El Amarna

Colección de artículos sobre filosofía primordial, sophia perennis, ocultismo, esoterismo, geometría sagrada, mitología, historia oculta y misticismo.

Archive for 7/01/05

CARTA DE ARISTEO A SU HIJO SOBRE EL MAGISTERIO HERMÉTICO

Posted by cosmoxenus en 7 enero 2005

(Extraída de la “Biblioteca de los Filósofos Herméticos”. Manuscrito anónimo conservado en la Biblioteca de Grenoble, número 819, siglo XVIII, páginas 183-192)

Hijo mío:


Después de haberte transmitido el conocimiento de todas las cosas, y de haberte enseñado cómo debes vivir y regular tu conducta de acuerdo con las máximas de una filosofía excelente, después de haberte instruido sobre todo lo que atañe al orden y al conocimiento de la monarquía del universo, sólo me resta por darte las llaves de la naturaleza, conservadas por mí con gran esmero.
De entre todas estas llaves, la que abre el lugar cerrado ocupa sin dificultad el más alto rango; es la fuente misma de todas las cosas y no cabe duda de que Dios le ha dado una propiedad del todo divina. Para quien está en posesión de esta llave las riquezas se tornan despreciables, ningún tesoro se le puede comparar. ¿De qué sirven las riquezas a aquellos que están sujetos a las desgracias que infligen las enfermedades humanas? ¿Qué valen los tesoros cuando se es derribado por la muerte? No hay riquezas que sean conservadas cuando la muerte nos atrapa ; pero, si poseo la llave alejaré tanto como sea posible mi deceso y, además, estaré seguro de haber adquirido un gran secreto que espanta toda suerte de padecimientos. Las riquezas están en mi mano, no me faltan los tesoros, huye la languidez; la muerte tarda cuando tengo la llave de oro.
Ahora, hijo mío, te la voy a ceder como herencia, mas te conjuro por el nombre de Dios y por su Santo Trono para que la guardes encerrada en el cofre de tu corazón y sometida al sello del silencio. Si te sirves de ella te colmará de bienes, y cuando seas viejo o empieces a ver declinar tu cuerpo ella te aliviará, te renovará, te curará. Pues sucede que, por una virtud que le es propia, remedia todas las enfermedades, ennoblece los metales y hace felices a sus poseedores.
Nuestros padres nos pidieron bajo juramento aprender a conocerla y no dejar de utilizarla para hacer el bien al indigente, al huérfano y al necesitado, haciendo de este comportamiento nuestra marca y nuestro genuino carácter.
Todas las cosas que están bajo el cielo, divididas en especies diferentes, tienen como origen un mismo principio, y este es el aire del que todo fluye. El alimento de cada cosa muestra cual es su origen, puesto que lo que sostiene la vida es también lo que sostiene el ser. El pez emplea el agua, el niño mama de su madre, por su vida conocemos el principio de estas cosas. La vida de las cosas es el aire, éste es pues el principio de las cosas. Además, el aire corrompe el cuerpo de todas las cosas.
Lo que trae la vida como un don puede también interrumpir la vida. La madera, el hierro, las piedras, son disueltos por el fuego, y por él todas las cosas vuelven a su estado primero. Aquí está la causa de la generación, que también lo es por diferentes métodos de la corrupción. Y si sucede que ciertas criaturas sufren, sea por efecto del tiempo, sea por un caso fortuito, el aire viene ciertamente en su auxilio para curarlas de su imperfección y de su enfermedad.
La tierra, el árbol, la hierba, languidecen a veces por exceso de calor, el rocío del aire repara en todos ellos este defecto. Así ninguna criatura puede ser restablecida salvo por algo que esté en su propia naturaleza. Y sucede que el aire es el principio fundamental de todas estas cosas, por lo que puede concluirse que es la única medicina universal. Sabemos que en él mismo se encuentra la simiente, la vida, la muerte, la enfermedad, el remedio por excelencia. En él ha encerrado la naturaleza todos sus tesoros, y los ha comprimido como en un depósito propio y particular. no obstante, tener la llave de oro es saber liberar esta cámara estanca para extraer el aire del aire.
Pero si se ignora como atrapar ese aire, entonces es imposible adquirir aquello que cura las enfermedades particulares y generales, llamando a los metales a la vida. Si deseas expulsar todas las enfermedades es necesario que busques el remedio dentro de la fuente común.

La naturaleza produce al semejante sacándolo del semejante y reúne especie con especie. Aprende pues, hijo mío, a capturar el aire, aprende a conservar la llave de oro de la naturaleza.
Todas las criaturas pueden atrapar perfectamente el aire si conocen la llave de la naturaleza, sólo si conocen esta llave. El saber extraer el aire del arcano celeste es verdaderamente un secreto que supera la capacidad del espíritu humano, un gran secreto que contiene la virtud que la naturaleza ha atribuido a todas las cosas. Pues las especies se prenden por medio de sus especies semejantes. A un pez se le coge con un pez; a un pájaro con otro pájaro, y al aire se lo atrapa con otro aire que lo seduce.
La nieve y el hielo son un aire que el frío ha congelado, la naturaleza los ha dado una disposición que los permite poder capturar el aire. Coloca una de estas dos cosas en un vaso cerrado. Hazte con el aire que se congela alrededor, recogiendo lo que se destila en forma de humedad cálida en un vaso pequeño y profundo, cerrado, grueso, fuerte y limpio, de manera que puedas hacer cuánto te plazca, bien los rayos del sol, bien los de la luna. Cuando el vaso esté lleno cierra bien su boca para que esta chispa celeste, que está ahí concentrada, no se disipe en el aire. Llena tantos vasos como quieras de este líquido, atiende a continuación a lo que debes hacer y guarda silencio.
Construye un pequeño horno, adáptale un vaso lleno hasta la mitad de aquel aire capturado. Séllalo. Dispón seguidamente el fuego de manera que suba sólo la porción más ligera del humo, sin violencia, como hace en la naturaleza, en el centro de la tierra, donde el fuego calienta sin cesar produciendo una circulación continua de los vapores del aire. Que este fuego sea moderado, húmedo, suave, parecido al de un pájaro incubando sus huevos. Una vez conseguida esta disposición debes continuar de manera que el fruto aéreo cueza sin consumirse, agitándolo durante largo tiempo, hasta que quede enteramente cocido en el fondo del vaso. Añade nuevo aire a este aire, no en gran cantidad, sino en la proporción que haga falta. Haz de manera que se licúen ligeramente, que se pudra, que se ennegrezca, que se coagule, y que una vez fijado, enrojezca. Después toma la parte pura separada de la parte impura por medio del fuego y de un artificio divino. Toma al fin la parte pura de un aire crudo, a la que unirás de nuevo la parte pura endurecida. Haz de manera que se disuelvan, que se unan, que se ennegrezcan ligeramente, que se tornen blancos, que se endurezcan y que, por último, se enrojezcan.
Aquí termina la obra. Has hecho el elixir que produce todas las maravillas que has visto. Tienes la llave de oro, el oro potable, la medicina de todas las cosas, un tesoro inagotable. Así sea. Amen.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

EL UNIVERSO MAGICO

Posted by cosmoxenus en 7 enero 2005

DIOS y el Universo que es Su propia expresión, siempre ha existido: visible e invisible, los dos forman el ser divino. A causa de que el universo es la conciencia de Sí mismo, a la vez el producto y la expresión de Su divina mente, la creación es concebida por la mayor parte de los ocultistas como series de pensamientos emanados simultáneamente de la fuente divina, y a menudo descritas como series de luces inefables. La analogía con la luz es de utilidad, por que precisamente la luz blanca está compuesta de diferentes colores, así los pensamientos creativos, se ha dicho contienen las potencialidades de todos los varios tipos de fuerzas que son manifestadas a través del universo. En todo Dios convirtió en ser diez de estas luces, cada una conteniendo cada vez menos de la esencia divina hasta que la última formó el mundo de materia densa. Esta emanación inicial de energía divina puede ser también vista como el desenvolvimiento de un lenguaje divino, puesto que los ocultistas, desde hace mucho tiempo asumieron que estos pensamientos creativos tuvieron que ser expresados verbalmente, como nuestros mas humildes pensamientos. Por esta razón ellos a menudo hablan de creación en términos de palabras y de las letras sagradas de que ellos está compuestos, haciendo así del mundo secreto de Dios, un mundo de lenguaje en el cual nombres poderosos se descubren de acuerdo con el divino poder.

Esta teoría particular de creación está derivada principalmente de una tradición oculta conocida como la Cábala, el hockmahniostaráh o sabiduría secreta del pueblo judío. La palabra “Cábala” significa tradición, y evidentemente fue legado de generación en generación, desde mucho antes de ser escrita. ¿Cuál es exactamente el conocimiento que contiene? Es una visión mística de la realidad última que se encuentra tras el mundo de la forma. Como todo misticismo, es una confrontación entre el individuo y su creador, una experiencia personal profunda que con nadie mas se puede compartir. Afortunadamente para nosotros, sin embargo, la mayor parte de los místicos, se han esforzado para describir o formular sus experiencias lo mejor que ellos pueden, aunque las palabras a su disposición nunca podrán adecuadamente describir la total maravilla de lo que ellos han visto. En gran parte, un místico siempre es forzado a utilizar el lenguaje y el simbolismo que ya está hecho por su comunidad, porque así únicamente será comprensible para sus seguidores, y posiblemente para él mismo también. De esta manera él termina por ajustar lo que fue un momento de repentina iluminación con una cubierta convencional, a corpus symbollicum representativo de su tiempo y sus antecedentes culturales. Así, aunque los místicos en cualquier lugar, ya sea Hindú, Cristiano, o Budista, perciben la misma realidad, la visten inevitablemente con lo cánones que les son más familiares. Esta es la razón de porqué los visionarios Hindúes nunca ven a la Virgen María, y tampoco los Cristianos podrán estar cara a cara con Vishnu.
Así, el contenido de la Cábala, ha sido traducido dentro de los conceptos tradicionales Judíos, y más, específicamente y largamente sistemáticamente de acuerdo con la lectura particular del Pentateuco, el primero de los Cinco Primeros Libros del Viejo Testamento. Esto pudo haber sido un subterfugio de parte de los antiguos Cabalistas para hacer que sus enseñanzas fueran aceptadas por la autoridad rabínica. Aunque es igualmente posible que cómo Judíos devotos ellos tuvieran solamente demasiado ansiosos en descansar sus teorías filosóficas en la sólida roca de la revelación. Por esta razón, el texto del Pentateuco llegó a ser a sus ojos la forma esotérica de la Torah, la ley de Dios. Aquí los celosos Cabalistas buscaron una cuenta simbólica del proceso escondido de la vida divina, el texto mismo siendo mucho menos importante que el significado escondido que ellos trataron de extraérselo experimentando con el valor numérico de sus palabras y letras. Por estos métodos las mismas letras recurriendo en diferentes combinaciones podrían, según se creía, estar hecha para reproducir diferentes aspectos del mundo, un hecho que indujo a uno de los cabalistas a exclamar “En cada palabra brillan muchas luces”.
En contraste con su forma esotérica, la Torah esotérica fué mirada cómo un ser pre-existencial hecho del único gran nombre de Dios.* Esto era la Torah Kedumaj, o Torah primordial, cuya creación era idéntica con el proceso cosmogónico que ocurrió cuando el nombre divino emergió bajo la apariencia de Luz desde la esencia invisible de Dios. Para el Cabalista, el mundo no estaba formado de la nada, a creatio nihilo, sino que era en su lugar un desdoblamiento de las potencias que ya estaban dentro del Ayn-Spoh, el Dios infinito, sin principio ni fin, eterno. En su trascendencia, Dios sería totalmente incomprensible, si no fuera por que su naturaleza que puede ser deducida mediante el conocimiento de sus atributos. Nosotros podemos declarar por total que para el acto finito de la creación, Dios, lo infinito dejó de ser una abstracción total y se manifestó a Sí mismo como una unidad dinámica maravillosamente rica en contenido. Esto significa que la creación fué largamente un proceso teogónico, por el cual Dios emergió desde su ocultación en orden de revelarse a Si mismo en Su creación. El mundo en que vivimos puede por tanto ser mirado como un mundo de divino ser, dónde lo secreto y lo visible están maravillosamente reconciliados, justo cómo la creación misma era sólo el aspecto esotérico de un proceso misterioso teniendo lugar dentro de la mente de Dios. Cuando los Cabalistas describieron este proceso, a menudo se refirieron a cuatro reinos, algo así como una jerarquía espiritual consistiendo de : atsiluth, el reino de la emanación divina; beriah, el reino de creación; yetzirah, el reino de la formación; y asiyah, el reino de la activación. Estos reinos, cómo las diez luces inefables no fueron sucesivas, sinó que se da por hecho que existen simultáneamente, siendo representativas únicamente de la manera en que el poder de Dios se materializa.
En la terminología Cabalista, cada una de las emanaciones divinas es llamada Séfira, y juntas ellas forman las diez Sefirots. La palabra “Séfira” simplemente significa un número o categoría, para algunos también significa esfera. El Sefiroth, o conjunto de las diez séfiras representan diferentes aspectos de la mente cósmica. Ellas están manifestadas también en las fuerzas que mueven el universo, y cómo nosotros mismos somos una miniatura de ese universo, ellas representan también las fuerzas que nos mueven. Aquí nosotros volvemos a la idea del micro/macro cosmos de acuerdo con el cual el mundo y Dios están íntegramente contenidos y reflejados en el hombre. El hombre completo, es así, el hombre perfecto, el arquetipo del hombre, el Adan Kadmón, o ser primordial identificable con Dios y su acto de creación. Luego, esto es la ayuda del Maestro, cuando por medio del uso correcto del ritual, busca realizar el lazo magisterial entre él mismo y el cosmos.
Por razones de conveniencia, el Sefirot, es tradicionalmente colocado en un diagrama conocido con el nombre de Etz-Hay-Yim traducido como Arbol de Vida. A veces se le refiere como el Gran Glyfo, y comúnmente es escrito cómo un patrón que abarca ambos, el universo y el hombre.
En el Sefer-hab-Bair encontramos el siguiente pasaje “Yo Soy quien ha plantado este árbol, de tal manera que el mundo pueda echar una mirada a el maravillado. Con el Yo he encompasado el Todo y lo he nombrado Lo Todo; todas las cosas tienen necesidad de él buscadlo y añoradlo, y de él todas las almas deben proceder”. El Todo está presente en el Arbol porque sus ramas reflejan totalmente la unidad de nuestra personalidad, el patrón subrayado del universo y la verdadera naturaleza de Dios. Esto es cómo si la total integridad de la vida estuviera desplegada ante nosotros de tal forma, que a la vez ingeniosamente simple y terriblemente compleja, la combinación que es parte de la perenne fascinación de la Cábala, la cual Eliphas Levy describió de forma lírica en estos términos.
Penetrando dentro del santuario de la Cábala, uno se sobrecoge con admiración ante la presencia de una doctrina tan lógica, tan simple y al mismo tiempo tan absoluta. La unión esencial de idea y signos; la consagración de las realidades mas fundamentales por medio de caracteres primitivos; la trinidad de palabras, letras y números; una filosofía tan simple como el alfabeto; profundo e infinito como la palabra; Teoremas más complejos y luminosos que aquellos de Pitágoras; una filosofía que puede ser resumida en los dedos; un infinito que puede caber en el hueco de la mano de un bebé. Diez figuras y 22 letras, un triángulo, un cuadrado y un círculo. Tales son los elementos de la Cábala.
Entonces, si queremos entender a Dios, el Universo y nosotros mismos, debemos aprender el significado de cada Sefiroth en el Arbol de Vida. Claro que, no se trata aquí de un ejercicio tan aburrido como aprenderse una tabla de verbos irregulares de algún idioma que emprendemos a conocer, o las tablas logarítmicas, que quizá, ya ni necesarias resulten en el aprendizaje debido al auxilio de computadoras programadas al efecto. Tampoco deben asustarnos, los nombres raros por no ser familiares. Gran parte de la terminología moderna que usan los cabalistas, no es mas que una mera convención, cómo lo es el Italiano a la música, o el Latín a la ciencia, que se usan en todos los idiomas del mundo, así toda persona familiarizada con música sabe lo que es un Allegro, o un Impromptu, y una persona que trabaja científicamente con plantas sabe bien que es una lillácea, esto es por que la música, la ciencia y la magia son universales, por eso para el intercambio de conocimientos, precisan de un lenguaje común. Pero volviendo a lo anterior ……
Si estudiamos el Arbol intuitivamente, tanto como inteligentemente relacionándolo con lo que ya sabemos de la vida, y de nosotros mismos, muy pronto podremos captar su significado universal.
En poco tiempo, seremos capaces de llenar nuestros sentimientos, nuestras experiencias y todo lo que vemos alrededor de nosotros con el Sefiroth apropiado. De acuerdo con el entusiasmo que pongamos, muy pronto encontraremos la respuesta a casi todos los cuestionamientos, y lo que es más, estaremos mas cerca del significado de la vida.
El significado completo del Arbol de Vida, nos tomaría todo un libro explicarlo, y sería como un intrépido desafío, tanto para el escritor realizarlos, cómo para el lector verlo. Aún así, distaría mucho de ser completo. Pero, lo espléndido del estudio tanto del Arbol de Vida cómo de la Cábala, es que su entendimiento llega gradualmente, desde dentro de sí mismo, y no es producto de lecciones duramente aprendidas. Existe un pasaje de lujo en el Zohar, que describe la Torah, cómo una bellísima doncella, que vive sola en una cámara secreta, de un gran castillo, recluida. De vez en vez, se aparece en la ventana, de tal modo que su secreto admirador, apenas alcanza a posar una fugaz mirada sobre ella, desde lo alto de un camino lejano que desemboca en el castillo. Con el tiempo, poco a poco, ante la insistencia del enamorado, se queda una fracción de minuto y él puede contemplar su belleza, y así lentamente día a día, ella vá asomándose más hasta que empieza a escucharlo hablarle, pero aún así, ella permanece detrás del velo y cuando se digna a contestarle, lo hace con lenguaje alegórico, y luego, cuando ya el amante se haya desesperado, de pronto, le muestra los secretos de su corazón. Pero siempre buena parte de sus sentimientos quedarán en el misterio. Estas palabras que vienen, sólo son un intento para encontrar la ventana en dónde se esconde la amada.
Lo primero que hay que decir sobre el Arbol de Vida es que consiste de tres triángulos y una Séfira final llamada Malkhut, situada en la base hasta el fondo del mismo. Aunque su verdadera fuente está en el cielo, el árbol está, cómo si estuviere “enraizado” en Malkhut. Por tanto, no es sorprendente, que esta Séfira represente a la Tierra misma. Aqui está la “bellota” que contiene todas las cosas de lo que estará hecho el árbol, al igual que la almendra, contiene todo lo que va a formar el árbol igual al que la produjo, cómo en el caso de una magnífica Encina. En Malkhut, yacen las fuerzas que están manifestadas en todos los otros Sefiroths, las cuales, usted recordará, son las fuerzas dentro de nosotros mismos. Porque los Sefiroths son sobre todo fuerzas, mas bien que cosas y por esta razón, el Arbol, no debe ser pensado como “una mapa” de nosotros mismos y el mundo, sinó como una presentación diagramática de las fuerzas invisibles e interrelacionadas en ambos.
Si miramos los triángulos en el Arbol, vemos que cada uno contiene dos fuerzas opuestas, mientras que entre ellas queda una tercera, la fuerza de la conciencia, que sirve para equilibrar las otras dos. Esta tercera fuerza, es el equilibrio, que es tan importante en la doctrina de los opuestos. El Sefiroth, puede ser mas tarde clasificado, diciendo que aquellas de la derecha del Arbol, el Pilar Negro, o Pilar de Misericordia, son masculinos, y por tanto positivos, mientras que los de la izquierda, el Pilar de Plata o de la Severidad, son femeninos y por tanto negativos. De ahí, tenemos que los Sefiroths del medio, quienes reconcilian a los otros dos deben ser bisexuales. Porque nuestras mentes, no son capaces de concebir todavía abstracciones cómo “fuerza”, cada séfira ha adquirido su propia imagen mental o personificación simbólica, relacionada con lo que serán mas adelante imágenes y asociaciones. Esto es simplemente lo que hemos diseñado para ayudarles a comprender y eventualmente usar las fuerzas cósmicas que ellas representan.
En la punta del Arbol, en el vértice del triángulo está la Esfera de Kether. La fuerza detrás de ésta séfira es nada menos que los poderes creativos de Dios, esta emanación inicial es la que produjo el proceso íntegro de la creación. Por esta señal, comprendemos que ésta es la Séfira que está mas cercana al Eyn-Soph, el Infinito Eterno, el cual aunque al presente inconcebible para nosotros sabemos que es el inamovible Primer Impulso de todo movimiento de vida.
Dentro del impulso creativo, había dos principios, uno activo y otro pasivo, Masculino y Femenino, ellos han llegado a ser las fuerzas gemelas de nuestro universo. La fuerza activa Hocknah, a la derecha del triángulo, es la energía positiva y dinámica que origina todo movimiento, crecimiento y cambio. Su opuesto es Binah, es principio pasivo, e inmutable como las aguas de un mar tranquilo. Pero bien sabemos, que una vez que esas aguas obscuras son impregnadas por la fuerza de Hocknah, ellas se batirán y traerán adelante vida. Así, mientras que Hocknah, es el padre del Universo, Binah, es la Gran Madre, esa sabiduría pasiva, cuyos caminos son los de la gentileza y sus vías de acceso aquellos de paz.
Después de la actividad universal implícita en el primer triángulo, nos vamos con el segundo hacia asuntos mas domésticos, por que el Sefiroth que encontramos aquí, puede ser descrito en términos humanos como Padre, madre e hijos, el primero de estos es Hesed , el Padre, severo, pero benevolente y aún quien sabe perdonar. Suya es la fuerza que va calmadamente organizándolo todo, asegurándose que el orden surja del caos y que la justicia y la paz, junto con el amor prevalezcan.
A la izquierda del triángulo, está la fuerza opuesta, Geburah, que también representa autoridad, pero esta vez, la autoridad de la madre. Esta es la fuerza que castiga, pero solo donde el castigo es merecido. Aún así, la energía de Geburah, es esencialmente destructiva, causando estragos, lucha y guerra. De esta forma las acciones de Hesed y Geburah, se complementan una a la otra, y son observables en los diversos trabajos de la naturaleza en donde el orden establecido sucumbe al inevitable proceso de la destrucción.
Entre las dos, está la Esfera redentora de Tifareth, la que por tradición se ha tenido por la Séfira del Sol. Aquí, nosotros vemos la urgencia de sobrevivir, la energía vital que impele la vida, para continuar a pesar de obstáculos. Muy pocas veces, logrará alcanzar su ambición de mantener en perfecto balance las fuerzas que los flaquean, pero de todas maneras asegura el progreso resultante de sus incesantes interacciones.
En el tercer triángulo, la criatura que vemos en Tifareth, ha alcanzado la madurez. Seremos capaces de percibir las dos fuerzas importantes que lo mueven. La primera en la derecha del triángulo es, la fuerza masculina Netzah. Al igual que Tifareth, representó la urgencia por sobrevivir, así una fuerza madura Netzah, es la misma urgencia realizada. Por que es la resistencia y continuación de la naturaleza. En adición contiene dentro de sí misma, todas esas cosas que pensamos cuando usamos la palabra “natural”. Representa los sentidos y las pasiones, el mundo del instinto y de los deseos primaverales, nuestras reacciones irrazonables a las cosas que nos afectan.
Al igual que Netzah, representa, nuestras propensiones naturales, así Hod, tiene que ver con la actividad mental, que menos dependiente de nuestros sentidos y nuestros impulsos sensoriales. Este es el reino de la imaginación y la fantasía, la abstracción y el intelecto. En dondequiera, que esté el torbellino de Netzah, vemos la actividad espontánea de la mente, mantenemos en el reposo de Hod, la propia creatividad de la mente. Entre las dos sin embargo, existen una tercera fuerza, Yesod, que contiene las otras dos, y mucho de sí mismo además. Porque en las misteriosas profundidades de esta Séfira están contenidas todas esas características que se combinan para formar nuestras personalidades individuales.
Finalmente, regresamos a Malkhut, dónde como criaturas terrestres, podemos pararnos y mirar hacia arriba del árbol. Su fuente, es verdad que está perdida en la luz de lo eterno, pero no necesitamos desesperarnos por no alcanzar esa luz. Nosotros somos parte de ella, claro que siendo el Arbol, un símbolo compuesto del universo, puede ser usado para guiarnos un poco mas cerca de la cabeza de la fuente. Lo podemos usar como una guía hacia el mundo astral, siempre que decidamos dejar a Malkhut; porque retomando el patrón de el Arbol de Vida, podemos seguir adelante explorando el mundo astral, sin riesgo de perder nuestro camino.
En algunos libros, la figura de un hombre, está sobrepuesta sobre el Arbol de Vida, como para recordarnos que el microcosmos que él representa es una exacta réplica del macrocosmos. Por medio de estudiarse así mismo, por lo tanto, el hombre puede entender mejor, los trabajos de la naturaleza, y de este entendimiento aprender algo sobre Dios y el divino esquema de las cosas. Es solamente un caso de razonamiento desde lo conocido hasta lo desconocido, de lo visible hasta lo invisible, de lo shuamno hasta lo divino. Pero la conformidad entre la parte y el Todo, tiene otra consecuencia, la cual es de vital importancia en el estudio de la magia. Esto es la antigua creencia que uno puede afectar al otro, ya que cada uno está sujeto a las mismas leyes. Esto está mejor resumido en la así llamada la Tabla de Esmeralda, o la Tabla de Hermes Trimegistos, cuya reputación, es que fue en una pieza de esmeralda en la cual ciertos caracteres fenicios fueron grabados. Una de las tradiciones dice que esta Tabla preciosa, fue encontrada por Sarah, la esposa del Padre de Abraham, en una cueva, dónde estaba resguardada por el cadáver de Hermes Trimegistos, nieto de Adán, y arquitecto de la Pirámide. Existe otra tradición que dice que su descubridor fue Alejandro El Grande, además de otra que dice que el mismo Hermes Trimegistos, bajo el nombre de Tehuti, el Dios Egipcio de la Sabiduría, quien le dió la tabla a la alquimista, María la Profetista, algunos dicen que se trata de la misma Miriam, hermana de Moisés. Estos dudosos orígenes, que tanto pueden ser ciertos todos, puesto que pasan muchos años entre cada versión, como pueden no ser ciertas, o puede serlo alguna, afortunadamente, para los lectores familiarizados con lecturas de ocultismo, saben que esto es bastante común para muchas de las características de que se trata. Lo importante, es el mensaje que tiene la famosa Tabla de Esmeralda, en Latín es : “Versum… quod superius est circut et quod inferius est sicut quod superius, ad perpetrando miracula rei unius” traducido al español es “la verdad es que lo que está arriba es como lo que está abajo, y lo que está abajo es como lo que está encima, para realizar los milagros de una cosa”. Los milagros en magia, están gobernados por el mismo principio, aunque lejos de ser milagrosos, ellos son meramente el resultado de aplicar ciertas leyes, que aunque secretas, son naturales.
Para el adepto a la magia, la Cábala y el Arbol de Vida, son una útil codificación de estas leyes. Sin embargo, por ninguna razón el novicio en magia, debe sentir que estudiando la Cábala, él debe volver la espalda a otras tradiciones. Volvemos a repetir, lo Mágico, como las leyes en las que está basada, es universal; el sham, el cabalista, aquel a quien llaman brujo, todos usan las mismas leyes, aunque en diferentes medios. Así, aunque lo mágico, pueda asumir formas proteicas, no son mas que apariencias externas de una realidad consistente. Al igual que un discurso mecánico transmite la misma idea en la mas amplia variedad de lenguajes a los que sea traducido. Cuando un adepto occidental, evoca el aspecto negativo de Geburah, se está en efecto, sometiendo el mismo poder negativo y destructivo, que su colega de Madras cuando invoca a la Diosa Kali. La razón por la que en este capítulo hemos individualizado la Cábala para una atención especial, es por que su cosmología parece eminentemente razonable. Mucho mas que otras teorías que compitieron para nuestra aceptación. En todo caso, también, mientras que la Cábala, retiene su carácter judío, es en sí misma, una amalgama de otras tradiciones, incluyendo, la griega, la gnóstica y la egipcia. Este sistema es el más usado en el mundo occidental, pero esto no quiere decir que el nuevo adepto deba circunscribirse a él, la realidad, es que debe conocer todos los sistemas que estén a su disposición, y escoger con el que mejor se adapte a sus sentimientos, a sus principios adhiriéndose fielmente a él.
Implicamos anteriormente, que el Arbol de Vida, podía servir como una guía hacia el mundo astral. Tradicionalmente este reino misterioso está dividido en dos partes, la parte superior, y el bajo astral. Esta expresión, no debería conducir a pensar sobre un lugar particular situado en algún lado bien lejos de nosotros, del mundo supra-físico, que coexiste con el nuestro propio, pero que está, como si estuviera en una longitud diferente de onda. Así que cuando nos refiramos al alto o bajo astral, debemos pensar en diferente grado, no distancia.
Puede que sea mejor la siguiente explicación para poderlo entender: cerca de la tierra la atmósfera etérica tiene un alto grado de densidad; por esto es que la materia prima astral puede ser moldeada para formar imágenes del pensamiento. Sin embargo, la retirarnos del mundo de la materia hacia otro, el cual por que queremos que sea un mejor mundo, lo llamamos de espíritu puro, la atmósfera etérica llega a ser progresivamente mas refinada hasta que alcanzamos el alto astral. Pero el refinamiento, no es el resultante del eter difuminándose a través del espacio, sinó mas bien del deslizamiento hacia otra longitud de onda. Todas estas longitudes de onda, como las largas, medias y cortas del radio, coexisten en el mismo espacio. La dificultad real en entender todo esto, es que nuestras mentes no fueron condicionadas para pensar tridimensionalmente, así, que el tiempo, la distancia y el grado, son generalmente concebidos en términos espaciales.
¿Qué o quienes habitan el mundo astral? En un principio, ahí están los cuerpos etéricos de los recientemente fallecidos, por el eterno principio de atracción simpática, ellos al principio se encuentran en la compañía de personas similares a ellos, muchos de los cuales han sido sus familiares o sus amigos en la tierra. Aquí sus propios pensamientos, y aquellos de sus predecesores han moldeado el eter en paisajes parecidos a aquellos que conocieron en vida; existen ciudades, montes, arroyos, bosques, playas, etc., como las de la Tierra. Por eso es que las descripciones del otro mundo recibidas a través de mediums son increíblemente parecidas a una tarde de junio en un jardín de Inglaterra, por ejemplo. Como un ejemplo tenemos el prevalecimiento de tales pensamientos, en el Libro de Oliver Lodge, “Raymund”, dónde el héroe muerto, reporta, que un fino cigarro está asequible a él con tan sólo pensarlo. La lección sobre esto, es que después de muertos, nuestras personalidades permanecen muy similares a las que teníamos cuando estábamos en la tierra, con nuestras mismas preferencias y disgustos, nuestras mismas debilidades y limitaciones.
Si bién, es mejor dejar a los que se nos adelantaron en el viaje en el mas allá, debemos de reconocer que forman parte del Universo Mágico también, y que nunca falta quién se interese en comunicarse con ellos, a muchos ocultistas les parece denigrante el espiritismo, pero su hostilidad está basada en no aceptar competencia. Cuando esto se practica, hay que tener cuidado en tomar los consejos de los visitantes con la aceptación que el sentido común dicte, ya que no es difícil encontrarse con falsos Pieles Rojas que hablen mucho y quieran asustar, pero son bastante inofensivos si se siguen esas indicaciones. No hay que olvidar, que muy reconocidos magos de los inocentes placeres de una mesa danzante convocaban a los espíritus con motivos siniestros, a menudo concernientes a la obtención de tesoros aún cuando se tratara de atacar y vencer a quienes los usufructuaban por derecho propio. Las respuestas que se obtienen por este medio, suelen ser dudosas, recordemos el Capítulo de la Biblia en que narra como consultó Saúl, rey antecesor de David a la Bruja de Endor, para invocar la sombra del profeta Samuel, y a Ulises, consultando al espíritu de Teresius, en la Odisea.
Una de las dificultades al intentar comunicación con los muertos es que se arriesga contactar con el “cadáver” astral. Esto es la “concha” astral que deja atrás de la personalidad, el individuo que la desocupó para empezar una nueva encarnación, o para continuar su progreso espiritual en el mundo astral. Por un tiempo, estos “cadáveres” retienen un fragmento de su personalidad original, y pueden volver nostálgicamente a la tierra para vagar por los lugares asociados con ellos en vida o manifestarse en sesiones espiritistas. El problema aquí, es que no siempre es fácil detectar la diferencia entre el cuerpo astral todavía habitado, y el “cadáver astral”. Por eso, se piensa que es de poco valor, gastar tanta energía y tiempo en un intercambio con los muertos, por que lo más seguro es encontrarse hablando con un zombie, habiendo tantas personas vivas, inteligentes y razonables con quien platicar en este mundo.
Sin embargo, si se está determinado a seguir con este trabajo, pues aquí damos algunos medios para hacerlo: existen dos medios de realizar esto. Tenemos que admitir, que el primero de ellos, ha caído recientemente en baja reputación, pero no existe nada de malo en sentarse sólo en un lugar apartado, sin que nadie interrumpa con la mente abierta para recibir la influencia del espíritu que se ocupe en darla. Este método, consiste en esparcir pedacitos de papel con las letras del alfabeto, los números, las palabras si y no, alrededor de un círculo, y con un vaso volteado hacia abajo, o algún artículo volatinero, no usar un vaso demasiado alto, que pueda voltearse fácilmente o demasiado frágil para romperse en el uso. Para esta clase de sesión, se necesita por lo menos otra persona, además de usted. Pero no se necesita apagar luces, ni poner tocadiscos escondido para dar sabor a la escena, o frases trilladas, que se usan mas que nada para impresionar, hacer que a los concurrentes se les ericen las terminaciones nerviosas, todo esto en realidad, sólo sirve para asustar a un espíritu nervioso, así que no dá resultado.
Cada asistente, debe tocar con un dedo, muy suavemente el vaso, o el artículo diseñado para indicar las letras, – algunas personas utilizan alguna tablita de madera con una flechita pintada -, después de hacer la pregunta. Se acostumbra preguntar: ¿ Hay alguien ahí ?
Si la respuesta es positiva, se debe seguir adelante, si la respuesta es negativa, es que hay algo incorrecto ahí, o existe en el grupo alguien que está bromeando, o tratando de tomar el pelo. Si es así, la sesión simple y sencillamente debe cancelarse, de ser posible identificar al susodicho y no permitirle que vuelva a participar.
Si la comunicación se establece, las preguntas deben ser inteligentes y concretas y tener el mismo respeto por el comunicante, que con algún interlocutor vía telefónica. Si el artículo se mueve en forma errática, hay que cancelar la comunicación, platicar un rato, y volver a intentar por que tal vez la comunicación fue hecha con un iletrado, o con una “concha astral vacía”. Si la comunicación se establece, desde un principio, hay que identificar al interlocutor, éste dirá quién es, y en dónde vivió, a veces, esto puede ser inclusive verificado. Cuando la práctica es sincera y correcta, puede llevar a la solución de grandes problemas, o al desarrollo espiritual de las personas, si no puede en el menor de los casos ser pérdida de tiempo y daño a la moral. Números y letras, no deben ser jamás colocados en orden alfabética.
Dentro de éste sistema, existen todos los instrumentos de la familia de las tablas conocidas como “Ouijas”, que tienen diferentes variantes según los lugares dónde se usa. Esta diversión espiritista, puede llevar a interesantes revelaciones sobre su propio subconsciente, aunque hay quien alega que las fuerzas que mueven los instrumentos que dan los mensajes son fuerzas espirituales, se cree que muchas de estas fuerzas son las grandes inspiradoras de obras maestras de literatura, pintura o escultura. Claro, que aquí cae el otro método: es tranquilizante, relajarse, poner la mente en blanco, u ocuparla recitando algún bien conocido poema, e inclusive tablas aritméticas mientras que se está sentado con un lápiz y papel en blanco, y recibir los mensajes que puedan llegar, mediante la escritura automática.
En concreto, todo esto, es para aconsejar a ustedes, que eviten la promiscuidad de los campos y que es mejor dejar a los muertos en dónde están. Todo lo que se puede decir sobre esto, es que hay que aceptar su existencia, la existencia de los planos astrales, ya que esa es la región natural que ellos habitan. Y que si se llega a tener un encuentro con seres astrales, es mejor darles la bienvenida como amigos.
Hemos tratado ya, lo referente a que la mente humana está siempre creando imágenes con su pensamiento en los planos astrales. Muchos de estos pensamientos, sin embargo, pierden su identidad en forma bastante rápida, disolviéndose en un patrón general que es el aspecto etérico de una fuerza cósmica. Estos patrones, junto con otras imágenes arquetípicas, son algunas de las formas de pensamiento que se encuentran mas comúnmente en la región astral baja, dónde tienen la apariencia de tener una vida independiente. Sin embargo, en realidad atraen lo que de vida tienen ellos de esos aspectos de la mente universal que mas cercanamente reflejan. Aun así para todos los propósitos prácticos, es mejor mirar superficialmente la mecánica y tratar a todas las formas de pensamiento, como reales por sí mismas. Por supuesto muchos de esos pensamientos han sido creados por una imaginación pictórica por todo un grupo racial, o religioso; es posible decir que ellos han adquirido una realidad formal propia. Otras formas, son meramente la realidad simbólica que las formas astrales pueden asumir temporalmente, a fin de que podamos reconocerlas. Como fuerzas, ellas existieron mucho mas tiempo antes de cualquier significación que se les haya dado por la humanidad. Esto viene al caso, por lo que respecta a esas grandes fuerzas sefirotales en el Arbol de Vida; cada una está asociada con una imagen mental, y percibiendo esa imagen nosotros podemos contactarnos con la fuerza que la expresa. De ahí la clasificación tradicional de las imágenes que nos permiten entender los variados fenómenos que nosotros podemos encontrar durante la práctica de la magia.
Las fuerzas activas mas comunes en el bajo astral, son los poderes elementales. Estos son formas sintéticas de pensamientos generados por cada serie de reacciones automáticas que tienen lugar por todo el universo. De acuerdo con lo que dicen los ocultistas, una inteligencia angélica es la responsable de la acción inicial, pero esa inteligencia se retira, una vez que ha generado la reacción. De ahí en adelante, las reacciones subsecuentes gradualmente construyen su propia conciencia elemental. Algunas veces, estos procesos naturales forman una unidad localizada como un valle, un bosque o montaña, y luego generan una sobrepersonificación de ellos mismos. Tal es el origen de tales espíritus naturales que los antiguos acostumbraban venerar, los cuales en el Oriente son conocidos como los devas, o esos que brillan. Existen muchos tipos elementales, pero la caracterización mas familiar involucra los cuatro elementos primordiales de tierra, aire, fuego y agua. En Alquimia, que pertenecen a cada uno de estos grupos fueron conocidos respectivamente como gnomos, sílfides, salamandras y ordinas, aunque esto no significa que estos nombres sean tomados demasiado literalmente. Cada grupo está gobernado por uno de los cuatro arcángeles Uriel (tierra), Raphael (aire), Miguel (fuego) y Gabriel (agua). No hay duda, de que en el pasado, los magos, como muchos de sus contemporáneos, creían que sólo estos cuatro básicos elementos existían, pero aunque la ciencia ahora ha rechazado esa cuádruple clasificación, de todas maneras, resulta perfectamente conveniente. Los ocultistas modernos justifican esta preferencia alegando que representa cuatro tipos de actividad molecular que prevalece a través de una multiplicidad de elementos físicos.
Las fuerzas elementales proveen de mucha de la energía, de la cual estaremos atrayendo a fin de efectuar nuestra magia. En realidad los elementales, son corrientes de vida, aunque partes de cada corriente pueden ocasionalmente aparecer como separadas ellas mismas gozando de una independencia temporal. Esta habilidad de separarse de ellas mismas será de utilidad para nosotros cuando estamos negociando con ellas. Pero debemos siempre mantener en mente la idea de que su independencia es ilusoria; y tampoco debemos pensar en tomar la palabra “negociar” significa en este caso algo así como empezar a “regatear” con los elementales. Hacer esto sería tanto como pensar que son nuestros iguales, cuando ellos de hecho están mas abajo que nosotros en la escala de la evolución espiritual. Cualquier inteligencia que ellos posean, está únicamente dedicada a lograr cualquier propósito que se halle detrás de la actividad que ellos representan, ya sea destrucción o preservación, caos, o armonía, es esta característica de singularidad de mente, de interés, lo que los provee de su fortaleza. De ahí, fluyen vastas corrientes de energía cósmica, las cuales, dada las condiciones correctas, pueden ser usadas para realizar todo lo que parece imposible. Pero, al mismo tiempo, esto también es exactamente, su debilidad; ellas se precipitan inexorablemente y con visión enceguecida hacia un destino que no es de su selección. Sin embargo, no dejemos despreciarlas porque están haciendo algo que es fiel a su naturaleza. Ni tampoco debemos considerar hacer de ellas nuestras esclavas, porque hacer eso, sería retar una autoridad mucho mas poderosa, la de los arcángeles, también conocidos como los Poderosos (Unidades Poderosas), quienes dirigen sus actividades. Existe la creencia tradicional de que a causa de ellas son creaciones de lo creado, los elementales eventualmente dejan de existir. Al desarrollar, gradualmente siente que son dominadas, así que nos buscan para que les enseñemos como adquirir la inmortalidad. Por medio de llegar al contacto con seres humanos, cuya sobrevivencia (ustedes recordarán) se debe a la habilidad de pensar conceptualmente y así establecer una identidad la cual está divorciada de la actividad implacable a la cual están condenadas. A cambio de esto, el elemental agradecido, hará demostraciones favorables al adepto que la ha ayudado a dominar su destino.
Además de los elementales, y sus arcángeles rectores, existen otros seres astrales que se manifiestan en la naturaleza. En la tradición hebrea, a menudo están pintados como arcángeles, quienes son de las primeras criaturas creadas por Dios, y las cuales sirven como mensajeros. En otra parte, ellos aparecen como los Reyes Vedas, (Dhyhan Chohans) o deidades paganas y para la mayoría de nosotros, son familiares como los dioses y diosas de la antigüedad clásica. Resulta útil estudiar Mitología Griega con esto en la mente, ya que las deidades y su panteón, como las esferas en el Arbol de Vida, son fácilmente identificables con las facetas de nuestra personalidad y las fuerzas que trabajan alrededor de nosotros. Estos sin embargo, son seres exaltados, que son raramente contactados directamente. Así, cuando convocamos a un Dios particular o arcángel, no vamos a esperar que se digne aparecer, sino que sintamos de algún modo el poder que fluye de él. En lenguaje oculto, decimos que estamos “sintonizados con su rayo”.
Nuestra revisión social del mundo mágico, nos ha mostrado que el alcance de sus habitantes va desde la gran aristocracia angelical que mueve los planetas, hasta las minúsculas chispas de conciencia contenidas en cada tierna y pequeñísima nucleoproteina. Lo que la tradición oculta ha hecho es atribuir a algunos de ellos una identidad formal, por medio de la cual podamos llegar al contacto físico con la fuerza que representan. Unas pueden aparecer como sílfides, otras como dríadas, algunas como seres humanos, otros como animales. Al principio, esta diversidad puede parecer confusa, pero el conocimiento del Arbol de Vida y de las correspondencias asociadas, nos provee de un código, por medio del cual, pueden ser todas identificadas.
Por ejemplo, vamos a imaginar que estamos en un viaje astral, y con el Arbol como nuestra guía, intentamos visitar la región de Tifareth. Al ir adelante por uno de los treinta y dos veredas, de repente nos vemos confrontados con dos víboras, y esto nos dice de inmediato que no hemos alcanzado nuestro destino, por que las dos víboras gemelas son criaturas de la séfira vecina de Hod. Nuestra locación será confirmada si al mismo tiempo visualizamos un arbol de palma en las cercanías, por que esta planta, pertenece al Planeta Mercurio en cuya esfera yace Hod. Si mas adelante en nuestro camino, nos encontramos pasando un caballo, sabemos que hemos estado vagando dentro de la región de Geburah, y que debemos retroceder en nuestro camino hacia Hod. Entonces, deberemos volver otra vez sobre la vereda veintiséis, que lleva hasta Tifareth, dónde podemos esperar ver un paisaje dorado, y posiblemente niños jugando entre girasoles. Habrá naturalmente, otros pequeños puntos confiables, como esos para guiar a un viajero sabio. Porque el mago, no es un vagabundo astral, El sabe a dónde quiere ir, y sabe dónde buscar las señales del camino, que lo llevarán con seguridad. Por tanto, las tablas de correspondencia, deben ser correctamente aprendidas, ya que no es posible que alguien se vaya con una copia del libro en la mano de gira por los planos astrales.
Hasta aquí, las pinturas que les hemos hecho de los planos astrales – excepto por las víboras – han sido todo dulzura y luz, la mayor parte de la región, es completamente agradable; nadie en su sano juicio quiere tener que ver con un lugar sucio y sombrío lleno de cadáveres encadenados. Sin embargo, vimos anteriormente como toda síntesis natural depende sobre una oposición de factores positivos y negativos. Ambos son encontrados en el mundo físico y ambos también existen en el astral. Por eso debemos aprender también como enfrentar ambos tipos de fuerzas, y para este fin, primero debemos reconciliarlas en nuestra propia personalidad. Las fuerzas negativas en el mundo astral se originaron en la primitiva energía que fue descargada por todo el cosmos antes de que el equilibrio se estableciera.
Desde entonces, estas fuerzas han sido adornadas, en formas concebidas y alimentadas por los pensamientos viciosos de la gente aquí en la tierra. Por lo tanto, en la magia, tan a menudo como en la vida, la maldad, puede ser descrita como el producto del exceso. Una vez que una de las dos fuerzas opuestas, llega a ser mas fuerte, de tal forma que cause tensión un peligroso desbalance resulta, y esta fuerza entonces es llamada por los Cabalistas Klifótica. El adepto a la magia, no ignora tales fuerzas, pero intenta estar en buenos términos con ellas de acuerdo para acomodarlas a su filosofía. El sabe que cuando evoca una fuerza astral, debe estar preparado para reconciliar sus aspectos conflictivos, por que antes que la manifestación pueda tener lugar la unidad, debe dividirse a sí mismo en sus dos factores complementarios de acción y reacción. Deliberadamente para concentrarse en sólo uno de esos debería ser evocar el klifótico o desequilibrado aspecto de la fuerza invocada, y esto podría tener muy peligrosas consecuencias. Lo triste de esto, es que siempre habrá quien solamente sienta atracción por lo klifótico, y dedicará todos sus rituales para perseguirlos.
Esto nos lleva hasta la enojosa cuestión, de la magia blanca y la magia negra. Como la mayor parte de las categorizaciones, tal división tan clara de la magia en buena y mala, está muy lejos de ser tan fácil. Después de todo, lo que algunas personas juzgan como bueno, para los ojos de otros, puede aparecer como la maldad pura. Como siempre la dificultad estriba en establecer criterios objetivos. Aquí, el aprendiz de mago, debe ser el que decida sus propios estándares morales, aunque no estaría por demás que él recuerde, que mientras el puede estar trabajando la magia, para alcanzar su propia felicidad, puede estar interfiriendo con el alcance su propia felicidad, puede estar interfiriendo con el alcance de la felicidad de otros. Hasta qué extensión puede decirse que la intensión del ritual tiene tal o cual color, y cualquier ritual, cuya intención sea causar daño, es generalmente llamado negro. Pero muchos magos, simplemente llaman blanco o negro de acuerdo con los ingredientes del ritual, rituales que demandan el derrame de sangre, o el sexo, son considerados negros.
Este horror al sexo es curioso, y tal pudor resulta inconsistente con la completa aceptación de la vida, la cual debería ser el gol de cada mago. El disfrute sexual, siempre ha tenido su lugar en la magia, y si el practicante, desea juguetear en el camino primaveral, sería presuntuoso tratar de disuadirlo; teniendo la previsión de no perturbar la fauna astral, lo que cada cual haga en este sentido es su propio asunto. La dificultad principia, sin embargo, cuando el ritual, basado en el sexo y la sangre, llega a ser un pretexto para la crueldad y los malos hábitos; el sadismo, y otras desviaciones son una cosa fea y desagradable, los ritos que se basan en esto no son solo débiles, que decir escuálidos, inseguros además de peligrosos. Esto no es cosa de pensar en remordimientos, sinó mas bien en la ley oculta de la magia, la ley conocida como del boomerang, todo bien y todo mal, al final de cuentas, toque o no toque el blanco, retorna, y recae con mas fuerza sobre quien lo lanzó. En una corta vida, el mago, mas pronto o mas tarde incurre en una deuda kármica, que puede tomar muchas vidas para ser descargada. Por supuesto, en esta misma vida, también mas pronto o mas tarde, se tiene que pagar el precio por lo que se hace; no existe nada mas aterrorizante, que el ocultista que ha pasado una noche con el demonio, jamás se atreve a volver a dormir. Recordad esto, y se va a ser imposible para ustedes causar algún daño en sus tratos con el mundo astral y sus innumerables habitantes.

David Crowley

(*) NOTA AL CALCE: Para interpretar el valor numérico de palabras y letras, tres métodos denominados criptográmaticos eran principalmente usados : (1) Gematría, este envolvía el convertir las letras del Alfabeto Hebreo a sus equivalentes y substituir con otra palabra que tuviera el mismo valor numérico total. De esta forma las palabras “Y los tres hombres (Gen. XVIII) podía ser reconstruido para leerse. Estos fueron Miguel, Gabriel y Rafael”. La alineación de Dios, el Creador, con el hombre primordial puede también ser justificado por Gematría ya el valor total numérico del nombre de Dios (YHVH) es el mismo que el de hombre (Adam). Los Cabalistas escolásticos tienen una gran ayuda en este tipo de experimentaciones, por el hecho de que el Hebreo no tiene vocales. (2) Notarikon, éste era un método por medio del cual se formaban frases, tomando cada letra de una palabra dada como la letra inicial de otra. Se me ocurre como ejemplo el acróstico. Alternativamente, la primera o la última letra de cada palabra en una frase particular, podía ser usada en particular, para formar una palabra nueva. Los nombres angélicos y las apelaciones divinas eran usualmente descubiertas, en esta forma. (3) Temura, este es un método más complicado que los otros dos, fundamentalmente era un medio de descifrar los muchos mensajes que se cree están enterrados entre los textos sagrados. En su obra “De Vita Contemplativa” Philo, habla de la Torah, cómo de un ser viviente, cuyo texto literal del Pentateuco, es considerado como el cuerpo, y el alma es el significado oculto que yace entre las palabras escritas. Entre los musulmanes, hay una secta conocida como batiniyya que se refiere al “Koran”, en exactamente la misma forma. Reclamos similares pueden ser encontrados entre los Vedas Hindúes, de los cuales se dice no sólo tienen un significado literal, sino también otro (Devanagri) el cual surge de la métrica con que está escrito, y hasta de la entonación con que se lee. Los libros principales de los Cabalistas son : el Sefer-Yetzirah, o Libro de la Creación, el cual se piensa data del siglo 6o., y el Sefer-Hazzohar (conocido como el Zohar), o Libro de la Luminosidad o la Brillantez, que apareció en el siglo. (La palabra Cábala significa tradición, y evidentemente fué heredada de una generación a la otra verbalmente desde mucho tiempo antes de que pudiera haber sido puesta por escrito). Existe cierta controversia sobre la autoría del Zohar, algunas autoridades, dicen que data desde el siglo 2o. de nuestra era, cuando fué escrito por un místico llamado Simeon ben Yochai, mientras que otros lo atribuyen a su descubridor, Moses de León. Otra importante obra es el Sefer-hab-Bahir, o Libro de Bahir, el cuál probablemente fué escrito por Isaac el Ciego. Los seguidores de la Cábala, insisten sin embargo, que no puede ser menos que inspirada por la divinidad. En el libro de Enoch, se dice que la sabiduría arcana, llegó al hombre debido a una traición de los Angeles caídos. Pero la Tradición talmúdica, reclama que fué susurrado en el oído de Moisés, por Dios en el Monte Sinaí. De acuerdo con esta tradición, los secretos fueron impartidos a los setenta hombres mas ancianos, quienes los fueron transmitiendo verbalmente a sus sucesores.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

La Juventud

Posted by cosmoxenus en 7 enero 2005

La juventud no es un período de la vida; es un estado

del espíritu, un efecto de la voluntad,

una cualidad de la imaginación,

una intensidad emotiva,

una victoria del valor sobre la timidez,

del gusto de la aventura sobre

el amor al comodismo.

No se envejece por haber vivido cierto número de años;

se envejece cuando abandonas tu ideal.

Los años arrugan la cara;

la renuncia al ideal arruga el Alma.

Las preocupaciones, las dudas, los temores,

la desesperación, son enemigos que lentamente nos

inclinan hacia la tierra y nos vuelven polvo antes

de la muerte.

Es joven aquél que se admira,

que se maravilla y pregunta como un niño

insaciable: “¿Y después?”

Joven es aquél que desafía los acontecimientos

y encuentra alegría en el juego de la vida.

Eres tan joven cuanto tu fe.

Tan viejo cuanto tu falta de creencia.

Tan joven cuanto la confianza en ti mismo.

Tan joven cuanto la esperanza.

Tan viejo cuanto tu falta de ánimo, tu abatimiento.

Serás joven mientras te conserves receptivo a lo que es bello,

bueno y grandioso.

Sensible a los mensajes de la Naturaleza,

del Hombre y del Infinito.

Y si un día tu corazón fuera atacado por el pesimismo y

corroído por el cinismo,

que Dios, entonces,

se compadezca de tu Alma de viejo.

(Douglas MacArthur Militar Norteamericano)

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

ENSEÑAME SEÑOR

Posted by cosmoxenus en 7 enero 2005

Enséñame a contemplar tu rostro en el espejo

de mi quietud interior.

Mi corazón fue hecho sólo para responder a tu

llamado.

Mi alma fue creada para ser el cauce por donde

tu amor fluya constantemente hacia todas las

almas sedientas.

Enséñame, Padre, a no esperar hasta mañana

para oír tu voz.

Bendíceme y guíame para poder encontrarte en

el templo de todo pensamiento y actividad, y

enséñame a sentir tu presencia en el altar de mi

constante paz.

Venceré el orgullo con la humildad, la ira con el

amor, la excitación con la calma, el egoísmo

con la caridad, el mal con el bien, la ignorancia

con el conocimiento, la inquietud con la paz.

Encontrándote a Ti primero, encontraré luego

en Ti todas las cosas que ambiciono.

Paramhansa Yogananda

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »

LIBRO DE LA VIDA

Posted by cosmoxenus en 7 enero 2005

“…Entre la consciencia y el sueño, me deparé con una gran sala.

Al aproximarme percibí un guardián en la puerta que me dijo:

– Nadie puede entrar. Aquí están guardados los “Libros de la Vida”. Aquél que consiga pasar por ésta puerta, podrá tener acceso a su libro y modificarlo a su gusto.

¡Mi curiosidad era enorme! Finalmente, podría escoger mi destino.

Debido a mi insistencia, el guardián resolvió ceder un poco, y me dijo:

– Está bien. Te doy cinco minutos, pero ni un solo segundo más.

¡Yo no podía creerlo! Cinco minutos eran más que suficientes para que yo pudiera decidir el resto de mi vida, finalmente, podría borrar y agregar lo que yo quisiera en el “Libro de mi vida”…

Entré y la primera cosa que vi fue el libro de la vida de mi mayor enemigo.

No resistí la curiosidad. ¿Que estaría escrito en el libro de la vida de él ? ¿Qué sería lo que el destino reservaba para aquella persona que yo no soportaba?

Abrí el libro y comencé a leer. No quedé conforme:

– Verifiqué que su vida le reservaba muchas cosas buenas y no tuve la menor duda. Borré las cosas buenas y re-escribí su destino con una porción de cosas malas.

Luego vi otro libro. De otra persona que no me caía bien e hice la misma cosa…

¡De repente me deparo con mi propio libro!

No podía creerlo. Este era el momento… Iba a cambiar mi destino… Iba a borrar todas las cosas malas e iba a re-escribir solamente cosas buenas. ¡Iba a ser la persona más feliz del mundo!

Cuando agarré el libro, alguien golpeó en mi hombro:

– ¡Tu tiempo acabó! Puedes salir.

¡Me quedé atónito!

– Pero…ni siquiera tuve tiempo de abrir mi libro.

– Así es, dijo el guardián. Yo te di cinco minutos preciosos y tu pudiste haber modificado tu libro, sin embargo, tu solo te preocupaste por la vida de los demás y no tuviste tiempo de ver la tuya.

Agaché mi cabeza, me cubrí la cara con las manos… y salí de la sala.”

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »