El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

UNA EXPLICACIÓN “LÓGICA” DEL NÚMERO 666.

Posted by cosmoxenus en 19 junio 2006

“Aquí está la sabiduría. El que tenga inteligencia calcule el número de la bestia, porque es número de hombre. Su número es seiscientos sesenta y seis.”

San Juan. Apocalipsis. 13-18.

De todos los versículos del Nuevo Testamento, este es que el más literatura, cine, artículos, libros, incluso música, ha producido, y ahora mucho más con el tema del fin del milenio.

Se habla de que las tarjetas VISA, Bill Gates, cierta marca de productos de limpieza, cuando tecleamos una dirección de internet, el WWW, en caracteres griegos significa también 666, etc. van marcados con ese número, también están relacionados los códigos de barras de innumerables artículos y así hasta el infinito.

También hay que mencionar en nombre de la verdad, que a raíz de esa cifra han surgido muchas sectas y pseudo sociedades secretas o no tan secretas e incluso bandas de locos asesinos.

Anton Szandor Lavey creó su Iglesia de Satán basandose en el Apocalipsis, el Anticristo y la cifra 666; Crowley, en un determinado momento de su andadura mágica adoptó el nombre de Maestro Therion – 666, incluso diseñó un sello mágico basado en esa cifra.
Y eso solo si nos referimos a la cultura cristiana, lógicamente, ya que para cualquier persona que no tenga unas creencias religiosas que no estén basadas en el Nuevo Testamento (Musulmanes, judíos, budistas, taoístas, animistas, etc.), el citado guarismo no es representativo de nada, ni positivo ni negativo.

No entraremos aquí ni tan siquiera de pasada, en las múltiples variaciones que se han efectuado con cifras que sumadas, restadas, divididas o multiplicadas dan como resultado 666: medidas de las pirámides, fechas determinadas, nombres de famosos, numerología, acontecimientos, etc., lo que tenemos que pensar es que jugando con los números y con las cuatro operaciones matemáticas básicas, podemos llegar a cualquier resultado que deseemos.

Pienso que se ha creado una especie de sicosis respecto a la mencionada cifra 666. Se le ha buscado todo tipo de interpretaciones, se le ha relacionado con todo tipo de complots, sectas, manipulaciones, sociedades que mueven el mundo desde la sombra, etc., y todo es mucho más simple de lo que a primera vista parece, después de ver todo lo a continuación vamos a intentar explicar.

Solo, y de pasada, el autor y estudioso de historia antigua, Robert Graves, le dedica algunas páginas en su estupenda obra “La Diosa Blanca”:

“La solución se basa en las suposiciones de que, como las letras del alfabeto eran utilizadas para expresar la suma a que se llegaba uniendo las letras que expresaban el nombre de la Bestia. La solución más antigua, la del Obispo Ireneo del siglo II, es LATEINOS, que significa “El Latino”, lo que indicaba la raza de la bestia; la solución moderna más generalmente aceptada es NERON KAESAR, o sea el emperador Nerón considerado como el Anticristo”.

En la edición de la Biblia más utilizada en España (Nacar – Colunga) ya se hace una ligera mención al significado del 666 en los comentarios que diferentes teólogos cristianos hacen de los textos sagrados: “El número 666 en la clave gematrica esconde el nombre de Nerón, prototipo del perseguidor religioso”.

También se lee en el Apocalipsis de San Juan: “…nadie podría comprar ni vender, sino el que tenga la marca, el nombre de la bestia o la cifra de su nombre” (Capítulo 13, versículo 17). Según hemos ya visto que San Juan se refiere cuando habla de la bestia a Nerón y nada mejor que esta frase para aclararnos el significado en ese versículo de la palabra “Bestia”, ya que está haciendo referencia a las monedas de curso legal en la época que llevaban la cara del emperador grabadas en su anverso, por lo que solo las personas con “dinero – monedas” podrían efectuar cualquier tipo de comercio mercantil.

Hasta el final del reinado de Nerón la moneda oficial era el Denario en cuyo anverso se puede ver la imagen del emperador de perfil y la inscripción NERON CAESAR AUGUSTUS.

Pero hagamos un poco de historia, a la vez que pasamos a contar sus diversas acepciones.

No hay que olvidar que una de las teorías más extendida entre los historiadores es que el Apocalipsis fue escrito en griego y bajo el reinado de Nerón (54-67 d. de C.) y que posteriormente se tradujo al latín, lengua más hablada, y por consiguiente, más fácil de entender por el pueblo que se pretendía cristianizar.

En el reinado de Domiciano (81-96 d. De C.) se tradujo al latín y en dicha lengua 666 se escribe: DCLX VI, que son las iniciales romanas de DOMITIANUS CAESAR LEGATOS XTI – VILITER INTERFECIT, que se traduce por “Domiciano César vilmente mató a los enviados de Cristo, V.I. era el Titulus del Anticristo igual que INRI lo era de Cristo, ya que los romanos ponían un letrero sobre la cabeza del criminal que explicaba su delito, este letrero se denominaba Titulus.

Hay que reseñar que Domiciano era también el nombre original de Nerón antes de que el emperador Claudio lo adoptara en la familia imperial y cambiara su nombre por el de Nerón Claudio Cesar Druso Germáico.

Por otra parte también hay una gran parte de teólogos e historiadores que opinan que el Apocalipsis fue redactado durante el reinado de Domiciano, hacia el año 95 d. de C., con lo cual se habría escrito directamente en latín, por lo que todo lo que hemos visto de gematría del griego y del hebreo no significaría nada.

Lo que si está claro es que cuando se redacta estamos en un periodo de persecuciones violentas contra los cristianos, y la Iglesia naciente culpa al poder romano y a su emperador en concreto (lo cual es cierto) a quien identifican con la Bestia a la que hay que destruir. En el año 64 d. de C. se producen dos acontecimientos a señalar: el gran incendio de Roma y la primera gran persecución organizada de los cristianos, a los cuales se les achaca la autoría del incendio.

Hay que recordar que San Juan escribe el Apocalipsis desde la isla de Patmos; dicha isla era utilizada por las autoridades romanas para deportar a ciertos condenados por delitos contra el Estado, los cuales eran sometidos a un régimen penitenciario extremadamente severo y cruel, lo cual hace suponer, por lógica, que San Juan estaría aun más predispuesto a escribir en contra de Roma y verla como el “Anticristo”.

Es muy posible, incluso, que el primer Apocalipsis fuese una obrita escrita en arameo, con lo que 666 sería la traducción de las letras: Tav = 400; Resh = 200; Yod = 10; Vav = 6; Nun = 50, que significan en clave común de la escritura talmúdica la frase “Cesar – Neron” (en hebreo trifon {Nerón} significa “pequeña bestia”).

Tenemos que recordar que en hebreo bíblico y arameo no existen los números, las 22 letras de su alfabeto son al mismo tiempo números, algo parecido a lo que sucede en griego donde 666 significaría “César – Dios”.

También debemos recordar que textualmente en el Apocalipsis (como ya hemos visto al principio) se dice que “ la cifra 666 es número de hombre”, no dice ni indica que se refiera a un ente, espíritu, ángel caído o similar, con lo que relacionar este número con algo de eso es del todo gratuito y sin fundamento.

También hay que recordar que entre los legionarios romános de los siglos I a. e.c. eran muy frecuente el juego de la taba, juego que se practicaba con tres tabas o astrágalos de diversos animales, principalmente de cordero, y que se lanzaban al aire, juego muy similar a los actuales dados, ganando la partida aquel jugador que conseguía que los daods callesen del mismo lado opteniendo tres seises, la máxima puntuación del juego. Por lo que el 666 era considerado sin ninguna duda un número de “buena suerte”.
Por todo ello creo sinceramente que muchos de los datos que hasta ahora se están empleando para justificar ciertos movimientos y creencias, si se analizaran correctamente veríamos todo desde otro prisma y que no hay que darle tanta importancia a ese número, al menos no más que a cualquier otro.

Por citar un solo ejemplo, diré que todo el mundo está hablando del “efecto 2000″ y no solo desde el punto de vista de los problemas de índole informático o técnico, sino de cambio de milenio, de cambio de mentalidad, de fin del mundo, etc., pero ¿donde se produce el cambio del milenio?, los países musulmanes, muchos países orientales (Japón, China, Taiwán, etc.), Israel, países ortodoxos, etc., en resumen, todos los países que no emplean el calendario Gregoriano establecido por el Papa Gregorio XIII en 1582 o bien han pasado el año 2000 o aún no han llegado a el y eso si no entramos con la cuestión, ya hasta dada por cierta por la propia Iglesia Católica, de que Jesucristo nació entre el año 4 y el 7 antes de la era cristiana con lo que incluso nosotros, estaríamos ya entre el año 2004 y el 2007.

Uriel Valls

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: