El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for 24/09/05

LOS 10 SÍNTOMAS DE LA PAZ INTERIOR

Posted by cosmoxenus en 24 septiembre 2005

A lo largo de la historia de la humanidad, sabios pertenecientes a diversas culturas surgidas en diferentes puntos del planeta consideraron la paz interior uno de los bienes capitales – probablemente, el más valioso – que debe procurarse el ser humano. La explicación de la preponderancia de este bien sobre el resto resultaba prácticamente obvia: sin tranquilidad de espíritu, el individuo se encontraba imposibilitado de disfrutar de cualquier otro bien, no importaba cuál fuera su naturaleza o magnitud.

En la actualidad las enseñanzas de aquellos sabios mantienen plenamente su vigencia y cobran una enorme importancia, debido al vertiginoso ritmo de la vida moderna y del nivel de ansiedad y estrés que ésta conlleva. El desequilibrio y el nerviosismo cotidianos se multiplican día a día y amenazan con transformarse en una suerte de epidemia que, al expandirse, podría tener efectos devastadores, similares a los de una nueva guerra mundial.

Por este motivo y a fin de preservamos como individuos y como especie, debemos tomar conciencia de los riesgos que implica la pérdida de la paz interior y esforzarnos por preservar a toda costa este preciado bien.

Pero, ¿cómo saber si realmente gozamos de tranquilidad espiritual? ¿No es posible que vivamos engañando a los demás y a nosotros mismos, fingiendo un estado de equilibrio interior que en verdad no poseemos? Con el propósito de despejar dudas, los estudiosos afirman que existen 10 síntomas inequívocos presentes en todos aquellos seres que manifiestan una auténtica paz espiritual:

1 – Tus pensamientos y actos son espontáneos y no obedecen a temores heredados de experiencias anteriores.
2 – No acostumbras recriminar nada a quienes te rodean ni a ti mismo/a.
3 – El mundo no es entendido por ti como un foco de conflictos sino como el mero escenario del accionar humano.
4 – Ante un problema, no reaccionas preocupándote; buscas soluciones.
5 – Posees una enorme capacidad de disfrutar de cada instante.
6- Agradeces permanentemente a cuantos te brindan su ayuda.
7 – Tienes la certeza de vivir en plena conexión con tus semejantes y con la naturaleza.
8 -Sonríes frecuentemente, expresando la alegría y la seguridad que tu postura ante la vida te proporciona.
9 -Optas por dejar que las cosas simplemente sucedan en vez de forzar la realidad.
10 – Permaneces abierta/o al afecto emanado de tu entorno y sientes una imperiosa necesidad de extender tu mano al prójimo.

Enviado por ARIADNA JARAMILLO

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

COLECCIÓN LIBROS IGNORIA

Posted by cosmoxenus en 24 septiembre 2005

ÍNDICE

A
ALCEO – Antología

ALIGHIERI DANTE – El convivio

ANÓNIMO
Biblia de Jerusalem

Dhammapada

El libro de Henoch

El poema de Gilgamesh

EVANGELIOS APÓCRIFOS – El evangelio de María Magdalena
EVANGELIOS APÓCRIFOS – El evangelio de Bernabé (fragmento italiano)
EVANGELIOS APÓCRIFOS – El evangelio copto de Tomás
EVANGELIOS APÓCRIFOS – El evangelio árabe de la infancia
EVANGELIOS APÓCRIFOS – El evangelio de Nicodemo

Libro de los proverbios

Popol Vuh
Salmos

ARISTOFANES – Las aves
ARISTOFANES – Las avispas
ARISTOFANES – La paz

ARISTOTELES – Poética

B
MATSUO BASHO – Sendas de Oku

CHARLES BAUDELAIRE – Pequeños poemas en prosa


SAMUEL BECKETT – Cuentos

WALTER BENJAMIN – Franz Kafka
WALTER BENJAMIN – El surrealismo
WALTER BENJAMIN – La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica

ADOLFO BIOY CASARES – La invención de Morel

JORGE LUIS BORGES – El aleph
BORGES – El golem (Archivo de audio)
JORGE LUIS BORGES – El informe de Brodie
BORGES – La noche que en el sur lo velaron (Archivo de audio)
Fundación mítica de Buenos Aires (Archivo de audio)
JORGE LUIS BORGES – Luna de enfrente
BORGES – Manuscrito hallado en un libro de Spinoza (Archivo de audio)
BORGES – Poema conjetural (Archivo de audio)
BORGES – Poemas de los dones (archivo de audio)
BORGES – Spinoza (archivo de audio)

RAY BRADBURY – Crónicas marcianas
RAY BRADBURY – El árbol de las brujas
RAY BRADBURY – El hombre ilustrado
RAY BRADBURY – El vino del estío

BUDA – El sutra de la luz dorada

CHARLES BUKOWSKI – Escritos de un viejo indecente
CHARLES BUKOWSKI – Factotum
CHARLES BUKOWSKI – La senda del perdedor
CHARLES BUKOWSKI – Música de cañerías
CHARLES BUKOWSKI -Pulp

ANTHONY BURGESS – La naranja mecánica

C
CALDERON DE LA BARCA – El purgatorio de San Patricio

ITALO CALVINO – El barón rampante
ITALO CALVINO – Las ciudades invisibles
ITALO CALVINO — Las cosmicómicas

ALBERT CAMUS – El mito de Sísifo
ALBERT CAMUS – La peste

CAPOTE TRUMAN – A sangre fría
TRUMAN CAPOTE – Desayuno en Tiffany’s
TRUMAN CAPOTE – Un recuerdo navideño

ALEJO CARPENTIER – Concierto barroco

LEWIS CARROLL – Alicia en el país de las maravillas
LEWIS CARROLL – A través del espejo

CELAN PAUL – Poemas

EMILE CIORAN – Aciago demiurgo
EMILE CIORAN – Del inconveniente de haber nacido
EMILE CIORAN – Desgarradura
EMILE CIORAN – Ejercicios de admiración
EMILE CIORAN – El ocaso del pensamiento
EMILE CIORAN – Historia y utopia
EMILE CIORAN – La caída en el tiempo
EMILE CIORAN – Ese maldito yo
EMILE CIORAN – La tentación de existir
EMILE CIORAN – Silogismos de la amargura

ARTHUR CLARKE – 2001. Odisea espacial

CONFUCIO – Los cuatro libros

JOSEPH CONRAD – El corazón de las tinieblas

CORTÁZAR – Inmiscusión terrupta

VASILICA COTOFLEAC – Emile Cioran. Belleza y transfiguración
VASILICA COTOFLEAC – Emile Cioran. Duda y desfascinación
VASILICA COTOFLEAC – Emile Cioran. La filosofía lírica
VASILICA COTOFLEAC – Emile Cioran. La plegaria de un dacio
VASILICA COTOFLEAC – Emile Cioran. Sufrimiento y conocimiento

D
DICKINSON EMILY – Complete poetry
EMILY DICKINSON – Selección

DOSTOIEVSKI – Memorias del subsuelo

E
MAESTRO ECKHART: El comentario del Génesis. Cap. I

UMBERTO ECO – La estrategia de la ilusión

ERASMO – Elogio de la locura

EURÍPIDES- Medea
EURIPIDES – Las troyanas

F
JACOBO FIJMAN – Selección

FRAZER JAMES JOHN – La rama dorada

G
ROBERT GRAVES – Dioses y héroes de la antigua Grecia (I)
ROBERT GRAVES – Los mitos griegos I
ROBERT GRAVES – Los mitos griegos II

H
HEIDEGGER – Construir, habitar, pensar
HEIDEGGER – La cosa
HEIDEGGER – ¿Qué es metafísica?

HERODOTO – Los nueve libros de la historia

HUI NENG – Sutra

HUXLEY ALDOUS – La filosofía perenne

I

J
HENRY JAMES – Otra vuelta de tuerca

K
FRANZ KAFKA – Carta a su padre
FRANZ KAFKA – El proceso
FRANZ KAFKA – La muralla china
FRANZ KAFKA – La metamorfosis

JACK KEROUAC – Los vagabundos del dharma

KIPLING RUDYARD – El libro de las tierras vírgenes

L
LAERCIO DIÓGENES – Vida de los filósofos más ilustres

LAO TSE – Tao Te King

M
THOMAS MANN – La muerte en Venecia

MARCO AURELIO – Meditaciones

HENRI MICHAUX – Antología poética

EUGENIO MONTALE – Antología

MUJICA LAINEZ MANUEL – Bomarzo

MUSO – Diálogos en el sueño

N
FRIEDRICH NIETZSCHE – Cartas

FRIEDRICH NIETZCHE – Ditirambos de Dionisos
FRIEDRICH NIETZSCHE – Ecce homo
FRIEDRICH NIETZSCHE – El anticristo
FRIEDRICH NIETSZCHE – La genealogía de la moral

O

P
OCTAVIO PAZ – El ausente

PESSOA, FERNANDO – Libro del desasosiego
FERNANDO PESSOA – Poemas inconjuntos

LUIGI PIRANDELLO – Seis personajes en busca de un autor

ALEJANDRA PIZARNIK – Árbol de Diana

PROPERCIO – Elegías

Q
SALVATORE QUASIMODO – Antología

QUEVEDO – Poemas

R
RILKE – Elegías de Duino

S
CAYO SALUSTIO CRISPO – La conjuración de Catilina

W. G. SEBALD – Guerra aérea y literatura

SENG TSANG – Creer en la mente

SOFOCLES – Edipo
SOFOCLES – Antígona

BARUCH SPINOZA – Etica

R L. STEVENSON – Dr Jeckyll y Mr Hyde

SUETONIO -Los doce césares

T
DYLAN THOMAS – Poemas completos

TUCCI GIUSSEPPE – Apología del taoísmo

U
GIUSEPPE UNGARETTI – Antología

V
PAUL VALERY – El cementerio marino

PAUL VERLAINE – Selección

W
ALAN WATTS – El camino del zen

OSCAR WILDE – Poemas en prosa

WILLIAMS WILLIAM CARLOS – Poems

X

Y

Z
ZHUANG ZI – Capìtulos interiores

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

¿Porqué activar nuestro Mer-Ka- Ba es lo que cambia nuestra vida dentro de los Cambios Planetarios que estamos viviendo?

Posted by cosmoxenus en 24 septiembre 2005

Mer-Ka-Ba es el nombre que los antiguos de la Tierra le daban a nuestro campo electromagnético y por ahora, prácticamente lo único que nos estabiliza para vivir en medio del mundo agitado como en el que vivimos y que reordena nuestro equilibrio mental y emocional. Genera un profundo contacto con esa parte que llamamos “sabiduría interna” y fortalece cada aspecto de nuestra vida.

Es un campo de energía que se encuentra alrededor de nuestro cuerpo físico, que actúa con nuestra energía vital y que fundamentalmente nos conecta con el magnetismo que mantiene el equilibrio en el planeta Tierra y por lo tanto nos mantiene a nosotros en equilibrio con el.

Hoy en día este campo electromagnético que está alrededor nuestro está inactivo o con un movimiento muy lento por lo que sentimos claramente ese desequilibrio en nuestra vida y nuestra interacción con el mundo y las personas.

El campo magnético de la Tierra está sufriendo alteraciones de diferente índole; entre ellas, está afectado por el ciclo natural de precesión de los equinoccios, por explosiones solares, la rotación más lenta del planeta, los cambios climáticos y esto a su vez crea alteraciones en la salud, los patrones de conducta, de pensamiento, de comportamiento y de sentido de vida para todos nosotros.

Por ejemplo: nos encontramos con personas con las cuales nos sentimos totalmente a gusto como si las conociéramos de toda la vida. Otras personas salen abruptamente o muy rápidamente de nuestro entorno.

Se crean relaciones afectivas con una persona que tiene una energía muy similar a la nuestra, nos entendemos enseguida, o al revés, las antiguas relaciones se deshacen de la noche a la mañana.

Hay un evidente cambio en el patrón de sueños tales como; sueños recurrentes, sueños vívidos, sueños que podemos seguir de una noche a la otra, sueños que persisten durante el día y sueños premonitorios, entre otros.

Hay sincronicidad en las cosas de nuestra vida. Las personas justas y la solución adecuada para un problema aparecen de la nada. No entendemos muy bien como se organiza nuestra vida, pero se organiza.

Cambian nuestro hábitos alimenticios de forma muy particular. Lo que nos gustaba antes ya no lo toleramos y cambia por gustos nuevos o la ingesta permanente de la misma comida por algunos días y cambiar nuevamente.

Tenemos variadas sensaciones físicas, entre ellas; electricidad en el cuerpo, sensación de hormigueo, dolores de cabeza, de huesos, cansancio y sueño. Taquicardia, nauseas, fiebres, resfríos, cambios en la temperatura del cuerpo.

En el área psicológica hay síntomas tales como: síndrome de pánico, falta de sentido de vida, necesidad de estar solos, quedarse mirando el vacío, necesidad de ser confortado, miedo, depresión, agresión, irritabilidad. Sentirse perdido, extraño, perder la dirección en la calle, olvidarse donde uno deja las cosas o de lo que uno iba a decir.

Sentimos confusión, estamos alterados, confundidos, el tiempo se nos pasa volando y sentimos que no encajamos en el calendario y los horarios.

Esto cambia completamente cuando ponemos en actividad este campo electromagnético nuestro.

Esta técnica o ejercicios, que es re descubierta y también encontrada en tumbas y monumentos muy antiguos hace más de una década nos llega en el momento histórico donde nos ayuda y nos permite interactuar entre la 3D y 5D dimensión. (Cambio del campo magnético terrestre)

Esto significa lo siguiente: Nosotros vivimos y nos manejamos en un mundo tridimensional pero la Tierra en su proceso de cambio de ciclo (precesión de los equinoccios o año platónico) está haciendo esta transición dimensional que, entre otras, produce el debilitamiento del campo magnético terrestre y como nosotros estamos aquí ahora, estamos viviendo este momento único pero con estas manifestaciones tan diversas.

Esto produce la sensación de caminar entre dos mundos. Uno conocido, pero que parece no funcionar más ya que sus códigos están totalmente colapsados y otro mundo nuevo que presentimos está ahí, pero que no sabemos como situarnos en él.

Interactuamos en dos dimensiones y la única forma conocida, al menos por ahora, es la de poner en su movimiento de giro este campo electromagnético y restituirle su movimiento real.

Con ello nos sintonizamos con el campo electromagnético de la Tierra ya que la Tierra y nosotros, funcionamos en sintonía. La falta de esa sintonía nos produce todas estas perturbaciones arriba mencionadas

Ambos, la Tierra y nosotros, tenemos un campo eléctrico (energía vital) y otro magnético. La Tierra reordena por sí misma su campo eléctrico y magnético; nosotros, en este momento, podemos hacerlo mediante estos ejercicios hasta que se mantenga activo por sí mismo en un corto plazo de tiempo.

El resultado de estos ejercicios nos quita el stress, devuelve claridad a la mente, armoniza ambos hemisferios cerebrales de manera tal que nuestra percepción del medio ambiente se armoniza, podemos enfrentar mejor y con mucha más serenidad la vida diaria, nos quita ansiedades, fobias y miedos, regula el sueño, genera un balance entre la mente y las emociones y en consecuencia el retorno al normal estado de salud.

Esta técnica o ejercicios tiene un efecto sorprendente en la vida cotidiana y produce cambios muy importantes que mejoran la salud y en casos psiquiátricos el cambio es muy evidente. Es contundente en la fotofobia, insomnio, neuralgias, trastornos de conducta en adolescentes, familias con niños problemas, es excelente para las mujeres embarazadas, personas con ciertos tipos de virus que afectan el sistema inmunológico, etc.

Todo esto sin duda alguna, a su vez, mejora nuestra calidad de vida conectándonos con nuestros potenciales de conciencia; restituyendo el acceso a la memoria de todas nuestras posibilidades mentales, psicológicas y físicas y genera un profundo contacto con esa parte que llamamos “sabiduría interna”.

Produce el restablecimiento psicofísico; lo que también tiene como resultado la mejora, cuando no la cura, de enfermedades. Armonía =

Salud.

Es una técnica sencilla y se practica diariamente (20 minutos) y de forma regular durante un período de tiempo que varia entre 5 a 6 meses hasta que este campo electromagnético retorne a su estado de actividad normal. El campo electromagnético es parte de nosotros mismos, no algo a adquirir y que está en algún lado e incorporamos. Es una función a la que hay que restituirle su actividad y podamos volver a funcionar como individuos plenos en un mundo de cambios y en una transición más que evidente.

Kristen Mariana Neiling

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

LA REENCARNACIÓN

Posted by cosmoxenus en 24 septiembre 2005

RENÉ GUÉNON ( ABD AL WAHID YAHIA )

Intentaremos abordar aquí un estudio completo del tema de la reencarnación, ya que se precisaría un volumen entero para examinarlo en todos sus aspectos. Quizá lo hagamos algún día; el asunto es interesante, y no por su significado en sí mismo, pues se trata de un absurdo puro y simple, sino en razón de la extraña difusión de esta idea, que contribuye de forma especial a la confusión reinante. Sin embargo, no podemos eximirnos de tratarlo, y diremos al menos lo que nos parece más esencial; nuestra argumentación no sólo irá dirigida contra el espiritismo kardecista, sino también contra todas las demás escuelas «neoespiritualistas» que han adoptado posteriormente la idea, modificándola apenas en detalles más o menos importantes. Esta refutación no se dirige, como la anterior, al espiritismo considerado en general, pues la reencarnación no es un elemento absolutamente esencial, y se puede ser espiritista sin admitirla, mientras que ello no es posible sin admitir la manifestación de los muertos mediante fenómenos sensibles. De hecho, se sabe que los espiritistas americanos e ingleses, es decir, los representantes de la forma más antigua del espiritismo, fueron en un principio unánimes en oponerse a la teoría reencamacionista, criticada violentamente, en particular, por Dounglas Home (2); ha sido necesario, para que algunos de ellos se decidieran más tarde a aceptarla, que esta teoría haya penetrado en los medios anglosajones a través de vías extrañas al espiritismo. En la misma Francia, algunos de los primeros espiritistas, como Piérart y Anatole Barthe, se separaron de Allan Kardec en este punto; pero, en la actualidad, se puede decir que el espiritismo francés al completo ha hecho de la reencarnación un verdadero «dogma»; el propio Allan Kardec, por lo demás, no dudó en recurrir a este término(3). Recordemos que esta teoría fue adoptada del espiritismo francés en primer lugar por el teosofismo, y luego por el ocultismo papusiano y otras escuelas, que igualmente han hecho de ella uno de sus artículos de fe; por mucho que dichas escuelas hayan reprochado a los espiritistas el concebir la reencarnación de un modo poco «filosófico», las modificaciones y las diversas complicaciones aportadas no podrían disimular ese préstamo inicial.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

ORIGEN CELESTIAL DEL GRIAL

Posted by cosmoxenus en 24 septiembre 2005

Desde el antiguo Egipto a Japón hallamos el mismo simbolismo. El mito de un linaje real de origen celeste nos fascina. Pero no es frecuente que un artículo breve brinde al lector una imagen clara y didáctica de esta tradición: una panorámica capaz de abarcar su presencia y su misterio en Oriente y Occidente, desde el alba de la historia hasta nuestros días. En eso consiste el mérito de este texto, que nos conduce del antiguo Egipto a Japón y a la Europa medieval, para mostrarnos que estamos ante una leyenda inmortal y ante un legado tan antiguo como la propia humanidad.

Comenzamos nuestro viaje en el antiguo Egipto. Pero esta historia es mucho más antigua. Probablemente se remonta hasta los orígenes de la presente Humanidad. Sin embargo, la tradición egipcia nos ofrece dos ventajas para entenderla: un testimonio arqueológico significativo de la creencia en la unión de lo divino y lo humano, y la posibilidad de seguir esa tradición desde aquella época hasta nuestros días. Al escoger esta cultura como punto de partida será más fácil ver cómo este mito -hoy todavía vivo- encarnó en las sociedades antiguas y cómo, a partir de cierto momento, determinadas escuelas de iniciados decidieron transmitir ese legado en secreto a la posteridad.

«El Señor del Zed»

Hace miles de años, en el delta oriental del Nilo surgió una ciudad llamada Busiris, la «residencia de Osiris». Aquí descubrimos los vestigios más antiguos del culto a este dios en época predinástica. En Busiris, los fieles de Osiris lo identificaron como el «Señor del Zed» (pilar que simbolizaba estabilidad, fertilidad y resurrección) y esta deidad tomó el relevo de otra más antigua: Anedjty, un dios pastor.

Este era representado con barba, un tocado coronado por dos plumas y una cinta que colgaba por la espalda. Sus enseñas incluían un cayado, que se convertiría en el cetro de Heka (la deidad de la magia). y una fusta llamada Nekhekh (nombre derivado del término nekh, que significa defender).

Más tarde, estos símbolos serían heredados por Osiris y adoptados como emblemas del poder regio por los faraones. El significado de dichos símbolos remitía a un principio fundamental: el del rey-pastor que guía y al mismo tiempo defiende a su pueblo. Los dos objetos en las manos del dios (y del faraón) también indican cómo en la auténtica soberanía sagrada el poder real no está nunca separado del sacerdotal.

En su libro El legado mesiánico, Baigent, Leigh y Lincoln afirman lo siguiente a propósito de la figura del reysacerdote:

«El principio ligado a esta figura se extendía a todo el mundo antiguo, no sólo en las culturas clásicas del Mediterráneo y del Medio Oriente, sino entre las tribus celtas y teutónicas de Europa. Entre otras cosas, la realeza representaba una especie de conducto a través del cual el hombre se mantenía unido con sus dioses».

En el curso de toda su historia la monarquía egipcia estuvo estrechamente ligada al mito de Osiris, Isis y Horus. Pero no se trataba de un relato sagrado exclusivo de esta cultura. El drama del rey herido o muerto y vengado por su hijo se repite en todos los contextos. También lo encontramos en infnidad de obras literarias, como en el Hamlet de Shakespeare.

La trama del asesinato de Osiris es bien conocida. En su libro Mito y símbolo en el antiguo Egipto, publicado hace más de cuarenta años, el profesor R.T.L. Rundle llamó la atención sobre un aspecto importante del culto de este dios. Entre otras cosas, Rundle afirmaba: «Las aguas de la inundación anual provenían del muslo del dios. Esta idea es la razón por la que el muslo de Osiris era preservado como una reliquia en muchos templos. La nueva inundación barría con los demonios que habían dominado la tierra durante el período del gran calor y la sequía».

También explica que el culto de Osiris fue introducido en Abydos antes del 2050 a.C. A mitad de camino entre el norte y el sur, esta ciudad era el centro ideal de las peregrinaciones y en la época de la primera dinastía faraónica estaba consagrada a una divinidad llamada el «Señor de los Occidentales», que después sería asimilada a Osiris.

Los ritos seguían el esquema original de Busiris. Según Rundie Clark, «debemos imaginar el santuario principal situado en un bosquecillo. La parte más importante era una plataforma rodeada de agua a la que se accedía ascendiendo por unos escalones. Ese túmulo simbolizaba la primera tierra, surgida del océano primordial (TaUr), que daba nombre a toda la región. En dicha isla se recomponía el cuerpo mutilado de Osiris y tenían lugar las vigilias nocturnas de las sacerdotisas que representaban el papel de Isis y de su hermana Nephtys. Seguían tres días y tres noches de lamentaciones: el período de «la Pasión», cuando dios yacía muerto y las dos diosas le lloraban».

Después de otros complejos rituales, se representaba el triunfal retomo de Osiris a su templo. Por último, y como punto culminante de esta sagrada celebración, se erigía un simulacro de Zed. Este gesto significaba que Osiris había resucitado. Existe un texto muy interesante sobre este culto en el Libro de los Sarcófagos (228), que tiene el simbólico título de Fórmula para ser el primero en entrar y el último en salir entre los participantes del banquete en las fiestas de Osiris. R. Clark especifica que compartir la comida con el dios era sinónimo de felicidad perfecta y que conocer los rituales resultaba de gran ayuda, tanto en la vida como en la muerte.

A comienzos del este texto vemos al iniciado (o alma del difunto), identificado con Horus cuando pide autorización para entrar en el palacio de Osiris:

«He venido hasta aquí para salvarme a mí mismo y avivar mis dos cobras (los ojos); para permanecer en la residencia del padre Osiris y ahuyentar la enfermedad del dios sufriente; para poder presentarme ante un Osiris en toda su fuerza; para poder renacer con él en su renovado vigor; para poder revelaros qué tiene el muslo de Osiris».

El Grial y «el hijo de la viuda»

Clark captó con agudeza una extraña coincidencia: la increíble similitud entre estos textos iniciáticos egipcios y los romances medievales sobre la búsqueda del Grial. En éstos, el personaje del Rey Pescador tiene una herida en el muslo que no sanará hasta la llegada del héroe predestinado, como sucede con Osiris, a quien acude a salvar Horus. Por su enfermedad, el reino se ha convertido en «la tierra desolada» -evocadora de la sequía simbolizada por la victoria transitoria de Seth en Egipto-, a causa de la relación indivisible entre un monarca sagrado y su reino. Cuando el héroe plantee la pregunta clave (¿a quién sirve el Grial?), el rey herido en el muslo recobrará la salud y la tierra volverá a florecer, del mismo modo que en Egipto se restituye la justicia cuando Horus vence a Seth.

Pero las coincidencias no se detienen aquí. En los romances del Grial, el héroe (Parsifal) es llamado «el hijo de la viuda», exactamente como Horus, nacido de Isis después de la muerte de Osiris. Este apelativo se encuentra también en la tradición gnóstica y se conserva hasta hoy en la masonería.

El castillo del rey, y templo del Grial, está situado en la cima de una montaña llamada Montsalvatge, que Albrecht von Scharffenberg describe como hecha de ónix y «resplandeciente como la Luna». También en esta montaña, como en Abydos, encontramos la colina primordial o «primera tierra»: el monte Meru de las antiguas tradiciones. No es casual que el término egipcio para pirámide sea Mer, ni que el castillo del Grial sea descrito como «rotatorio», condición que evoca su posición «polar».

Este punto señala el eje de rotación, el centro inmóvil en torno al cual gira el mundo. Por eso, la estrella polar que indicaba el centro en tomo al cual giraban «las indestructibles» (las estrellas que nunca se ocultaban) tenía tanta importancia para los antiguos egipcios, simbolizaba la vida eterna y era una referencia celeste a la que apuntaban las aberturas de las pirámides.

John Matthews sostiene que en las tradiciones budistas japonesas que tratan del monte Meru, éste también está representado rodeado de agua.

En torno a dicha isla o colina primordial giran el Sol y la Luna, y el Fénix vuela entre sus árboles. También en Egipto clave Fénix (Bennu), fue representada posada en la tierra primordial surgida de las aguas.

Y Matthews agrega:

«Un espejo de bronce proveniente del tesoro de Shosoui, en el monasterio Todajdshi en Nara, Japón, muestra el monte Meru rodeado por un océano donde un pescador navega en su barca. Quizás sea una forma de manifestación del dios Vishnu, representado a veces como ‘pez de oro’ o también como ‘el pescador de luz’. En este caso aparece como «el custodio de la montaña sagrada». Exactamente como sucede con el rey pescador en las leyendas europeas del Grial.

También en Abydos se decía que Osiris navegaba en el lago del Templo en su barca Neshmet. Y a propósito del Fénix, recordemos que, en su Parsjfal, Wolfram von Eschenbach afirma que en Montsalvatge, gracias al poder del Grial, «el Fénix arde y se reduce a cenizas para resurgir de éstas más espléndido que nunca».

Cuando observamos que las coincidencias resultan tan significativas, cabe preguntarse: ¿qué voluntad hizo revivir estas antiquísimas tradiciones en los romances caballerescos de la Europa medieval?

En su libro El Santo Grial, Baigent, Leigh y Lincoln señalan: «A pesar de la desaprobación de la Iglesia, estos romances florecieron durante casi un siglo y dieron origen a un auténtico culto. Con la caída de Tierra Santa, en el año 1219, la disolución de los Templarios entre 1307 y 1314, también desaparecieron de la historia los romances del Grial, al menos por un par de siglos. Más tarde, en 1470, el tema fue retomado por Sir. Thomas Malory en su famoso relato La muerte de Arturo, y desde entonces siempre ha tenido un puesto más o menos relevante en la cultura occidental».

Podemos afirmar que tras la floritura literaria del ciclo del Grial se hallaba la misma fuerza que dio origen a la orden de los templarios. En los romances, entre otras cosas, los guardianes del Grial llevan con frecuencia la cruz granate sobre el vestido blanco y, además, se les define como «Templarios», sugiriendo que representan a una sociedad secreta.

Para comprender este enigma debemos retroceder en el tiempo. En Egipto existía una tradición iniciática que se remontaba a una época anterior al Diluvio. Según dicha tradición, su ongen se nallaDa en ta tierra primordial. Enoch y Noé pueden definirse como eslabones de la misma.

Con el tiempo, por una serie de circunstancias que no podemos detenemos a describir, tal tradición se hizo en parte incomprensible o fue olvidada.

Sin embargo, en cierto momento un extranjero consiguió reavivarla en el país del Nilo. Se llamaba José, y el faraón lo nombró virrey de Egipto. El soberano le distinguió con un nombre más bien enigmático: Zafnat-Paneach. Michael Drosnin afirma que significa «decodificador del código».

Este José bíblico se casó con la hija del sumo sacerdote de Heliópolis, la ciudad que los egipcios llamaban lunnu (la «Columna» o pilar del Bajo Egipto). Su equivalente en el Alto Egipto era la ciudad de Nekheb.

Heliópolis era una urbe sagrada, asociada con el mítico Fénix, donde estaba el misterioso Benben (otra forma del pilar). En los siglos posteriores, después del Éxodo, en Israel se mantuvo la antigua tradición de la existencia de una línea de sangre que desde Noé llegaba hasta David, otro rey-pastor que tenía el título de Mesías (Ungido). Las dos columnas del templo que su hijo Salomón construyó recogían el mismo simbolismo que las del Reino unificado del Alto y del Bajo Egipto. Knight y Lomas, en su libro La llave de Hiram, especifican que la columna de la izquierda era «el pilar real, símbolo de la estirpe davídica», que representaba a Mishpat (la Fuerza) y era llamada Boaz, nombre del bisabuelo de David. La de la derecha era el pilar sacerdotal, simbolizaba a Tsedeq (la Justicia) y se denominaba Jachin, nombre del sumo sacerdote del templo. El arquitrabe, que está encima de las dos columnas, tiene la clave de bóveda (Shalom), que las une en una estructura única.

Shalom es una palabra hebrea muy conocida como saludo que augura paz. Knight y Lomas sostienen que este término «tenía para los hebreos de aquella época una acepción más amplia y expresaba una condición de fortuna y de bienestar general. Sin embargo, Shalom no era un don ofrecido de modo desinteresado, sino reservado a quienes fueran dignos de instaurar en la tierra el reino de Yavhé: un orden moral de gobierno sostenido por las columnas real y sacerdotal».Y recordemos que el nombre «Salomón» -el hijo de David- tiene la misma raíz que Shalom.

Según Baigent, Leigh y Lincoln, en algunos textos esenios se mencionan dos Mesías, llamados de David y de Aarón, representantes del poder real y del poder sacerdotal respectivamente. Pero en La Palestina del siglo I a.C. también existía la expectativa del advenimiento de un rey-sacerdote que encarnase la clave de bóveda, capaz de hacer de las dos columnas del Templo una sola («La piedra descartada por los constructores se ha transformado en piedra angular»).

Esta piedra angular, no es utilizable en el curso de la construcción, sino sólo al final. Por eso, silos constructores no son expertos y no comprenden su función, se corre el riesgo de que sea desechada. Basta con reflexionar para entender su equivalencia con el Ben ben, que en un tiempo estuvo encima de la columna o pilar de Heliópolis y que, como el piramidón, simbolizaba el punto donde la multiplicidad está unificada: «la corona» de la pirámide, punto de unión entre el Cielo y la Tierra.

Por eso, el rey-sacerdote, el Mesías (Cristo en griego) es la encarnación del Grial mismo en una de sus formas. No sólo la sangre del Cáliz, sino ante todo la piedra (el Zed egipcio). Este es el Lapsit Exillis del que habla Wolfram en su Parsifal, expresión que se comprende como Lapis ex Coelis («la piedra que cayó del cielo»). Según la leyenda, María Magdalena, sacerdotisa y compañera del Mesías, habría hallado refugio en Francia, llevando consigo el Santo Grial, que también es la Sang Real (Sangre Real). Deeste modo, la sagrada estirpe de David se habría perpetuado y más tarde resurgió en la primera casa real de Francia: la dinastía de los Merovingios.

Posted in Uncategorized | 1 Comment »