El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for 9/04/05

El Fin de los Papas

Posted by cosmoxenus en 9 abril 2005

La profecía de los Papas, atribuida a San Malaquías, anuncia que se acerca el final de la dinastía papal. El próximo Papa será el número 111 y puede ser el último.

Las profecías están escritas adjudicando a cada papa un lema. Muchos de los lemas proféticos parecen haberse cumplido y puede que también sea certera la última profecía que indica que únicamente uno o dos papas más ocuparán la silla de San Pedro.

Las llamadas profecías papales de San Malaquías se publicaron a finales del siglo XVI, con los nombres de los futuros papas y los lemas que los identificaban, aunque habían sido escritas en 1139, hace 800 años, por el irlandés San Malaquias.

El profeta dejó en Roma una lista de 113 títulos latinos, uno por cada Papa que reinaría a partir de su época Estos títulos predicen los nombres de los futuros Papas, su lugar de nacimiento, sus blasones o títulos o los hechos más importantes sucedidos bajo su papado. Tras el actual Papa, sólo quedan dos lemas más en la lista.

La gloria del olivo

Según Malaquías, el sucesor de Juan Pablo II es “Gloria Olivae”, de la gloria del olivo u olivo glorioso. Puede que el nuevo Papa sea benedictino, orden conocida también como olivetana. El lema puede significar también que figurará una rama de olivo en la enseña papal.

También se ha como la posibilidad de que el próximo Papa pueda ser de origen judío, ya que la rama del olivo es un símbolo antiguo de la raza judía.

Petrus Romanus

Y llegamos al último lema de San Malaquías: “Petrus Romanus” o Pedro el Romano. Los interpretes no se ponen de acuerdo: algunos ven el fin del mundo en esta profecía; otros ven una referencia a una renovación espiritual de la iglesia.

En efecto, las profecías de San Malaquías finalizan con veinticinco palabras en latín que se han traducido de este modo:

“En la última persecución de la Santa Iglesia Romana se sentará Pedro Romano, que apacentará las ovejas entre muchas tribulaciones; pasadas estas cosas, la Ciudad de las Siete Colinas será destruida y el Juez Terrible juzgará al pueblo”

Lo que está claro es que la profecía de San Malaquías prevé sólo dos nuevos papas a continuación del actual.

Un Papa huyendo de Roma

Además de San Malaquías, muchos otros han predecido el fin de las dinastías papales. En concreto, hay mucha literatura sobre el tema del Papa, huyendo o cautivo, pero siempre lejos de Roma. Nostradamus fue uno de ellos, pero hubo muchos más:

Jeane Dixon, que ya predijo una alianza entre EEUU y Rusia para luchar contra China, también dijo que hacia finales de siglo un Papa será herido. Y otro morirá asesinado hallándose lejos de Roma. A partir de tal hecho, la Iglesia tendrá un tipo de gobierno distinto al Papado. Lo mismo anticipa el tercer secreto de Fátima recientemente revelado.

Juan de Vatigueiro , en el siglo XIII, predijo que cuando el mundo se encuentre perturbado el Papa cambiará de residencia, y durante 25 meses no habrá ningún gobierno ni Papa en la Iglesia de Roma.

Juan de Rocapartida, 100 años después, profetizó que al acercarse el fin del mundo, el papa y sus cardenales habrán de huir de Roma en trágicas circunstancias hacia un lugar donde permanecerán sin ser reconocidos. El Papa sufrirá una cruel muerte en el exilio.

Nicolás de Fluh, en el siglo XV, previó que llegaría un tiempo en el que la Iglesia quedaría desolada, sin Pedro ni sus sucesores.

Helen Wallraf, vidente, declaró el siglo pasado que llegaría el día en que el Papa huya de Roma con la sola compañía de cuatro cardenales.

Anna Katerina Emmerick vio al Papa huyendo, débil y agotado por los muchos pesares y tribulaciones y al Vaticano quemado hasta los cimientos.

Don Bosco, mistico, advirtió al Papa Pío IX de que llegará un día en que una luz brillante resplandecerá en el cielo, en pleno fragor de una batalla. En ese instante, el Papa y sus servidores abandonarán el Vaticano pasando por una plaza cubierta de muertos y heridos. Todo el país sufrirá una gran pérdida de población y la tierra se agitará como arrasada por un huracán y caerá un fuerte pedrisco. Durante doscientos amaneceres, el papa y su séquito vagarán por tierras extranjeras.

Pio X tuvo una visión similar en 1909. Durante una audiencia, el Papa se desmayó y, al recobrar el conocimiento, dijo que llegaría un día en el que el Papa abandonará Roma y será transportado, enfermo, por encima de los cadáveres de sus cardenales.

Anuncios

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

El sucesor de Juan Pablo II según las profecias de Nostradamus y San Malaquías

Posted by cosmoxenus en 9 abril 2005

Desde el primero de febrero, día cuando fue internado Juan Pablo II en el hospital Gemelli de Roma, las palabras más buscadas en internet han sido “Nostradamus y San Malaquías”, los nombres de dos famosos monjes que hicieron varias predicciones sobre los Papas y el futuro del Vaticano.

Ahora que el pesimismo por la salud del Pontífice es evidente y varias publicaciones revelaron que el Papa estuvo al borde de la muerte hace apenas unos días, el interés por lo que dicen las profecías ha aumentado.

¿Qué pasará después de que el Papa muera? ¿Sigue el fin del mundo? ¿El siguiente Papa será el anticristo? Son entre otras, las preguntas que estudiosos del tema tratan de resolver. arcelo Jiménez, experto español en el estudio de predicciones y adivinaciones, explica que, según las profecías de San Malaquías –un monje y arzobispo irlandés del siglo XI– después de Juan Pablo II vendrán sólo dos Papas más. Pero aclara que, “muchos interpretan esto como si llegara el fin del mundo. Yo no lo veo así, lo que sigue es el fin de la dinastía Papal y el comienzo de otra era dentro del Vaticano”. Los apocalípticos, creyentes de que el fin del mundo está cerca, aseguran por el contrario que después de la muerte de Juan Pablo II lo que sigue es el Juicio Final.

Pero, ¿hay motivos para creerle a San Malaquías? Según Jiménez, este visionario irlandés ha sido uno de los pocos profetas, además de Nostradamus, que ha acertado en sus predicciones sobre los Papas. Recuerda el caso de Juan Pablo I o el “Papa bueno”, como lo llamó San Malaquías, de quien aseguró duraría muy poco en el trono y luego sería asesinado. Juan Pablo I duró 33 días en la silla de San Pedro y, según los investigadores, murió envenenado.

No es lo único en lo que supuestamente acertó el arzobispo. Sus profecías están consignadas en un breve libro en donde hay una lista de 111 títulos latinos, uno por cada Papa que reinaría a partir de su época. Estos títulos o lemas predijeron los nombres de los futuros Papas, su lugar de nacimiento, sus blasones o títulos y los hechos más importantes sucedidos bajo su papado. “Malaquías acertó en muchos datos, en todos diría yo, pero es que siempre hay algo de interpretación”, explica Angeles Macela, estudiosa del tema en Italia.

Siguiendo con Malaquías, ahora los escritores están recordando el lema que le correspondió a Juan Pablo II, “De Labore Solis” (Del trabajo del Sol) y aseguran que se refiere a su largo papado, a sus problemas de salud y a su insistencia en seguir en la silla de San Pedro.

Ya hay muchas interpretaciones a la profecía de quién lo sucederá. Según Malaquías, al que sigue le correspondería el lema “De Gloria Olivae” (De la gloria del olivo) que, según los intérpretes de las profecías, podría significar que el nuevo Pontífice será benedictino, orden conocida también como olivetana. También se ha dicho que el próximo Papa puede ser de origen judío, ya que la rama del olivo es un símbolo antiguo de la raza judía.

Con nombres propios, las cosas están de la siguiente manera. Dicen los “profetólogos” que el arzobispo de Florencia, Silvano Piovanelli, quien acaba de cumplir los 81 años, podría ser el elegido si se tiene en cuenta que su familia siempre vivió del cultivo de las aceitunas. También citan al Arzobispo de Milán, el cardenal Carlo María Martini, un jesuita intelectual que ha publicado más de 50 libros en colaboración con Umberto Eco. El olivo siempre ha sido asociado a Jerusalén, precisamente el lugar elegido por Martini para su retiro.

Sin embargo, Macela explica que el concepto de “Gloriae Olivae” no tiene que tomarse tan al pie de la letra y que el próximo Papa lo que traerá será un lema de paz, tal como lo señala el olivo. “Lo veo como que el destino del sucesor de Juan Pablo II será la mediación, negociación e intercesión. El hombre que sigue tiene que estar excepcionalmente dotado para la conciliación, el acuerdo, y la consecución de la Paz”, asegura la experta italiana.

Los análisis de los expertos han detenido sus miradas en el judío converso Jean Marie Lustiger, quien proviene de familia judía afincada en Alemania y actualmente es el Arzobispo de París, en Francia. Curiosamente, según el intérprete más famoso de las profecías de Nostradamus, Jean Michel de Fontbrune, el Papa que sigue sería un judío.

Algunos estudiosos de las profecías sobre el Vaticano y el fin del mundo, también creen que con el nuevo Papa judío en el trono de San Pedro, comenzará una fusión de todas la religiones monoteístas, una futura Iglesia Mundial cuya sede se ubicaría en Jerusalén. El Nuevo Orden Mundial y la Globalización política mundial tendrían su reflejo también en la religión. Según esta interpretación, el nuevo responsable que se colocará al frente de esta Iglesia Global será reconocido por los judíos. Los cristianos verdaderos se mantendrían al margen de esta globalización religiosa, y tal como dicen las profecías, en los últimos tiempos serán perseguidos por la Bestia y el Gobierno del 666.

Sin embargo, la situación dentro del Vaticano, en donde realmente se elige al Papa, es complicada. Cuentan fuentes cercanas al Papa, que dentro de los que eligen al Sumo Pontífice hay dos bloques claramente divididos. Uno, es el de los italianos, la agrupación más fuerte en Roma, y otra que es la que reúne a los hispanoamericanos. Y aquí entra otra profecía, aquella de Nostradamus que habla del Papa negro. Se dice que para una solución neutral, quien podría suceder a Juan Pablo II sería el cardenal Francis Arinze, el único africano entre los papables. Arinze es nigeriano y dirige el Consejo Pontificio por el Diálogo entre Religiones. En este caso, el lema del olivo estaría relacionado con la paz.

Y llegamos al último lema de San Malaquías: “Petrus Romanus” o Pedro el Romano. Malaquías profetizó que este Papa “habrá de apacentar a sus ovejas padeciendo muchas tribulaciones, y luego un juez tremendo vendrá a juzgar a su pueblo”.

Los intérpretes no se ponen de acuerdo: algunos ven el fin del mundo en esta profecía; otros ven una referencia a una renovación espiritual de la Iglesia. Lo cierto del tema es que las profecías de Fátima y los augurios de otros profetas vaticinan una época de cambio para la Iglesia.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Con la interpretación de las profecías de San Malaquías se obtiene la identidad del nuevo Pontífice

Posted by cosmoxenus en 9 abril 2005

Esta vieja tradición sugiere que el nuevo Papa será ‘La gloria del Olivo’. Ha acertado con los últimos cuatro.

Según las profecías de San Malaquías –que salen a relucir en las vísperas de elección de un nuevo Papa–, el lema del próximo jefe de la Iglesia Católica será: ‘Gloria Olivae’.

Estas palabras sibilinas que traducen (La Gloria del Olivo), y cuya interpretación se realiza antes de conocer la identidad del nuevo Pontífice sugieren que el próximo Papa será alguien relacionado “con tiempos de paz y estirpe mediterránea”.

Las profecías de San Malaquías, obispo y santo irlandés nacido en Amagh en 1094, se publicaron por primera vez en 1595 y están compuestas por 112 divisas correspondientes a otros tantos papas, a partir de Celestino II, elegido Pontífice en 1130.

Según sus escritos, Juan Pablo II será el penúltimo Papa antes de la llegada de ‘Pedro Romano’ (al que algunos asocian con el anticristo) y del fin del mundo.

Rechazadas por unos, y avaladas por otros, lo cierto es que las últimas profecías de San Malaquías han resultado bastante ajustadas a la realidad. Por ejemplo, el lema atribuido al fallecido Papa Wojtyla :De labore solis (Del trabajo del sol), interpretada como el “Papa que viene del este”, o como el “Papa capaz de un gran y prolongado trabajo”, resultó casi calcada con la realidad.

Algunas pruebas

A Juan Pablo I, muerto en 1978 tras un mes de pontificado, le correspondió la leyenda De medietate Lunae (De la media Luna), que enlaza con su nombre (Albino Luciani –luz blanca–) o con la diócesis en la que nació (Belluno), además de haberse constatado que eventos importantes de su vida ocurrieron en noches de media luna.

En el caso de su antecesor, Pablo VI (1963-1978), la profecía atribuida a San Malaquías encaja de forma directa con la traducción de la alocución latina Flos florum : “flor de las flores” o “flor de lis”, que es la que figura en el escudo del Papa Montini.

También es bastante directa la acepción que se aplica al Papa número 107 de la lista, Juan XXIII (1958-1963), Pastor y nauta (“Pastor y navegante”), ya que fue cardenal de la ciudad de los canales, Venecia, y llevó a la Iglesia al Concilio Vaticano II.

Pero en otros casos, afirman sus detractores, la relación de los papas con sus lemas sólo es posible mediante explicaciones bastante complejas. También porque existen lemas que se podrían aplicar a Pontífices diversos, dada la amplitud de lecturas que permiten o por su ambigüedad.

Sobre las profecías de San Malaquías siguen existiendo a día de hoy varios debates abiertos, más allá del que hace hincapié en su arbitrariedad, pero por encima de ellos se mantienen vivas, debido al hecho de que todavía no han llegado al escatológico final.

Roma (Efe-AFP-AP)

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Las profecías de San Malaquías

Posted by cosmoxenus en 9 abril 2005

Malachy O´Mongoir (San Malaquías, nombre hebreo que significa enviado) nació en Armagh, Irlanda, en el año 1094.

A la temprana edad de 12 años tuvo como maestro a un eremita llamado Ismhar O’hegan, quién vivía próximo a la Iglesia del pueblo encerrado en una celda y allí se entregaba al ascetismo y a la vida contemplativa. Posteriormente se crea un grupo de discípulos que siguen sus enseñanzas y promueven la reforma de la Iglesia para que adopte la liturgia romana.

A los 20 años Malaquías es nombrado diácono y se convierte en colaborador del obispo Celso, primado de Irlanda y obispo de Armagh.

Su principal labor es la atención y dedicación a los pobres, enfermos y presos, ayudándoles a su formación cultural y religiosa.

En el año 1.120 fue ordenado sacerdote y a los 30 años, en el 1.125, es nombrado obispo de Connerth y en el año 1.132, Celso le designa su sucesor, convirtiéndole en obispo de Armagh.

A los 44 años se marcha a Roma para pedir al Papa algunos privilegios para la Iglesia de Irlanda y durante su viaje se detiene una temporada en Clairvaux para conocer a San Bernardo con quien establece una gran amistad.

Sigue camino hacia roma y se entrevista con el Papa Inocencio II y entre otras cosas le pide que le deje pasar el resto de sus días en Clairvaux, pero el Pontífice le ordena que regrese a Irlanda a poner orden en la Iglesia.

Después de un duro trabajo de apostolado en su país vuelve a Francia y allí en Claraval, es víctima de una fiebre muy virulenta que acaba con su vida el día de Todos los Santos en el año 1.148, muriendo en los brazos de su entrañable amigo San Bernardo.

San Malaquías fue canonizado en el año 1.190.

Este Santo, escribió unas profecías en las que nombraba 111 lemas que corresponderían a los 111 Pontífices que representarían a la Iglesia Católica de Roma desde el año 1.143, hasta el final de los tiempos.

En el año 1.595 se imprimió en Venecia el libro Lignun Vitae, que había escrito el monje benedictino Arnoldo de Wion, recopilando los datos de una profecía encontrada en la biblioteca del Monasterio de Mantua y que había sido redactada por San Malaquías.

En el texto relata la biografía de San Malaquías escrita por San Bernardo y seguidamente incluye sus profecías: los 111 lemas con los que designa a cada uno de los Papas venideros, desde Celestino II, hasta el que se supone que será el último Papa.

Desde su descubrimiento estas profecías han sido reconocidas y admitidas sin discusión puesto que en ese momento los Papas habidos en la Iglesia y los lemas de las profecías de cada uno de ellos coinciden plenamente.

Según los apocalípticos se asocia el final de los apuntes de las profecías de San Malaquías con el fin de Roma, con el fin del mundo y el Juicio Final.

Actualmente está como cabeza visible de Cristo en la Tierra, el Papa Juan Pablo II a quién le corresponde el lema: “De Labore Solis” (del trabajo del Sol); el próximo Papa que le sustituya será a quién le corresponderá el lema “De Gloria Olivae” (de la gloria del olivo) y el último Papa será Pedro Romano quien según las profecías de San Malaquías: ” En la última persecución a la Santa Iglesia Romana ocupará la silla Pedro Romano quien habrá de apacentar a sus ovejas padeciendo muchas tribulaciones, después de las cuales, “la Ciudad de las siete Colinas” será destruida y el juez tremendo vendrá a juzgar a su pueblo.”

Ha habido 38 antipapas, o sea que fueron elegidos ilegítimamente, y cada Papa real o presunto, excomulgaba a su rival.

Entre los antipapas, hubo uno de nacionalidad española y fue el Papa Luna (1.394-1.423).

De todos los papas habidos, 26 murieron en el mismo año de su elección y alrededor de siete lo hicieron en el mismo mes; uno de ellos fue el antecesor de Juan Pablo II, el Papa Juan Pablo I que murió a los 33 días de su elección en el año 1.978.

El Papa que menos tiempo estuvo en el pontificado fue Urbano VII que murió a los doce días de su elección en el año 1.590.

El presbítero romano Esteban murió el mismo día de su elección. El Papa que más tiempo estuvo en el pontificado fue Pío IX, 32 años y después le sigue León XIII que murió a los 93 años.

Han habido tres papas españoles: Dámaso I, Calixto III y Alejandro VI, estos dos últimos nacidos en Játiva (Valencia) y ambos pertenecían a la familia de los Borgia.

Relación de Papas, fechas de pontificado y sus lemas correspondientes según las profecías de San Malaquías.

1. Celestino II, (1143-1144), Ex castro Tiberis. (Del castillo del Tíber),Nació en un pueblo a las orillas del Tíber

2. Lucio II, (1144-1145), Inimicus expulsus. (El enemigo explusado), Luchó para obtener el control de su ciudad en manos enemigas.

3. Eugenio III, (1145-1153), Ex magnitudine montis. (De la grandeza del monte), Su familia fue Montemagnus.

4. Anastasio IV, (1153-1154), Abbas surranus. (El abad de Suburra)

5. Adriano IV, (1154-1159), De rure albo. (Del campo blanco), Nació en Saint-Alban.

6. Victor IV, (1159-1164), Ex tetro carcere. (De tétrica cárcel), antipapa.

7. Pascual III, (1164-1168), Via trans-Tyberina.. (Via transiberiana), antipapa.

8. Calixto III, (1170-1177), De Pannonia Tusciae. (De Panonia a Toscana), antipapa

9. Alejandro III, (1159-1181), De Ansere custode. (Dela oca custodio)

10. Lucio III, (1181-1185), Lux in ostio.. (Luz en la puerta)

11. Urbano III, (1185-1187), Sus in cribo. (El cerdo por la criba)

12. Gregorio VIII, (1187) Ensis Laurentii. (La espada de Lorenzo)

13. Clemente III, (1187-1191), De schola exiet. (Venido de la escuela)

14. Celestino III, (1191-1198), De rure bovensi. (De campo de bueyes)

15. Inocencio III, (1198-1216), Comes signatus. (Conde de Segni), familia de nobles de Segni.

16. Honorio III, (1216-1227), Canonicus es larere. (Canónigo de Letrán)

17. Gregorio IX, (1227-1241), Avis ostiensis. (El ave de Ostia), Fue nombrado cardenal de Ostia.

18. Celestino IV, (1241), Leo sabinus.. (El león sabino)

19. Inocencio IV, (1243-1254), Comes laurentius. (El conde de Lorenzo)

20. Alejandro IV, (1254-1261), Signum ostiense. (El signo de Ostia)

21. Urbano IV, (1261-1264), Jerusalem campaniae. (Jerusalen en Campania), Nacido en Troyes,

Champagne, y posteriormente nombrado patriarca de Jerusalén.

22. Clemente IV, (1265-1268), Draco depresus. (El dragon perdido)

23. Gregorio X, (1271-1276), Anguineus vir. (El barón de la culebra)

24. Inocencio V, (1276), Conciunator gallus. (El predicador de Francia), Nació en Francia.

25. Adriano V, (1276) Bonus comes. (El buen conde)

26. Juan XXI, (1276-1277), Piscator tuscus. (El pescador toscano)

27. Nicolás III, (1277-1280), Rosa composita. (La rosa compuesta)

28. Martín IV, (1281-1285), Ex telonio liliacei Martini. (Del recaudador de Marrin de lis)

29. Honorio IV, (1285-1287), Ex osa leonina. (De la rosa del león), Rompió los lazos establecidos

entre la Iglesia occidental y la oriental en el Concilio de Lyon.

30. Nicolás IV, (1288-1292), Picus inter escas. (El pico en la comida)

31. Celestino V, ( 1294), Ex eremo celsus (Elevado desde ermitaño). Antes de ser elegido fue ermitaño.

32. Bonifacio VIII, ( 1294-1303), Ex undarum benedictione. (De la bendición de las olas)

33. Benedicto XI, ( 1303-1304), Concionator patareus. (El redicador de Patara)

34. Clemente V, ( 1305-1314), De fasciis Aquitanicis. (De las bandas de Aquitania) Fue arzobispo de Bordeaux en Aquitania.

35. Juan XXII, ( 1316-1334), De surore osseo. (Del zapatero de Ossa) Hijo del zapatero de la familia Ossa.

36. Nicolás V, ( 1316-1333), Corvus schismaticus. (El cuervo cismático) antipapa.

37. Benedicto XII, ( 1334-1342), Abbas frigidus. (El abad frío) Vivió en un monasterio en Frontfroid (frente frío)

38. Clemente VI, ( 1342-1352), Ex rosa Atrebatensi. (De la rosa de Arrás)

39. Inocencio VI, ( 1352-1362), De montibus Pammachii. (Del monte Pammacos) Nació en el monte Limousin, no muy lejos de allí.

40. Urbano V, ( 1362-1370), Gallus vicecomes. (Vizconde francés)

41. Gregorio XI, (1370-1378), Novus de virgine forti. (El nuevo de virgen fuerte) Cardenal de Santa-Maria La Nueva.

42. Clemente VII, ( 1378-1394), De cruce apostolica. (De la cruz apostólica) antipapa.

43. Benedicto XIII, ( 1394-1424), Luna cosmedina. (Luna de Cosmedín). Nació en Illueca, provincia de Zaragoza en el año 1.328. El Papa Gregorio XI lo ordenó cardenal-diácono. En 1.394, se reveló contra el Papa e instaló su propia sede en Aviñón, donde se impuso el nombre de Papa Benedicto XIII. Protagonizó conflictos políticos dentro y fuera de la Iglesia. Desde el año 1.411 se ocupó personalmente de la diócesis de Zaragoza y posteriormente al Concilio de Constanza, fue excomulgado y considerado por el resto de la casta sacerdotal un “antipapa”.

44. Clemente VIII, ( 1424-1429), Schisma Barcinonum. (El cisma de Barcelona) antipapa.

45. Urbano VI, ( 1378-1389) De inferno praegnante. (Del infierno preñado)

46. Bonifacio IX, ( 1388-1404), Cubus de mixtione. (Cubo de mezcla)

47. Inocencio VII, (1404-1406), De meliore sidere. (De la estrella menor)

48. Gregorio XII, ( 1406-1415), Nauta de ponto nigro. (Marino de Negro ponto)

49. Alejandro V, ( 1409-1410), Flagellum solis. (El azote del sol)

50. Juan XXIII, ( 1410-1419), Cervus sirenae. (El ciervo de la sirena) antipapa.

51. Martin V, (1417-1431), Corona veli aurei (La corona del velo de oro)

52. Eugenio IV, (1431-1447), Lupa Caelestina (Loba celestina)

53. Felix V, (1439-1449), Amator crucis. (Amante de la cruz) antipapa.

54. Nicolás V (1447-1455), De modicitate lunae (De la mediocridad de la luna)

55. Calixto III, (1455-1458), Bos pascens. (El buey que pace) Su escudo de armas. Español; nacido en Játiva (Valencia), de la familia de los Borgia.

56. Pio II, (1458-1464), De capra et albergo. (De la cabra y del albergue)

57. Pablo II, (1464-1471), De cervo et leone (Del ciervo y el león)

58. Sixto IV, (1471-1484), Piscator minorita (Pescador menor)

59. Inocencio VIII, (1481-1492), Praecursor Siciliae. (El precursor de Sicilia)

60. Alejandro VI, (1492-1503), Bos albanus in portu. (El buey albano en el puerto) Español; nacido en Játiva (Valencia), de la familia de los Borgia.

61. Pio III, (1503), De parvo homine (Del hombre pequeño)

62. Julio II, (1503-1513), Fructus Jovis juvabit. (El fruto de Júpiter agradará)

63. León X, (1513-1521), De craticula Politiana (De la parrilla de Politiano)

64. Adriano VI, (1522-1523), Leo Florentius.. (El león de Florencia)

65. Clemente VII, (1523-1534), Flos pilae aegrae. (La flor de las débiles columnas). Fue un Papa virtuoso y vivió la época en que los seguidores de la Reforma luterana incendiaron toda Europa. Se enfrentó al Rey Enrique VIII fundador de la Iglesia anglicana. Durante su papado, el ejército del emperador Carlos V invadió los estados pontificios y la ciudad de Roma, saqueando y destruyendo todo lo que encontraba a su paso.

66. Pablo III, (1534-1549), Hyacinthus medicorum. (El jacinto de los médicos)

67. Julio III, (1550- 1555), De corona montana. (De la corona del monte)

68. Marcelo II, (1555), Frumentum floccidum. (El trigo marchito)

69. Pablo IV, (1555-1559), De fide Petri. (De la fe de Pedro)

70. Pio IV, (1559-1565), Aesculapii farmacum (El fármaco de Esculapio)

71. Pio V, (1566-1572) Angelus nemorosus (El angel de los bosques)

72. Gregorio XIII, (1572-1585), Medium corpus pilarum. (El cuerpo en medio de las columnas)

73. Sixto V, (1585-1590), Axis in medietate signi (El eje en medio del signo)

74. Urbano VII, (1590), De rore coeli (El rocío del cielo)

75 Gregorio XIV, (1590-1591), Ex antiquitate urbis (De la antigüendad de la ciudad)

76. Inocencio IX, (1591), Pia civitas in bello (La piadosa ciudad en la guerra)

77. Clemente VIII, (1592-1605), Crux Romulea. (La cruz de Rómulo)

78. León XI, (1605), Undosus vir. (El varón ondulado)

79. Pablo V, (1605-1621), Gens perversa. (El pueblo perverso)

80. Gregorio XV, (1621-1623), In tribulatione pacis. (En la tribulación de la paz)

81. Urbano VIII, (1623-1644), Lilium et rosa (El lirio y la rosa)

82. Inocencio X, (1644-1655), Jucunditas crucis (La exaltación de la cruz)

83. Alejandro VII, (1655-1667), Montium custos (El guerdián de los montes)

84. Clemente IX, (1667-1669), Sidus olorum (La estrella de los cisnes) Ocupante de la Capilla de los Cisnes en el Vaticano.

85. Clemente X, (1670-1676), De fulmine magno (Del gran rio)

86. Inocencio XI, (1676-1689), Bellua insatiabilis (La bestia insaciable)

87. Alejandro VIII, (1689-1691), Poenitentia gloriosa (La penitencia gloriosa)

88. Inocencio XII, (1691-1700), Rastrum in porta. (El rastrillo en la puerta)

89. Clemente XI, (1700-1721), Flores circumdati (Flores rodeadas)

90. Inocencio XIII, (1721-1724), De bona religion. (De la buena religión)

91. Benedicto XIII, (1724-1730), Miles in bello (El soldado en la guerra)

92. Clemente XII, (1730-1740), Column excelsa (Columna excelsa)

93. Benedicto XIV, (1740-1758), Animal rurale. (El animal rural)

94. Clemente XIII, (1758-1769), Rosa Umbriae (La rosa umbría)

95. Clemente XIV, (1769-1774), Ursus velox. (El oso veloz)

96. Pio VI, (1775-1799), Peregrinus apostolicus (El peregrino apostólico)

97. Pio VII, (1800-1823) Aquila rapax. (El ágila rapaz)

98. León XII, (1823-1829), Canis et coluber. (El perro y la serpiente)

99. Pio VIII, (1829-1830), Vir religiosus. (El varón religioso)

100. Gregorio XIV, (1831-1846), De balnes Etruriae. (De los baños de Etruria) Miembro de una orden fundada en Saint Romuald, Balneo, en Etruria.

101. Pio IX, (1846-1878), Crux de cruce. (La cruz de las cruces)

102. León XIII, (1878-1903), Lumen in caelo. (La luz en el cielo)

103. Pio X, (1903-1914), Ignis ardens. (El fuego ardiente) Su muerte coincidió con el comienzo de la Primera Guerra Mundial.

104. Benedicto XV, (1914-1922), Religio despopulata. (La religión despoblada)

105. Pio XI, (1922-1939), Fides intrepida. (La fe intrépida)) Luchó por la paz y la concordia entre los comunistas y fascistas..

106. Pio XII, (1939-1958), Pastor angelicus. (El pastor angélico) Fue llamado el pastor de las almas.

107. Juan XXIII, (1958-1963), Pastor et nauta. (Pastor y navegante) Fue patriarca de Venecia.

108. Pablo VI, (1963-1978), Flos florum. (La flor de las flores) Sus brazos mostraban tres lilas.

109. Juan Pablo I, (1978), De medietate lunae. (De la mitad de la luna) Elegido Papa el 26 de agosto, el primer día del último cuarto de la luna que apareció como un perfecto medio disco en el cielo. El eclipse lunar del 17 de septiembre marcó el apogeo de su papado. Duró en el puesto desde la mitad de la luna hasta la próxima mitad de otra. Murió el 28 de septiembre en la noche del último cuarto de la luna viéndose sólo la mitad de luna.

110. Juan Pablo II, (1978) De labore sol is (De los trabajos del sol). Karol Wojtyla fue elegido Papa en 8ª votación el 16 de octubre del año 1.978. Había cumplido ya 58 años y fue el primer Papa que no tenía la nacionalidad italiana desde hacía 455 años. Nació el 18 de Mayo de 1920, parece ser que coincidiendo con un eclipse solar.

111. Este será el Papa sucesor de Juan Pablo II y su lema es: De gloria olivae (De la gloria del olivo)

Y según san Malaquías a la muerte del 111 Papa se nombrará el último: Pedro Romano In persecutione extrema sacrae romanae ecclesiae, sedebit petrus romanus qui pascet oves in multis tribulationibus; quibus transactis, civitas seticollis diruetur, et judex tremendus judicabit populum (En la última persecución de la Santa Iglesia Romana tendrá su sede Pedro el Romano, que hará pacer sus ovejas entre muchas tribulaciones, tras las cuales, la ciudad de las siete colinas será derruida, y el juez tremendo juzgará al pueblo).

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

Con el cónclave, vuelven las profecías de San Malaquías

Posted by cosmoxenus en 9 abril 2005

Por Jaime Castillo

Roma,(EFE).- Siempre que se va a elegir a un nuevo Papa salen a relucir las famosas profecías atribuidas a San Malaquías, según las cuales el sucesor de Juan Pablo II será el penúltimo Pontífice antes de la llegada de “Pedro Romano” y el fin del mundo.

Las profecías de San Malaquías, obispo y santo irlandés nacido en Amagh en 1094, se publicaron por primera vez en 1595 y están compuestas por 112 divisas correspondientes a otros tantos papas, a partir de Celestino II, elegido Pontífice en 1130.

Sin fecha para efectuar el Cónclave y así elegir Papa
El lema del Papa que saldrá del cónclave que comienza el próximo día 18 es “Gloria Olivae” (La gloria del olivo), interpretado antes de conocer su identidad como tiempo de paz o estirpe mediterránea.

La divisa atribuida al fallecido Papa Wojtyla es “De labore solis” (Del trabajo del sol), leída como el Papa que viene del este, del sol que surge, o como el Papa capaz de un gran y prolongado trabajo.

A Juan Pablo I, muerto en 1978 tras un mes de pontificado, le corresponde la leyenda “De medietate Lunae (De la media Luna), que enlaza con su nombre (Abino Luciani -luz blanca-) o con la diócesis en la que nació (Belluno), además de haberse constatado que eventos importantes de su vida ocurrieron en noches de media luna.

En el caso de su antecesor, Pablo VI (1963-1978), la profecía atribuida a San Malaquías encaja de forma directa: la traducción de la alocución latina “Flos florum” es “flor de las flores” o flor de lis, que es la que figura en el escudo del Papa Montini.

También es bastante directa la acepción que se aplica al Papa número 107 de la lista, Juan XXIII (1958-1963), “Pastor y nauta” (pastor y navegante), ya que fue cardenal de la ciudad de los canales, Venecia, y llevó a la Iglesia al Concilio Vaticano II.

En otros casos la relación de los papas con sus lemas sólo es posible mediante explicaciones bastante complejas, de la misma forma que hay divisas que se podrían aplicar a Pontífices diversos, dada la amplitud de lecturas que permiten o su ambigüedad.

Sobre las profecías de San Malaquías siguen existiendo a día de hoy varios debates abiertos, más allá del que hace hincapié en su arbitrariedad, pero por encima de ellos se mantienen vivas, debido al hecho de que todavía no han llegado al escatológico final.

La principal controversia gira en torno a su autoría, ya que no existen pruebas documentales de que las escribiera el obispo de Armagh, a quien se las atribuye el monje benedictino francés Arnold de Wyon en su libro de 1595 “Lignum vitae” (El árbol de la vida), sobre los miembros de su orden con dignidad episcopal.

Al referirse a San Malaquías, el monje De Wyon señala que escribió algunos opúsculos, de los que él sólo llegó a ver unas profecías sobre los papas, que son breves y no que habían sido hasta entonces impresas, por lo que anuncia que pasa copiarlas.

Los 74 primeros Pontífices, hasta su contemporáneo Urbano VI (1590), iban seguidos de un breve comentario firmado por el dominico español Alphonsus Ciacconius, al que posteriormente muchos atribuyeron las divisas de las predicciones.

Se dice que Ciacconius podría haber hecho este trabajo con la finalidad de que a la muerte de Urbano VII eligieran Papa a su amigo el cardenal Simoncelli, obispo de la localidad italiana de Orvieto, ya que el lema siguiente reproducía en latín el topónimo de esta ciudad: “De antiquitate urbis” (De la ciudad antigua).

El cardenal Simoncelli, sin embargo, no resultó elegido, sino que lo fue el purpurado Niccolo Sfondratti, que gobernó con el nombre de Gregorio XIV.

Sea como fuere, las profecías atribuidas a San Malaquías pudieron ser falsificadas hasta la fecha de su publicación, pero no en adelante, de ahí que en los siglos sucesivos se difundieran por toda Europa y fueran investigadas por muchos eruditos, buena parte de los cuales creyeron en su autenticidad.

Tras el Papa que sucederá a Juan Pablo II las predicciones del santo irlandés canonizado en 1199 por Clemente III y amigo de San Bernardo -que nunca nombra sus profecías- viene el último Pontífice: Petrus Romanus.

El monje benedictino Arnold de Wyon cierra así su transcripción: “En la persecución final de la Santa Iglesia Romana reinará Petrus Romanus, quien alimentará a su grey en medio de muchas tribulaciones. Después de esto, la ciudad de las siete colinas será destruida y el temido juez juzgará a su pueblo”.

EFE

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »