El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for 30 abril 2006

Indice Abril 2006

Posted by cosmoxenus en 30 abril 2006

EGIPTO RECUPERA EL EVANGELIO DE JUDAS

IV JORNADAS TEMPLARIAS Y MEDIEVALES DE TEMPLESPAÑA

Sony debe decidir si acepta petición del Opus Dei para aclarar que ‘Código Da Vinci’ es de ficción

El Evangelio de Judas (en Inglés)

REFLEXIONES SOBRE NUMEROS

La llave de las emociones

La Sabiduría del Silencio Interno

Interesante video sobre el Código Da Vinci

Leonardo da Vinci y los misterios del código

Los Doce Signos de Nuestro Despertar Espiritual

Benedicto XVI desautoriza nuevo “Evangelio de Judas”

TEMAS: Gnosis

El manuscrito milenario que cambiaría la historia

TEMAS: Giordano Bruno

TEMAS: Egipto

Un antiguo manuscrito muestra a un Judas que no traiciona a Jesús

TEMAS: Rene Guenon

TEMAS: Alquimia

Lo Esotérico y lo Exotérico

SILENCIO, SECRETO Y DISCRECION

Lo Sagrado y lo Profano

Maestros del esoterismo occidental (siglos XIX y XX)

LA PALABRA TAROT EN LA OBRA DE RENE GUENON

Categorías:

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Indice Abril 2006

Posted by cosmoxenus en 30 abril 2006

EGIPTO RECUPERA EL EVANGELIO DE JUDAS

IV JORNADAS TEMPLARIAS Y MEDIEVALES DE TEMPLESPAÑA

Sony debe decidir si acepta petición del Opus Dei para aclarar que ‘Código Da Vinci’ es de ficción

El Evangelio de Judas (en Inglés)

REFLEXIONES SOBRE NUMEROS

La llave de las emociones

La Sabiduría del Silencio Interno

Interesante video sobre el Código Da Vinci

Leonardo da Vinci y los misterios del código

Los Doce Signos de Nuestro Despertar Espiritual

Benedicto XVI desautoriza nuevo “Evangelio de Judas”

TEMAS: Gnosis

El manuscrito milenario que cambiaría la historia

TEMAS: Giordano Bruno

TEMAS: Egipto

Un antiguo manuscrito muestra a un Judas que no traiciona a Jesús

TEMAS: Rene Guenon

TEMAS: Alquimia

Lo Esotérico y lo Exotérico

SILENCIO, SECRETO Y DISCRECION

Lo Sagrado y lo Profano

Maestros del esoterismo occidental (siglos XIX y XX)

LA PALABRA TAROT EN LA OBRA DE RENE GUENON

Categorías:

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

EGIPTO RECUPERA EL EVANGELIO DE JUDAS

Posted by cosmoxenus en 30 abril 2006

EL UNIVERSAL: 12 – Abril – 2006

Egipto ha recuperado los trece manuscritos de lo que los expertos denominan el Evangelio de Judas, que datan de los siglos III y IV y fueron sacados de contrabando del país, informó hoy el ministro egipcio de Cultura, Faruq Hosni.

Por su parte, el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, el egiptólogo Zahi Hawas, adelantó que los manuscritos se exhibirán en el Museo Copto de El Cairo.

Esos textos, que consisten en trece papiros envueltos en cuero, fueron descubiertos por un agricultor en la década de los setenta en una gruta de una zona desértica próxima a la localidad de Bani Mazar, a unos 190 kilómetros al sur de El Cairo, recuerda un comunicado del Consejo Supremo de Antigüedades.

El campesino vendió los papiros a un traficante ilegal egipcio de arqueología que se los llevó a EEUU, donde los depositó en un banco para venderlos luego a otro contrabandista a quien se los compró en los años ochenta la fundación Maecenas, con sede en la ciudad suiza de Basilea, según agrega la nota.

Los manuscritos fueron recuperados gracias a la intervención de la institución estadounidense National Geographic Society, que pidió a la fundación su devolución a Egipto.

Los textos, que están escritos en alfabeto copto, fueron restaurados con un coste de dos millones de dólares por National Geographic y el Instituto Waitt para los Descubrimientos Arqueológicos, también norteamericano, explicó el CSA.

Según la traducción de esos manuscritos, Judas no fue un traidor que vendió a Jesús por treinta monedas de plata, sino el discípulo privilegiado al que encarga la misión más difícil, sacrificarlo para ayudar a su esencia divina a escapar de la prisión del cuerpo y elevarse al espacio celestial.

La Iglesia copta, al igual que las demás iglesias cristianas del mundo, sólo reconocen la validez de los evangelios de san Juan, san Mateo, san Lucas y san Marcos.

http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=342591&tabla=notas

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

IV JORNADAS TEMPLARIAS Y MEDIEVALES DE TEMPLESPAÑA

Posted by cosmoxenus en 30 abril 2006

N:N:D:N:N:S:N:T:D:G:
BOLETÍN TEMPLE
Ego quaero vultum Domini Nostri Iesu Christi, qui me illuminavit non meis meritis sed per suam sanctam pietatem
15-IV-2006_____Especial IV Jornadas Templarias y Medievales_______10.234 suscriptores

IV JORNADAS TEMPLARIAS Y MEDIEVALES DE TEMPLESPAÑA

«NAVARRA 2006»

Los días 10 y 11 de junio de 2006 se celebrarán en Navarra las IV Jornadas Templarias y Medievales de Templespaña.

En el programa, un amplio abanico de actividades culturales, de ocio y también de culto para quienes lo deseen: conferencias, visitas guiadas, presentación de libro, gastronomía y confraternización, Santa Misa en una iglesia templaria jacobea…

Con todo, lo más característico de estas jornadas que tendrán lugar en tierras navarras, y más concretamente en pleno Camino de Santiago, es la riqueza del arte románico y la profusión del simbolismo constructivo que se verá. Toda una experiencia inolvidable.

En la Navarra jacobea, en un tramo de la ruta de la Búsqueda por excelencia (reflejo terrenal de la Vía Láctea), la obra de Dios y la obra del Hombre se funden una armoniosa y sutil caricia a los sentidos.

PUENTE LA REINA, LA ENCRUCIJADA DEL CAMINO

Las que serán IV Jornadas Templarias y Medievales de Templespaña tendrán por centro neurálgico la localidad jacobea de Puente la Reina/Gares, en el corazón del antiguo Reino de Navarra (hoy Comunidad Foral perteneciente al Reino de España).

«Cuatro son los itinerarios que conducen a Santiago y que en Puente la Reina, en tierras españolas, confluyen en uno solo», dice el Códice Calixtino (s.XII).

Protegida del frío septentrional por la sierra del Perdón, goza de un clima suave de tipo mediterráneo continental que favorece los cultivos de cereal, regadío y vid en terrenos regados por los ríos Arga y Robo. La riqueza de su patrimonio histórico viene determinada por su situación en pleno Camino de Santiago.

Fundada sobre el asentamiento de Gares, sucesor de los primeros poblamientos habidos en la zona entre el Neolítico y el Calcolítico (finales del cuarto y tercer milenio antes de Cristo), ni siquiera la romanización ha dejado testigos de importancia. No será hasta la construcción en el siglo XI de su hermoso y grácil puente sobre el río Arga (por caridad de una reina hacia los peregrinos, de ahí el nombre de la localidad: Puente la Reina), que la población se asentará definitivamente, gracias al fuero concedido en 1122 por Alfonso I el Batallador (1104-1134); dicho fuero fue ratificado veinte años después por García Ramírez IV el Restaurador (1134-1150), cuando recuerda «illam meam villam uetulam, quam dedi fratribus Militie Templi Salomonis» (aquella mi villa vieja que di a los fratres de la Milicia del Templo de Salomón).

Villa realenga, Puente la Reina gozó de privilegios e incluso fue sede, aguas arriba del puente, de uno de los palacios de Carlos III el Noble (1387-1425).

Desde la época medieval conserva su trazado regular, con la calle Mayor a modo de «rúa de Romeros» como eje que desemboca en el puente y con dos calles paralelas a sus lados, las tres rodeadas por muralla y veinte torreones (además de los tres del puente), con portales en cuatro de ellas, formando un rectángulo irregular de 453 metros de largo por 182 de ancho. Exteriormente llegó a haber un segundo cerco de tapias y un foso con cien pies de anchura y la profundidad de una pica. Actualmente se pueden observar algunos restos de las torres, con las modificaciones de los siglos posteriores.

A la entrada de Puente la Reina, en el antiguo barrio extramuros de Murugarren, se halla la iglesia templaria del Crucifijo (ss.XII-XIV) —originalmente, de Santa María de los Huertos—, centro de la encomienda de la Orden, y reconstruida a mediados del pasado siglo. Junto a ella un hospital jacobeo que hoy, tras pasar por manos de los hospitalarios, los cuales dejaron su portada actual, es el Colegio-Seminario de los Sacerdotes del Corazón de Jesús (PP. Reparadores), instalados en 1919, quienes gestionan el principal albergue de peregrinos del pueblo.

Lo más interesante es su portada meridional, con tres pares de columnas de fustes trabajados y capiteles fito y zoomórficos sosteniendo tres arquivoltas de arcos apuntados. En la arquivolta más exterior un repertorio de tallas representando figuras humanas, bestias, aves, ángeles, etc. En palabras del especialista en arte románico Jaime Cobreros: «El trabajo de toda la portada es una labra profunda, espesa y sensual». El pasadizo con bóveda de crucería que hay sobre la portada comunicaba con el hospital de los templarios.

Con todo, lo más interesante se halla en el interior: un impresionante Crucifijo gótico, de posible origen renano, clavado en un madero en forma de Y o, mejor dicho, en forma de Árbol de la Vida o de pata de oca (ψ). Varios estudios simbológicos se han hecho sobre este Crucifijo, de procedencia incierta, que hoy da nombre a la antigua iglesia templaria de Santa María de los Huertos.

EUNATE Y LA «PORTADA ESPEJO» DE OLCOZ

Entre los lugares a los que se hará visita guiada están las enigmáticas iglesias templarias de Santa María de Eunate y San Miguel de Olcoz (en este caso sólo quedaría de factura templaria su portada «espejo» de la de Eunate).

En el término de Muruzábal, en la soledad del valle de Valdizarbe, se alza uno de los templos más fascinantes de Europa: la iglesia templaria de Santa María de Eunate.

Un halo de misterio rodea el enclave. Contemplar a cierta distancia la abrumadora y desconcertante belleza de su morfología exterior e imaginar la incógnita que encierran las paredes de este templo octogonal produce sensaciones extrañas.

Sin embargo, nada es comparable a atravesar la sorprendente arquería o claustro exento que rodea a la iglesia, salvo el impacto visual y emocional que se recibe al acceder a su interior y contemplar el irregular polígono que conforman sus paredes y bóveda de nervaduras. El visitante o peregrino percibe, con el alma sobrecogida, que se halla en un templo de especialísima sacralidad. Atravesar el umbral de la «buena puerta» (on ate, «buena puerta» en euskera) «bien nacida» (eu nate, «bien nacida» en latín) del templo de las «cien puertas» (ehun ate, «cien puertas» en euskera), es atravesar la sutil frontera que separa nuestro mundo de la morada celestial. Eunate es, más que una puerta a otra dimensión, una puerta a la teofanía del Espíritu, que se manifiesta divinamente en el ánima de vivos y muertos. Y es que Eunate es también capilla funeraria: osario de restos corporales y deambulatorio de espíritus en su tránsito al Más Allá, con linterna (octogonal) de los muertos para «proyectarlos» al Cielo…

Lo más significativo es precisamente su planta octogonal, directamente relacionada con la mezquita de la Cúpula de la Roca, Casa Madre del Temple en Jerusalén. Por ello, este tipo de planta encierra un simbolismo muy utilizado en construcciones templarias, aquellas de carácter más iniciático (ideales para la celebración del sacramental caballeresco, esto es la ceremonia de iniciación e investidura de los caballeros).

Además, otra clave que nos encontramos en Eunate son la multitud de marcas de cantero grabadas en la piedra y repartidas por toda la iglesia, como la del abacus (bastón de mango espiral, utilizado por el magíster de los compañeros constructores y por el maestre de los caballeros templarios), la cruz patada de los nervios cuadrangulares de su bóveda, la influencia musulmana (tawaf: desplazamiento circular en torno a la Kaaba y a la Roca de la mezquita hierosolimitana), los extraños capiteles (cuya historia seriada es imposible ya leer por la ausencia de gran parte de ellos)…

El lugar sirvió también de hospital de peregrinos jacobeos (el antiguo edificio, reformado, aún subsiste junto al templo).

Hoy Santa María de Eunate sigue cumpliendo su función de sanación de cuerpos y, sobre todo, de espíritus.

Pero las sorpresas no terminan en Eunate. A escasos kilómetros, en la localidad de Olcoz, la iglesia parroquial de San Miguel presenta una portada que es réplica exacta, pero invertida, de la portada de Santa María de Eunate. Es por ello que se la conoce como «portada espejo o especular».

Sobre este insólito misterio se han propuesto muchas teorías, siendo la más aceptada, dado que la iglesia de San Miguel y su portada son de épocas distintas (el templo con su torre cuadrada es del siglo XVII y la portada es contemporánea de Eunate, esto es románica), la que señala que dicha portada procedía de una dependencia ya desaparecida del complejo de Eunate; por razones (y manos) que se desconocen fue trasladada a la iglesia de Olcoz.

El hecho de que todas las figuras de la portada de Eunate estén repetidas en la de San Miguel de Olcoz (salvo dos), pero siempre en orden contrario, ha llevado a plantear la tesis indicada como la más plausible.

En cualquier caso, el enigma histórico y simbológico está servido.

___________________

Para ver la información completa y fotografías del resto de lugares a visitar (iglesia octogonal de Torres del Río, encomienda templaria de Aberin, iglesias templarias de Estella, monasterio de Irache…), así como para consultar el Programa de las IV Jornadas Templarias y Medievales de Templespaña «Navarra 2006» y para obtener más información o realizar una preinscripción, visite:
http://www.templespana.org/delegaciones/navarra/jornadas.htm

Posted in Templarios | Leave a Comment »

ARQUITECTURA Y MASONERIA

Posted by cosmoxenus en 29 abril 2006

La Masonería se halla estructurada como una ORDEN debido a que posee una regla que le otorga forma, esquema de organización, jerarquía, funcionalidad, principios y procedimientos; posee también una causa o sentido de misión y, finalmente, expresa una disposición simbólica que constituye su lenguaje y su método esencial de enseñanza y comunicación. Estos tres componentes (estructura, misión y simbolismo) son distintivos de las órdenes y la nuestra no escapa a ellos.

Respecto de su simbolismo, habrá que declarar que éste se ha tomado esencialmente de la arquitectura y, particularmente, de la tradición de los constructores de las catedrales góticas de le edad media europea. Desde la perspectiva de los tiempos actuales, sería una grata especulación intentar apreciar hasta qué grado los canteros medievales alcanzaban un determinado nivel de éxtasis o de vibración espiritual, -si es que lo experimentaban-, al ver fluir de sus manos las sublimes revelaciones en piedra levantadas a la Gloria de Dios. Si nuestros antepasados vivían o no de manera efectiva los celestiales sentimientos espirituales que su oficio debía reportarles, lo cierto es que la Orden Masónica recibió el marco esquemático de organización y de simbolismo de los albañiles o canteros medievales y, por supuesto, de sus arquitectos.

La Masonería contemporánea, necesariamente filosófica, aplica las reglas de la construcción al Templo o Edificio Espiritual, cuyo levantamiento exige de sus operarios un doble esfuerzo: la construcción personal en los terrenos de su propio «Yo Interno» y la construcción externa en los escenarios del mundo, de la sociedad y de la comunidad, estructurados sobre la base de los Principios masónicos: la tolerancia, el reconocimiento de la igualdad espiritual de los hombres y la posibilidad política de acceder a esquemas jurídicos que la garanticen, la libertad, la fraternidad entre todos los hombres sin distinción de credos, ideologías, razas, clases y orígenes sociales.

Si el trabajo de construcción del «Yo Interno» es un esfuerzo espiritual, es decir, iniciático, el quehacer de construcción social es un trabajo político. Hay pues una Arquitectura espiritual y una Arquitectura política y en consecuencia se tienen dos edificios: el personal o interno y el social o externo. La Masonería reconoce que ambos edificios son vitales para garantizar la plena realización de la vida humana; sin embargo, la Orden no se declara ni religiosa ni política, porque reconoce que los debates de este género contribuyen a enfrentamientos que anulan el deseo último de la Fraternidad Masónica: llegar a ser el «Centro de la Unión», como asentó James Anderson en The Ancient Charges o Antiguos Deberes de los Francmasones, consignados en el Libro de las Constituciones de 1723, documento que constituye la Carta Magna de la Masonería Filosófica Universal. ¿Cómo realiza entonces la Orden su trabajo externo? La clave de esta realización radica en la eficiencia con que su estructura simbólica e iniciática logra efectivamente transformar la visión del mundo de sus adeptos. Cuando sus educandos logran percibir la realidad sin la venda de la ignorancia, la superstición, el fanatismo y la ambición, cuando la Luz Masónica ha anidado en sus corazones, entonces las cosas aparecen ante sus ojos de otra manera y sus conductas personales y sociales se orientan ahora bajo otros principios, principios que convienen a todos y no afectan a nadie.

Es decir, para lograr las dos construcciones, el masón necesita reunir tres requisitos: 1. Conocimiento de sí mismo y conocimiento del mundo. 2. Dominio de sí mismo y su realización en el mundo. 3. Ennoblecimiento de sí mismo y aspiración a la dicha de la vida de la humanidad. [1]

Esta interpretación ética del trabajo masónico también se manifiesta en que el taller contiguo a la catedral, se halla convertido en Logia, y el templo en un lugar de devoción de especialísima índole en donde se sacraliza el trabajo. Entonces, la Logia se convierte en un «espacio sagrado de trabajo» dedicado a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, espacio en el que la fraternidad y la unión espiritual de los asistentes constituye la mejor garantía del desarrollo colectivo.

Las Logias bien organizadas y bien dirigidas, respetuosas de las formas masónicas dispuestas en los cahiers oficiales y seguidoras de la tradición del ritual y del simbolismo, son una prenda de efectividad transformadora de sus adeptos y se constituyen, de inmediato, en un centro de atracción en el que los integrantes asisten deseosos de participar activamente en el esfuerzo grupal de la Logia por lograr cuantos fines se propongan en su seno. Por lo contrario, las Logias dirigidas por hermanos que desconocen las reglas del Arte Real y los procedimientos básicos de la construcción masónica, las Logias que mezclan la frivolidad y la ligereza, se “profanan” en el sentido literal del término, pierden la vocación constructiva y se alejan de la arquitectura moral de la Orden. No nos sorprenda, por lo tanto, que las Logias abatidas sean precisamente las que se caracterizan por el desorden, el distanciamiento de la tradición iniciática, el involucramiento de la politiquería, el autoritarismo de sus dirigentes, la ausencia de respeto al albedrío de los obreros, la apatía de sus integrantes justamente decepcionados porque no encuentran lo que buscan, el abandono ritual, la desidia, la falta de motivación, etc, etc.

Un hermano de este Oriente, hace ya varios años, indicaba en sus peroratas la necesidad de que los asistentes a las Logias asumieran, de entrada, una disposición y una actitud espiritual religante, -no religiosa, sino meramente «re-ligante»-, de tal forma que la Tenida no se convirtiera en una simple “asamblea, junta o reunión”, sino en un acto en el cual se celebrara la Logia . Ahora bien, “celebrar” la Logia significa VIVIR el ritual y el simbolismo y predisponer el ánimo y el espíritu para ser especialmente receptivos al mensaje de la apertura, del desarrollo y del cierre de los Trabajos. Pensar, como pensaba el gran poeta alemán Goethe, cuando observaba la Estrella Flamígera sobre el Ara y decía:

Para empezar y para concluir,
Compás, Plomo y Nivel.
Todo se entorpece y paraliza en las manos,
Si la estrella no ilumina el día.

En otra parte de uno de sus múltiples poemas dedicados a la Masonería, abunda Goethe en la belleza del simbolismo de las Tres Grandes Luces de la Masonería: el Libro de la Ley, la Escuadra y el Compás.

La Biblia, en su caso, es la Luz sobre nosotros no como autoridad dogmática, sino como expresión de fe en una ordenación moral del mundo; la Escuadra es la Luz en nosotros, porque es el símbolo del derecho y del deber que Dios grabó en la conciencia y que conduce moralmente a los hombres; el Compás es la Luz alrededor de nosotros, es el símbolo de la fraternidad y del servicio al prójimo. [2]

Los asistentes a la Tenida deberían tener en cuenta, además, otros elementos de la arquitectura masónica, es decir, de su simbolismo, justo cuando se colocan su mandil para dedicarse al Trabajo y para presenciar la apertura de la Logia. Cada herramienta, cada utensilio tiene su significado en el conjunto logial, como también lo tiene el peculiar lenguaje de apertura, el golpeteo de los malletes de las Luces del taller, la iluminación y la decoración del Templo, etc.

La Invocación de la Apertura de los Trabajos, que es una verdadera dedicación espiritual a la «Gloria del Gran Arquitecto del Universo» y que supone un «re-ligamiento» espiritual ascendente, la dedicación de los Trabajos a la «Confraternidad Universal», que es un «re-ligamiento» espiritual horizontal que apela al sentimiento de fraternidad entre los hombres, todo bajo los auspicios de una Simbólica Potencia que regulariza los Trabajos, todo esto es un monumento a la sublimación que debe disponer el ánimo de los asistentes hacia lo más elevado que la conciencia pueda percibir. Por otra parte, el reconocimiento de que la Logia se sostiene en tres columnas, colocadas en los tronos de cada una de las Tres Luces, -el Venerable y los dos Vigilantes-, nos da la sensación de fortaleza y la convicción de que la Logia se reúne bajo el amparo de leyes universales. Estas columnas respectivamente significan:

La Sabiduría o pensamiento que dirige.
La Fuerza o energía moral que la ejecuta.
La Belleza o armonía de las fuerzas mentales, la concordia entre el pensamiento y la acción .

Con estos elementos en mente ¿es posible no asumir una actitud espiritual capaz de matizar los Trabajos de la Logia con un aliento de construcción personal y colectiva orientada al cultivo del «Yo Interno» y del «Yo Colectivo»? ¿Es factible estropear los trabajos con vacuidades y liviandades más propias de sindicatos y de camarillas que de una Logia dedicada al Trabajo Espiritual e Intelectual?

Una de las razones de que la Arquitectura Masónica se disipe del seno de las Logias es el olvido de estos principios básicos de la construcción masónica; el abandono de las reglas básicas del Oficio y la atracción de motivaciones profanas de algunos hermanos que se aburren de la cotidianeidad masónica y que creen que el «Arte Real de Labrar la Piedra en Bruto» carece de sentido práctico en nuestras vidas y en nuestra sociedad. Estos hermanos permanentemente expresan que lo que se dice en la Logia es muy bonito, muy bello, muy poético, pero siempre rematan con la pregunta ¿cómo repercute en la sociedad? ¿qué hace la Masonería allá fuera? Y entonces parece que desconocen o que olvidan que la Masonería no tiene otra cosa que hacer más que hacer masones y que en éstos, los principios masónicos actúan de tal forma que en la vida profana las acciones de nuestros hermanos se van manifestando en sus obras, acciones y dichos y es así como destacan en sus trabajos, donde quiera que se encuentren y por modesto que éste sea.

Ciertamente, toda Logia corre el riesgo de caer en una burocratización del trabajo y todos los masones pueden hacer de la sistematización de su asistencia a la Logia un patrón estéril de creatividad, de innovación y de motivación. Evitarlo dependerá del talento grupal de la Logia y de proporcionar a los Trabajos un atractivo siempre renovador.

La Orden Masónica, luego de tantos años de existencia formal, ha resistido persecuciones, excomuniones tan ingenuas como infructuosas de pontífices fanatizados y necios, incomprensiones y denostaciones de toda clase y orígenes; sin embargo, y a pesar de todo, siempre ha salido fortalecida y renovada sin abandonar sus Principios esenciales que le dan forma y contenido y que definen su naturaleza iniciática.

La Orden Masónica no está llamada a ser una sociedad de masas, sino una agrupación selecta y selectiva que escoge a sus adeptos sobre la base de requisitos que cualquier hombre de bien y de honor puede efectivamente cumplir. Aún así, tal vez sus peores enemigos, aquéllos que más contribuyen a su destrucción, lejos de hallarse fuera de sus filas y de sus templos se encuentren justamente dentro de ellos. En efecto, muchas veces los elementos más nocivos para la Orden Masónica solemos ser nosotros mismos, pues nuestra ignorancia de lo que ella es verdaderamente, el desconocimiento que tenemos de su historia, de su naturaleza, de sus fines, métodos, principios, y sobre todo la ignorancia que manifestamos de sus límites, nos predispone en su contra, queriendo que ella, la Orden, sea como nosotros queremos que sea, que actúe como suponemos que debe hacerlo y queremos, encima de todo, transformarla al tono de los tiempos, como si la Institución no fuera, en sí misma, eternamente contemporánea.

Y quiénes son éstos? Son aquéllos que la frivolizan queriéndola despojar de sus atributos esenciales; son aquéllos que con su actitud profanizante alejan a los hermanos de las Logias, estropean el logro de las metas formativas de sus Templos y terminan por destruir lo que no comprenden. El olvido de que la Orden tiene como objetivo disipar la ignorancia, combatir los vicios y las pasiones que deshonran al hombre haciéndole tan desgraciado e inspirar el amor a la humanidad, y que sus métodos son la educación iniciática y espiritual de sus miembros, produce miopía en los hermanos, les impide ver más allá de las “formas” y les produce gran confusión.

De esta manera, podemos concluir que el simbolismo de la Orden se halla cifrado por medio de los recursos de la Arquitectura, al punto que Arquitectura y Masonería se encuentran indefectiblemente unidas. Aprendamos a ver en los símbolos masónicos la pureza de su mensaje y asumamos la voluntad de estudiar y compenetrarnos más y mejor de sus profundos significados.

[1] Lennhoff, Eugen, Los Masones ante la Historia, Traducción de Federico Climent Terrer, Edit. Diana, 1983, p. 29.

[2] Por supuesto, el simbolismo de la Escuadra y el Compás apela también a otros significados. Tradicionalmente, en los cahiers oficiales de la Gran Logia Unida Mexicana del Gran Oriente de Veracruz, se postula que la Escuadra alude a la materia y el compás al espíritu, y este esquema permite explicar las diferentes posiciones que ambos instrumentos adoptan sobre la Biblia según el grado que se trabaje.

Cuauhtémoc D. Molina García

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »