El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for 12/05/05

¿Francmason o Mason?

Posted by cosmoxenus en 12 mayo 2005

Texto extraído del libro de Amando Hurtado “La Masonería”:

“La palabra masón es de origen fráncico (la lengua germánica de los francos, antes de latinizarse y convertirse en franceses). Procede del germánico mattjon, que deriva en metze, en antiguo alemán, y en makyon en lengua franca, para transformarse en mascun o machun, en francés antiguo. Significaba “cortador” o “tallador”. Steinmetzer era, en alemán, el cantero o labrador de piedras.

La palabra más próxima, en bajo latín medieval, sería massa, pero con el significado de “amasijo”, “masa” o “mazo”. El Diccionario de la Real Academia Española recoge el término mazonero y la palabra mazonar, aplicadas, respectivamente, al que hace la masa o mortero para unir las piedras de una construcción y a la acción que realiza. Así es que, en español, el que mazona podría recibir el nombre de mazón o mazonero. Con ello se estaría aludiendo a alguien que trabaja en la construcción, pero no a un tallador de piedras. El equivalente español del término germánico metzer y del fráncico mascun, aunque sin relación etimológica con ellos, sería cantero, palabra probablemente céltica que aparece en castellano hacia el siglo XIII, según Corominas. Las canteras de las que se extrae la piedra se llamaban, en latín, latomiae o lautumiae y de ahí que “Latomia” sea otra forma de denominar a la Masonería entre nosotros.

El prefijo franc, añadido al término “masón”, parece consolidarse en Inglaterra, en el siglo XIV, para subrayar la situación social de los masones dedicados a un tipo de construcción cualificada. En relación con el origen de esta designación existen, al menos, dos criterios: el de los historiadores que defienden la aparición de la palabra “free-mason” (masón libre o franquiciado), relacionándola con el trabajo de la “free-stone” (piedra libre o caliza, de fácil cincelación), por oposición al “roughmason” que realizaba trabajos más elementales (con piedra dura), y el de quienes consideran, sin duda apoyándose en datos históricos muy consistentes, que la “franquicia” a la que aludía la palabra “francmasón” o “masón franco” era la gozada por aquellos artesanos de la piedra que no se hallaban sujetos estrictamente a las reglamentaciones municipales o reales obligatorias para los practicantes de oficios de la Edad Media. En Escocia, quienes pasaban a ostentar el rango de “maestro” en las guildas en que se agrupaban los obreros de cada oficio, eran “liberados” o hechos libres de ciertas obligaciones municipales. En Francia, el Libro de los Oficios, que escribió Esteban Boileau en 1286, recopilaba y detallaba las normas estatutarias por las que se regían las diversas cofradías parisinas.

El término masón se introdujo en la lengua española durante el siglo XVIII para designar específicamente a los miembros de la Orden Francmasónica, y carece en este idioma de cualquier otro significado. Por ello, resulta innecesario, en nuestra lengua, utilizar el prefijo “franc” (franco, libre) para aludir a los Hermanos masones, a diferencia de lo que ocurre en francés o en inglés, en que maçon y mason, sin prefijo, designan a los albañiles, recibiendo el nombre de franc-maçon y freemason sólo los iniciados como constructores simbólicos, o masones pertenecientes a la Orden Masónica moderna.

Lo expuesto pone de relieve la estrecha vinculación de los masones antiguos con la talla de piedras y con la subsiguiente construcción realizada con ellas.”

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Recorrido por el pasado y presente de la masonería en Cataluña

Posted by cosmoxenus en 12 mayo 2005

Durante años, la palabra masonería ha generado, en el mejor de los casos, suspicacias de todo tipo. Sin embargo, tras cuatro siglos de historia, la actividad de los masones sigue siendo muy poco conocida, los prejuicios y las falsas creencias diluyen su significado, basado en los ideales de ‘Libertad, igualdad y fraternidad’ y en la realización interior de sus miembros como paso ineludible para mejorar la Humanidad.

Por primera vez después de la Guerra Civil, diferentes logias masónicas se han unido para darse a conocer públicamente a través de un curso organizado por la Fundación Caixa Sabadell. Además de conferencias de acreditados expertos, la peculiaridad del curso reside en la serie de visitas programadas a centros masónicos como el Ateneo Minerva, sede barcelonesa de la Gran Logia Simbólica Española. Esta importante logia, legalizada en 1980, comparte espacio con otras en el número 27 de la calle Avinyó, inmueble donde ya hubo práctica masónica en el pasado y en el que fue iniciado Lluís Companys.

Debido a la represión que históricamente ha vivido la masonería, especialmente durante el franquismo, no es habitual encontrar edificios construidos especialmente para ser templos masónicos. Por eso, se han habilitado pisos ‘ad hoc’, como el de Avinyó, en el que se celebran tenidas -sesiones de reunión- en una habitación decorada para ello. Los elementos simbólicos presiden esta estancia: dos columnas doradas como las del Templo de Salomón en la puerta de entrada; tres columnas centrales representando la belleza, la fuerza y la sabiduría; nudos en las paredes simbolizando la unión entre los que están y los que no; y reuniones de opuestos -el blanco y negro del suelo o el sol y la luna de las paredes-. De especial importancia son el compás y la regla. Ésta simboliza los límites materiales y el primero, los espirituales. Su utilización proviene de los antiguos gremios de constructores, origen de las primeras logias. En el muro exterior del ábside de la Catedral se puede reconocer algunos de estos signos.

Ciutat Vella ha sido históricamente el barrio que ha concentrado más actividad. En el 7 de la calle de Ataülf, se reunía Ferrer i Guàrdia, fundador de la Escuela Moderna. Y en el 20 de la calle del Call, tenía su sede el Grande Oriente.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Rogelio Blanco: «El poder llama herejía a lo que le asusta, como la masonería»

Posted by cosmoxenus en 12 mayo 2005

La novela aborda las aventuras de un grupo de masones en una pequeña capital de provincias

El Director General del Libro presentó el libro de Pedro Víctor Fernández «El triángulo del León»

El triángulo del León , de Pedro Víctor Fernández, ya ha sido leído por muchos ciudadanos desde que fue editado el pasado mes de junio por Tabla Rasa, pero no fue hasta ayer cuando se produjo su presentación en sociedad, nada menos que de la mano del Director General del Libro, Archivos y Bibliotecas, el también leonés Rogelio Blanco.

Blanco calificó de «subgénero» a la literatura sobre masones y agradeció la «valiosa aportación» de la obra de Fernández al campo de la novela histórica. El filósofo y escritor hizo un completo recorrido por la historia de la masonería y la percepción que de ella han tenido la política y la sociedad de cada momento. Rogelio Blanco resumió todos esos siglos afirmando que el origen de los masones se remonta a los constructores de catedrales del Medievo, pero que «está envuelto en el mito y la leyenda» y ha venido contando con la hostilidad y la censura por parte del poder, que lo ha calificado en ocasiones de «herejía», como llaman «las instancias oficiales» a todo lo que «les asusta», tal y como ha sucedido también con la masonería. Como ejemplo de este proceder puso el «anti-museo» de la masonería que Carrero Blanco instaló en Salamanca, en las instalaciones del famoso Archivo de la Guerra Civil. Pero Blanco también resaltó lo atrayente que para el lector supone este mundo de logias secretas que pugnaban por el laicismo de la sociedad y el triunfo de la razón y la ciencia. Así, libros como El Código da Vinci o Ángeles y demonios se basan en buena parte de los postulado, aventuras y desventuras de estas agrupaciones «discretísimas», como las llamó Pedro Víctor Fernández.

Ambivalentes relaciones

El Director General del Libro también resaltó las, también en ocasiones, ambivalentes relaciones del poder con la masonería, desde los primeros años de la II República, en la que algunos de sus dirigentes más señalados fueron masones, hasta el año 1933, fecha a partir de la cual «la masonería inició su descenso» y fue atacada «incluso por los propios republicanos». Hasta Ramón Franco, el hermano del general, era un destacado masón, pero la dictadura hizo de ella el blanco de sus iras y la convirtió en un auténtico «chivo expiatorio».

Por su parte, Fernández consideró un «honor y un placer» que Rogelio Blanco presentara su libro, y señaló que, pese a la existencia de un «armazón histórico», la ficción ocupa «el 70% de la obra». No obstante, según dijo el profesor y escritor, el «100% de lo que cuento es verosímil, es decir, perfectamente pudo haber ocurrido así». El autor también recordó su encuentro con el mundo de la masonería, que tuvo lugar en el citado museo de Salamanca, y señaló que una parte de su objetivo con la novela (que además de histórica, también lo es «de intriga», dijo) ha sido «hablar de lo que nunca se habla», en referencia a lo «oculto» y «discreto» de las logias.

Para escribir el volumen, Pedro Víctor Fernández se entrevistó con algunos exiliados españoles, muchos de los cuales mantuvieron sus logias en el extranjero. Las lecturas, entrevistas e investigaciones fueron acumulando «un poso» que acabó por convertirse en novela.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

VIdeo sobre el Rito de York

Posted by cosmoxenus en 12 mayo 2005

Hacer click aqui para ver el video

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »