El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for 3/02/07

EL PRIMER TEMPLO

Posted by cosmoxenus en 3 febrero 2007

Por MANUEL AYLLÓN CAMPILLO

¿Qué sucedería en el caso de que Dios deseara disponer de su casa en la Tierra, para aviso y recuerdo de los hombres que no vean en la naturaleza la mejor de sus moradas? ¿No sería razonable que Él “dictara”, como el Primer “Cliente”, a algunos hombres la naturaleza y modo de resolver su “encargo”? A partir de ahí todo es posible. Y entonces pudo comenzar el oficio de arquitecto. Un asunto sobre el que los arquitectos durante toda la historia de esta profesión hemos teorizado, escrito, dibujado y polemizado ha sido sobre el de las características esenciales del Templo primordial, del arquetipo de Templo.

No hay que olvidar es que el Templo de Jerusalén no fue, propiamente, un lugar de culto y, por lo tanto, de concentración de los fieles, que lo hacen en el atrio y fuera de lo que específicamente es Templo, sino la morada del Arca de la Alianza, cofre guardián de las Tablas de la Ley, y símbolo de la alianza entre JHWH y su pueblo elegido, el hebreo. Por ello el Templo de Salomón es, propiamente, el conjunto de tres piezas: el Ulam, el Hekal y el Debir, lo que traducido vulgarmente se llama el Atrio, el Santo y el Santo de los Santos. Esta composición jerarquizada y tripartita la encontraremos, de alguna manera, en la forma griega del pronaos, naos y adyton. Comprenderemos con esto que la tipología de templos producida por el Cristianismo no encuentra en el de Salomón su referencia modélica, ya que lo hace en la planta basilical romana, como romano es también el ordenamiento jurídico cristiano. El Templo de Salomón no será pues un modelo sino un arquetipo, es decir un tipo soberano y eterno que sirve de ejemplar al entendimiento y la voluntad de los hombres. Visto esto, conviene transitar hacia la naturaleza esencial de tan singular edificio cual es el carácter de su usuario: Dios. Es un espacio para que en él se albergue el signo de Su pacto con los hombres y se edifica a Su Gloria para mostrar Su Magnificencia Solitaria. Por ello el edificio ha de buscar y pretender la perfección, pues es Perfecto quien lo inspira.

Y en ello radica su importancia, pues no sólo es un arquetipo, sino que fue perfecto como Perfecto es Dios. La búsqueda de su forma es por tanto la búsqueda de la perfección. No es de sorprender, por tanto, que el proyecto del Templo sea el proyecto por antonomasia, pues obtener la precisión de sus trazas en buena medida es perseguir la perfección y la armonía. En ese sentido, la elaboración de esos dibujos corresponde al recorrido de un camino interior, pues debe ser espiritual la gimnasia que lleva al arquitecto a esas tareas. Los instrumentos de que se ha de servir son las potencias de su espíritu, sus virtudes y es el estudio y la reflexión la vía para iniciar ese camino. Es lógico que en esta vía, perseguir esta tarea se haga desde el estudio, la interpretación, el lenguaje y, por fin, la intuición, es decir la interiorización en la búsqueda de la respuesta. Pues, al igual que Dios actuó a través de las revelaciones proféticas de Natan o de Ezequiel, es razonable entender que sólo desde la iluminación es posible acercarse al final de estos trabajos, y la iluminación es lo que se descubre al desvelar la última cortina que queda cuando, desde el estudio y el trabajo reflexivo, se cree uno encontrar al término del camino al que el hombre accede por sus exclusivos medios y que según va transitando comporta la práctica su desnudez esencial.

Y si bien es cierto que estas tareas devienen de una practica moral y sensitiva cierto es que se accede a ellas desde la discusión de un problema intelectual y lógico cual es determinar la plástica visualización de lo que esta descrito, de manera aparentemente clara, en los textos bíblicos. Muchos arquitectos que se acercaron así al problema estilístico y compositivo del proyecto del Templo iniciaron, con ello, una aventura espiritual que no tiene final, sino es por la precitada vía de la iluminación. Y en ese supuesto, dificilísimo, dibujar los planos pretendidos se convierte en lo menos importante, casi en innecesario.

En el fondo se aprecia que la atracción que esta materia tiene entre muchos y en especial entre algunos arquitectos -desgraciadamente cada vez menos entre estos últimos- se residencia en dos motivos básicos.

De una parte, haber servido como referencia mítica sobre los orígenes de una profesión y, por tanto, sus elementos narrativos y formales, aunque sea de manera parcial y fraccionaria, han servido para construir un mundo de referencias analógicas y simbólicas en que enmarcar el contenido doctrinal y esencial de esa actividad profesional en la historia. De alguna manera puede ser que el asunto que se relata no sucediera como se dice que fue, pero nos encontramos con un relato mitológico y como tal hay que entenderlo y, para ello, nada mejor que la definición que de la mitología da en el siglo VI Esteban de Bizancio al decir de ella que es lo que nada fue y siempre será.

De otra, relatar el empeño del hombre en perseguir el ideal de la perfección por vía de la construcción. Aunque en el relato, de forma figurada, la perfección pretendida sea la que se alcanza con la construcción del Templo como objeto y problema edificatorio. Por tanto, y en el trasunto del relato, muchos han entendido que tal perfección en la construcción no tiene como objeto una “res aedificatoria” de carácter mensurable y limitado, y han encontrado el objeto de sus esfuerzos en la construcción de esa sociedad justa, en esta tierra, de la que el Templo es una referencia simbólica.

Posted in Aprendiz, Historia, Templo de Salomon | Leave a Comment »

EL DIA DESPUES DEL PRIMER DIA

Posted by cosmoxenus en 3 febrero 2007

La gran mayoría de las personas que entramos en Masonería lo hacemos sin conocer casi nada de la institución, mucho menos de su filosofía y objetivos y menos aun del compromiso y responsabilidad que adquirimos con nuestra sociedad, nuestra familia y con nosotros mismos. Indudablemente todos entramos porque teníamos una vida razonablemente buena, que indujo a algún masón a presentarnos, sin embargo no había en su mayoría, alguien o algo que nos recordara a luchar permanentemente por una superación moral, intelectual o espiritual.

Por eso, un día después que somos iniciados y recibimos la luz, una vez que pasaron los discursos y las celebraciones del banquete, nuestra vida tiene que recibir una nueva tónica para encarar las cosas……..ya no es suficiente ser honrado en el sentido común de la palabra o un buen trabajador…..el compromiso masónico me obliga a estudiar la naturaleza, el hombre………….me obliga a entender su filosofía y enseñanzas y esto indudablemente tiene que influir positivamente en nuestra vida.

Empezaremos a escuchar con mayor asiduidad las palabras Caridad, Justicia, Tolerancia, Libertad etc., .Nuestros mayores nos inculcaran que debemos practicar las virtudes como una forma de encontrar el perfeccionamiento, ese perfeccionamiento total que nunca llegara pero que su búsqueda nos ayudara ha acercarnos al G:.A:.D:.U:. .

Pero lo más importante será recordar que lo que estamos aquí aprendiendo, cultivando, o mejorando es necesariamente para proyectarlo todo en la sociedad humana, pues sino no tendría sentido estar encerrado entre cuatro paredes durante tanto tiempo.

El masón tiene la obligación y la responsabilidad de influenciar positivamente dentro de su entorno social, en su búsqueda de la verdad y el logro de la justicia……debe mantenerse en un lugar de avanzada en el proceso evolutivo e integrador del hombre y la sociedad.

El iniciado es, al mismo tiempo, protagonista de su propio perfeccionamiento y de la sociedad a la que pertenece. En cuanto a masón y en cuanto a ciudadano tiene la obligación de guiarse por valores superiores como la libertad, la justicia, la igualdad, la tolerancia y la solidaridad. Aspira a la democracia como forma de vida y sistema de gobierno. Ello porque tiene el imperativo ético de ser consecuente entre lo que piensa, lo que aprende en la logia, y lo que dice y hace.

La masonería más que una asociación o fraternidad, es un sistema de vida, sujeta a la observancia fiel de las normas de la moral universal. No podemos despojarnos del mandil para salir a la calle. El masón debe comportarse y actuar como tal en la Logia, en la casa, en el centro de trabajo, alumbrando el mundo profana con la luz de la verdad.

Es que el masón, queridos hermanos, esta inserto en un medio social en el que tiene deberes que cumplir y derechos que ejercer. Aun más, el perfeccionamiento espiritual que podrá alcanzar en el trabajo logial, se expresa y realiza en la sociedad civil. En otras palabras, son problemas propios de la preocupación del masón no solo aquellos que se refieren a su propia individualidad sino también los relativos al ámbito social, cultural, político y económico, que están en primer plano de la existencia y desarrollo de una sociedad. Quien cultiva el Arte Real no puede por consiguiente, estar desatento a la obligación que tiene con sus hermanos y con la Institución de colaborar en la gran obra social, sin egoísmos, solidariamente. Entre nosotros no deben existir individuos inactivos, indiferentes o perezosos. Masonería es una perpetua inquietud moral, un batallar sin descanso por el cumplimiento de nuestra misión de hombres y de ciudadanos.

En esta tarea, el masón en tanto individuo y la Institución en cuanto conductora deben actuar coordinadamente, armoniosamente.

La Gran Logia, organismo unificador de las Logias, genera una jerarquía que representa, mantiene y orienta el espíritu de cuerpo de la institución.

Esta superestructura mental y espiritual-formado sobre la base de la fraternidad, de la tolerancia y libertad para cada uno de sus miembros-no impone consignas ni se inmiscuye en problemas esporádicos ni subalternos. Pero como fuerza moral tiene el deber de hacer docencia, ejercer un magisterio no solo al interior de la institución sino también en la sociedad profana, necesitada de una voz serena, prudente y justa que la oriente.

En esta tarea, la labor del masón y de la jerarquía de la institución se complementan. No es lícito al masón excusarse de asumir su puesto en la lucha por imponer nuestros principios en la sociedad profana. Tampoco es deseable que la jerarquía se abstenga de ejercer su tarea docente y orientadora.

Pretender modelar y perfeccionar la sociedad profana es nuestra tarea de hoy, de mañana y de siempre.

En efecto, el trabajo iniciatico que se realiza en el seno de nuestros templos, es el punto de partida de un proceso de pulimento personal, de hondo contenido humanista, que prepara al masón para ejercer en el mundo profano el magisterio aprendido en las columnas. Así, la tarea de desbastar su espíritu de aquellas asperezas propias de la sociedad civil, con las herramientas que nos entrega nuestra rica simbología, es una parte significativa pero parcial de la labor masónica. Ello porque la Francmasonería no es una escuela contemplativa, sino el crisol donde se forjan, al calor de la fraternidad y el trabajo tesonero, hombres virtuosos que tienen el deber de combatir extramuros contra los vicios y el error. Los símbolos tienen valor en la mente y en el corazón del hombre. Hay que comprenderlos racionalmente, desentrañar su sentido y aplicar la energía que de ellos surge a la vida de la sociedad. La quietud, la inacción, la insensibilidad, no le esta permitida al masón. La lucha debe ser incansable, permanente, contra el mal y el error. Deseamos que prevalezca la luz contra el oscurantismo. El altruismo contra el egoísmo. El saber contra la ignorancia: en todo instante, con pasión de verdaderos artífices que persiguen crear un mundo de mayor equilibrio y justicia.

El masón, a través de las enseñanzas recibidas, tiene un concepto de justicia y lo aprecia como valor fundamental. La justicia, para el masón, se da en aquel orden social bajo cuya protección puede progresar la búsqueda de la verdad. Nuestra justicia es de la libertad, la de la paz, la de la democracia y la tolerancia.

De ahí que el masón -para serlo de verdad- debe asumir su responsabilidad social que lo determina a actuar en el mundo exterior, con entrega y decisión, en pos de un destino mejor para el hombre y para la sociedad.

Tenemos pues el deber moral inexcusable de abrirnos a la vida y a la comunidad a que pertenecemos, y de proyectar en ella el rico acervo de nuestra formación y enseñanzas. Hoy en día no es valido el excusarse o el mirar a un lado cuando nuestro país vive en un estado de zozobra permanente por falta de la palabra serena, gusta que lleve paz, justicia y tolerancia en pos de lograr objetivos de beneficio a todos nuestros compatriotas sin exclusión ninguna. Nosotros que pregonamos la igualdad y la justicia no podemos dejar de participar desde nuestro lugar social de la reconstrucción moral de nuestro país.

Hoy que comenzamos un nuevo ciclo esta vez bajo la dirección de nuestro hermano Ronald Saucedo, un hombre que se gano el lugar de dirigirnos precisamente por su compromiso con los hermanos, renovemos nuestro compromiso con la sociedad, conscientes que ella nos necesita….conscientes que tenemos el deber de volcar en ella lo que aprendemos en nuestros templos……….alentados por la mística que caracteriza a Caridad y Tolerancia….un taller que basa su esplendor en la disciplina de los hermanos,….en la entrega sin egoísmos en pos de los objetivos comunes….en la participación masiva de sus miembros y familias de las actividades extra logias…en fin un taller con trayectoria y prestigio por la calidad y formación de cada uno de sus miembros….que este año 2004 se esmeraran en dar lo mejor de si para el bien de nuestra institución y nuestra sociedad.

EX – VM\ José Crespo Bonadona

15 Enero 2004

Posted in Aprendiz | Leave a Comment »

UN TESTIMONIO SOBRE LA MASONERIA OPERATIVA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

Posted by cosmoxenus en 3 febrero 2007

Dr. JORGE FRANCISCO FERRO – CONICET (Argentina)

Es un lugar común en los estudios masónicos considerar que, con el surgimiento de la Masonería Especulativa o moderna, se produjo una progresiva desaparición de la Masonería Operativa antigua. Este es un error muy difundido y su aceptación generalizada no lo convierte en un acierto. Sin embargo, no han faltado testimonios enfrentados a esta creencia convencional. Entre ellos se encuentra este documento debido a la pluma de Clement Edward Stretton ingeniero mecánico y masón altígrado tanto en la rama operativa como especulativa. El documento en cuestión es el que seguidamente se transcribe y fue publicado en las Transactions de la Leicester Lodge of Masonic Research, Leicester, 1909-10, pág. 79:

“Por qué me convertí en Miembro de la Worshipful Society of Free-Masons, Rough Masons, Wallers, Staters, Paviors, Plaisterers and Bricklayers .”1

—oOo—
En Octubre de 1866, cuando tenía dieciséis años de edad, fui contratado por mi propio pedido por un Ingeniero Civil a quien se le pagaría un premium [sic] por mi entrenamiento. Parte de la instrucción era tener un mes de trabajo práctico con masones picapedreros en un taller.

En el siguiente mes de Mayo, quien escribe y cinco otros “alumnos premium” fueron enviados a una cantera y taller de masones picapedreros. El patrón de los trabajos nos reunió en torno y nos presentó a la mayoría de los hombres y nos dejó en el taller. Pronto quedó en evidencia que dichos hombres no aprobaban nuestra presencia allí. Se hicieron comentarios tales como “Cowans” 2 , Estos tipos…!” y “Scabblers”3 junto con una amenaza acerca de tirarnos a una pila de escombros como basuras humanas.

A uno de los alumnos se le ordenó traer baldes de agua, a otro acarrear una cantidad de herramientas y aparatos alrededor de la cantera. Un tercero tuvo que cortar ramas para hacer el fuego mientras que un cuarto fue enviado a trabajar con un cincel hecho de plomo pero pintado para que pareciese hierro y un pequeño mazo al cual, luego de unos pocos golpes, se le salió la cabeza.

Los hombres dijeron que nosotros éramos solamente algunos de los «sesenta y diez mil (sic) de quienes el Rey Salomón tenía que soportar agobios…” (I Reyes, V, 15). Tan pronto como algunos de los alumnos se acercaron a un Masón para ver cómo realizaba su trabajo, se escuchó un silbido seguido por una “alarma” y el hombre cesó de trabajar y escondió sus herramientas de trabajo bajo su mandil. Un Masón dijo «Miren para otro lado si no quieren polvo arrojado en sus ojos” y un puñado de polvo golpeó nuestros rostros.

Pensando que, tal vez, los hombres querían una paga o “dinero al pie” (footing-money) se juntó la suma de quince chelines entre los alumnos y se le entregó al Masón jefe pero éste arrojó el dinero al suelo con la frase “Los Franc Masones no beben el dinero de los Cowans.” Uno de los Oficiales nos dijo que nos retirásemos del Taller pues nuestra presencia allí iba contra las reglas de su Fraternidad por lo cual decidimos irnos y no correr el riesgo de ser “tirados afuera.”

Cuando le contamos al dueño estos hechos, nos informó que esos hombres pertenecían al antiguo Gremio de los Masones Libres y “si no los quieren en el Taller, no los quieren y nadie puede convencerlos pues antes harán huelga y abandonarán el trabajo. Ellos no quieren su dinero y si ustedes desean saber algo sobre el trabajo de los Masones, mejor que ingresen a la Venerable Sociedad de los Franc-Masones.”

“Qué es Franc-Masonería?” preguntó uno de los alumnos a quien se le replicó: “La práctica del Arte Tectónico.” – “Pero, ¿qué es Arte Tectónico?” – “Es la ciencia de construir templos y otras importantes estructuras y trabajar en piedra de acuerdo con los antiguos usos y costumbres establecidas de la Venerable Sociedad de Franc-Masones la cual es una Sociedad muy antigua, probablemente de tres o cuatro mil años.”

El primer paso para obtener el ingreso en dicha Sociedad fue llenar un Formulario de Solicitud una copia del mismo se da a continuación:

Formulario A

Solicitud para el Super Intendente de los Trabajos de la Venerable Sociedad de Masones Libres, Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros, Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros.

Yo, Clement Edward Stretton, siendo el hijo de Clement Stretton, un Hombre Libre del Burgo de Leicester, y de dieciséis años de edad, humildemente ruega ser hecho Aprendiz del Antiguo y Honorable oficio.

Estoy impulsado por una previa opinión favorable de la Fraternidad y por el deseo de conocimientos que me permitan trabajar en el Oficio.

Además, prometo y juro que me conformaré a todos los antiguos usos y costumbres establecidas de la Orden.

Atestiguado por mi mano este ……… día de …………………..de 1867.

Firmado …………………………………. Testigo ………………………………….

oOo
Luego, los nombres fueron puestos en cartelera sobre la puerta del Taller y posteriormente el Super Intendente nos informó que habíamos sido aprobados y elegidos para ser sujetos a la votación de la Logia en el momento de la Aceptación. Además, nos indicó ir a la puerta del Taller Nro. 1 a Mediodía en punto del día siguiente, Viernes, y nos instruyó acerca de la forma de entrar al espacio entre las puertas interiores y exteriores. También, fuimos especialmente instruidos en dejar nuestros relojes y joyas en las “Arms” (3) y de llevar sólo dinero suficiente para el pago de los honorarios.

La rutina de los procedimientos puede ser resumida, hasta cierto punto, por los siguientes títulos en que se encuentra dividida:

DESEO de convertirse en miembro de la Sociedad.

CONSULTA con el Super Intendente.

SOLICITUD al Super Intendente: llenado del Formulario y entregado en mano.

NOMINACION propuesta, secundada y sostenida por otros cinco miembros.

CONSIDERACION por los Oficiales.

COMUNICACION de nuestra aceptación provisoria.

SOLICITUD expuesta en el Taller Nro. 1 a Mediodía en punto.

PURIFICACION.

EXAMINACION por el médico de la Logia.

INTERROGACION sobre edad, carácter, conocimiento del oficio y si habíamos sido, en alguna oportunidad, expulsados, despedidos o rechazados en algún trabajo.

CIRCUNAMBULACION.

ACEPTACION.

INICIACION.

OBLIGACION.

LIBERACION del lazo del Aprendizaje y convertirse en un Hermano Libre.

oOo
Luego, se recolectó dinero entre los miembros presentes y nos entregaron fichas de bronce de equivalente valor para permitirnos obtener pensión y alojamiento por ocho días en la “Free Mason’s Arms Inn” (Posada de Armas de los Franc-Masones.)

Entonces, los Masones se mostraron más amables con nosotros y nos enseñaron varias materias relacionadas con el trabajo o el oficio. Nos invitaron a una fiesta, cantaron la “Apprentice Mason’s Song” (Canción del Aprendiz Masón) y pasamos un buen y alegre momento con ellos.

Al final del mes de entrenamiento en el Taller y tal como se había arreglado con el empleador, habíamos terminado nuestro tiempo y parecía que no había posibilidades de obtener la liberación del lazo de siete años.

Los Maestros explicaron que estábamos sujetos por siete años y por ese período debíamos servir pero como en ese tiempo había poco trabajo en el Taller debíamos ser colocados en la ‘Journey-list” (Lista de Viajeros) y viajar por el país, buscando trabajo donde pudiéramos encontrar y recurrir a cualquier ‘Free-Mason’s Arms Inn” en caso de necesidad. Nosotros habíamos jurado como ‘Journey Men” (Hombres Viajeros), habíamos pagado los aranceles para cubrir los seis años y once meses de tiempo no servido y habíamos sido comprometidos nuevamente para retornar al Taller para ser “made Free” (hechos Libres) al término de los siete años. Bajo estas condiciones fuimos liberados. Los Masones estaban muy tristes cuando partimos, nos desearon un “right good journey” (recto y buen viaje) y un seguro retorno a la Logia cuando quisiéramos.

Cuando el período hubo expirado, cuatro de los alumnos retornaron a los trabajos y en el grado de Aprendiz llenaron y colocaron el siguiente Formulario B:

Formulario B

Solicitud al Super Intendente de los Trabajos de la Venerable Sociedad de Masones Libres, Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros, Yeseros y Ladrilleros.

Yo, Clement Edward Stretton, luego de haber servido bien y verdaderamente como Aprendiz Admitido del Oficio de Masón Libre por siete años y siendo mayor de edad con veintiún años, ruego humildemente ser Liberado del Lazo de servidumbre para permitirme ser pasado al honorable grado de Compañero del Oficio de Masón Libre.

Prometo y juro, además, que si fuera admitido al Compañerismo, por siempre me conformaría a todos los antiguos Usos y Costumbres establecidas de la Fraternidad como lo han hecho todos los Compañeros en todas las edades.

Atestiguado por mis manos este día ……..de ……………..de ………….

Firmado………………………………….

Testigo. ………………….. Certificación de la Firma ……………………….

Firma ………………………………….
(Super Intendente)

Aprobado………………………………….
(G. M. M. VII)

—oOo—
Luego de haber sido liberado del Lazo del Aprendiz, fuimos al Taller del Segundo Grado y pasamos por la ceremonia de Compañero del Oficio de Masón Libre; ese mismo día partimos nuevamente en un viaje de trabajo de un año como “Compañeros en Viaje”.

Mi Registro personal es el siguiente:

– ler. Grado: Mayo de 1867. Aprendizaje y servidumbre por siete años.
– 2º. Grado: Mayo de 1874. Pasado a Compañero del Oficio.
– 3er. Grado: Mayo de 1875. Super Compañero del Oficio.
– 4º. Grado: Mayo de 1876. Constructor en el sitio del Templo.
– 5º. Grado: Mayo de 1877. Intendente y Super Intendente de los Trabajos.
– 6º. Grado: Mayo de 1878. Aprobado el examen como Maestro y designado como “Junior Passed Master” (Segundo Maestro Aprobado) Octubre de 1890: designado como Tercer Diputado ante los Maestros Masones – Octubre de 1897. designado como Segundo Diputado ante los Maestros Masones – Octubre de 1901: designado como Primer Maestro Aprobado y Gran Diputado ante los Maestros Masones.
– 7º. Grado: Octubre de 1908. Instalado como Tercer Maestro Masón de la División de York nombrado y saludado como H. A. B., Príncipe de los Masones Libres – Octubre de 1909: asesi…

De esta manera, después de estar en la lista de activos por cuarenta y dos años y medio, una línea fue trazada sobre mi nombre y las palabras “asesi…, 2 de Octubre de 1909” fueron escritas a su lado.

—-oOo—-
Este muy poco conocido documento masónico, por su mera existencia, pone en tela de juicio varias supuestas verdades sostenidas, con poco sentido crítico, por muchos “scholars” especializados en estudios masónicos. En efecto, sin profundizar de modo alguno en el mismo podemos enumerar simplemente algunas pocas conclusiones: no es verdad que la constitución de la Gran Logia de Londres, en 1717, salvara a la Masonería de su progresiva extinción ni que los Masones Aceptados fueran una amplia mayoría por sobre los Masones Operativos que habían casi desaparecido sino que, por el contrario, los Masones Operativos poseían sus propias Logias y organizaciones y no participaban en los preparativos de organización de la Masonería moderna que estaba políticamente aliada a una dinastía usurpadora del poder político de Gran Bretaña. Finalmente, tampoco es verdad que los Masones Operativos fuesen una masa de obreros semi-analfabetos y con poca cultura incapaces de trabajar más que en dos Grados (Aprendiz y Compañero) e ignorantes de otros Altos Grados pues, según este documento, el sistema de trabajo constaba de siete Grados cuando lo que, en realidad, ocurría es que los Modernos, ellos sí, no conocían otros Grados superiores a los que ellos mismos poseían: el primer Grado de Compañero cuando, como se ha visto, los Masones Operativos tenían tres clases distintas de Compañeros. Lo que ha ocurrido realmente es que, muchas veces, ciertos intereses creados y prejuicios distorsionan los hechos y su correcta interpretación hasta que finalmente se impone la divisa de “Lux ex Tenebras” …

NOTAS

1 Venerable Sociedad de Masones Libres, Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros, Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros

2 Palabra propia del vocabulario técnico de los Masones de Escocia que significa albañil no-iniciado, hueco, espía, etc.

3 Clase de Masones Rústicos admitidos al trabajo grueso de las canteras pero no miembros de la Logia Nº 2 de los Compañeros del Oficio. Se los consideraba como “asociados” al trabajo de desbaste de las piedras y poseían sus propias ceremonias internas.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

El Miedo

Posted by cosmoxenus en 3 febrero 2007

¿Qué te dice tu miedo? ¿Cuál es el verdadero significado de tu miedo? Tal vez te recuerda cosas que tenías que haber hecho pero que no has hecho. Tal vez te recuerda las veces en las que actuaste de una manera egoísta e inflexible, en lugar de compartir. Si realmente tuvieras que explicar tu comportamiento ante Dios, ¿qué tan importante te parecerían tus deseos de recibir para ti mismo? Podemos aprovechar la porción de esta semana como una herramienta para hacer contacto con el miedo que sentiríamos al momento de analizar honestamente nuestra vida. Y lo que es más importante aún, al conectarnos con la energía de esta porción, podemos transformar nuestro miedo en la fuerza que nos motive a traer cambios positivos en nuestra manera de vivir.

La Kabbalah nos enseña que de hecho, cada uno de nosotros nos presentaremos ante una corte celestial cuando dejemos este mundo. Pero esta corte no se parecerá en absoluto a la de un juicio criminal o civil en el mundo físico. No habrá ángeles acusadores leyendo todas nuestras transgresiones de una lista, ni tampoco habrá abogados defensores pidiendo para nosotros misericordia. La verdad es mucho más simple: cuando lleguemos al mundo superior, simplemente se nos mostrará la verdadera grandeza de nuestra alma. Es cierto que para algunas personas, quizás muchas personas, ésta va a ser una experiencia dolorosa. Van a ver el gran potencial espiritual que tenían y se van a dar cuenta de como desperdiciaron este maravilloso regalo. Van a recordar su vida y pensar, “¡Poseía este tesoro y no lo aproveché al máximo!” Esta es una lección un poco atemorizante, pero también es muy importante. Si sólo conociéramos y apreciáramos nuestra grandeza — si tan sólo nos diéramos cuenta que somos mucho más que carne y hueso, que tenemos una gran alma que es parte del Creador — estaríamos constantemente esforzándonos para aprovechar nuestro regalo al máximo.

Si pensar en esto inspira un cierto miedo, ese miedo puede ser una bendición. Úsalo como el combustible que te impulsa a compartir diariamente y a convertirte en un ser bondadoso en tu alma y corazón. La porción de esta semana también nos ayuda a enfocarnos claramente en los dos objetivos inseparables que son la acción externa y el crecimiento interno. Y al meditar en estas enseñanzas podemos conectamos con la energía espiritual que convertirá estas metas en una realidad.

Posted in Autoayuda, Kabbalah | Leave a Comment »

COMO MANTENER EL CEREBRO EN FORMA?????

Posted by cosmoxenus en 3 febrero 2007

Se olvida dónde deja las llaves? ¿Juraría que jamás se enteró de la película que fue a ver hace dos semanas? Siente que sus hijos resuelven con la velocidad del rayo problemas cotidianos que a usted le llevan más tiempo del que desearía?

Aunque no sirve de consuelo, en todo el mundo, a varios de los cientos de millones de personas que pasaron la quinta década de vida les sucede más o menos lo mismo. Esta es la razón de una ola de estudios científicos que intentan entender y paliar el deterioro cognitivo que llega con los años. Lo que muestran repetidamente los estudios es que, tal como se necesita mantenerse físicamente activo para prevenir los achaques de la vejez, lo mismo puede decirse del cerebro: “Es como un músculo. Hay que mantenerse al tanto de las noticias, leer el diario, ir a ver películas, discutirlas…”, dice el doctor Ricardo Allegri, investigador del Conicet y jefe de neuropsicología del Instituto Universitario Cemic.

Y qué hay que hacer para ejercitarlo? Para el investigador, es fundamental comenzar por “no asumir la jubilación como un retiro de la actividad intelectual. Aunque uno tiene que modificar su vida, hay que contemplar una intensa actividad intelectual y social. Lo ideal es que la persona no se encierre y deje de asumir responsabilidades. Y lo mejor es elegir el tipo de actividades que más nos gusten”. “La población mayor probablemente se duplicará en los próximos treinta años, por lo que es imperioso crear sistemas o programas que permitan mantener el cerebro activo”, dice el doctor Facundo Manes, director del Instituto de Neurología Cognitiva (Ineco) y del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro.

Este dato impulsó un sinnúmero de trabajos enmarcados dentro de una pujante área de investigación basada en la esperanza de que el entrenamiento cognitivo ayudaría a modificar las funciones mentales. El tema tomó nuevo impulso cuando surgieron evidencias de que el ejercicio mental ayuda a cambiar el cerebro mismo. Es algo similar a lo que ocurre con el ejercicio físico, que no sólo mejora la función, sino también produce un cambio en los músculos. Lo contrario también es cierto: si falta actividad física, se pierden la habilidad y los músculos. “Hace unos años -dice Manes-, los científicos veíamos esto de la estimulación, o el brain fitness , como lo llaman en los Estados Unidos, como algo soft . Hasta que un científico riguroso, Ian Robertson, comenzó a reunir toda la evidencia que había.”

Robertson asegura que “la evidencia científica es clara: el desafío, el cambio, los nuevos aprendizajes, el ejercicio, la dieta, la estimulación, el control del estrés, la actividad mental y el entrenamiento de la memoria pueden mejorar mucho tu agudeza mental sin importar tu edad”.

En 2000 se publicó en Nature un experimento en ratones modificados para que desarrollaran Huntington. Unos fueron puestos en jaulas enriquecidas con molinetes, colores, ruidos, trampitas, y otros no. Al final del estudio, un solo ratón de los que habían estado en una jaula enriquecida había desarrollado la enfermedad.

Científicos británicos estudiaron el cerebro de 16 taxistas londinenses y los compararon con 50 cerebros sanos. El de los taxistas tenían hipocampos (área del cerebro relacionada con el aprendizaje espacial y la memoria) más grandes. Es más, a mayor cantidad de años de trabajo, más grande el hipocampo. En otro trabajo publicado en el Journal of the American Medical Association , Willis y colegas mostraron la eficacia del tratamiento cognitivo en personas sanas.

Otro estudio sugestivo fue el realizado en un grupo de monjas que donaron sus cerebros a la ciencia, la congregación de Notre Dame. Las que tenían más vida social aunque tuvieran cerebros con las marcas del mal de Alzheimer, no lo habían desarrollado en vida. “Eran cerebros enfermos con mentes sanas”, acota la licenciada Teresa Torralva, una de las encargadas del programa de entrenamiento cognitivo de Ineco.

GIMNASIA NEUROCOGNITIVA

La ingeniera María del Carmen Varela se confiesa fanática de todo lo que tiene que ver con las neurociencias” y fue una de las primeras participantes en los cursos de estimulación cognitiva que ofrecen las licenciadas Torralva y María Roca, en Ineco.

Decidí saber cuáles eran mis capacidades actuales porque después de los 51 va en picada. Era tremendamente ameno y me aportó herramientas para la vida cotidiana.

Por ejemplo, la memoria tiene un alto porcentaje de atención y muchas veces uno piensa que la ha perdido porque no presta atención. También me parecieron fascinantes los ejercicios de “pensamiento paralelo”, que es abordar un problema desde un punto de vista distinto.”

Varela asegura que después del entrenamiento recuerda más; entre otras cosas, porque aplica varias de las herramientas que practicó para aumentar esa habilidad. “Esto es lo mismo que leer o recitar -dice Varela-. Implica una dedicación personal. Igual que hacer gimnasia.”

En su programa, Torralva y Roca intentan trabajar no una sino varias funciones cerebrales, la velocidad de procesamiento o la planificación. Antes de comenzar, los interesados se someten a un test diagnóstico para descartar que padezcan estrés, ansiedad o depresión, tres condiciones que producen déficit de memoria.

Cada sesión dura una hora y media, y participan entre seis y ocho personas. En la primera, las especialistas explican cómo funciona el cerebro, con qué áreas van a trabajar, qué función van a timular.

Luego, cada sesión tiene una parte teórica y una práctica, durante la cual se presentan los ejercicios. Después se llevan una serie para hacer durante el resto de la semana, porque se trata de que la ejercitación sea constante durante las diez semanas que dura el programa.

“Las actividades deben ir variando, porque cuando ya no ofrecen resistencia no sirven”, aclara Roca. Allegri plantea criterios coincidentes: “[El ejercicio mental] debería ser parecido a lo que uno plantea en relación con la actividad física. ¿Vio que los cardiólogos aconsejan caminar por lo menos tres veces por semana? Desde el punto de vista de la actividad intelectual es lo mismo. Se necesita que sea sostenida en el tiempo y regular”.

Pero tal vez lo más interesante de todo esto es que las evidencias indican que no hay límite de edad para ejercitar el cerebro. “Se puede llegar a los 120 con la mente ágil -dice Manes.

El rápido aumento de la población mayor amerita más estudios en este campo ya que además podría extenderse a personas con Alzheimer inicial y sería una buena opción junto con el tratamiento farmacológico o para personas que no toleran esas drogas. De todas maneras, es importante señalar que para mantenerse mentalmente ágil, aunque la estimulación cognitiva es clave, no es lo único que hay que tener en cuenta.”

Hoy se sabe que lo que hacemos en la tercera, cuarta y quinta décadas de vida repercute a los setenta y ochenta. Por eso, según los especialistas, además de los ejercicios cognitivos, a partir de los cincuenta años hay que:

  • Controlar periódicamente las habilidades mentales (memoria, atención, planificación, etcétera). No abusar del alcohol y del tabaco.
  • Realizar actividad física. Todo lo que hace bien al corazón hace bien al cerebro.
  • Evitar situaciones de estrés emocional y disfrutar de las actividades de ocio.
  • Mantener una amplia gama de actividades y hobbies, y una vida socialmente activa.
  • Intercambiar opiniones con personas de menor edad.

Sin duda, el esfuerzo por cumplir con estos preceptos bien vale la pena.

Posted in Ciencia Oculta, Medicina Alternativa | Leave a Comment »