eso me impone el máximo respeto por su presencia entre nosotros.

Sentado esto, créame, Q:. H:., cuando le digo, que la promesa que le hace la Masonería consiste en brindarle la posibilidad de dialogar sin intermediarios con usted mismo, de confrontarse, y de elaborar en consecuencia un argumento propio para incorporarlo a su biografía personal. Es este el real carácter instrumental de los muchos textos y psicodramas que conocerá entre nosotros. Es el “atrévete a pensar” que Kant (otro Masón como usted) escribió en el frente de su casa.

La Masonería además le ofrece una catarsis. Es decir, en palabras del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, una “purificación de las pasiones del ánimo mediante las emociones provocada por el arte”. En nuestro caso, por el “Arte Real” de la construcción de nosotros mismos y del de la construcción de la sociedad en que vivimos.

La Iniciación por la que acaba de pasar, en palabras de René Guenon (un escritor Masón francés), no es más que “la transmisión de una influencia intelectual”. Y en esta, como en cualquier otra transmisión, para que sea funcional se requiere un emisor idóneo (la Masonería), un receptor idóneo (usted) y un medio idóneo (lo llamamos Rito). Es decir, que nuestros modos le imponen a usted mismo un gran peso en su construcción particular, y no es caprichoso el diseño puesto que solo usted conoce la exacta configuración del terreno en donde habrá de levantarse su edificio.

La Orden Masónica cuenta, y ha contado siempre, con muchas formas y estilos de decirle a sus adeptos: “se tú mismo”, “lo que tú haces te hace”, “supérate”, “valora el honor, el saber y la virtud”, “estudia”, “lucha contra la ignorancia y la ambición”, “no te dejes llevar por el brillo de los metales”, etc. Cualquiera que sea nuestra forma personal de transmitirlo, usted no pierda de vista el mensaje central.

No espere, ni busque, ni practique entre nosotros, proselitismos ideológicos, políticos, metafísicos, o de cualquier otra índole, por que estas corrientes de pensamiento corresponden a otros espacios más específicos de adoctrinamiento. No obstante, debemos reconocer que todas esas corrientes de opinión son legítimas en una sociedad plural, a cuya pluralidad debemos incorporarnos con respeto. “He ahí el detalle”, diría Mario Moreno, Cantinflas (otro Masón extraordinario).

Q:. H:. Aprendiz,

Al iniciar usted ahora el método de construcción personal que ofrece la Masonería, mi invitación cardinal es al estudio. Hago votos por que las expectativas que lo llevaron a tocar nuestras puertas sean colmadas a entera satisfacción, y por que tenga una vida Masónica muy placentera.

Bienvenido y mil éxitos.

Posted in Aprendiz, Iniciación | Leave a Comment »

Creen haber descubierto notas musicales en la pintura ‘La última cena’, de Leonardo Da Vinci

Posted by cosmoxenus en 25 noviembre 2007

En el libro ‘La musica celata’, Giovanni Maria Pala documenta cómo llegó a la conjetura de que si se dibuja un pentagrama sobre la pintura del genio italiano aparecen las notas musicales de un requiem, ordenadas de atrás hacia adelante, como solía escribir Leonardo.

El hallazgo indicaría que el genio renacentista podría haber dejado una obra musical de tono sombrío como acompañamiento a su mural del siglo XVI.

“Parece un réquiem. Es como como una pista musical que enfatiza la pasión de Jesús”, dijo el músico y técnico de computadoras italiano Giovanni Maria Pala, de 45 años de edad y quien comenzó a estudiar la obra de Da Vinci desde el 2003.

Su interés nació luego de ver en un noticiero de televisión que un grupo de investigadores consideraban que el artista e inventor ocultaba una pieza musical en ‘La última cena’.

“Posteriormente, no quise solamente escuchar de ello. Como músico, quise investigar”, reconoce Pala.

En su libro ‘La musica celata’ (‘La música oculta’), presentado el fin de semana, Pala explica cómo interpretó los elementos del cuadro para definir su hallazgo.

Primero se dio cuenta de que pintando un pentagrama musical sobre las hogazas de pan y las manos de los apóstoles podía representar notas musicales.

Eso concuerda con la relación simbólica cristiana entre el pan, que representa el cuerpo de Cristo, y las manos, que se usan para bendecir los alimentos, pero las notas no tenian un sentido musical.

Lo que Pala descubrió a continuación fue que debían ser leídas de derecha a izquierda, siguiendo el particular estilo de escritura de Da Vinci.

En su libro, Pala también describe cómo encontró varias pistas sobre el ritmo lento de la melodía y la duración de cada nota.

El resultado de toda la investigación, según Pala, es un “himno a Dios” de 40 segundos, que sonaría mejor en un órgano, el instrumento más común para la música religiosa en la época del autor de ‘La última cena’.

Expertos en suspicacias

Pero no es la primera vez que se relaciona de alguna manera una pieza musical con Leonardo Da Vinci.

Precisamente, en mayo de este año, un equipo de decodificadores reveló el descubrimento de una pieza musical en la Capilla de Rosslyn (Edinburgo), que el escritor Dan Brown utilizó para su famosa y polémica obra de ficción ‘El código Da Vinci’.

Thomas y Stuart Mitchell, los descubridores de la pieza, aseguraron que estaba esculpida en los cubos de piedra de los grabados de la Iglesia, que tienen más de 500 años de antigüedad.

Para ellos, los modelos en los cubos son los llamados patrones Chladni, creados por las vibraciones de diapasones musicales. “Descubrirlos fue como haber recibido un disco compacto del pasado”, afirmó Stuart Mitchell, de 41 años, un maestro de música que reprodujo la pieza con el nombre de Rosslyn Motet.

Los misterios de la ‘cena’

La obra de Leonardo Da Vinci se ha convertido en una de las más analizadas por científicos y buscadores de códigos secretos.

Quizás el más conocido de todos es el escritor Dan Brown, que aprovechó la estela de misterio que encierra la pintura ‘La última cena’, y la usó como fuente inspiración de su libro de ficción ‘El código Da Vinci’, en el que supuestamente revela secretos escondidos en la obra.

La ‘Cena’ es un fresco pintado de 1494 a 1498 en la Iglesia de Santa María de la Gracia, en Milán.

ROMA (AP)

Posted in Ciencia y Religion, Esoterismo Cristiano, Historia Oculta | Leave a Comment »

Creen haber descubierto notas musicales en la pintura ‘La última cena’, de Leonardo Da Vinci

Posted by cosmoxenus en 25 noviembre 2007

En el libro ‘La musica celata’, Giovanni Maria Pala documenta cómo llegó a la conjetura de que si se dibuja un pentagrama sobre la pintura del genio italiano aparecen las notas musicales de un requiem, ordenadas de atrás hacia adelante, como solía escribir Leonardo.

El hallazgo indicaría que el genio renacentista podría haber dejado una obra musical de tono sombrío como acompañamiento a su mural del siglo XVI.

“Parece un réquiem. Es como como una pista musical que enfatiza la pasión de Jesús”, dijo el músico y técnico de computadoras italiano Giovanni Maria Pala, de 45 años de edad y quien comenzó a estudiar la obra de Da Vinci desde el 2003.

Su interés nació luego de ver en un noticiero de televisión que un grupo de investigadores consideraban que el artista e inventor ocultaba una pieza musical en ‘La última cena’.

“Posteriormente, no quise solamente escuchar de ello. Como músico, quise investigar”, reconoce Pala.

En su libro ‘La musica celata’ (‘La música oculta’), presentado el fin de semana, Pala explica cómo interpretó los elementos del cuadro para definir su hallazgo.

Primero se dio cuenta de que pintando un pentagrama musical sobre las hogazas de pan y las manos de los apóstoles podía representar notas musicales.

Eso concuerda con la relación simbólica cristiana entre el pan, que representa el cuerpo de Cristo, y las manos, que se usan para bendecir los alimentos, pero las notas no tenian un sentido musical.

Lo que Pala descubrió a continuación fue que debían ser leídas de derecha a izquierda, siguiendo el particular estilo de escritura de Da Vinci.

En su libro, Pala también describe cómo encontró varias pistas sobre el ritmo lento de la melodía y la duración de cada nota.

El resultado de toda la investigación, según Pala, es un “himno a Dios” de 40 segundos, que sonaría mejor en un órgano, el instrumento más común para la música religiosa en la época del autor de ‘La última cena’.

Expertos en suspicacias

Pero no es la primera vez que se relaciona de alguna manera una pieza musical con Leonardo Da Vinci.

Precisamente, en mayo de este año, un equipo de decodificadores reveló el descubrimento de una pieza musical en la Capilla de Rosslyn (Edinburgo), que el escritor Dan Brown utilizó para su famosa y polémica obra de ficción ‘El código Da Vinci’.

Thomas y Stuart Mitchell, los descubridores de la pieza, aseguraron que estaba esculpida en los cubos de piedra de los grabados de la Iglesia, que tienen más de 500 años de antigüedad.

Para ellos, los modelos en los cubos son los llamados patrones Chladni, creados por las vibraciones de diapasones musicales. “Descubrirlos fue como haber recibido un disco compacto del pasado”, afirmó Stuart Mitchell, de 41 años, un maestro de música que reprodujo la pieza con el nombre de Rosslyn Motet.

Los misterios de la ‘cena’

La obra de Leonardo Da Vinci se ha convertido en una de las más analizadas por científicos y buscadores de códigos secretos.

Quizás el más conocido de todos es el escritor Dan Brown, que aprovechó la estela de misterio que encierra la pintura ‘La última cena’, y la usó como fuente inspiración de su libro de ficción ‘El código Da Vinci’, en el que supuestamente revela secretos escondidos en la obra.

La ‘Cena’ es un fresco pintado de 1494 a 1498 en la Iglesia de Santa María de la Gracia, en Milán.

ROMA (AP)

Posted in Ciencia y Religion, Esoterismo Cristiano, Historia Oculta | Leave a Comment »