El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Las Órdenes Hospitalarias Medievales (Compilación)

Posted by cosmoxenus en 26 mayo 2007

Ordenes hospitalarias
Época: Religiosidad Plenitud
Inicio: Año 1120
Fin: Año 1400

Antecedentes:

La aparición de nuevas Órdenes, de la que es buen ejemplo el precedente camaldulense, obedecía a un doble motivo que venia a dar por zanjado el modelo reformista ejemplificado por Cluny.

Desde el punto de vista organizativo el triunfo del monacato reformador permitió que este fuera diversificándose hasta definir nuevas modalidades religiosas, ya fueran estas guerreras, ascéticas u hospitalarias.

Desde el punto de vista espiritual el redescubrimiento de la pobreza evangélica, ligado a la idea de retorno a la primitiva “vita apostólica” que la reforma gregoriana había propiciado, no podía sino acentuar en el monacato la búsqueda de un mayor rigor moral y disciplinario. El nuevo monaquismo pretendía en esencia romper con el mundo de un modo más radical. No bastaba con la pobreza de los monjes, había que alcanzar la pobreza de los propios monasterios, lo que llevaba necesariamente a una acentuación de los elementos ascéticos.

Tradicionalmente esto se había conseguido mediante la vocación eremítica, que sin embargo resultaba difícil de conciliar por su propia esencia con el modelo cenobítico.

Un primer intento de fusión entre la vida comunitaria y la eremítica se había dado, si bien de forma provisional, en la llamada “Regla de Crimleg”, de la segunda mitad del siglo X. La regla, redactada al parecer en Metz, codificaba ya la vida del monje recluso, ligándola a un monasterio, pero no solucionaba satisfactoriamente el elemento itinerante propio de los eremitas.

La solución vino dada por el Cister, que dotó a la prestigiosa vocación eremítica de una faceta colectiva hasta entonces inédita. El alejamiento del mundo, que no ya la exclusiva vida solitaria, pasó a desempeñar un papel central en el nuevo monaquismo, para el que el trabajo manual, la pobreza y la dureza de la disciplina no representaban sino facetas de una sola concepción vital marcada por el ascetismo.

Al igual que las de tipo militar, las Órdenes Hospitalarias surgieron a menudo de cofradías laicas inspiradas en el ideal de la “vita apostólica” y con una organización semimonástica.

En 1120 nacía una cofradía dedicada al cuidado de los leprosos en el Hospital de Jerusalén. Tras adoptar la regla de san Agustín se transformó en la Orden de San Lázaro, e incluso a principios del siglo XIII, en Orden militar. Sin embargo, sus cometidos bélicos fueron siempre testimoniales y en 1253, tras su expulsión de Siria, la Orden Azaita se instaló en Boigny, cerca de Orleans, extendiendo sus hospitales y lazaretos por el resto de Francia, Alemania, Inglaterra y los Países Bajos.

En 1218 y a iniciativa de san Pedro Nolasco (muerto en 1258) surgía en Barcelona otra cofradía laica de carácter militar-asistencial. Gracias al apoyo de Jaime I y san Raimundo de Peñafort la cofradía se transformaba en Orden en 1253, adoptando el nombre de Nuestra Señora de la Merced. Los objetivos de los mercedarios eran tanto militares (defensa de las costas contra los berberiscos), como asistenciales (hospitales y redención de cautivos) si bien pronto sólo éstos tuvieron importancia. En 1318 la Orden dejó de ser militar, transformándose en mendicante por iniciativa de Juan XXII. Sus caballeros pasaron a integrarse en la Orden de Montesa, acentuándose su carácter asistencial mediante la constitución de cofradías de redención a nivel parroquial encargadas de recaudar fondos para los rescates.

Otras Órdenes menores ni siquiera tuvieron estas veleidades castrenses, reduciéndose siempre su labor a las tareas asistenciales. Tal fue el caso de la Orden de los Hospitalarios del Espíritu Santo, creada en Montpellier en 1195 y extendida por Francia, Italia y Alemania. A idéntico modelo corresponde la Orden de los crucíferos, fundada en Bolonia en 1119 gracias al apoyo de Alejandro II. Reformada en Praga en 1235, la orden se propagó desde allí a Hungría y Polonia durante el siglo XIII.

En algunas ocasiones las instituciones asistenciales no surgieron de la iniciativa de personajes laicos, sino del protagonismo de agrupaciones de canónigos regulares.

El caso más conocido es el de los trinitarios, fundados por san Juan de Mata y Félix de Valois en Cerfroid, diócesis de Meaux, a fines del siglo XII. En 1198 Inocencio III aprobó la Orden de la Santísima Trinidad, bajo la regla de san Agustín. Desde un principio su principal dedicación fue, como en el caso de los mercedarios, la redención de cautivos. Su extensión fue fulminante por Francia, Inglaterra y, en especial por obvias razones, la Península Ibérica, donde los trinitarios llegaron a poseer más de 30 casas a fines del siglo XIII.

A similar modelo, aunque de mucha menor importancia, corresponde la Congregación de canónigos del Santo Sepulcro, nacida en Jerusalén en 1144 a iniciativa de Arnulfo de Rohes. Los sepulcrinos, especializados en la atención hospitalaria, pasaron a Occidente al caer Jerusalén en 1187, integrándose a fines del siglo XV en la Orden del Hospital.

Cabe mencionar asimismo a las congregaciones de san Eloy de León, dedicada a la atención de los peregrinos del Camino de Santiago y a la de san Bernardo de Suiza, con hospitales en los pasos alpinos.

DEL SIGLO X AL SIGLO XV

Al igual que Jesús sanaba, ellas eran las portadoras de esa función salvadora. El cuidado de los enfermos, como en todo discípulo de Jesús era primordial. Era una obligación sagrada.

En el siglo X se inicia en Europa las Fraternidades Hospitalarias a causa de las devastadoras pestes y epidemias que asolan Europa por el crecimiento desmesurado de las ciudades. Las cruzadas se encargaron de extender por toda Europa estos lugares para el cuidado de los enfermos que surgieron como una necesidad de la época.

Una relectura del Evangelio llevaba al redescubrimiento del Cristo pobre. Al visitar al enfermo se estaba visitando al mismo Cristo.

Un gran número de instituciones rivalizaban por atender al enfermo con lo que surgen gran cantidad de Órdenes Hospitalarias. El resto de hospitales no atendidos por religiosos estaba bajo la atención de los obispos del lugar.

Estas Órdenes también vivían en comunidad y hacían un cuarto voto: Asistencia al enfermo.

Hubo muchas Órdenes que atendieron a los enfermos a domicilio como Oblatas, Agustinas Hospitalarias, los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén…

Las más famosas fueron:

– Los Hospitalarios del Espíritu Santo: Fundados por Guido de Montpelier en el año 1075. Acogen la regla de San Agustín. En España se encuentran en Cádiz, Puente la Reina, Sevilla y Manhuesa.

– Los Hospitalarios de San Antonio: También conocidos como Canónigos Regulares de San Agustín y de San Antonio de Vienne. Fundados en 1095 en un hospital cerca de Vienne que era conocido como la casa de la limosna. Se expansionaron durante los siglos XII y XIII. En España fundaron en Cervera (1215), más tarde en Lérida (1271) y de ahí miles de fundaciones en Cataluña, Castilla y Andalucía. En 1787 desaparecería la orden fusionándose con otras.

DEL SIGLO XV A NUESTROS DÍAS

– Nuevas Órdenes Religiosas al servicio de los enfermos:

En el enfermo ven el rostro de Cristo. Se les llamará Hermanos Hospitalarios.

– Destacan los Hermanos de San Juan de Dios:

Fue bautizado con el nombre de Juan Ciudad Duarte. Nació en 1495 en Montemor-o-naro (Portugal). Al morir su madre, su padre se hizo franciscano. Se enroló en el ejército del emperador donde lo condenaron a muerte. Gracias a un valido es liberado. En la guerra ha visto demasiada miseria y dolor con lo que decide regresar a España. No volverá a Oropesa pues era volver al pasado y quiere emprender una nueva vida. Va al sur donde hace de pastor, albañil y otros oficios. En 1538 llega a Granada. En las calles de la ciudad encuentra miles de pobres y enfermos. El mismo Niño Jesús se le aparece diciéndole que Granada sería su cruz. Allí mismo conocería a San Juan de Ávila. La predicación de este Santo tanto le llegó al corazón que se convirtió, las palabras le habían dejado fuera de sí.

La locura le hizo enfermar. Tuvo que ingresar en el hospital general. En lo que vivió vio en que debía dedicar su vida. Su vocación era ponerse al servicio de los enfermos.

Peregrinó al monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe y le otorgó sus favores. Todas sus ganancias iban dirigidas a los pobres y vivía de la limosna. Así fundó el primer hospital y pronto necesitaría colaboradores de entre la gente sencilla y necesitada.

Cree en la providencia de Dios, que Él te dará los medios. Entonces pasará a llamarse Juan de Dios. Viajó por toda España pidiendo limosna y lo que ganó lo iba distribuyendo entre los pobres. A pesar de haber conseguido mucho dinero llegó a Granada sin nada.

Los compañeros forman una pequeña comunidad con hábito y sin votos. Él instaura una asistencia más humanitaria. En el año 1550 antes de morir encomendó a Antonio Martín la obra. Se construye un hospital más grande, se hace famoso el hospital de Granada y se extiende por toda España.

Organización interna:

Constituye un orden laical, no clerical. Algunos clérigos forman parte de la obra para la atención de los hospitales. Además de los tres votos hacen el de asistir al enfermo aún en peligro de la propia vida.

No se fundaría la segunda Orden. Algunas órdenes femeninas se les unirían en el siglo XIX.

Otras Órdenes que asisten a los enfermos son por ejemplo:

– Clérigos regulares ministros de los enfermos fundados por San Camilo de Lelis.

– Otras Órdenes menos famosas.

Fuente Consultada:

. Diccionario de Arte e Historia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: