El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for 5/02/07

QUÉ ES MEDITACIÓN?

Posted by cosmoxenus en 5 febrero 2007

Si durante el día está usted alerta, si está atento a todo el movimiento del pensar, a lo que usted dice, a sus gestos -cómo se sienta, cómo camina, cómo habla- si está atento a sus respuestas, entonces todas las cosas ocultas salen a la luz muy fácilmente. En ese estado de atención lúcida, despierta, todo es puesto al descubierto.

La mayoría de nosotros está inatento. Darse cuenta de esa inatención, es atención.

La meditación no es una fragmentación de la vida; no consiste en retirarse a un monasterio o encerrarse en una habitación sentándose quietamente por diez minutos o una hora en un intento de concentrarse para aprender a meditar, mientras que por el resto del tiempo uno continúa siendo un feísimo, desagradable ser humano.

Para percibir la verdad, uno debe poseer una mente muy aguda, clara y precisa —no una mente astuta, torturada, sino una mente capaz de mirar sin distorsión alguna, una mente inocente y vulnerable. Tampoco puede percibir la verdad una mente llena de conocimientos; sólo puede hacerlo una mente que posee completa capacidad de aprender. Y también es necesario que la mente y el cuerpo sean altamente sensibles —con un cuerpo torpe, pesado, cargado de vino y comida, no se puede tratar de meditar. Por lo tanto, la mente debe estar muy despierta, sensible e inteligente.

Las necesidades básicas para descubrir aquello que está mas allá de la medida del pensamiento, para descubrir algo que el pensamiento no ha producido son tres: 1) se debe producir un estado de altísima sensibilidad e inteligencia en la mente; 2) ésta debe ser capaz de percibir con lógica y orden; 3) finalmente, la mente debe estar disciplinada en alto grado.

Una mente que ve las cosas con total claridad, sin distorsión alguna, sin prejuicios personales, ha comprendido el desorden y está libre de él; una mente así es virtuosa, ordenada. Sólo una mente muy ordenada puede ser sensible, inteligente.

Es preciso estar atento al desorden que hay dentro de uno mismo, atento a las contradicciones, a las luchas dualísticas, a los deseos opuestos, atento a las actividades ideológicas y a su irrealidad. Uno ha de observar “lo que es” sin condenar, sin juzgar, sin evaluar en absoluto.

La mayor parte del tiempo está uno inatento. Si usted sabe que está inatento, y presta atención en el momento de advertir la inatención, entonces ya está atento.

La percepción alerta, la comprensión, es un estado de la mente de completo silencio, silencio en el cual no existe opinión, juicio ni evaluación alguna. Es realmente un escuchar desde el silencio. Y es sólo entonces que comprendemos algo en lo cual no está en absoluto envuelto el pensamiento. Esa atención, ese silencio, es un estado de meditación.

Comprender el ahora es un inmenso problema de la meditación —ello es meditación. Comprender el pasado totalmente, ver dónde radica su importancia, ver la naturaleza del tiempo, todo eso forma parte de la meditación.

En la meditación existe una gran belleza. Es una cosa extraordinaria. La meditación, no “cómo meditar”.

La meditación es la comprensión de uno mismo y, por lo tanto, significa echar los cimientos del orden —que es virtud— en el cual existe esa cualidad de disciplina que no es represión ni imitación ni control. Una mente así, se halla, entonces, en un estado de meditación.

Meditar implica ver muy claramente, y no es posible ver claramente ni estar por completo involucrado en lo que uno ve, cuando hay un espacio entre el observador y la cosa observada. Cuando no hay pensamiento, cuando no hay información sobre el objeto, cuando no hay agrado ni desagrado sino tan sólo atención completa, entonces el espacio desaparece y, por lo tanto, está uno en relación completa con esa flor, con ese pájaro que vuela, con la nube o con ese rostro.

Es sólo la mente inatenta que ha conocido lo que es estar atenta, la que dice: “¿Puedo estar atenta todo el tiempo?” A lo que uno debe estar atento, pues, es a la inatención. Estar alerta a la inatención, no a cómo mantener la atención. Cuando la mente se da cuenta de la inatención, ya está atenta —no hay que hacer nada más.

La meditación es algo que requiere una formidable base de rectitud, virtud y orden. No se trata de algún estado místico o visionario inducido por el pensamiento, sino de algo que adviene natural y fácilmente cuando uno ha establecido las bases de una recta conducta. Sin tales bases, la meditación se vuelve meramente un escape, una fantasía. De modo que uno ha de asentar esas bases; en realidad, esta misma manera de asentar las bases, es la meditación.

Los meditadores profesionales nos dicen que es necesario ejercer el control. Cuando prestamos atención a la mente, vemos que el pensamiento vaga sin rumbo, por lo que tiramos de él hacia atrás tratando de sujetarlo; entonces el pensamiento vuelve a descarriarse y nosotros volvemos a sujetarlo, Y de ese modo el juego continúa interminablemente. Y si podemos llegar a controlar la mente de manera tan completa que ya no divague en absoluto, entonces —se dice— habremos alcanzado el más extraordinario de los estados. Pero en realidad, es todo lo contrario: no habremos alcanzado absolutamente nada. El control implica resistencia. La concentración es una forma de resistencia que consiste en reducir el pensamiento a un punto en particular. Y cuando la mente se adiestra para concentrarse por completo en una sola cosa, pierde su elasticidad, su sensibilidad, y se vuelve incapaz de captar el campo total de la vida.

El principio de la meditación es el conocimiento de uno mismo, y esto significa darse cuenta de todo movimiento del pensar y del sentir, conocer todas las capas de la conciencia, no sólo las superficiales sino las ocultas, las actividades profundas. Para ello, la mente consciente debe estar serena, calma, a fin de recibir la proyección del inconsciente. La mente superficial sólo puede lograr tranquilidad, paz y serenidad, comprendiendo sus propias actividades, observándolas, dándose cuenta de ellas; cuando la mente se da plena cuenta de todas sus actividades, mediante esa comprensión se queda en silencio espontáneamente; entonces el inconsciente puede proyectarse y aflorar. Cuando la totalidad de la conciencia se ha liberado, sólo entonces está en condiciones de recibir lo eterno.

Entre dos pensamientos hay un periodo de silencio que no está relacionado con el proceso del pensamiento. Si observas, verás que ese período de silencio, ese intervalo, no es de tiempo, y el descubrimiento de ese intervalo, la total experimentación del mismo, te libera del condicionamiento.

La meditación no es un medio para algo. Descubrir en todos los momentos de la vida cotidiana qué es verdadero y qué es falso, es meditación. La meditación no es algo por cuyo medio escapáis. Algo en lo que conseguís visiones y toda clase de grandes emociones. Mas el vigilar todos los momentos del día, ver cómo opera vuestro pensamiento, ver funcionar el mecanismo de la defensa, ver los temores, las ambiciones, las codicias y envidias, vigilar todo esto, indagarlo todo el tiempo, eso es meditación, o parte de la meditación. No tenéis que acudir a nadie para que os diga qué es meditación o para que os dé un método. Lo puedo descubrir muy sencillamente vigilándome. No me lo tiene que decir otro; lo sé. Queremos llegar muy lejos sin dar el primer paso. Y hallaréis que si dais el primer paso, ese es el último. No hay otro paso

KRISHNAMURTI

Posted in Evolución Espiritual, Krishnamurti, Meditacion | Leave a Comment »

LA CONSCIENCIA COMO UN INSTRUMENTO DE PERCEPCIÓN

Posted by cosmoxenus en 5 febrero 2007

Dentro de las enseñanzas rosacruces, se nos enseña el fenómeno de la creación material del hombre y como esa creación, está imbuida de una fuerza misteriosa, que permite convertirla en una manifestación animada, transformándola en un vehículo adecuado para la manifestación del Alma.

Lo anterior nos remite, a la primera ley de ontología rosacruz, la cual expresa textualmente: “Dios creo al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz el aliento de vida y el hombre se transformó en un alma viviente”.

Como resultado de convertirse en un alma viviente, el hombre posee una consciencia de sí mismo. Esta Conciencia de Sí Mismo, está definida por el Prof. Morales (1997), en su libro Introducción a la Parapsicología, tomo 2, como:

“Cualidad, propiedad o actividad del espíritu humano o la psique, para reconocerse en sus atributos esenciales y en todas las modificaciones que experimenta en sí mismo.” (p. 314)

La consciencia opera en tres niveles mentales. Cada nivel posee su graduación de sensibilidad a las vibraciones y cada uno tiene su función particular.

1. MENTE OBJETIVA: que vincula nuestra consciencia con la realidad externa, por medio de los sentidos físicos. “En la vinculación del cerebro con la realidad externa, los sentidos no se limitan a transmitir en bloque una imagen del mundo. El mapa de lo real sensorial no se transmite como un todo. Por ejemplo, una imagen visual se descompone en varios tipos de informaciones: colores, movimientos, aristas, formas, límites, etc.”[1]

2. MENTE SUBJETIVA: que nos liga con nuestra realidad interna, se relaciona con los procesos de memoria, imaginación, razonamiento, voluntad, etc. Todos estos estados subjetivos se encuentran dentro de la mente consciente misma, pero detrás del nivel objetivo de la conciencia.

3. MENTE SUBCONSCIENTE: un tercer aspecto dentro de la unidad de la mente, es la mente subconsciente que nos relaciona con nuestra realidad mas profunda y por lo mismo, más ignorada de nuestra naturaleza como un total, este nivel no es alcanzado con facilidad.

Los primeros dos aspectos de la mente, Objetivo y Subjetivo normalmente dominan “conscientemente” nuestra percepción de nosotros mismos.

La Mente subconsciente es lo que llamo la puerta a la Consciencia del Alma o Conciencia Cósmica.

Los tres niveles nos sugieren los conceptos de concentración (1), contemplación (2) y meditación (3), el primero como el enfoque de la consciencia en un objeto, el segundo como las correlaciones de ese objeto y la tercera como el paso a un nuevo nivel de consciencia con respecto al objeto.
(3)

(1) (2)

La ciencia materialista parece estar obsesionada con encontrar y explicar el fenómeno de la consciencia, así como la identidad de un individuo basándose en reacciones físico-químicas, tal pareciera que determinados electrones, átomos y moléculas y no cualquiera, sino determinadas partículas, fueran la causa de dichos fenómenos.

Existen dos razones que parecen refutar lo anterior.

1. La inmensa mayoría de los átomos en cada célula viva (incluyendo cada célula del cerebro) y, de hecho, virtualmente todo el material de nuestros cuerpos, ha sido reemplazados varias veces desde el nacimiento.

2. La mecánica cuántica afirma que por necesidad, todos los electrones, átomos o moléculas deben ser idénticos, ya sea que formen tejido vivo o una roca y aunque hubiera un intercambio de partículas entre ambos, cada uno seguiría siendo lo que es, sin cambio alguno.

Materialmente, lo que distingue a un individuo, de la roca con que esta fabricada su casa, es la pauta con que están dispuestos sus constituyentes. La energía espíritu es la causa de ello, esta fuerza, guiada por una inteligencia suprema forma los electrones en determinados patrones, para que al combinarse formen materia, esta disposición es lo que crea toda forma material, incluyendo aquellas capaces de manifestar vida animada y su consecuente nivel de conciencia y es esta, la que brinda capacidad a una persona para distinguir la diferencia.

Una sensación o una idea, crea en el cerebro billones de señales que polarizan los axones del cerebro, ¿cómo es que esos billones de señales de polarización de los axones se transmutan en conocimiento consciente?

Recientemente, neurobiólogos de la Universidad de California en San Diego han encontrado pistas que arrojan luz sobre el misterio de cómo el cerebro interpreta la información contenida en los impulsos eléctricos enviados por millones de neuronas del cuerpo.

Por ejemplo, la luz, los sonidos y los olores, son transformados por nuestros órganos sensoriales en un código formado por impulsos eléctricos que viaja a través de las neuronas hasta el cerebro. Se piensa que tanto la sincronización como la frecuencia de dichos impulsos ofrecen información sobre el comienzo y la intensidad del estímulo.

Además, en lo que los investigadores consideran un gran avance en el camino correcto, se ha descubierto que diferentes neuronas en el cerebro responden a porciones específicas de la información. Es decir, para descifrar la enorme cantidad de información que llega al cerebro, el trabajo es dividido entre neuronas especializadas. Cada neurona selecciona el tipo de información que se supone va a procesar, para la cual es competente. Un proceso que se parece al músico de una orquesta que sólo lee la parte de la partitura escrita para su instrumento.

Para verificar lo anterior, los experimentos se centraron en el hipocampo, una región esencial para el aprendizaje y la memoria, se usaron estímulos eléctricos para simular la llegada de información, tras lo cual se vigiló, qué célula nerviosa leía, qué parte de la información, encontrando que algunas células nerviosas sólo estaban pendientes del primer impulso, mientras que otras sólo respondían a impulsos eléctricos múltiples que llegaran bajo ciertas frecuencias.

Los científicos creen que otras zonas del cerebro también pueden utilizar los mismos principios para ordenar la información que reciben.

Cada neurona especializada tiene una estructura tal que le permite realizar muchas conexiones. En cada instante, puede estar recibiendo múltiples mensajes de múltiples fuentes, pero sólo responderá a aquella información que posea la sincronía y frecuencia de impulsos adecuadas. La sincronización es muy importante porque la información visual, táctil y auditiva lo requiere. Si no fuera así, veríamos mover los labios de una persona mientras habla, pero las palabras que oiríamos no coincidirían con ese movimiento de labios, como una película mal doblada.

A pesar de la aparente desvinculación entre los diferentes niveles mentales, la mente consciente organiza, sin discontinuidades, los millones de trozos simbólicos en que está codificado el mensaje de la realidad externa y la acción sobre el cuerpo y sobre el mundo. La consciencia une los sentidos a la memoria, conecta la memoria al lenguaje, sueña, crea y delibera voluntariamente.

Si hiciéramos una imagen mental de una balanza y en su lado izquierdo colocamos el alma y la mente en el hombre y en el lado derecho, el cuerpo del hombre en su expresión física, en el centro nos quedaría la consciencia, pues es el producto de la unión alma-cuerpo, lo que produce “un alma viviente consciente”.
CONSCIENCIA

CUERPO DEL HOMBRE
ALMA Y MENTE DEL HOMBRE
La Consciencia sería entonces, como una gran puerta que conecta la realidad externa, la interna y la trascendente, con lo que podríamos encontrar el vínculo de unión de todos los fenómenos del universo, entendiendo como concepto de unidad, lo que el místico llama el Todo.

Los sentidos físicos del hombre lo capacitan para percibir ciertos niveles vibratorios dentro del gran espectro de vibraciones universales de la creación, igual pasa con sus facultades subjetivas y lo mismo sucede con la mente subconsciente en su aspecto más elevado, que, místicamente hablando es la Consciencia del Alma o Conciencia Cósmica, pues esta cubre el espectro completo de las vibraciones.

Por ejemplo un radio, dependiendo de su ajuste, puede captar o enviar una determinada frecuencia, dentro de un espectro de ellas, así sabemos (percibimos) que esas frecuencias existen. De igual manera me pregunto, por qué algunas personas pueden percibir fenómenos parapsicológicos, ¿por qué no considerar a la consciencia, como un instrumento, el que dependiendo la exactitud con que estuviera “calibrado o ajustado” para percibir, también facilitara dichas manifestaciones?, en otro ejemplo, ¿existiría una imagen si no hubiera alguien para percibirla o que la persona tuviera la vista (un “instrumento”) defectuosa? Para que la imagen exista debe haber un cerebro que lo transmita a la mente, ahí la conciencia juega el rol importante, es la que se da cuenta de “la existencia” de la imagen.

En este punto, viene a mi mente, lo escrito por Fr. Ralph M. Lewis (1957), en su libro Interludio Consciente, que en el primer capitulo menciona:

“La teoría opuesta de la substancia, la que nosotros exponemos, es que la conciencia se genera o despierta dentro de nosotros” (p. 39)

“Comprendamos que la conciencia no es el impulso que actúa sobre el organismo, sino más bien es la conciencia despertada como resultado del impulso” (p. 14)

“la conciencia es engendrada por estímulos que actúan sobre la fuerza vital del organismo, y que no es innata” (p. 45)

En este sentido pareciera que el alma, que es el verdadero Ser, utilizara a la conciencia como su instrumento de percepción, para a su vez, manifestar en el plano físico los impulsos vibratorios de esa consciencia universal y que utilizando las técnicas adecuadas para sensibilizarnos a dichos impulsos, nos permitiría entrar en entonamiento con una amplia gama de fenómenos parafísicos y energías sutiles que vendrían a darnos gran bienestar.

En el misticismo rosacruz se considera que el Ser es un estado que tiene su origen en sí mismo y no reconoce causa, uno que es autosuficiente y sin forma. La Mente Universal penetra todo y su Conciencia es la sensitividad de su propia naturaleza, funcionando no por un propósito, sino por la necesidad de lo que es.

En esta forma, logro entender que el hombre es en verdad, una parte del universo, pues así como cada célula está unida en una sola masa que conforma el cuerpo del hombre (microcosmos) de la misma manera el hombre, en sus diversos niveles, esta unido al universo (macrocosmos) y cada alma a Dios, así como la consciencia del hombre esta conectada a la mente universal que dio origen a Todo.

“La Consciencia de Dios no es solamente vida, sino mucho más que eso; es también amor y poder. El más grande de todos los atributos de esa misteriosa Consciencia es el amor, porque es creativo, protector, inspirador e iluminador. Por lo tanto el amor es vida y es luz.

Si el hombre comprendiera que él es la luz de la vida en el amor de Dios que mora en su interior, podría entender mejor la relación que guarda con Dios.”

[1] Este texto es tomado de un capítulo del libro del Dr. J. J. Horta Santos “O Tempo e a Mente” (Río de Janeiro, Nova Era, 1998, p. 161-167), que si bien forma parte y está relacionado con el contenido total del mismo, entendemos que bien puede ser leído como una unidad. La versión al castellano fue realizada por Dora Ivnisky.

Se han omitido las imágenes. Para leer el artículo completo hacer clic aqui

Posted in Rosacruz | Leave a Comment »

La Sabiduría de la Kabbalah

Posted by cosmoxenus en 5 febrero 2007

Dime Que Me Quieres

Depresión. Rabia. Co-dependencia. Celos. Adicción. Impaciencia.

¿Te suenan familiares? ¿Qué es lo que todas estas cosas tienen en común? Todas son formas de idolatría.

Una porción del Zóhar (Tsav) se refiere a los peligros de la idolatría. Si piensas que sólo se refiere a inclinarse ante estatuas antiguas, piensa de nuevo. Cualquier cosa que permitas que te controle es considerada por los Kabbalistas idolatría. Una de las formas de idolatría es la búsqueda de aprobación.

¿Qué es la aprobación?

Es buscar la energía de otra persona para que llene tus agujeros negros. El Rav Áshlag, el fundador del Centro de Kabbalah, dijo que el depender de la aprobación de otros es la semilla de la incertidumbre, de la depresión y la tristeza. También dijo que esta necesidad es una parte esencial de quién somos, pero la única forma de satisfacerla es generarla de dentro.

No te equivoques, la aprobación es la droga más grande jamás inventada. Al buscar la energía de los demás para llenarte a ti mismo, obtienes un placer temporal pero una crisis duradera. Y para aquellos de ustedes que están pensando: «en realidad no hay nadie en mi vida de quien yo esté enganchado a su aprobación», lo más probable es que estén buscando la aprobación de todo el mundo. En resumen: la Luz ve todo lo que haces.

No necesitas que la mente humana reconozca tu grandeza. Ésta está registrada allá arriba. Si andas por ahí haciendo el bien, siguiendo tu brújula interna, vas a obtener cosas buenas a cambio.

Una de mis oraciones favoritas de Rosh Hashaná dice que Dios recuerda todo lo que ha sido olvidado. Los kabbalistas explican que Dios recuerda las cosas buenas que hacemos, pero sólo cuando nosotros nos olvidamos de ellas. Es decir, Dios recuerda las cosas en las que no utilizamos nuestros egos ni buscamos aprobación por ellas. Recordar tus acciones positivas y el hecho de que TÚ las hiciste, significa que todavía estás esperando que los elogios regresen a ti.

Según el Zóhar, al atraer atención hacia tus acciones positivas, estás succionando la Luz y reduciendo los efectos positivos de tus actos de compartir. Es por esto que los kabbalistas dicen que la más alta forma de compartir es anónima.

Aprovecha cada oportunidad que tengas para empezar a reconocer cómo estás enganchado en la aprobación de los demás. Aprovecha la oportunidad de centrar la atención en ti mismo, mirándote desde una posición de tercera persona. Toma nota de cuántas acciones y palabras inviertes en buscar la aprobación de los demás. Cuando notes cuánto dependes de otros para tu propio sentido de autoestima, va a ser el momento en el cual vas a comenzar a tener tus propios sentimientos de validación y aprobación.

Yehudá (Tomado de la Revista “Luz del Alma”)

Posted in Kabbalah | Leave a Comment »

Compromiso

Posted by cosmoxenus en 5 febrero 2007

Comprometerse va más allá de cumplir con una obligación, es poner en juego nuestras capacidades para sacar adelante todo aquello que se nos ha confiado.

El bienestar propio y el de los demás

Una persona comprometida es aquella que cumple con sus obligaciones haciendo un poco más de lo esperado al grado de sorprendernos, porque vive, piensa y sueña con sacar adelante a su familia, su trabajo, su estudio, su grupo y todo aquello en lo que ha empeñado su palabra.

Todos tenemos compromisos de diversa índole y según el estado de la persona (como padres de familia, hijos, trabajadores, estudiantes, etc.) Aún así, hay personas que esperan exista un contrato, una promesa o una ineludible consecuencia para saberse con un compromiso, como la celebración del matrimonio, la firma en el contrato de trabajo, el inscribirse en la escuela o el nuevo hijo que nacerá próximamente.

El hecho de aceptar formalmente un compromiso, hace suponer que se conocen todos los aspectos, alcances y obligaciones que conlleva. La realidad es que creemos cumplir a conciencia por ajustarnos a un horario, obtener un sueldo, asistir a la escuela y estar un rato en casa. Casi siempre, la falta de compromiso se debe a descuidos un tanto voluntarios, pero principalmente a la pereza, la comodidad y al egoísmo.

No basta con cumplir con lo previsto, lo estipulado, lo obvio… todo compromiso tiene muchas implicaciones, pensemos un instante en aquellos que son los más importantes que tenemos:

Como padres de familia: No basta proporcionar los medios materiales, los hijos necesitan que los padres les dediquen parte de su tiempo para jugar, conversar y enseñar. ¿Cuántas veces hemos cancelado un compromiso personal para estar con la familia? Normalmente sucede lo contrario. Parte del compromiso de ser padres, implica buscar la amistad de los hijos.

Como esposos: Partiendo de la fidelidad como indispensable, hace falta avivar el amor y la comprensión: cuidar el aspecto personal como antes de casarse; hacer pequeños obsequios: la flor, el dulce, el CD con la música que más le gusta a la pareja; salir juntos al cine o a cenar; terminar una pequeña riña con un beso y un abrazo… Y tantos y tantos detalles que parecen olvidarse con el paso del tiempo.

Como hijos: Además de la sinceridad, la obediencia, la ayuda en el hogar y el esfuerzo en los estudios, ¿qué otra cosa haces? Los padres también necesitan cuidados, detalles de cariño y pequeños servicios, los cuales no piden y sin embargo, estarían muy agradecidos de recibirlos. Cabe hacer un paréntesis en el ámbito escolar: estudiar todas las materias a conciencia y con profundidad, entregando todo los trabajos solicitados, independientemente del gusto y preferencia que se tenga

Como trabajadores: Es muy significativo la forma en la que se vive el horario (los extremos de rigurosa entrada y salida para cumplir, o en su caso: los retrasos) ¿Das un poco más de tu tiempo si hace falta? No olvidar procurar un ambiente amable y las buenas relaciones. Parte de nuestro compromiso laboral es la actualización de conocimientos para el perfeccionamiento profesional.

Como amigos: ¿Nuestras amistades son “utilitarias”?, es decir, si sólo recordamos a los amigos cuando algo se nos ofrece. La amistad se cultiva, es necesario llamar, buscar, enviar correo electrónico y visitar a las personas con las que tenemos un mutuo afecto, estar pendientes de su bienestar personal y familiar.

Como ciudadanos: Evitar la indiferencia, no podemos quejarnos de la situación actual del país sin hacer algo para mejorarlo, se debe participar en las elecciones, apoyar campañas que beneficien a todos: en el área de: la ECOLOGIA PLANETARIA, tan poca atendida y tomada en seroio, dado a la suma gravedad del problema y en el que todos debemos actuar de manera responsable, salud y bienestar social, laboral, legislativa… lo peor que nos sucede es creer que poco podemos hacer como si viviéramos aislados. Promover la seguridad, la limpieza, la creación de lugares de sano entretenimiento y los servicios básicos para el lugar donde vivimos, es una manera de comprometernos con nuestra sociedad y nuestra nación, como ciudadanos de un mundo globalizado.

En todos los casos existe la obligación grave de cuidar el buen nombre de personas, instituciones y empresas con las que tenemos relación. Es un tanto triste ver como un estudiante repudian su escuela, como las personas prefieren y exaltan los beneficios que se dan en otro país, como se quejan de su cónyuge con personas ajenas, anhelar por inconformidad el trabajo en otra empresa o tener un jefe “a modo”…

¡Cuántos son los compromisos y cuántas cosas implican! Si parece mucho, hemos vivido con los ojos cerrados a la responsabilidad y pensando sólo en recibir beneficios, con el temor a dar más de nosotros mismos. Seamos honestos, en esto no existe temor sino egoísmo.

La persona comprometida es generosa, busca servir, como dar más afecto, cariño, esfuerzo, bienestar… en otras palabras: va más allá de lo que supone en principio el deber contraído. Es feliz con lo que hace hasta el punto de no ver el compromiso como una carga, sino como el medio ideal para perfeccionar su persona a través del servicio a los demás.

Fraternalmente

Alberto Dulanto Pardo Figueroa

Posted in Autoayuda, FIlosofia | Leave a Comment »

Eliphas Lévi

Posted by cosmoxenus en 5 febrero 2007

Eliphas Lévi es el nombre adoptado por el mago y escritor ocultista francés Alphonse-Louis

Alphonse-Louis Constant nació el 8 de febrero de 1810 en el número 5 de la rue des Fossés-Saint-Germain-des-Près (denominada posteriormente rue de l’Ancienne Comédie) en París, hijo de Jean Joseph Constant y Jeanne Agnès Beaucourt. Su padre era zapatero. Gracias al abad J.-B.Hubault Malmaison, que organizó en su parroquia un colegio gratuito de enseñanza básica para niños pobres, realizó sus primeros estudios, ingresando en 1825 en el pequeño seminario de Saint-Nicolas du Chardonnet, dirigido por aquel entonces por el abad Frère-Colonna, quien probablemente ya lo orientó hacia el estudio de la magia. En 1830, habiendo terminado sus estudios de retórica, pasó según la norma al seminario de Issy para acabar sus dos años de filosofía. En este mismo año fallece su padre. Tras Issy, ingresa en el seminario de Saint-Sulpice para estudiar teología. Allí es ordenado subdiácono y tonsurado. En 1835, estando al cargo de la catequesis de jóvenes muchachas de Saint-Sulpice, le es confiada la joven Adèle Allenbach por su madre, con la misión de «protegerla muy especialmente y de instruirla a parte, como si fuera la hija de un príncipe».

A instancias de sus amigos Fauvety y Caubet, se hizo masón. Iniciado el 14 de marzo de 1861 en la logia Rosa del perfecto silencio, de la que Caubet era el Venerable, declara en su discurso de recepción:

« Vengo a aportar en medio de vosotros las tradiciones perdidas, el conocimiento exacto de vuestras señales y emblemas, y por lo tanto, mostraros el motivo por el cual vuestra asociación fue constituida… » (CAUBET, Souvenirs, París, 1893).

La ceremonia tuvo lugar en presencia de multitud de Hermanos a quienes intentó explicar que el simbolismo masónico fue extraído de la Cábala. Pero fue en vano, no le creyeron. Mientras tanto, Eugénie Chenevier y su hijo habían vuelto a París, y Eliphas le hizo saber que quería ocuparse del niño. La madre cedió a su deseo, pero en 1867 surgió una querella por motivos económicos y ya no volvería a ver más ni a la madre ni al niño hasta su muerte. En 1861 publica La Clef des grands mystères, último episodio de la trilogía empezada con Histoire de la magie y Dogme et rituel de la haute magie.

El Credo Filosófico

Eliphas Lévi Zahed.

Creo en lo desconocido que Dios personifica:
Probado por el ser mismo y por la inmensidad
Ideal sobrehumano de la filosofía,
Perfecta inteligencia y suprema bondad.

Creo en el infinito que el finito proclama;
Creo en la razón que no se debilita;
Creo en la esperanza y he adivinado el alma,
Sentando que el amor desprecia la muerte !

Creo que el ideal para nosotros se realiza
En los hombres con amor, espíritu y bondad
Justos de todos los tiempos, ustedes son mi iglesia ;
Y mi dogma tiene por ley la Universalidad !

Creo que el dolor es un esfuerzo para nacer,
Que el mal es para nosotros la sombra o el error del bien;
Que el hombre trabajando debe conquistar su ser
Que el bien es el amor y que Satán no es nada.

Creo que la misma esperanza vive bajo todos los símbolos,
Que el mundo tiene por ley la solidaridad;
Yo derroco el altar de todos los ídolos,
Pronunciando dos palabras ; Justicia y Verdad.

Creo que por el derecho el deber se mide,
Que el más fuerte debe más y el débil menos;
Que tener miedo del verdadero Dios ,es injuriarle,
Pero que precisa unir nuestros esfuerzos a los suyos.

Creo que la naturaleza es la fuerza inocente
De la que jamás nuestro error abusa impunemente;
El mal hace al pensamiento activo y vigilante
Pero el es el remedio y no el castigo.

Creo que de la muerte desgarrando los velos,
Volveremos todos al hogar paterno:
La ignorancia y el error son las sombras de las estrellas
De las que el bien radiante es el centro eterno !

Eliphas Lévi Zahed.

Le Credo Philosophique

Je crois é l’inconnu que Dieu personifie:
Prouvé par l’étre méme et par l’immensité,
Ideal surhumain de la philosophie,
Parfaite intelligence et supréme bonté.

Je crois en l’infini que le fini proclame;
Je crois en la raison qui ne s’affaiblit pas;
Je crois á l’espérance et j’ai deviné l’áme,
En sentant qve l’amour méprise le trépas !

Je crois que l’idéal pour nous se réalise
Dans les hommes d’amour,d’esprit et de bonté,
Justes de tous les temps,vous étes mon Eglise,
Et mon dogme a pour loi l’universalité !

Je crois que la douleur est un effort pour naitre,
Que le mal est pour nous l’ombre ou l’erreur du bien
Que l’homme en trabaillant doit conquérir son étre
Que le bien c’est l’amour et que satan n’est rien.

Je crois qu’un méme espoir vit sous tous les symboles
Que le monde a pour loi la solidarité;
Je renverse l’autel de toutes les ídoles
En prononcant deux mots: Justice et Vérité.

Je crois que par le droit le devoir se mesure,
Que le plus for doit plus,et le plus faible moins:
Qu’avoir peur du vrai Dieu,c’est lui faire une in jure,
Mais qu’il faut réunir nos efforts á ses soins.

Je crois que la nature est la force innocente
Dont jamais notre erreur n’abuse impunément;
Le mal rend la pensée active et vigilante,
Mais il est reméde et non le chátiment.

Je crois que du trépas en déchirant les voiles,
Nous retournerons tous au foyer paternel:
L’ignorance et l’erreur sont l’ombre des étoiles
Dont le bien rayonnant est le centre éternel !

Posted in Esoterismo, Masoneria | Leave a Comment »