El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

El enigma del ancla encepada.

Posted by cosmoxenus en 20 enero 2005

Resulta sorprendente que cuando el ancla es elegida como emblema, su representación habitual es estando rodeada a lo largo de toda su extensión por la cadena o cabo que la une al buque, es decir lo que técnicamente se llama “ancla encepada”. A bordo esto constituye una dificultad que es de fácil solución en el caso de una embarcación menor, pero que se torna en engorroso problema si se trata del ancla de un navío de ciertas proporciones. Recuérdese que existen anclas de varias toneladas, empleadas por grandes naves de guerra o de comercio. Si a esto se suma el peso de la cadena, que es también considerable, el tener un ancla con la cadena tomando vueltas en torno a ella es la pesadilla de cualquier equipo de cubierta.

El autor norteamericano David L. Sills publicó recientemente un artículo acerca del tema en la revista “Sea History” de la National Maritime Historical Society (Nº 96, 2001). En él se interroga acerca del origen de esta extraña e interesante simbología, es decir ¿por qué un ancla encepada -un ancla que tiene una línea o cable enredado- es universalmente y hasta altivamente desplegada como un símbolo de orgullo naval? Hace notar que esta situación refleja más bien falta de cuidado o incompetencia en la maniobra, preguntándose igualmente por qué este distintivo ha sido aceptado e incluso apreciado por armadas, clubes de yates y marinos en general. En el Reino Unido, donde este símbolo encontraría su origen, aparece nada menos que en la bandera del Almirantazgo, máxima autoridad naval de la nación, bajo la forma de un ancla encepada de color dorado colocada horizontalmente sobre fondo carmesí.

Según el autor citado, un ancla de estas características fue ya usada en 1402 en el sello del Lord Almirante de Escocia. Más tarde aparece en el sello de Lord Howard of Effingham (1536-1624), militar y primo de la reina Isabel I de Inglaterra. Cuando en 1585 fue nombrado Gran Lord del Almirantazgo, su sello personal fue adoptado por el departamento que dirigía y de esta forma el ancla encepada pasó a formar parte de la emblemática oficial británica. Como en 1588 Lord Howard comandaba la flota que derrotó a la Invencible Armada de Felipe II, su prestigio e influencia se vieron exaltados al máximo.

El tema es también tratado por el historiador naval inglés Peter Kemp en su obra “The Oxford Companion to Ships & the Sea” (Londres 1976), donde destaca que el ancla encepada es “un horror para los marinos cuando esto ocurre en la práctica”. Concluye diciendo que su empleo como sello o emblema “del más alto cargo de la administración marítima está basado puramente en su efecto decorativo, ya que el cabo alrededor de la caña del ancla da una terminación atrayente al rígido diseño propio del ancla”. Probablemente esta sea para muchos la explicación más aceptable de este pequeño enigma de la decoración náutica mundial, pudiendo especularse que se originó en el Reino Unido y a través de su poderosa marina se difundió por todo el orbe.

No obstante, otros piensan que el origen de este ornamento es más complejo y su razón de ser posee una trayectoria que apunta muy lejos en el tiempo. En efecto, durante los primeros siglos del cristianismo el ancla fue usada como símbolo de la nueva religión, de preferencia a la cruz y justamente porque la silueta del ancla recuerda a aquella. La figura iba complementada por un pez o un delfín colocado alrededor de la caña. David L. Sills, historiador ya mencionado, argumenta en el sentido de que esta representación pasó a Escocia con el cristianismo y que, por lo tanto, estuvo allí presente desde el medioevo. Con posterioridad sufrió una evolución, siendo reemplazado el pez por una cadena o cabo con lo que se llegó a la figura que nos es familiar. Y seguramente continuará así todavía por mucho tiempo, ya que hasta ahora no se ha visto aparecer otro símbolo que pueda suplantar al ancla como principal emblema marítimo, aún cuando éste se modernice y se adopte el diseño de un ancla actual sin cepo, se empleen dos anclas cruzadas o se proyecten otras combinaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: