El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for 24/03/05

La Serpiente (Cuento)

Posted by cosmoxenus en 24 marzo 2005

Una serpiente tenía su cueva en cierta localidad.

Nadie osaba pasar por allí, pues aquellos que lo hicieron habían sido mordidos mortalmente por ella.

Cierta vez, pasó por ese lugar un santo.

Como de costumbre, la serpiente lo siguió con la intención de morderle, pero cuando se acercó al sabio, perdió toda su ferocidad y quedó cautivada por su dulzura.

Viendo a la serpiente, el santo dijo: “Bien, amiga mía, ¿quieres morderme?”

La serpiente quedó avergonzada y no contestó nada.

Al ver esto, el sabio agregó: “Escucha con atención, amiga mía; en el futuro no hagas daño a nadie”.

La serpiente inclinó su cabeza en señal de asentimiento.

Cuando el sabio se fue, la serpiente entró en su cueva y, desde aquel día, comenzó a vivir una vida de inocencia y pureza, sin tener el menor deseo de dañar a nadie.

A los pocos días, se corrió la voz en el vecindario de que la serpiente había perdido todo su veneno y era inofensiva, y entonces, la gente comenzó a molestarla.

Algunos le tiraban piedras, otros la arrastraban desconsideradamente tirándola de la cola.

De este modo, sus sufrimientos no tenían fin.

Afortunadamente, después de cierto tiempo, volvió a pasar por aquel lugar el sabio, y viendo lo magullada y golpeada que se encontraba la pobre serpiente, se compadeció de ella y le preguntó la causa de tal calamidad.

A eso, la serpiente contestó: “Señor, he sido reducida a este estado, porque no he hecho daño a nadie después de haber recibido sus instrucciones. Pero, ¡ay!, ¡ellos son tan crueles!”

Sonriendo, el sabio dijo: “Querida amiga, yo simplemente te aconsejé que no hicieras daño a nadie, pero nunca te pedí que dejaras de silbar y asustar a los demás si era necesario. Aunque no debes morder a ninguna criatura, puedes mantener la gente a considerable distancia asustándola con tu silbido”.

De modo similar, si tú vives en el mundo, haz que los demás te respeten.

No hagas daño a nadie, pero, al mismo tiempo, no permitas que otros te dañen a ti.

Sri Ramakrishna

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

MERCURIO

Posted by cosmoxenus en 24 marzo 2005

Mari Carmen López Quiles

Mercurio es el primero y más rápido de los planetas personales, ya que tarda menos de un año en realizar su recorrido a lo largo del zodiaco. Su naturaleza astrológica incide en la mente, en el intelecto y las relaciones con los demás. Digamos que es el receptáculo de toda experiencia que afecta al pensamiento; a través suyo asimilamos la información recibida del exterior. La mente se alimenta del contacto mantenido con el medio ambiente, por eso Mercurio es la comunicación y el intercambio con el mundo cotidiano. Todo esto requiere movilidad, por tanto también se relaciona con los viajes y desplazamientos cortos, puesto que se nutre de lo próximo, de lo inmediato, simbolizando a su vez los reflejos y la agilidad del sujeto, como respuesta a los estímulos exteriores. Si empleamos la palabra relación al hablar de él, ésta no se refiere sólo al contacto con los demás, sino al modo por el cual se enlazan las ideas y se les da coherencia interna. Como tal, su campo de acción comprende el mundo del lenguaje, la escritura y la lectura. Es lógico que también represente el sentido de orientación, al que se acude antes de tomar una determinación o elegir un camino en una encrucijada: es la mente como punto de referencia. Mercurio es el primer paso que nos encamina hacia el mundo trascendental, filosófico, concreto o abstracto, inspirado o genial, pero por sí mismo no alcanza ninguno de estos niveles, pues se limita a servir de nexo de unión entre estas cualidades de la mente superior y los datos obtenidos de las fuentes cotidianas. Es el recopilador de información, el archivo del que toma notas nuestra mente para elaborar sus hipótesis. Sin Mercurio no tendríamos acceso a esos complejos resortes del entendimiento humano, ni siquiera tendríamos memoria para establecer lazos entre una idea y otra. Representa la mente capaz de penetrar en todos los planos de la existencia. Es el guía que orienta nuestros pasos en el viaje de la vida, y por lo tanto, el mejor compañero para acceder a todos los rincones de nuestro Yo. Es natural, entonces, que Hermes, el dios griego que corresponde al Mercurio romano sea, no sólo uno de los más importantes, sino el más humano entre las divinidades olímpicas.

El Dios Hermes

Hermes es hijo de Maya y Zeus. Cuando nació, su madre lo dejó envuelto en pañales y, apenas se dio la vuelta, el recién nacido se había convertido en un muchacho y se había ido a correr mundo. Lo primero que hizo fue esperar a que anocheciera, para robar las vacas de su hermano Apolo, cosa que hizo con pasmosa habilidad, pues no sólo no dejó ni una, sino que se las apañó para que Apolo se diera cuenta cuando ya había inmolado dos de ellas a los dioses, para lo que inventó el fuego. Entre tanto tuvo tiempo de construir una lira con la concha de una tortuga que había encontrado. Apolo anduvo buscando al ladrón hasta que dio con él y lo llevó ante Zeus, acusándole de haberle robado el rebaño entero. Hermes reconoció su culpabilidad, pero Apolo no tuvo más remedio que perdonarle, ya que Hermes cogió la lira que acababa de inventar, y le dedicó una tonadilla rebosante de alabanzas a su nobleza, inteligencia y generosidad. Apolo, cuyo punto débil es la vanidad, se dejó engatusar hasta el punto que, finalmente, le propuso cambiarle sus vacas por la lira, cosa que Hermes aceptó. Al parecer, tampoco le había faltado tiempo para robar el carcaj de flechas de Cupido, la espada de Ares, el ceñidor de Afrodita y el tridente de Poseidón. Recibió algunas reprimendas de su padre Zeus, que le advirtió que debía aprender a respetar la propiedad ajena, y evitar mentir con tanto descaro. Pero sus amonestaciones eran siempre suaves ya que encontraba divertido al pequeño, de modo que decidió sacar provecho de sus cualidades y acabó por llegar a un acuerdo por el que Hermes se comprometía a dejar de mentir, sin que esto implicara que tuviera que decir siempre la verdad, y se encargaría de promocionar el comercio y de cuidar de que los viajeros pudieran transitar con toda libertad por los caminos del mundo. Zeus, además, le nombró mensajero de los dioses y también ayudaba a Hades a convencer con sus dulces palabras a los moribundos.

A través de este resumen no resulta difícil establecer las analogías entre este dios y su función en la astrología. La habilidad, el ingenio, incluso la bribonería que denota, son propiedades de su papel astrológico, sobre todo en lo concerniente al manejo de la palabra, capaz de mentir o de disfrazar la verdad, de modo que no siempre es del todo sincero, envolviendo a todos con su verborrea y su simpatía. Todas estas cualidades son propias de una inteligencia clara y ágil, capaz de resolver situaciones con rapidez y buena puntería. Como mensajero de los dioses cumple un papel de mediador, incluso para convencer a los moribundos de que el trance sea rápido y conducir sus almas a la mansión de Hades, de modo que no se extravíen y vayan a parar a los cruces de caminos. Es decir, su capacidad mediadora es la que prima por encima de todo; es quien relaciona a los dioses con los hombres y a todos entre sí. No hay puerta que se le cierre ni camino que le esté vedado, por eso es el elemento intermediario imprescindible en todos los niveles de entendimiento.

Hermes, además, como amigo y compañero del hombre, protege los caminos y a quienes circulan por ellos. Hay una antiquísima forma de culto que, aún hoy, algunos peregrinos siguen practicando. En todos los cruces de caminos, en que se elevaba la columna de Hermes, los viajeros depositaban una piedra en el montón que le estaba consagrado. Esto es debido, entre otras cosas, a que Hermes limpió los caminos. Pero no vamos a interpretarlo sólo en su sentido literal de eliminar las piedras de las rutas, sino que, dado que los cruces de caminos eran el lugar de paseo favorito de las almas errantes, para espantarlas solían poner una imagen de Hermes, consistente en una columna de piedra o madera coronada por cuatro cabezas del dios mirando en todas direcciones; originalmente se alzaba un falo, que representaba al dios, sobre la base que le proporcionaba el montón de piedras. Herma significa mojón, poste; y Hermas, montón de piedras. En este sentido es interesante recordar, por la analogía que presenta, que en el Camino de Santiago, entre León y Ponferrada, muy cerca de Foncebadón, existe, en un cruce de caminos, la llamada “Cruz de Ferro”, al pie de la cual los peregrinos depositan una piedra; esta es una costumbre que se remonta a tiempos inmemoriales. De hecho, se sabe que originariamente este cruce fue una muria divisoria entre la Maragatería y el Bierzo, sitios a los que los romanos daban el nombre de “Montes de Mercurio”. Es evidente, así, que la costumbre de depositar una piedra bajo la “Cruz de Ferro” se remonta a antiguos ritos paganos que entroncan con el culto a Hermes como protector de los caminos y de los viajeros. Como los comerciantes y los mercaderes eran quienes más circulaban por los caminos, también pasó a ser dios protector de los negocios, y se le consideraba inventor de los pesos y medidas, junto a todo lo concerniente al tráfico de mercancías.

Una de las características de Hermes es que actúa de forma clandestina, deslizándose por caminos oscuros, lo que explica que se le relacione con los muertos ya que conduce a las almas hasta los dominios de Plutón. Este ambiente nocturno que rodea a Hermes entraña un clima explícitamente mágico, como lo es su propia naturaleza, porque Hermes es capaz de inventar, de hacer surgir cosas de donde no hay nada, al modo de un prestidigitador. Es el mago de las palabras que oscilan entre lo cierto y lo incierto, que producen el efecto deseado en el momento propicio, que comunican no sólo las mágicas ideas, sino las propias emociones. En los sacrificios dedicados a él le ofrecían las lenguas de las víctimas como emblema de su elocuencia. También le ofrecían miel y leche como alegoría a la dulzura de sus sutiles palabras. La palabra que, al mencionarla, nos hace dueños del objeto nombrado; la palabra que simboliza y personifica aquello que no está físicamente presente. Es una magia olvidada de tanto usarla para expresar lo que se agita dentro de nosotros, y que empleamos para hacer a los demás partícipes de ello, y para calmar el temor al designar con un nombre aquello que desconocemos y escapa de nuestro dominio.

Mercurio-planeta asimila la magia del dios Hermes como un laboratorio que trabaja sobre nuestra mente, que recibe los elementos existentes en la naturaleza y los mezcla, dando lugar al pensamiento racional, las deducciones, las ideas. Esta propiedad de Hermes nos lleva a la Alquimia, que originariamente se denominaba “arte hermético”. Cuando los alquimistas tapaban las botellas para aislar su contenido del contacto con el aire, decían que las cerraban “herméticamente”. Más tarde la palabra hermetismo se aplicó a todo lo oculto y esotérico.

A Mercurio se le relaciona con el dios egipcio Hermes-Thot, que fue adoptado por los griegos e identificado con Hermes por estar relacionado con la ciencia y el conocimiento. La tabla esmeraldina contiene la ley del arte alquímico, y parece ser una revelación de Hermes Trimegisto, junto a los textos comprendidos en el Corpus Herméticum, también atribuidos a este dios. Para hablar de los componentes mágico y alquímico del dios Hermes conviene recurrir a uno de sus emblemas más importantes y su atributo por excelencia: el Caduceo

El Caduceo de Mercurio

Existe una leyenda hermética que refiere su origen. Hermes o Mercurio tropezó con dos serpientes peleándose, y las golpeó con su vara; las serpientes se amansaron enroscándose alrededor de la vara, y le otorgaron el poder de “ligar” y “disolver”. La parte superior de la vara está coronada por dos pequeñas alas o un yelmo alado. Estas serpientes son Pingala, el azufre, e Ida, el azogue, y se enroscan en torno a Merudanda, el águila de oro que corona el caduceo. Curiosamente, este caduceo o “varita mágica”, poseía la virtud de transformar en oro todo aquello que tocaba, siendo por tanto un símbolo de riqueza y abundancia, que además protege de todo perjuicio y enfermedad. Estas son las propiedades de la tan buscada piedra filosofal y si seguimos en la línea de aplicar el simbolismo alquímico a las propiedades de Mercurio encontramos que el mismo símbolo gráfico de Mercurio contiene las tres figuras básicas, es decir, el símbolo del espíritu, que es la esencia solar, representado por el círculo; el símbolo del alma, la esencia lunar, representada por la media circunferencia, y por último, el símbolo de la materia, representado por la cruz. Desde el punto de vista alquímico, en Mercurio, la esencia lunar (la plata mutable, la materia prima, el alma) domina a la solar (el oro inmutable, el objetivo ideal, el espíritu), y ambas a su vez están fijadas por la cruz de los elementos. El mercurio o azogue es la plata alquímica, la materia prima portadora de todas las formas; es la matriz de todos los metales que contiene el germen solar, del mismo modo que el alma lleva en sí al espíritu. El mercurio es la madre del oro, y el primun agens de su obra. Es el exponente de la perfecta unión de espíritu, alma y cuerpo, lo que confirma la consideración de Hermes como el más humano de los dioses. Son los tres elementos que se combinan en la Gran Obra, la mezcla del “agua lunar” (mercurio), “el oro solidificado” (azufre) y la sal, que evita que se produzcan evaporaciones. Son también los principios femenino y masculino, así como la materia que los fija.

Como el caduceo es el atributo principal de Hermes-Mercurio podemos seguir analizando su simbolismo y origen: los romanos utilizaron el caduceo como símbolo del equilibrio moral y de buena conducta: el bastón expresa el poder; las dos serpientes, la sabiduría; las alas, la diligencia; y el yelmo es emblemático de elevados pensamientos. Desde el punto de vista de los elementos, el caduceo representa la integración de los mismos, correspondiendo la vara a la tierra, las alas al aire y las serpientes al agua y al fuego (movimiento ondulante de la onda y de la llama). La antigüedad del símbolo es muy grande y se encuentra en al India grabado en las tablas de piedra denominadas nâgakals, una especie de exvotos que aparecen a la entrada de los templos. También algunos investigadores han derivado el caduceo de Mesopotamia, donde lo ven en el diseño de la copa sacrificial del rey Gudea de Lagash (2600 a.c.), considerando los mesopotámicos a las dos serpientes entrelazadas como símbolos del dios que cura las enfermedades, sentido que pasó a Grecia y a los emblemas de nuestros días.

Desde el punto de vista esotérico, la vara del caduceo corresponde al eje del mundo y sus serpientes aluden a la fuerza Kundalini, que, según las enseñanzas tántricas, permanece dormida y enroscada sobre sí misma en la base de la columna vertebral (símbolo de la facultad evolutiva de la energía pura). Las dos S formadas por las serpientes corresponden a enfermedad y convalecencia. En realidad, lo que define la esencia del caduceo es menos la naturaleza y el sentido de sus elementos que su composición: la estructura, por exacta simetría bilateral, expresa siempre la misma idea de equilibrio activo, de fuerzas adversarias que se contrarrestan para dar lugar a una forma estática y superior. En el caduceo, esta binariedad equilibrada es doble: las serpientes y las alas; por lo que ratifica ese estado supremo de fuerza y autodominio (y en consecuencia, de salud) en el plano inferior (serpientes, instintos) y en el superior (alas, espíritu).

Conviene tener en cuenta que el dios Hermes, además del caduceo, posee también otros emblemas característicos, como son unas sandalias aladas que le permiten viajar por los aires a gran velocidad; y el yelmo capaz de volverle invisible cuando lo desea. Este último atributo habla por sí sólo de lo etéreo del pensamiento, así como del tramo invisible de nuestra mente que nos hace someternos al control del inconsciente.

Hermes es, en definitiva, astucia, flexibilidad, inteligencia, habilidad, capacidad para volverse invisible; representa el conocimiento y el dominio de las ciencias ocultas, pues manifiesta una naturaleza gnóstica y mágica. Los filósofos griegos le tenían como personificación misma del pensamiento. Él, que posee todas las ciencias, tanto las exotéricas como las secretas, es el padre de todos los magos, capaz de vencer siempre en el reino de la oscuridad, pues lo conoce todo y todo lo puede hacer. Que domine y comprenda tanto lo visible como lo invisible significa que él mismo es la linterna capaz de poner luz en la oscuridad para orientarnos y enfrentarnos a nosotros mismos. Nuestra mente puede abarcar todo lo integrado en el reino de la Tierra, del Sol y de la Luna, como indica el propio símbolo gráfico de Mercurio. Lo mismo que es el mensajero de los dioses, es asimismo el mensajero de nuestras propias potencialidades, cuyos arquetipos son esos mismos dioses. Mercurio es, por tanto, quien nos puede facilitar el medio de acceder a la comprensión de los secretos que encierran los restantes planetas, y quien nos va a acompañar a lo largo de nuestro viaje en la vida, hasta el umbral custodiado por Saturno precedido por la doble puerta de Júpiter.

Al igual que los alquimistas, nosotros también tenemos nuestro propio laboratorio mental en que se forma el conocimiento y la sabiduría. Podemos dormirnos o despertarnos, porque el caduceo de Hermes es parte de nuestro propio cerebro, es decir, abandonarnos al mundo del inconsciente, o abrir bien los ojos para entender y ver el mundo en que estamos inmersos. Podemos dejarnos guiar por Hermes; si él tiene acceso a todos esos lugares que conforman nuestra propia naturaleza, es fácil deducir que también nosotros podemos hacerlo, aunque en la práctica no llegamos a conseguirlo, tal vez porque ni siquiera nos esforzamos en ello, o porque ¿quién sabe?, tenemos miedo de traspasar esas fronteras que separan la luz de las tinieblas.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

LOS CHAKRAS

Posted by cosmoxenus en 24 marzo 2005

Alfonso Sánchez Hermosilla

En esta ocasión, vamos a apartarnos un poco de la tónica que ha venido siendo habitual en los últimos meses con esta serie de artículos sobre medicina alternativa, y todo ello en atención a aquellas personas que no tienen una idea muy clara de que es eso tan famoso y de lo que todo el mundo habla. Sí, nos referimos a los Chakras, a los que ya hemos hecho mención multitud de veces, y aun lo haremos más en el futuro.

En cuanto a aquellos que ya saben lo que son los Chakras, pueden saltarse este artículo directamente, o en su defecto volver a leerlo en un a modo de reválida, e incluso con el objetivo de evaluar otras opiniones y posicionarse respecto a ellas.

Comenzaremos por definir el significado del vocablo Chakra, que en sánscrito significa “Rueda”. En los vedas se utiliza este término para denominar los centros energéticos del cuerpo humano. Según el texto, o la escuela que estudiemos, encontraremos que algunos autores reconocen la existencia de diez Chakras, otros doce, e incluso treinta y dos, por no hablar de otras opiniones minoritarias. En lo que todos coinciden sin embargo, es en que de entre todos ellos, siete se denominan Chakras principales, dándole menor importancia a los demás.

Dichos centros energéticos no pueden ser percibidos con ninguno de los sentidos objetivos, ni tampoco pueden ser detectados con las técnicas al uso en la medicina occidental, lo que ha llevado a que la mayoría de los científicos nieguen su existencia, sin embargo, sí son claramente visibles utilizando la técnica conocida como fotografía Kirliam, e incluso la cinematografía Kirliam, y más recientemente, las técnicas de video usando la misma técnica de Kirliam.

La ilustre autora del siglo XIX, Helena P. Blavatsky, que tan prolífica fuese en investigaciones y publicaciones sobre temas esotéricos y místicos, en su magistral obra titulada “La doctrina secreta” dice textualmente: “Los siete Chakras Principales gobiernan y dirigen los siete principales plexos del cuerpo, sin contar los cuarenta y dos plexos inferiores a los que la Fisiología no quiere dar este nombre. Se les puede llamar “Padmas”, “Ruedas”, “Corazones” o “Pétalos de Loto”. El hecho de que estos Chakras no puedan ser vistos por un microscopio en el plano objetivo no significa nada. Ningún microscopio ha descubierto ni descubrirá jamás la diferencia que existe entre los nervios sensitivos y los motores, conductores de todas nuestras sensaciones físicas y psíquicas. Sin embargo, la lógica demuestra que esta diferencia existe.”

Estos centros se extienden con forma de remolinos en el campo energético que rodea el cuerpo físico, el cual está compuesto por capas sucesivas de energía que vibra a frecuencias cada vez más elevadas, es lo que se define como Aura, también visible con la técnica de Kirliam. Cada uno de los Chakras, aparece en la parte frontal y también en la dorsal del cuerpo, excepto el primero y el séptimo. Todos ellos están unidos entre sí por un canal energético que recorre la espina dorsal.

Las funciones de los Chakras son:

– Revitalizar cada una de las capas del Aura, conocidas en algunos textos como Cuerpos Sutiles, para con ello, revitalizar también el cuerpo físico.

– Provocar el desarrollo de los diferentes aspectos de al autoconciencia, pues cada Chakra está relacionado con una función psicológica específica, así como con una glándula endocrina.

– Trasmitir energía entre los diferentes niveles aurales ya que cada capa, de forma progresiva, aumenta su energía entre las octavas de frecuencia vibratoria, siempre crecientes.

Lo habitual es que cada uno de los Chakras gire en sentido horario, es decir, en el sentido en que giran las agujas de un reloj, con el fin de metabolizar el tipo especifico de energía que precisa el campo de energía universal, a la que según el texto que utilicemos, se denominará chi, prana u Orgón. En ocasiones, uno o varios Chakras gira en sentido antihorario, es decir, en sentido contrario al que giran las agujas de un reloj, con lo cual, la corriente energética fluye del centro del Chakra hacia fuera. Esto no es necesariamente perjudicial, de hecho es una magnífica forma de expulsar un exceso de energía en un Chakra, lo que se traducirá en eliminar un sentimiento desagradable, lo que en definitiva es otra forma de llegar al equilibrio, tan necesario a todos los niveles. Por supuesto que mientras esto ocurre, ese Chakra está cerrado, es decir, no puede penetrar la energía tal y como ocurriría de no ser así, sin embargo, debemos recordar que en ese momento, tampoco es necesaria. Este es el motivo por el que algunos “aprendices de brujo”, aunque detectan que uno de los Chakras está “cerrado”, cuando intentan abrirlo, si es que lo logran, lo único que consiguen es perjudicar a su paciente, al producirle una sobrecarga que empeora su sintomatología y su ya de por si malogrado equilibrio emocional.

La inmensa mayoría de los seres humanos tienen tres o cuatro Chakras que giran en sentido antihorario, pues desafortunadamente, nuestra existencia dista mucho de transcurrir en un cauce equilibrado. Los Chakras no solo absorben y metabolizan energía, sino que también la detectan, sirviendo así para proporcionarnos información sobre el mundo que nos rodea. Si se bloquea un Chakra, no penetra el tipo específico de información que lo haría de ordinario, pero el efecto no es tan sencillo como si cerráramos los ojos, o los oídos. En esos momentos, hacemos salir nuestra energía enviándola al mundo real, para a continuación, detectarla tal y como la hemos enviado, lo que nos lleva a la errónea conclusión de que el mundo es tal y como lo percibimos. Si estamos deprimidos, solo percibimos sensaciones que nos ocasionan disconfort. Esto en psicología se denomina PROYECCIÓN DE EMOCIONES. También es posible que la región frontal de un Chakra gire en sentido contrario a como lo hace la región dorsal, lo que a su vez, también ocasiona trastornos.

Esta “realidad imaginaria” que proyectamos al mundo guarda relación con la “imagen” que nos hemos formado de aquél a través de nuestras experiencias infantiles, a través de la mente del niño que fuimos, y que de alguna forma aun somos. Puesto que cada uno de los Chakras está relacionado con una función psicológica específica, lo que proyectamos a través de cada uno de ellos, estará dentro del área de funcionamiento de dicho Chakra y será algo muy personal, ya que la experiencia vital de cada persona es única e irrepetible.

Los siete Chakras Principales son:

PRIMER CHAKRA: también llamado Muladhara (raíz, fundamento) e incluso Centro Coccígeo, es responsable de la energía física y la voluntad de vivir en la realidad física, es el emplazamiento de la primera manifestación de la fuerza vital en el plano físico. Físicamente se localiza en el periné, entre el ano y los genitales, y actúa sobre las glándulas suprarrenales, que producen adrenalina y noradrenalina, así como glucocorticoides, mineralcorticoides y hormonas sexuales. Cuando este centro está bloqueado o cerrado, se evitará la actividad física al carecer de poderío físico dando incluso un “aspecto enfermizo” a quien lo sufre.

SEGUNDO CHAKRA: también llamado Swadhisthana (dulzura) o Centro Púbico, como este último nombre indica, se localiza sobre el pubis, y actúa sobre las gónadas, (testículos u ovarios, según corresponda). Su función principal es dar y recibir amor y placer en una relación de pareja, está pues relacionado con la calidad del amor hacia la pareja que puede tener cada persona. Como era de esperar, regula las hormonas sexuales producidas por las gónadas de que esté dotado el sujeto.

TERCER CHAKRA: también llamado Manipura (gema brillante), se localiza en el plexo solar. Su función es regular la autoestima, la acción, la vitalidad, el placer y la extroversión, la sabiduría espiritual, la consciencia de la universalidad de la vida y del propio lugar dentro de ella. Este centro es muy importante en todo lo referente a la capacidad de conexión humana, hasta el extremo de que cuando nace un bebé, a pesar de que cortemos su cordón umbilical, no podremos hacer lo mismo con otro cordón umbilical esta vez etéreo que le une a su madre biológica, aunque no es el único de que podremos disfrutar a lo largo de nuestras vidas, puesto que cada vez que establezcamos una vinculación emocional con otra persona, formaremos un cordón entre los respectivos chakras del plexo solar de las personas implicadas. Cuanto más fuerte sean estas conexiones, mayor fuerza y número tendrán estos cordones. Si la relación se termina, estos cordones se van desconectando lentamente. En el plano físico, actúa sobre el páncreas, y más concretamente sobre las hormonas Insulina y Glucagón.

CUARTO CHAKRA: también llamado Anahata (intacto), se localiza en el área del corazón. Cuanto más activo esté este centro, más se ve mermado el ego, pues es el centro a través del cual amamos, a través del cual fluye la energía de la conexión con toda forma de vida. Cuanto más abierto esté este centro, mayor es nuestra capacidad de amar, en una esfera de vida cada vez más amplia, para empezar, nos amamos a nosotros mismos y a nuestros hijos, luego a nuestros cónyuges, familiares, animales domésticos, amigos, vecinos, compatriotas y extranjeros, a todos nuestros semejantes, y finalmente a todos los seres de la creación. En el plano físico, actúa sobre los Ganglios Supracardíacos, y sobre la glándula Timo, cuya Hormona Tímica tiene una importancia vital en el funcionamiento del sistema inmunológico.

QUINTO CHAKRA: también llamado Vishuda (purificación), se localiza en la garganta, y es el centro del sonido, la vibración y la autoexpresión. Es el dominio de la consciencia que controla, crea, transmite y recibe las comunicaciones, tanto con nuestra sabiduría interna como con los demás, entre sus atributos figuran el escuchar, hablar, cantar, escribir, así como todas las demás artes que tienen que ver con el sonido y la palabra. Es también el centro de la creatividad dinámica, la clariaudiencia y la telepatía, pues la comunicación es una clave esencial para acceder a los planos internos y poder utilizar nuestros niveles mentales multidimensionales. En el plano físico, actúa sobre la Glándula Tiroides, y por tanto, sobre sus hormonas Tiroxina y Triyodotiroxina, así como sobre las cuatro Glándulas Paratiroides, y por ende la hormona que sintetizan, la Paratormona.

SEXTO CHAKRA: también llamado Ajna (sentir, percibir) se localiza en el centro de la frente, sobre lo que algunos han llamado el “tercer ojo”. Nos dota de la capacidad de visualizar y comprender conceptos mentales, lo que incluye los conceptos del mundo y del universo de la persona, o la forma en que considera al mundo y las probables respuestas que éste le dará. Es también el centro de las ideas creativas. En el plano físico actúa sobre la Glándula Pituitaria o Hipófisis, así como sobre la estructura cerebral que la regula conocida como Hipotálamo, lo que le convierte en el centro regulador de toda la función endocrinológica y hormonal del cuerpo, que podemos resumir del siguiente modo:
1. Actúa sobre la Hormona de Crecimiento (con un importante efecto sobre el metabolismo de la glucosa).
2. También regula el funcionamiento del Tiroides.
3. De las Glándulas Sexuales.
4. Del desarrollo y mantenimiento del embarazo.
5. Del desarrollo y mantenimiento de la lactancia.
6. Del grado de pigmentación de la piel a través de la hormona que estimula los melanocitos, la MSH concretamente.
7. Mientras que la Hormona Antidiurética provoca un aumento de la presión arterial.
8. Así como sobre la Hormona Oxitocina, responsable última de las contracciones del útero durante el parto.

SEPTIMO CHAKRA: también llamado Sahasrara (multiplicado por mil), se localiza en la coronilla, y es responsable de la integración de la personalidad total con la vida y con los aspectos espirituales de la humanidad. También está relacionado con la conexión de la persona con su espiritualidad y con la integración de todo su ser, físico, emocional, mental y espiritual. En el plano físico, actúa sobre la glándula pineal, también llamada Epífisis, y por tanto, sobre sus hormonas, la Adrenoglomerulotropina, (que estimula la secreción de Aldosterona, regulando así la presión arterial) y la Melatonina, que no solo aclara la piel, sino que contrarresta el desarrollo de las gónadas.

Ni que decir tiene, que todos los Chakras deben funcionar de forma equilibrada, de no hacerlo, al estar interconectados, con el paso del tiempo, se influencian mutuamente, y cuando uno de ellos no gira como es debido, antes o después, ocasionará problemas sobre los más próximos, y de forma paulatina, en una sucesiva cascada de complicaciones, ejercerá su influencia sobre todos y cada uno de los Chakras, que a su vez reaccionarán intentando en la medida de su capacidad, compensar las deficiencias así producidas.

Este es el motivo por el que un problema físico, psíquico o emocional, de muy larga evolución, se complica de tal modo que aunque solucionemos la raíz del problema, no consigamos una sanación satisfactoria a corto plazo, pues una vez equilibrado el Chakra que comenzó a fallar (si hemos sido capaces de averiguar cual es en realidad, y además de solucionarlo), el equilibrio tardará en recuperarse un tiempo proporcional al tiempo que duró el desequilibrio, pero no necesariamente tanto tiempo, aunque a veces es así, e incluso más aun.

Debemos insistir en no jugar al peligroso pero atractivo juego del “Aprendiz de Brujo”, pues con frecuencia, un trastorno emocional, o una dolencia física, no es más que un desesperado intento del organismo de recuperar un equilibrio perdido, si forzamos una sanación de lo que no es más que un síntoma, no solo no habremos “curado” a nuestro paciente, sino que agravamos su desequilibrio, empeoraremos su estado, y provocaremos, bien una recaída, o en su defecto, la aparición de otro u otros trastornos emocionales y dolencias físicas, aunque claro, esto puede ocurrir mucho tiempo después de nuestra “venturosa intervención”, por lo que en nuestra maravillosa egolatría, creeremos que es otra manifestación de la “imperfección” de nuestro paciente, de la que por supuesto, no tenemos la culpa, ¡Faltaría más!. Impidiéndonos así ayudarle en el futuro, y llevándonos por un camino equivocado, en el que creyéndonos “Trabajadores al servicio del Bien”, en realidad, estaremos haciendo todo lo contrario.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

¿QUÉ ES LA CURACIÓN ESPIRITUAL?

Posted by cosmoxenus en 24 marzo 2005

Maestro Persia
¿Qué es la curación espiritual?

¿Qué es la curación espiritual? ¿Beneficia en algo a quién la recibe?

¿Tiene alguna singularidad y relación con otras formas de curar a la humanidad?

La curación divina es cada vez más aceptada por quien necesita ser curado, y tiene una guía definida para su aplicación manejada a base de leyes y reglas, todas de acuerdo al plan divino.

Es incluyente y no separatista, reconoce como inspiraciones divinas en diferente grado de expresión, todas las formas en el mundo de llevar la curación y de redimir el sufrimiento de quien está enfermo.

Esta curación es la curación del amor, es el empleo razonable de las energías y las fuerzas empleadas con amor y ciencia.

Las ventajas de la curación espiritual.

No requiere de sofisticados equipos costosos, pero las áreas y recintos de curación deben ser sobrios y acogedores, a la vez que silenciosos y armoniosos para cumplir con un mínimo de requerimiento de bienestar en ese ambiente de curación.

La curación espiritual no es dolorosa en su aplicación, ni hay efectos secundarios, ni crea dependencia. Pero algunos curadores ansiosos llevan al paciente a la sobreestimulación, provocando sobreactividad física, nerviosismo y otras sensaciones en ocasiones extrañas y desagradables similares a efectos secundarios.

La curación espiritual va más allá de los síntomas.

En la curación espiritual es reconocida la constitución septenaria del hombre, es decir, se reconocen los vehículos superiores del ser humano. Esta curación trata al paciente y a la enfermedad desde un punto de vista más allá de los síntomas, y es necesario el conocimiento y el manejo de las sustancias de curación y su correcta aplicación.

Puede ser la manera única de curar una enfermedad o puede formar parte de un plan multidisciplinario, donde intervinieran otras formas de curación para un enfermo, lo cual es totalmente correcto.

La aceptación de la curación espiritual se ve reflejada en el mayor número de enfermos que aceptan con más entrega ser atendidos o curados o asistidos por este método de curación dado al mundo.

¿Cuándo se prefiere la curación alopática a la espiritual?

En algunos casos las indicaciones son de empleo separado y distinto, pero en otros son técnicas concordantes o coincidentes. Todo curador espiritual ofrece a sus pacientes la curación espiritual y no otra, pero cuando ese curador espiritual presiente que con la ayuda al mismo tiempo de otras disciplinas de curación, ésta puede ser resuelta más rápida y felizmente, ese curador no debería en ningún momento en convertirse en obstáculo para que eso se realizara.

Las dolencias que son beneficiadas con la curación alopática.

Las dolencias que son mejor tratadas con la curación alopáticas que con la curación espiritual son generalmente las urgencias medicoquirúrgicas. Éstas deben dejarse para que sean resueltas en el hospital. Ejemplos de estas urgencias serían las fracturas expuestas, los abdómenes agudos, los tórax agudos, las heridas por proyectil de arma de fuego o de instrumentos punzo cortantes, los accidentes automovilísticos donde resulta politraumatizado una persona. etc.

También las urgencias médicas donde no interviene bisturí para la solución de ellas, como el coma diabético, el coma hepático, la crisis cardiaca, el accidente vascular cerebral, la embolia, la trombosis.

Integración del curador espiritual en el personal médico.

Una vez pasado el peligro emergente, el curador espiritual debe acercarse al paciente para que su recuperación sea más rápida. Ahora y después, cuando la ciencia médica reconozca las bondades de esta curación, el curador deberá formar parte del equipo emergente lo cuál será altamente beneficioso para este paciente.

El acercamiento de la medicina exotérica con la esotérica.

El anuncio del acercamiento entre la medicina del mundo, exotérica, externa, objetiva, que trata del aspecto objetivo de la vida, con la medicina esotérica, que trata el aspecto subjetivo de la vida, está hecho. Y el beneficio de este encuentro está en camino y será grande.

Si los representantes de la ciencia del mundo se flexibilizan, no harán oídos sordos a este ofrecimiento de curación y el encuentro será próximo. Pero si los científicos tienen desconfianza, duda o incredulidad acerca de esta disciplina, el encuentro sufrirá una demora importante

LA CURACIÓN MAGNÉTICA Y RADIATORIA.

Sé que hay algunos discípulos que se inclinan fuertemente hacia el conocimiento de la curación, pero sé que otros no se interesan de manera importante, queriendo utilizar sus energías en iluminarse en otras áreas de la actividad humana. Sin embargo la técnica de curación que se va a exponer, se basa en dos grandes conceptos: Uno es llamado “la curación magnética” y el otro es llamado “la curación radiatoria”. Ambas son divinas, ambas se complementan, ambas están a disposición de ustedes, ustedes pueden trabajar con estas fuerzas divinas a partir de este momento, después de recibir una instrucción precisa, con toda confianza.

La Curación Magnética

El término curación magnética se refiere a la utilización de prana para la salud. Todas las variedades de prana o sustancia de curación magnética son posibles de ser manejadas por el curador.

Esta técnica magnética vamos a anunciar que es para todo mundo, para niños, para embarazadas, para adultos, para ancianos. Tiene dos grandes apartados: la parte radiatoria o proyectoria y la parte abstractoria.

En la forma radiatoria, el curador proyecta prana a determinada parte o centro vital del paciente, previamente estudiado para buscar la recuperación. Y en la forma abstractoria de la curación magnética, el curador extrae del paciente los átomos considerados enfermos para producir un cambio dentro de ese ser humano, que sea el punto de partida para la recuperación. Mientras en una parte se inyecta prana, en la otra parte se saca prana, una se llama proyectoria y la otra se llama abstractoria, los detalles precisos de la técnica los vamos a dar de manera ordenada.

La técnica radiatoria.

La otra técnica de curación es la curación radiatoria. No utiliza prana, utiliza la energía del alma, esta curación radiatoria es para pacientes de determinado grado de evolución y desde luego tiene que hacerse con un curador de determinado grado de evolución superior al curador que maneja la energía magnética o pránica. Esta curación radiatoria en manos de un experto en su manejo produce casi siempre curaciones milagrosas.

Preparación para la Curación Magnética.

La preparación del curador para hacer un acto de curación magnética básicamente es así:

– El curador hace un acto o un momento de invocación,
– Se pone en contacto con fuerzas superiores y solares para que incidan en su chakra coronario.Este contacto energético va a producir necesariamente en el curador una sobreactivación selectiva en su charca coronario, va a aumentar su rotación, su diámetro, su luminosidad, su dinámica. De ese centro se va a pasar para formar un triángulo que nos va a servir de generador o de transformador. Un triángulo en el cual un haz de luz vívido e intenso, conecta, por voluntad del curador, la energía del chakra coronario al chakra cardíaco, produciendo los mismos efectos de activación en ese centro.

Del chakra cardíaco pasa el haz de luz luminoso al chakra frontal o del entrecejo, provocando los mismos efectos de estimulación en este centro frontal.

– Una vez estando disponible la energía en el chakra de entrecejo, se ponen las manos frente a los ojos del curador, a unos 20 o 30 cm. al frente, y se van a inundar con energía selectiva proyectada por el chakra del entrecejo. Las manos están intensamente impregnadas de sustancia de curación, el triángulo no se ha cerrado, tiene únicamente dos líneas; la que une al coronario con el cardíaco y otra que une al cardíaco con el entrecejo. La energía ya está disponible en las manos y el curador puede ejercitar su acto de curación.

– Una vez terminado el acto curativo la energía concentrada en las manos por un acto de voluntad se pasa al entrecejo de regreso. En ese momento, la energía ya no está disponible en esas manos. Del entrecejo se cierra el triángulo al pasar la energía haciendo un gran haz de la luz, del entrecejo al centro coronario, donde se queda la energía depositada; cerrando de esta manera el triángulo.

– Terminado este acto se hace un trabajo de cierre de trabajos y de gratitud.

Cada vez que el curador va tomar un paciente o hacer un acto curativo tiene que repetir el paso exactamente de la misma manera.

Pasos de la curación radiatoria.

En la curación radiatoria no se utiliza ni el cerebro ni las manos, se utiliza el aura del curador.

El haz de luz del que habíamos mencionado está dinamizando desde el Padre solar hacia el centro coronario del curador, dinamizándolo; luego, se va ha pasar al centro del entrecejo, activándolo; del centro del entrecejo pasará al centro cardíaco, activándolo; y del centro cardíaco se pasa de nuevo al centro coronario, para provocar un triángulo cerrado.

En la curación magnética que utiliza prana, el triángulo señalado está abierto y al terminar el acto la energía de regreso cierra el triángulo. En la curación radiatoria, desde el inicio de la curación, el triángulo ya está cerrado.

Ese triángulo transformador va a inundar la energía áurica del curador de esencia del alma, provocando un cambio inusitado de una calidad de vibración elevadísima y disponible por unos momentos mientras se está realizando el acto curativo.

El curador no habla, permanece en silencio, se acerca al paciente que esta en silencio y eso es suficiente. La energía del alma del curador va a trabajar en el aura del paciente cualificando su energía caótica y devolviendo la salud ahí, donde había caos.

Una vez terminado el acto curativo el curador devuelve la energía a su origen. Por un acto de voluntad, devuelve la energía del centro coronario al cardiaco, del cardiaco al entrecejo y del entrecejo de nuevo al centro coronario donde queda depositada.

El curador da las gracias, la energía de su aura de nuevo es únicamente la energía de su aura, la energía de su alma ya no está disponible para la curación hasta la futura entrevista con el paciente.

Ejemplo de un paciente.

Si por ejemplo, tenemos identificado un paciente con úlcera gástrica, el curador una vez que tiene inundada la energía de su aura con sustancia del alma, activa de manera voluntaria e intencional su centro propio (el correspondiente al centro enfermo del paciente), para que su aura se cualifique de esa sustancia. Se acerca al paciente y le produce con el acercamiento un fenómeno de resonancia.

Ese centro correspondiente al lugar de la úlcera gástrica comienza de inmediato a sufrir grandes cambios que los videntes pueden comprobar.

El centro se ilumina, se descongestiona, funciona, se reactiva, se desinflama y se hace más funcional, produciendo inmediatos cambios etéricos, cambios que son el molde para los siguientes cambios físicos. Éste es un ejemplo simple de lo que es una curación radiatoria.

Esto que han escuchado contiene la base de los curadores de hoy que están haciendo su mejor esfuerzo y de los divinos curadores del mañana que van a utilizar de manera magistral y perfeccionada esta técnica que han escuchado.

LOS CURADORES MAGNÉTICOS Y RADIATORIOS.

Los curadores, hoy y mañana.

Quiero recordarles que los curadores ya están listos en la tierra, como hace tiempo afirmé, y que los pacientes ya están listos en la tierra para beneficiarse verdaderamente de este recurso de curación divina.

Desde luego también diré, que los curadores del futuro tendrán lógicamente mayor sabiduría y maestría para realizar y transferir la curación en sus hermanos necesitados de ella, que los de ahora; pero los de ahora deben tener, supongo, un gran mérito por estar provocando ese impulso e ímpetu necesario para que esta forma de redimir a la humanidad sufriente sea una verdad.

Magnetismo e irradiación: pilares de la curación.

Habíamos mencionado dos palabras claves de donde parten infinitos sistemas y ocurrencias de lugar, dijimos magnetismo e irradiación, dos pilares de la curación actual.

Encontraremos que muchos discípulos y aspirantes a ser curadores serán atraídos por la curación magnética, que solamente unos cuantos podrán realizar de manera correcta el método de la curación radiatoria.

Esta curación magnética mencionada, es sumamente útil para tratar muchas de las diferentes enfermedades de la humanidad, y los candidatos involucran a niños, adolescentes, embarazadas, ancianos; a todo tipo de dolencias físicas, emocionales y mentales. Aclarando en estos últimos casos, el efecto benéfico de la curación a través del fluido pránico resulta, no tanto por cambios directos en el vehículo emocional o mental, sino por consecuencia principal al atender la materia etérica de sus centros afectados por malos funcionamientos astrales y mentales.

La evolución del curador radiatorio

Fíjense como en la curación con prana se aceptan todos los grados posibles de evoluciones.

En la curación radiatoria, el curador, necesariamente debe tener un grado de avance y de desarrollo superior. Este curador que utiliza la luz del alma como medio casi infalible para curar, debe de haber establecido con anterioridad contacto con su propia alma, de lo contrario no podrá practicar este tipo de disciplina, aunque así lo deseara.

El paciente de la curación radiatoria

El paciente necesitado de curación a través de esta técnica (radiatoria), también debe ser alguien que ha hecho al menos algún contacto con su propia alma. Por eso dije que lo más fáciles de encontrar en esta generación de curadores interesados en lograr esta maestría, son los curadores magnéticos, que van a ser muchos. Y los curadores que utilizan la radiación van a ser muy pocos, los curadores que utilizan ambas técnicas a la vez puedo decir en este momento que son muy escasos.

En futuros encuentros detallaré lo mejor posible para todos ustedes la técnica paso por paso poniendo ejemplos prácticos cuando el curador está frente al ser que será curado.

Posiblemente mis palabras los hagan pensar que la curación magnética es para todo mundo y la curación radiatoria es elitista y para unos cuantos, pero la intención en mis palabras en ningún momento han tratado de señalar este aspecto.

CUATRO CATEGORÍAS DE CURADORES

Recientemente comentábamos de los curadores de ahora, y decíamos que la síntesis de energías con las que cuenta determinado curador, eran equivalentes a la síntesis de energías con las que cuenta precisamente ese ser humano para trabajar en la vida, actuar, desenvolverse y desempeñarse. Y también comentábamos que existían tres o cuatro grupos de curadores, y a partir de estos tres o cuatro grupos una serie de mezclas de las mismas cualidades de estos grupos básicos, daba como resultado un aparente sin fin de cualidades de curador, pero emanado de estas tres o cuatro básicas formas de curadores: El curador nato.

Decíamos que un primer grupo estaba representado por el curador vulgar e ignorante, disculpando los términos que en ningún momento significan palabras despectivas.

Analizábamos que estas personas en ocasiones llamadas curadores natos, curaban únicamente utilizando el prana personal abastecido por el prana planetario, o prana del planeta, o energía del planeta. Que eran muy efectivos para la curación de la materia física, el contenido emocional en sus seres casi no existía, que ese aspecto estaba casi vacío y que las cualidades mentales del mismo curador con mayor razón estaban vacías.

Los curadores emocionales.

Luego encontrábamos un segundo grupo de curadores, el cual, junto con la primera nomenclatura, es muy común y forman parte del mayor número de curadores en el mundo en la actualidad. Es el curador que utiliza esta misma energía vital o prana para curar o estimular el cuerpo físico, pero que también tenían formada su personalidad activa y dinámica, su dimensión emocional, llamada también energía sensoria emocional. Esos curadores curaban con prana el cuerpo físico, pero a la vez, tenían influencia positiva o negativa, según el caso, y según la polaridad de estos curadores, en la dimensión emocional del paciente. Lo cual, en una gran mayoría de casos, implicaba un peligro para el paciente que se encuentra ahora irregularmente actuando en su vehículo emocional.

Los curadores mentales.

Luego mencionábamos un tercer grupo de curadores, y aquí señalábamos que estos son muy escasos en número. Son los curadores mentales, los cuales, al igual que los dos primeros, utilizan la energía vital o prana para la curación y la energía emocional. Pero además, como ya tienen desarrollado algún aspecto del vehículo mental, necesariamente tenían implicaciones en los vehículos mentales respectivos del paciente. Si la orientación mental de estos curadores está armonizada, el paciente debería verse beneficiado en su vehículo mental; pero si la dimensión mental del curador es irregular, de nuevo aquí implicaría un peligro para el paciente en su dimensión mental.

Los curadores radiatorios o álmicos.

Y por ultimo, otro grupo de curadores muy escasos y raros en la actualidad, que sólo se les encuentra en algunas escuela espirituales son los llamados “Curadores Radiatorios”, y que no es otra cosa que la cura egoica o del alma. Este tipo de curador excepcional, utiliza la energía pura del alma, para que descienda a la materia del curador; y así, estando a disposición del él, transferirla a la materia y al alma de aquél que será curado, garantizando con esto, en la mayoría de los casos, que la curación sea dada.

IMPORTANCIA DE LA ANATOMÍA Y LA FISIOLOGÍA

Amorosamente, muy amorosamente, pero muy enfáticamente llamare la atención en un fenómeno observado y a la vez esperado por nosotros particularmente en la instrucción de curación esotérica.

La apatía del estudiante de curación esotérica.

En el grupo de clases que no son de orden superior, se ha observado que los estudiantes a veces abandonan la instrucción y el recinto antes de concluir la primera mitad del tiempo de la clase cuando se trata de instruir acerca de enseñanzas paralelas de la curación esotérica, como lo sería la instrucción de anatomía y fisiología, que tantas veces se ha advertido que los estudiantes verdaderos de las ciencias esotéricas deben incluirlas, al menos, en el conocimiento rudimentario; para así, sin ser expertos en la materia, tener una idea tan siquiera de los órganos internos de un cuerpo físico a tratar. Sin embargo, cuando se sabe que la instrucción es esotérica los discípulos son atraídos enormemente, no queriendo interrumpir al final del tiempo de la clase, quizá para llenarse de conocimiento ansioso, conocimiento que algunos lo relacionan con poder, con poder personal.

Toda instrucción debe ser aceptada por el discípulo.

Vemos que algunos les queman las manos por aprender la enseñanza cuando antes, para ponerla en practica y demostrarse poder y demostrarlo a los demás. Pero es necesario recordarles a los discípulos de curación, que toda instrucción que no tenga que ver con el esoterismo, debe de ser aceptada con el mismo interés que el resto de las materias. Es casi un requisito que el practicante de la curación del mundo deba de tener al menos, repito, algún grado de conocimiento de la función del cuerpo y de la forma del cuerpo.

LA PSORIASIS

No hace mucho tiempo un bendito hermano preguntaba acerca de una enfermedad humana cuya apariencia tiene efectos reconocidos en la piel. Su ciencia médica le ha dado el nombre de Psoriasis. Esta enfermedad muy antigua fue objeto de estudio por parte de los científicos médicos desde hace mucho tiempo, al igual que muchas otras enfermedades localizadas en la forma física.

Los primeros estudios de la psoriasis.

La psoriasis, muy común en la actualidad, distribuida en ambos sexos, preferiblemente en adultos y menos frecuente en niños, se pensó que era motivada por efectos psicológicos sobre la piel. Posteriores estudios más verdaderos hicieron reconocer que la participación psicológica en la aparición de la enfermedad era sólo una parte; que había aspectos de autoinmunidad inducidos dentro del mismo organismo, alterando su delicado equilibrio y dando como resultado estas ronchas sobre la piel. Lo que mencionaré va a ser motivo en un futuro de investigación seria y de atención por parte de la ciencia médica, ya que a la fecha no es reconocido el factor que voy a mencionar en seguida.

La influencia del karma.

Por influencia kármica, esta crónica enfermedad aparece en la piel en forma de ronchas crónicas; produciendo descamaciones, a veces finas, a veces un poco más gruesas, de las células de la piel; y provocando en ocasiones, recaídas, queriendo decir: aumentos de la enfermedad; y en otras ocasiones, remisiones, queriendo decir: aparente desaparición de la enfermedad.

Hablando del karma, diremos que es raro que alguna, aunque pequeña participación de esta gran ley, este exenta de participar en la aparición de alguna enfermedad en los seres humanos; más bien, el grado de fe con la conciencia de quien padece la enfermedad que sea, sería el grado de participación del karma involucrado en la perpetuación de tal enfermedad.

Si la enfermedad es fácil de controlar, la acción del karma se supone que es menor, y si la enfermedad es mayor que las fuerzas de la ciencia y del ser humano, la acción del karma necesariamente tendremos que reconocerla como mayor.

La psoriasis es producida por el intestino delgado.

En el intestino delgado, en parte del yeyuno, el grosor de la pared realiza la función de absorción. Pero existen también, hacia adentro de la luz del tubo intestinal, unas prolongaciones llamadas por la ciencia: austras intestinales, que sirven para aumentar la superficie de contacto con los alimentos, y por lo mismo, la superficie de absorción de ellos; ya que aquí, en el intestino, comienza la absorción de los nutrientes.

Pero el intestino tiene que ser selectivo, tiene que tener sabiduría e inteligencia, de tal manera que deje pasar a la sangre y a la linfa, los nutrientes correctos para beneficio de la materia física.

Y en la psoriasis, las paredes del tubo intestinal y de las austras se adelgazan, perdiendo en ese momento su selectividad, dejando pasar, como un cedazo roto, sustancias nutritivas y sustancias nocivas para el organismo, que normalmente no son absorbidas por éste y son eliminadas a través del mecanismo de la eliminación.

La psoriasis como alternativa de eliminación Estas sustancias tóxicas tienen que ser eliminadas y la vía más adecuada que se le ha ocurrido al cuerpo físico para acelerar la eliminación es, en este caso, a través de la piel.

Cada roncha de psoriasis significa un medio de eliminación, un medio que funciona para que las sustancias salgan del cuerpo, y así el cuerpo no sea influido por ellas.

Entonces la psoriasis es una enfermedad que está cumpliendo una misión de eliminación en el cuerpo, aunque estéticamente no es bien vista por el mal aspecto que representan las ronchas depositadas en los codos, en el ombligo, en la ingle, en las rodillas y en cualquier parte de la piel del cuerpo.

Este conocimiento que acabo de mencionar será motivo en un futuro de amplio estudio e investigación por parte de la ciencia médica.

Tratamiento indicado para la psoriasis.

El tratamiento sensato para la enfermedad en estos momentos, sería indicarle a la persona un cambio en sus hábitos de vida, mejoría en el aspecto alimentario, alimentos más naturales, exposiciones a baños de sol moderados, a la vida de campo, a baños de mar, y exhortarlos a procurar una vida más tranquila y más relajada.

Cuando tengan un paciente con psoriasis, trátenlo con energía magnética. Produzcan una limpieza amorosa en el centro del plexo solar, en el centro del corazón, en el centro coronario.

Si la intuición de ustedes como curadores reconoce que están frente a un paciente con algún grado de evolución, sin dejarse llevar por diplomas académicos sino recurriendo a su propia intuición, pueden tratarlo con energía radiatoria, lo cual les dará magníficos resultados.

Sesiónenlos diariamente por espacio de 20 sesiones con descansos de 10 a 15 días para evaluar resultados y tal vez reanudar el tratamiento. Y así sucesivamente cuantas veces sea necesario, hasta lograr el cambio en aquélla persona necesitada de curación. Otros tratamientos recomendables.

Por mucho tiempo se usaron las cortisonas, la cuales se siguen usando, y recomendamos su uso en todo caso con muchísima precaución, ya que son un sustituto externo de la acción glandular. Mejor sería recomendarles el uso de ungüentos y cremas disponibles en el mercado de este país, aplicadas por las noches en vendaje oclusivo sobre la piel en las zonas donde existen las ronchas. Pueden alternar el tratamiento con aceites limpiadores y exfoliantes.

Recurran al aceite de ricino, al aceite de cacahuate, al aceite de oliva, aplicado en las noches; evalúen los resultados pues algunos pacientes psoriásicos podrán tener mayor respuesta con un aceite que con el otro.

Uso de “Antralina”.

Recientemente ha aparecido una crema a base de antralina. Se abandona su uso con frecuencia porque es muy cáustica y produce irritación y exacerbación de la roncha. Les puedo decir que es muy recomendable su uso, puesto que no tiene efectos secundarios en el cuerpo como el uso de la cortisona. Solamente les pido que la usen, en vez de toda la noche en aplicaciones de 30 minutos; a los 30 minutos se retira la crema de antralina lavando con agua corriente, eso hace que el efecto sea importante y evita considerablemente la reacción de irritación provocada por su acción.

El ácido salicílico y sus derivados.

También se usa mucho los exfoliantes como el ácido salicílico y sus derivados y como derivados del alquitrán de hulla. Los cuales pueden usarse con moderación porque producen irritación en la piel.

Uso de rayos ultravioletas.

Las sesiones de rayos ultravioleta en la clínica pueden estar recomendadas en algunos casos, las sesiones de masajes superficiales y profundos con los mismos aceites que mencioné pueden servir de apoyo y de ayuda para lograr más amplia y duradera recuperación.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

LOS MALES ASTRALES DEL SER HUMANO

Posted by cosmoxenus en 24 marzo 2005

Maestro Persia

1. EL MIEDO O TEMOR.

El milenario sentimiento de miedo.

Ningún ser humano se ha escapado de experimentar y vivir este sentimiento milenario, la humanidad de ayer lo vivió o sintió, la humanidad de hoy lo vive y lo siente; es igual llamarle miedo o llamarle temor, lo importante es la incidencia tan grande que experimenta el ser humano acerca de este sentimiento. Naturalmente los seres más sensibles son los que más lo viven pero se puede decir que nadie se ha escapado de vivir esta experiencia.

Los temores del hombre primitivo.

Así tenemos, por ejemplo, el miedo que experimentó el hombre primitivo temiéndole a la oscuridad, a los fenómenos de la naturaleza, a la lluvia al relámpago al trueno a la erupción volcánica, a lo desconocido, etc.

Los temores del hombre común.

Luego el temor del hombre común o el hombre promedio. Este individuo es acosado a diario por el miedo a perder la familia, a perder los amigos, a perder el dinero, a perder la salud, a perder el prestigio, a perder la popularidad.

Los temores del discípulo.

En seguida tenemos, el miedo que acosa al discípulo y al aspirante: temor a perder la fe, temor a ser asaltado por la vida, temor y miedo a la soledad en el camino, temor a la muerte que comparte con todos los seres humanos sin importar su escala de evolución.

Temor al temor y a la locura.

Podemos decir en ocasiones, que el hombre le teme al temor mismo y porqué no decirlo, temor hasta de perder la razón en este panorama sombrío y milenario donde el hombre transita y encamina sus pasos aquí en la tierra.

Habrá que trabajar mucho para aspirar a una vida de libertad y de progreso libre del temor.

2. LA DEPRESIÓN

Qué es la depresión.

Si el miedo es el mal astral básico, ¿qué es la depresión? La depresión es el polo opuesto del regocijo. Es algo tan difundido que muy pocos se escapan a sus ataques, es una niebla que cubre al hombre y lo imposibilita para ver con claridad, caminar con seguridad, y conocer la realidad. Es parte de la gran ilusión mundial.

Causas externas de depresión.

Las causas de la depresión van desde fenómenos astrológicos que afectan al horóscopo personal del ser, hasta el recorrido del sol en el firmamento. Su tránsito por el sur hace que disminuya su vibración y en la época del otoño y los primeros meses de invierno son días propicios para que la humanidad sensible sea víctima de mayor depresión.

Otra causa, la provoca la parte oscura de la luna. El último período del menguante lunar y las primeras fases de la luna nueva, son propicios para la depresión.

Y otra causa: factores psicológicos e inoculaciones en masa. Ejemplo de éste último, la reacción depresiva de toda una nación provocada por devaluaciones y otros acontecimientos negativos.

El descontrol emocional produce depresión.

La polarización astral en la que el hombre interpreta la vida en términos de caprichos y sentimientos, dejándose llevar por el deseo, encamina al hombre, sépalo o no, a vivir momentos necesariamente de desesperación, oscuridad, duda, sufrimiento y depresión.

La polarización astral.

El espejismo del plano astral, distorsiona y engaña. La polarización astral lleva al hombre a las regiones de hilaridad y falsa felicidad dónde la luz engañosa de este plano, le descubre falsas fuentes de diversión e hilaridad colectiva, que lo arrastra a la histeria y encuentra su desahogo en la diversión incontrolada. No me refiero a las expresiones de verdadero y genuino júbilo, ni a las expresiones del verdadero sentimiento de buen amor, sino a esas frecuentes y comunes reacciones histéricas, tan comunes que nos producen cansancio en vez de felicidad. El polo opuesto a la hilaridad sería el llanto desenfrenado

3. EL FRACASO

El temor a fracasar

Se dice que los momentos actuales son difíciles, lo que deberá de exigir y requerir claridad de pensamiento y de acción para continuar con nuestro trabajo, como sería de desear. Esto trae en ocasiones en algunos discípulos el temor a claudicar y el temor al fracaso. Este temor está fundado en experiencias pasadas, porque todos alguna vez han fracasado.

El fracaso es prevención del futuro.

Así mismo, este desánimo psíquico es el resultado de una disminuida vitalidad espiritual y física que el discípulo mencionado debe reconocer para no convertirse en víctima de ello. Sin embargo, todos los discípulos saben que son divinos, y por lo mismo es una seria pérdida de tiempo el pensar en el fracaso o el temor a fracasar si el trabajo realmente avanza. Una lección aprendida mediante el fracaso puede actuar como prevención para el futuro. Verdad reconocida es que también se aprende mediante los fracasos.

El fracaso es momentáneo.

El discípulo puede afligirse por los fracasos aparentes o reales, propios y de sus condiscípulos, pero si el trabajo continuo nada podrá detenerlo. Un discípulo honesto que esté viviendo momentos de fracaso sabrá que sólo es eso, momentáneo, y que a la larga, repito, nada y nadie podrá detenerlo. Para el discípulo individual los fracasos en el camino son muy importantes, mas para el alma observadora no son nada.

4. EL ODIO O RENCOR

Sentimientos que contaminan toda manifestación.

El resentimiento y el rencor por no decirle “el odio”, son los sentimientos de los cuales pocos seres humanos están exentos, incluyendo estudiantes del sendero de cierto grado. Estos sentimientos amargan la vida entera, influencian de mal toda manifestación y causan sentimientos de decepción.

Ningún acto bueno perdura si está mezclado con rencor.

Ninguna acción, ningún acto bueno, puede perdurar si están mezclados con el resentimiento y el rencor. En muchas ocasiones esto que describimos es fuente de hiel emanando su gota de amargura y tiñéndolo todo. Ni la creación, ni el acto más perfecto pueden perdurar por mucho tiempo si es que este tipo de sentimientos persisten, contaminándolo todo e influenciando negativamente en todos los actos de nuestra vida y llegando a afectar nuestros mejores y superiores planes y propósitos.

El resentimiento produce efectos destructivos en el subconsciente.

Un resentimiento o un rencor guardado en el subconsciente o en el alma producirán constantemente efectos tal vez desastrosos para cualquier ser humano que esté al margen de ello. La Biblia, las iglesias, las religiones, se cansan de aconsejar el perdón y el amor hacia los llamados enemigos. Pero esto no basta ni funciona, mientras no enseñen la manera práctica de concedernos el perdón hacia los que nos hieren. A menudo se escucha decir: yo perdono pero no puedo olvidar, esto debe ser falso, cualquier resentimiento que no olvidemos no lo hemos perdonado.

El amor es una de las grandes leyes, practicar la ley del amor es practicar todas las leyes, La ley del amor es una ley fácil, cumplir con la ley del amor es cumplir con todas las leyes.

Recordar todo lo bueno de los enemigos.

¿Qué podemos hacer cada vez que sintamos un remordimiento hacia otros como resentimiento, franco rencor, deseo de venganza? Posiblemente sea recordar, tal vez sin olvidar, pero recordar todo lo bueno que conozcamos de esa persona, revivir tal vez los momentos felices pasados en su compañía, insistir en rememorar lo bueno, sus buenas cualidades, la opinión, el concepto que teníamos de ella antes. Tal vez reírnos de algún comentario o acto genial, cómico o feliz que ella haya hecho.

Bendecir a los que nos maldicen

La ley dice: No resistáis al mal esto es amar a los llamados enemigos, bendecir a los que nos maldicen, rezar por los que nos odian, desear lo mejor a los que nos ultrajan y persiguen, todo, sin exponernos a que nos pisoteen.

EL PRINCIPIO DE COMPARTIR

Los males económicos de la especie humana, se asemejan a las enfermedades del individuo. Analicemos porque: La anemia de los bienes y servicios.

En muchos lugares se encuentran condiciones de NO CIRCULACIÓN y NO DISTRIBUCIÓN de los bienes y servicios. Lo más básico para la subsistencia, lo necesario mínimo para que la vida continúe y prosiga en infinidad de lugares, se ve obstaculizada e inhibida. Esas palabras tienen algo de semejanza y parecido con la anemia de un cuerpo, con el estado de inanición de una persona.

Los bienes y servicios necesarios se dirigen a unas cuantas manos, hacia aquellos que tienen con que pagarlos. En la comprensión, en una gran comprensión del principio de compartir se encuentra la curación y el remedio para todos los males que aquejan y devastan hoy a casi toda la humanidad.

La clave de curación del cuerpo físico.

En el principio de una equitativa distribución de las energías, y de las fuerzas circulando armoniosamente en un ser humano, se encuentra la clave de la curación del cuerpo físico del individuo. Y por eso comento: “los males económicos de la humanidad pareciera que tuvieran mucha semejanza con los males que aquejan a los cuerpos físicos particulares”. De acuerdo con esto, quiere decir, que lo que es bueno para toda la humanidad, tiene que ser bueno para un ser humano en particular.

La clave para adquirir la conciencia colectiva.

En el principio de compartir y distribuir está la clave para que la conciencia personal del ser humano se encamine a la conciencia colectiva y todos esperamos que esta clave sea la nota tonal que en un futuro próximo dirija al reino humano.

Los verdaderos valores comerciales.

Los capitalistas, financistas, economistas de la Tierra, deben ir actuando de acuerdo al concepto o al principio de compartir, estos financistas capitalistas deben llegar a trabajar con el concepto de los verdaderos valores comerciales y este verdadero intercambio cumplirá con los valores divinos, precisamente con el propósito divino.

Es urgente que las actividades económicas y financieras de la humanidad sean practicadas por personas cada vez más sensibilizadas con sus aspectos del alma, para que a partir de ahí, se pueda comprender y escuchar a otras almas.

Los responsables de la salud.

Asimismo, refiriéndome al grupo de seres responsables de impartir la prevención de la salud en los individuos, tendrán necesariamente que actuar como almas; y una vez que lo hagan, podrán tener la capacidad para trabajar con esos aspectos de curación, tanto exotéricos, como esotéricos. Pudiendo a veces, por el poder que han obtenido, trabajar con la parte ocultista de la curación o trabajar con las formas tradicionales de la cirugía y la medicina.

La redención y la salud de la humanidad.

Cuando las actividades de la humanidad se encaminen a que los bienes sean compartidos y distribuidos, la redención de la humanidad será una realidad. Cuando las energías y las fuerzas circulen armoniosamente a través del pequeño sistema que significa un ser humano, la salud de la humanidad será una realidad.

EL CONTROL EMOCIONAL

El temor, la duda y la preocupación son los obstáculos del alma Todo temor, toda duda, toda preocupación deberá ser eliminada del ser humano y más de cada discípulo de la luz. El temor, la duda, la preocupación, son elementos obstaculizan tes y un terrible movimiento en contra de la posibilidad de hacer contacto con la cámara exterior del alma, fuente y depósito de esta cámara de luz y de comprensión, de entendimiento y de sabiduría. Y es que la mayoría de las personas y desgraciadamente de muchos discípulos, no saben tener control de su vehículo emocional.

Tres maneras de control emocional.

¿Se puede controlar el vehículo emocional?, ¿hay alguna manera de controlarlo? Voy a referirme quizás brevemente a tres maneras de buscar el control de las emociones:

Primer forma: por medio de la inhibición directa.
En la cual se actuaría recurriendo a la voluntad para detener la excesiva actividad emocional.

Esta forma que pudiera ser a veces muy útil, en algunos casos, no es la forma quizás más recomendable. Controlar las emociones intencionalmente aplicando la voluntad, puede tener efectos desagradables en el cuerpo físico, produciendo congestiones en el cuerpo físico, congestionar el cuerpo emocional, muchos dolores de cabeza, muchos síndromes jaquecosos, muchas indigestiones estomacales, y muchos desarreglos hepáticos, los cuales tienen su origen en esta forma de inhibir las emociones.

Segunda forma: la comprensión directa

Esta sería otra forma de las tres mencionadas, tomando en cuenta que toda experiencia, todo acontecimiento, todo temor, duda, pánico, incertidumbre a pesar de lo que aparentemente pudieran significar, tienen para la persona un fondo de instrucción, de enseñanza y de conocimiento, si se aprovecha la oportunidad y es transcendida de evolución, de iluminación, pese a que momentáneamente el temor esté provocando problemas y malestares.

Recurrir al alma para autocontrol en las personas mentales Muchas personas orientadas emocionalmente pueden recurrir a su intelecto y a su aspecto mental para de ahí controlar e iluminar ese aspecto emocional errático, las personas Mentalmente orientadas, tienen más dificultad de ejercer control de las emociones, porque sus emociones van revestidas de aspectos mentales. Estas personas tendrán que recurrir a contactar con su propia alma para que la luz del alma descienda a esa mente, alterarla, y así proceder a ejercer control.

Por eso es tan necesario tener el contacto de manera permanente con nuestra propia alma, para cuando sea requerido acudir a ella.

Tercer forma: el conocimiento de los rayos.

El tercer aspecto es más elevado que las dos anteriores, pero al mismo tiempo está más restringido su uso para la humanidad, ya que quien recurre a él para regularizar sus temores, preocupaciones y dudas, debe tener conocimiento y comprensión de las cualidades de los rayos.

Ejercicio con los rayos para control de los vehículos inferiores.

Cuando un discípulo encuentra que está siendo víctima del miedo, preocupación o duda y otras fuerzas emocionales que le provocarán sin duda un verdadero sobresalto en su pensamiento, con temores asaltándolo en tropel, con su imaginación desbordada hasta lo que él considera catastrófico; debe recurrir a las técnicas de relajamiento, contemplación, quietud y visualizarse a sí mismo que de lo alto llega en su auxilio una llama blanca, pura, transparente, introduciéndose en todos sus vehículos inferiores que conforman su personalidad, su propia personalidad, limpiando, desinhibiendo todo lo que está obstaculizando. Este ejercicio superior, aunque sencillo para unos, es una gran arma para ejercer purificación y control de sus vehículos inferiores.

Las visualizaciones de sí mismo que acabo de mencionar, pueden ser repetidas el número de veces y de días necesarios hasta superar el problema. A veces puede ser recomendable agregar visualizaciones donde este candidato se llena de amor, de energía, del amor puro.

Los temores del discípulo son más difíciles de controlar Si los aspectos emocionales de temor son difíciles y arraigados en su ser humano orientado emocionalmente, los aspectos de temor en un discípulo y en un iniciado, son doblemente difíciles de controlar, porque a la parte emocional del malestar acude un elemento muy dinámico mental que reviste a la fuerza del temor impregnándolo de sustancia y forma mental, la cual producirá demasiado daño.

El sufrimiento no es necesario en un discípulo recto.

Dijimos anteriormente que el miedo es el mal astral básico, el miedo lleva sufrimiento y el sufrimiento es un gran instructor; pero cuando el discípulo y el iniciado ha rectificado su vida, su asiento de conciencia, su ser, la aplicación del sufrimiento a partir de ése momento resulta innecesario.

Busquen eliminar todo elemento de temor, de duda y de preocupación, les aseguro que no se van a arrepentir. Trascendiendo y controlando estos elementos emocionales y mentales, serán mas libres de hacer contacto con su alma y con su Esencia Divina.

LAS ENERGÍAS MENTALES Y ESPIRITUALES

El músculo mental.

Se dice que el músculo mental de la humanidad se encuentra atrofiado por falta de uso.

Concepto que sin lugar a dudas representa una alegoría, puesto que ni en el cerebro físico, ni en el vehículo mental humano se encuentra ningún rastro de fibras musculares, pero la frase puede tener mucho de cierto y pudiera ser bastante orientadora también.

Es cierto que cada vez más la humanidad está siendo mejor receptiva de las altas vibraciones que recibe la Tierra y su creación. Más exactamente me refiero a las energías mentales y a las energías espirituales.

Las energías mentales.

Las energías mentales proyectadas a la humanidad a partir de los grandes seres espirituales, son de una altísima vibración, y junto con las espirituales, traerán necesariamente resultados y cambios.

Tanto un rango de energía como el otro, se sinergizan, se mezclan, porque la fuente emanadora es la misma; y provocan a quienes la reciben, y me refiero a los que más merezcan, a los más sensibles, necesarios cambios en las células cerebrales.

Los cambios en las células cerebrales.

Estos cambios se realizan conectando, uniendo, despertando y enlazando áreas importantes de millones de neuronas existentes en la corteza del cerebro físico. Actuando también, en el vehículo mental, llamado a veces por los estudiosos “El Sexto Sentido” y activando igualmente el cuerpo intuicional, llamado también en muchas ocasiones también “El Sexto Sentido”.

Entiendan mis palabras, me refiero a la estimulación de estas fuerzas divinas en una parte física del ser humano que es el cerebro, y en una parte espiritual del ser humano en comparación con el cuerpo, que es la mente.

La razón del servicio no egoísta.

La razón del servicio no egoísta, la razón del servicio inegoísta de un ser humano hacia sus semejantes, es uno de los motivos más importantes de estar desarrollando la actividad humana encarnada aquí en la tierra. Cuando el ser humano se da cuenta de que el servicio hacia los demás proporciona a sí mismo la felicidad que tanto busca, este descubrimiento le provocará la impresión que tanto bien le hará en su respectiva evolución.

La lección aprendida al reconocer el servicio no egoísta, el servicio inegoísta a través de ayudar a un semejante, se demuestra consolándolo, orientándolo, sin manipularlo; compartiendo con él nuestros bienes, nuestras posesiones, nuestros alimentos; sin pedir ninguna recompensa, sin pedir nada a cambio. Tal persona está dando un gran paso en su evolución porque reconoce que cada partícula, cada átomo, cada energía emanada del PADRE, son desprendidas con amor para toda la creación, cumpliendo con alegre servicio.

La herejía de la separatividad.

Mencionemos una frase de un gran maestro pronunciada hace mucho tiempo: “la gran herejía de la separatividad”.

Desde que los seres humanos incrementan sus emociones, adquieren a la vez y en forma colectiva, la ilusión y el espejismo de estar separados, negando el principio universal de que todas las almas somos una.

La separatividad produce enfermedad.

¿Y esto en qué se relaciona con la curación? Se relaciona al comprender que una importante forma de producir la enfermedad, y de que persista con una fuerza mayor a veces difícil de expulsarla, es precisamente la separatividad. La separatividad es el polo opuesto del servicio, porque el servicio implica amor. En la medida en que seamos más separados, y en la medida en que seamos más competitivos y más egoístas, seremos una gran fuente de efervescencia, lo cual llevará necesariamente a un debilitamiento del cuerpo etérico y físico para desembocar casi siempre en una grave y persistente enfermedad.

Meditemos en estas palabras. Meditar es ponerse en el medio, meditar es introducirnos en nosotros mismos para hacer contacto, como bellamente se ha dicho, con nuestra esencia, para que fluya y dirija todo lo que hagamos en la Conciencia Crística.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »